La solicitud de la UE y las curiosas reacciones contra ella de Elliot Abrams y el gobierno venezolano

Se dice que los extremos se tocan. En el caso de la solicitud de la UE de aplazar las elecciones que permitan crear nuevas y mejores condiciones, tanto como lo ha dicho Borrel y la canciller de España, ellos participen de observadores y puedan dar su aval a la contienda, queda demostrado que el gobierno de Trump y el de Venezuela, hasta sin buscarlo, se han puesto de acuerdo en algo.

Y es que se trata de un como contubernio, por supuesto no concertado sino asumido, cada uno por su lado, según los intereses muy particulares de cada quien y en lo que el colectivo, particularmente el venezolano, no cuenta.

Abrams, que es todo ajeno a eso que uno tiene como diplomático, pues serlo es para él es lo mismo de aquello "Jalisco nunca pierde y cuando pierde arrebata", en la escuela diplomática sempiterna de EEUU, más ahora en los tiempos de Trump, ha dicho, "que el intento de mediación del bloque europeo estaría socavando los esfuerzos de EEUU por aislar al cuestionado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro".

https://cnnespanol.cnn.com/2020/09/28/elliott-abrams-critica-en-entrevista-la-mision-de-la-union-europea-en-venezuela/

El sólo uso del verbo "socavar" refleja desconfianza y es por demás agresivo e irrespetuoso con sus supuestos aliados. Por supuesto, el lenguaje habitual del guapetón y hasta indecente, de quien aparte de sentirse fuerte e indispensable, cree a los demás en la obligación de someterse, pues les da muy poco valor. Es el típico lenguaje y proceder antidiplomático de los guapetones de barrio.

Pero aparte de la indecencia ya anotada, agregó, "Obviamente, esas condiciones no se curarán simplemente con aplazamiento; las elecciones fraudulentas no son menos fraudulentas si se celebran unos meses después. Posponerlas no es suficiente".

https://cnnespanol.cnn.com/2020/09/28/elliott-abrams-critica-en-entrevista-la-mision-de-la-union-europea-en-venezuela/

Para Abrams, como lo ha venido siendo para la extrema derecha venezolana, las elecciones serán fraudulentas, sin importar las reglas ni quienes compongan el CNE, salvo tengan la certeza que ganarían de manera absoluta la mayoría en la AN como para "desguañangar" el país a la conveniencia de los intereses del gran capital estadounidense. Y, en esas circunstancias tampoco, "se sentirían seguros hasta que no hayan contado los pollos".

Vamos a insistir, para que no quede duda, a quienes andan cómo pidiéndole, a todo el mundo partida de nacimiento y hasta acta de defunción, que el mejor escenario para el capital estadounidense y particularmente para Trump, es aquel que les permita disponer a discreción de los intereses y riquezas de los venezolanos. Que no haya nada ni nadie que perturbe sus gestiones y decisiones. Un escenario donde la ultraderecha a su servicio no tenga mayoría absoluta en la AN no le sirve y lograr eso ahora, es muy cuesta arriba, por no decir imposible. Ellos están conscientes y, por eso, las elecciones no son de su agrado, aunque se les dé el derecho de poner las reglas y designar los árbitros. Justamente a eso se refieren cuando acusan a la UE de "estar socavando los esfuerzos de EEUU".

Unas elecciones que arrojen como resultado, lo que parece evidente sucedería, que no habría mayoría de la ultraderecha, sino que sería ésta una de las distintas minorías y obligada a pactar y, en consecuencia, a hacer concesiones a quienes con ella pacten no le sirven a Trump. Menos que las minorías distintas a la ultraderecha, incluyendo a la que ahora gobierna, lleguen a acordarse.

Esos escenarios no le sirven. Por eso, dice Abrams que las gestiones de la UE "socavan sus esfuerzos" y que en todo caso, las elecciones siempre serán fraudulentas con el solo aplazarlas, lo que es absolutamente incierto. Pues no se trata sólo de eso, sino darle oportunidad a nuevos factores a incorporarse a la contienda, que no lo pudieron hacer por estar atados en la confrontación que se vive en el universo opositor y las dudas en el mundo de la diplomacia.

Pero hemos dicho cómo los opuestos suelen atraerse y coincidir en lo mismo aunque por intereses distintos.

En el gobierno y factores opositores democráticos, fundamentándose en hechos anteriores, no hay disposición o buena voluntad para tampoco acatar lo propuesto por la UE. En un principio se estuvo manejando el estereotipo que este organismo actuaba como vocero de EEUU y Trump para sabotear las elecciones y ganar espacio y tiempo para la conspiración y los propósitos violentos, ilegales y antinacionales.

Jorge Rodríguez, vocero de primer orden del gobierno y Timoteo Zambrano de la oposición democrática, coincidieron en descalificar la solicitud del organismo europeo, alegando que era una manera de ganar tiempo para que la crisis económica continuase golpeando y que aquel gesto no era más que una repetición de otros para al final evadirse.

Ante la persistencia de la UE, por intermedio de Borrel y las declaraciones de la canciller española, el discurso de EEUU contra el órgano europeo se ha endurecido y el del gobierno venezolano y la oposición democrática se ha parapetado en legalismos para lo mismo.

Es evidente que, al gobierno le interesa sobremanera unas elecciones dentro del marco actual, donde el fantasma de la abstención tome más cuerpo en el universo opositor y eso le garantice lo mismo que Trunp quiere para los suyos, un triunfo contundente, con una mayoría absoluta. No está interesado en tener que consultar con nadie, menos en llegar a acuerdos para la toma de decisiones en la AN. No valora que ese estado de cosas, mantendrá el escenario en las mismas condiciones y no abriría posibilidades para un cambio y un cómo remontar la crisis.

No habría, en esas condiciones, oportunidad para esperar que la UE tome una actitud distinta y el frente diplomático cambie, tanto como para producir un rompimiento en ese mundo que favorezca el interés nacional. Pero al mismo tiempo, tampoco se permitiría que el frente opositor que ha venido manejando la ultraderecha se continúe rompiendo.

En otra entrega ya dijimos que la posición contraria a la solicitud de la UE de parte de factores de oposición democrática ya en campaña e inscritos en el CNE, estaría determinada puramente por el interés grupal, el cálculo cuantitativo. En ellos pareciera privar la idea que la incorporación de nuevos factores opositores a la contienda electoral significaría contar con una mayor competencia y posiblemente con menores números en los resultados finales.

Ante la persistencia de la UE y su abierto desafío a Trump, estando además de por medio las elecciones en EEUU y la incertidumbre que hasta ahora genera lo que en ella podría ocurrir, el gobierno ha cambiado su discurso, ha dado digamos un giro diplomático que intenta ser más inteligente, sutil y persuasivo. Ahora se dice que inexorablemente, para el día 5 de enero del año próximo, debe haber una nueva Asamblea Nacional, bajo el riesgo que se produzca un vacío de poder legislativo. Pues la Constitución de la República establece que para esa fecha debe haber un nuevo cuerpo.

No sé nada de materia constitucional - ¡Dios me salve la parte! - pero ante eso se puede decir muchas cosas. Hay algo que se llama lo imponderable, lo contingente. Supongo que una constitución también inteligente eso debe prever. ¿Pues cómo haríamos de suceder un siniestro, algo imprevisto que obligue a suspender o posponer esas elecciones? Seguro estoy debe haber algo constitcional para abordar esa contingencia y un órgano para decretarla. De no ser así, entonces nuestra carta magna no es nada inteligente.

Y sin duda, quiérase o no, los venezolanos si alguna vez en la vida habíamos estado en una contingencia como aquella que significó la guerra de independencia, es ahora.

Además ¿acaso en estos años de una AN en desacato, un desquiciado declarado presidente interino con apoyo de USA y hasta la misma UE, no hemos vivido en un vacío de poder legislativo?

¿No fue por eso que se llamó a elecciones por una ANC sin que eso se tradujese en un cambio de la situación? ¿Acaso el gobierno no ha venido usando a ésta como cuerpo legislativo y hasta tiene previsto en breve acudir a ella por nuevas diligencias? ¿No tiene esa ANC poder para prorrogar su mandato hasta que en defintiva se escoja la nueva AN si fuese eso menester?

Esos argumentos "legales" para justificar el rechazo de la solicitud de la UE no parecen muy sólidos. Pues además, posponer el acto eletoral,se haría bajo un acuerdo amplio que deja al margen cualquier duda y hasta "vacío de poder".

Tampoco es valedero el repetitivo argumento según el cual posponer el acto electoral es darle "un respiro a la derecha para que se recupere", pues en todo caso es su derecho constitucional, pero no lograría lo que Trump y Abrams quieren. Suponer que esa extrema derecha, en la AN, automáticamente se anexaría el respaldo del resto de la oposición para sus fines, es como un cuento para amadrentar y además una confesión de incompetencia para sumarse más bien ese respaldo para recuperar al país con una visión cercana a la realidad y por demás nacionalista. Y no hay duda que si eso creyesen estarían apoyando la solicitud de la UE.

Es el momento de poner los intereses nacionales por encima de los particulares y de grupos. Se trata de rescatar la síndéresis, la fuerza interior y apoyo intenacional para salir del atolladero donde nos hallamos. Y hasta es una buena oportunidad para dejar a Trump y gente como Abrams guindados de la brocha.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1558 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: