¡El capitalismo se resiste a morir. Pero tiene que morir!

La lógica del capitalismo es la acumulación y el lucro que precisan del egoísmo, la codicia y la envidia, que a su vez generan la crueldad y la perversión. Este conjunto de cualidades o propiedades es lo que tiene a la humanidad al borde de la autodestrucción.

Los representantes del capitalismo financiero mundial nos quieren hacer cambiar nuestra forma natural de vivir. Que vivamos aislados. Que vivamos encerrados como cucarachas, pero que sigamos consumiendo. Según ellos:

¡El capitalismo debe sobrevivir!

¡El socialismo no debe existir!

Eso está más claro que nunca. Para lograr su objetivo, usan su falsimedia, es decir todos los medios de comunicación a su alcance y tal parece que nosotros lo estamos aceptando porque nos ha invadido el pánico.

Ellos han hecho un buen trabajo y si no lo impedimos, muy pronto terminarán arrinconándonos totalmente.

Para defendernos, los marginados del capitalismo salvaje deberemos contar con un poderoso Sistema Universal de Comunicación e Información. Si no logramos tenerlo, no podremos acabar con el monstruo capitalista.

¡Internet debe ser declarado un derecho humano!

Estamos ante una crucial disyuntiva:

!O salvamos el capitalismo salvaje, o salvamos la humanidad!

Sin duda alguna, nuestro deber fundamental es luchar por salvar la humanidad; pero el principal obstáculo para ello es la creencia general de que dentro del sistema capitalista, todos podremos ser ricos. El capitalismo es una especie de virus mortal ysi no lo destruimos a tiempo acabará con la vida en nuestro planeta.

Es necesario acabar a nivel global con ese sistema creador de la enorme desigualdad que existe en el planeta, generador de la pobreza, del hambre, de las enfermedades y de millones de personas sin hogar alrededor del mundo. O al menos debemos acabar con la corrupción, con el consumismo descontrolado, con el capitalismo financiero y parasitario, con el lucro desmedido, con los monopolios etc., que son las consecuencias más desastrosas del capitalismo.

Debido a ese sistema capitalista, el número de millonarios en el mundo es tan pequeño (¡menos del 1%!) y su patrimonio suma más de 400 millones de millones de dólares.

El número de personas con más de un millón de dólares es de casi 47 millones. O sea, ¡menos del 1%! Pero además muchas de ellas deben hasta la casa donde viven.

En otras palabras, más del 99% de los habitantes del planeta somos los marginados del sistema capitalista.

La información que tenemos nos demuestra que el sistema capitalista no es conveniente para la humanidad.

Hablando en términos de dinero actual, si una persona consumiera mil dólares diarios no requeriría más de 25 millones de dólares para vivir placentera y dignamente durante 100 años.

Por lo tanto, es absurdo, cruel, innecesario e insostenible que existan unas pocas personas con fortunas de miles de millones de dólares y el resto lo aceptemos sin decir nada, mientras la tercera parte de la población del planeta padece hambre, mueren millones por desnutrición, carecen de vivienda, agua potable, atención sanitaria, etc.

El capitalismo es un sistema perverso que limita el acceso a una atención médica digna a la gran mayoría de la población, que es siempre la más afectada ante cualquier crisis y al mismo tiempo permite el enriquecimiento ilimitado de una pequeña minoría egoísta e insensible.

El capitalismo ha venido imponiendo un sistema de salud para ricos y uno para pobres, pero debemos entender que no es posible vivir en una cápsula aislados unos de otros.

Somos seres sociales y es evidente que los virus no respetan las fronteras defendidas por militares armados.

La realidad mundial apela a la solidaridad y a la cooperación internacional con la directa participación de toda la comunidad para sumar fuerzas contra la adversidad en busca de objetivos comunes.

O cambiamos el sistema capitalista, o la humanidad desaparecerá más pronto de lo que imaginamos.

¡Cambiemos el sistema, no cambiemos el mundo!

El capitalismo basado en el lucro desmedido y la acumulación sin control, es la principal causa de corrupción en todas las instituciones.

Otra grave consecuencia del capitalismo es el consumismo descontrolado de productos elaborados que son superfluos dañinos e innecesarios, por un sector de la población, malgastando a su vez los recursos naturales que a todos nos pertenecen junto a las generaciones futuras, pero además está destruyendo la vida en el planeta.

Decía San Francisco de Asís: "Yo necesito pocas cosas para vivir y las pocas cosas que necesito las necesito poco."

El capitalismo, el imperialismo y todo tipo de estructuras de poder de un grupo sobre otros, nos están mostrando la necesidad de un cambio radical, no solo de nuestras relaciones sociales sino también de nuestros sistemas de gobierno y de nuestra mentalidad que debería estar orientada en la dirección de la colaboración y en la solidaridad.

La lógica capitalista requiere un planeta con menos población y existen oscuras fuerzas que operan en el sistema, que tratarán de lograr ese objetivo con guerras biológicas de destrucción masiva y muertes selectivas en ciertos lugares del planeta, pues las guerras tradicionales ya no son útiles para exterminar miles de millones de seres humanos, que es lo que desean los actuales "dueños del mundo", como algunos de ellos lo han manifestado.

Tal parece que en esta ocasión, el plan del coronavirus les ha fallado y el control se les escapó de sus manos.

Por otra parte, se pone en evidencia que el capitalismo es el peor sistema para enfrentar situaciones de crisis humanitaria y sanitaria. El miedo, el terror, la angustia y el pánico se contagian con mayor rapidez que el virus, lo cual es aprovechado por el comercio y por los mercados financieros.

La crisis económica que ha desatado la declaratoria de pandemia de la OMS, ha generado una recesión mundial, que algunos señalan que pudiera ser superior a la de la postguerra o la de 1929. La pandemia afecta el mundo, pero aún no estamos seguros qué actor o actores geopolíticos están detrás de su creación. Algunos afirman que la CIA está involucrada en esto.

La mayoría de los países han cerrado sus fronteras al comercio aéreo y marítimo internacional. Han declarado cuarentenas por más de 30 días, que sin duda están afectando sus economías con daños impredecibles.

Los efectos del virus han sido y van a ser determinantes.

¿A quién le conviene el colapso de la economía?

¡El remedio será peor que la enfermedad!

Lo que sí está muy claro es que los medios de comunicación e información en manos de los grandes capitalistas, grupos de poder y algunos gobernantes (falsimedia), manipulan a la población, ocultan cifras de mortalidad mucho mayores que las del coronavirus, (como el alcoholismo, la gripe común, la desnutrición, etc.). Para ello utilizan médicos, dirigentes políticos, periodistas, animadores, etc. quienes emplean el tiempo, en muchas ocasiones más de media hora, para enseñar a los televidentes cómo lavarse las manos y recomiendan a la población permanecer en casa para de esta manera poder paralizar el planeta. Es urgente también tomar el control de los medios públicos de comunicación e información.

"Al final, el capitalismo encuentra su chivo expiatorio para maquillar sus culpas. El coronavirus se ha convertido en la nueva excusa. Luego solo hace falta aplicar un poco de la doctrina del shock que diría Naomi Klein, inundando los noticieros, dando lugar privilegiado a la psicosis, mostrando la imagen de ese asqueroso virus y, entre vuelos cancelados y farmacias colapsadas, ya tienen carta blanca para redoblar la cantidad de medicamentos que se le va a aplicar a una economía que no acaba de morir porque su muerte significará que todos los esfuerzos que hemos hecho, mayoritariamente los de abajo, todo su discurso y política liberal, todos los recursos utilizados "para refundar el capitalismo" en vez de para "rescatar a la gente" no han servido para nada. Las decisiones tomadas estos días son una nueva patada adelante de un sistema capitalista en crisis, a una muerte anunciada, al fin de una era en la que la financierización de nuestras vidas ha dado como resultado un sistema en coma profundo. Si no es este virus, será el siguiente."



Esta nota ha sido leída aproximadamente 658 veces.



Gilberto Hernández Ortíz

Graduado en la universidad Nacional de Colombia en Licenciado en Ciencias de la educación especializado en el área de Física y Matemáticas Postgrado en Educational Media en la Universidad de North Carolina A&T State University año 1984 - Greensboro, N.C Prof. Jubilado de la Univ. de Oriente (Núcleo Anzoátegui)

 gilnandez@hotmail.com

Visite el perfil de Gilberto Hernández Ortíz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: