Venezuela una salida sin traumas

En vista de la grave situación que vivimos desde el punto de vista político en nuestro país, situación que trasnversaliza y afecta actualmente más de manera negativa que positiva en todos los órdenes de la sociedad pero sobre todo al orden económico y social, situación que amenaza con llevarnos a un estado fallido, con el territorio fragmentado e ingobernable de manera centralizada, con para-estados por doquier y mandos anarquizados tomando decisiones que nos afecten aún más indefectiblemente, voy a intentar proponer una salida política que restaure por lo menos en parte la vía institucional o algunas instituciones que permitan a la sociedad comenzar el transito seguro hacia la total y necesaria reinstitucionalización del país.

El país se encuentra desde hace por lo menos 20 años polarizado politiqueramente entre dos fuerzas que se han peleado desde ese entonces el control del poder político y este ha recaído siempre por razones que no interesan a este análisis, a las fuerzas gubernamentales organizadas esencial y no únicamente en un solo partido, mientras las fuerzas de la oposición organizadas en muchos partidos le disputan ese poder hasta ahora sin éxito; a pesar de que los ciudadanos pro- gobierno son mucho menos que ellos en cuanto a votos. Ahora estos polos no necesariamente por lo menos en los últimos años representan la mayoría de los convivimos en esta sociedad, si nos fijamos en las mediciones científicas hechas por las distintas encuestadoras del país, tanto las pagadas por intereses partidistas como las mas neutrales e inclusive estudios de algunas universidades y organismos independientes de estudio electoral, los militantes y simpatizantes de todos los partidos políticos existentes en el país son una gran minoría frente a la gran mayoría que representamos los llamados popularmente NI-NI.

Por otro lado, debo decir que las causas de la debacle económica y social que abate a nuestra sociedad se las señalan ambos polos como responsables, unos dicen que es por corrupción y mala administración de la renta durante 20 años y los otros le repican culpándolos de conspirar con agentes extranjeros para bloquear económicamente cualquier iniciativa del gobierno para solucionar los ingentes problemas socio económicos. En esto debo reconocer que es en lo único que ambos polos tienen razón; ambos polos partidistas son corresponsables de la debacle en que nos encontramos, uno por la pésima administración de la renta, las malísimas políticas generales que han desarrollado y por la inmensa corrupción que han permitido en el ejercicio gubernamental, y los otros por corresponsabilidad en líneas generales en esa corrupción, por no tener un plan institucional creíble y viable para suceder democráticamente al otro polo y la única vez que la tuvieron en 2015 cuando ganaron la AN, derrocharon el huracán de apoyo que le dieron en hacer politiquería barata en el centro de poder más importante de la nación y en vez de hacer POLITICA, y elegir a los otros poderes según mandan las leyes y la CRBV; como el CNE, Magistrados, Contralor, Fiscal General, Defensor, etc., se dedicaron a buscar derroteros fuera de toda lógica política, quien sabe si en contubernio con el gobierno para mantener ciertos privilegios.

De todo lo anterior se colige que evidentemente mientras exista esa polarización, no va a ver solución posible nunca, de haber una solución sería bajo la premisa de la eliminación de uno de los adversarios y eso solo se podría conseguir con una guerra fratricida y los resultados, si los hubiera, serian catastróficos, con una victoria pírrica para el que quede en pie, aunque todo apunta a que estos polos prefieren mantenerse en sus lugares de comodidad, en un pacto politiquero donde los dirigentes de ambos bandos ganan y gastan en dólares, mientras el pueblo chavista o no chavista muere de inanición.

En vista de todo lo anterior y en base a que si la situación sigue en curso, iríamos hacia un precipio que su fondo sería una sociedad parecida a la que ya ocurre en varios países africanos o en Irak, Libia o Siria, los venezolanos que no militamos con las ideas del partido de gobierno pero que tampoco militamos en partidos de oposición y sin que esto signifique que deben quedar por fuera ni deben apoyar la propuesta, debemos elevar a la consideración de la nación en general lo siguiente:

1.- Que las universidades, gremios, sindicatos, ongs, academias en general, iglesias, medios de comunicación, partidos políticos, la sociedad toda en general y en lo individual quien tenga una idea o aporte importante que hacer al respecto, nos reunamos para conformar un Comité de Rescate Institucional que identifique a los mejores venezolanos, sin ninguna afiliación partidista (estén dentro o fuera de Venezuela) en las diferentes áreas ministerial e institucionales de todo tipo. Una vez identificados crear un equipo de gobierno y de Estado para la tarea de rescatar al país y sus instituciones.

2.- De este grupo de venezolanos de primera, con alto nivel moral, escoger por consenso a un líder como jefe del Estado y del Ejecutivo que encabece un gobierno de transición por 1 año y en ese año se establezcan todas las condiciones ideales para realizar unas elecciones generales donde se escojan las nuevas autoridades del ejecutivo, la AN y los poderes regionales y locales.

3.- Este gobierno de transición debe contar con poderes extraordinarios suficientes para tomar las decisiones requeridas para salir de la situación de crisis en que nos encontramos y poder generar la confianza necesaria tanto interna como externa que permita obtener las ayudas, prestamos e inversiones necesarias para lograr el objetivo deseado.

4.- En todos los demás poderes sus autoridades deben cesar en sus funciones por ese año y el Comité de rescate Institucional debe crear comisiones de transición en la AN, TSJ, MP, CONTRALORIA, DFENSOR DEL PUEBLO y la ANC debe cesar en sus funciones definitivamente. La comisión de AN se debe escoger de forma proporcional a las fuerzas partidistas que hacen vida en la misma y esta comisión debe escoger el nuevo CNE que organizará las elecciones generales en un año.

5.- Se debe garantizar la participación de todo aquel que muestre interés en participar en las elecciones generales, incluyendo a los ciudadanos que pusieron sus cargos a la orden para garantizar y darle viabilidad a la transición.

6.- Desde el momento de la transición el nuevo gobierno debe decretar la emergencia nacional y en ese contexto decretar las leyes que rijan la transición, siempre dentro del marco constitucional, haciendo hincapié en crear un marco jurídico que invite a los distintos actores a la confianza mutua que permita el asentamiento de un ecosistema económico saludable y el advenimiento de políticas sociales no populistas que sirvan de palanca al desarrollo nacional a través de inversiones de distintos frentes.

Hago este pequeño y humilde aporte, convencido de que, de no hacer este esfuerzo entre todos, de no dar este paso fundamental de cara al futuro y sobre todo los políticos del gobierno y de la oposición toda, no habrá en el futuro nacionalidad ni país que defender y le estaríamos legando a nuestros hijos y nietos, la nada, la muerte, el precipicio infinito; y nosotros quedaríamos condenados por siempre en la memoria de ellos como los padres que no supimos defender la patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 821 veces.



Jorge Alvarez Casañas


Visite el perfil de Jorge Alvarez Casañas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: