¡La República Bolivariana está estancada!

¡Y si los venezolanos no la sacamos del estancamiento en que se encuentra, nadie lo hará por nosotros!

Estar estancado significa estar paralizado. Es permanecer en el mismo sitio y por más que intentamos movernos, sentimos como si patináramos. Es como cuando estamos dentro de un coche en el fango y tratamos de avanzar o retroceder, pero no podemos. Es un estado de inmovilidad. No atinamos a hacer lo que debemos hacer. Tenemos conflictos internos y externos permanentes que no nos permiten avanzar en ninguna dirección.

¡Nos encontramos cada vez peor!

Ni el gobierno ni la "dizque oposición" parecen tener la voluntad o la capacidad suficiente para sacarnos de este estancamiento. Ellos solo esperan que lo hagan gobiernos y agentes extranjeros, pero aquellos solamente están interesados en nuestras riquezas y recursos naturales.

¿Qué podemos hacer?

Veamos:

-Somos los venezolanos y las venezolanas en conjunto, los primeros interesados en salir de este estancamiento.

-Tenemos que resolver la situación y necesitamos conseguir ayuda, "pero somos nosotros los principales protagonistas". "Trabajo, trabajo y más trabajo. Constancia, constancia y más constancia para tener Patria".

-Debemos acudir a alguien con suficiente fuerza, conocimientos, e inteligencia, o que sepa cómo hacer; que tenga una cuerda fuera del fango. Aunque sea muy duro y difícil pedir ayuda a un extraño, debemos hacerlo, pero sin perder nuestra dignidad y soberanía. Einstein decía, "es una locura hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados". Hay que buscar ayuda con paciencia, con fe, con compromiso y dignidad, sin esperar una solución milagrosa por sí sola.

Debemos proceder con calma, sin desesperación, averiguar las causas de nuestro estancamiento, sin prejuicios ni fanatismo, sin cometer torpezas que compliquen nuestra situación, sin usar la fuerza o la violencia que en muchas ocasiones solo agravan o complican el problema.

Si notamos que nada funciona, debemos intentar nuevamente y entre todos averiguar con serenidad las causas del estancamiento, evitando en lo posible, cometer acciones torpes, contraproducentes o absurdas.

Cuando parecía que casi todo iba mejorando con Chávez en el país y habíamos conseguido muchas cosas, incluso más de las que esperábamos, de repente, después de su muerte nos encontramos impotentes para seguir avanzando y sentimos miedo de tomar decisiones o realizar acciones para salir del atolladero en que nos encontramos ahora; no tenemos idea de cómo avanzar o retroceder. Es como si de buenas a primeras se apagara la luz y nos encontramos en tinieblas. Seguimos en el mismo sitio sin saber qué hacer.

Estamos en esa desesperante situación y actuamos de manera insensata, irracional o estúpida. Todo nos falla, no atinamos a encontrar la solución para resolver nuestros problemas y entonces tratamos de forzar la situación empleando métodos absurdos, muchas veces sin darnos cuenta de lo contradictorio de nuestro comportamiento.

Debemos dedicar un buen tiempo para pensar y actuar con serenidad. Averiguar entre todos, las causas que produjeron el estancamiento. Examinar nuestros hábitos mentales, emocionales y físicos: ¿Cómo están las condiciones mecánicas del carro, las luces del tablero, la gasolina, la batería, las correas, poleas, el agua, los cauchos, las ruedas, ventiladores, caja de cambios, etc.? Debemos pensar en lo que hemos hecho o hemos dejado de hacer; usar nuestra mente para darle sentido a nuestros actos y poder salir de ese estancamiento. Se trata de entender, no solamente cómo llegamos a esta lamentable situación, sino cómo salir airosos de ella, todos los venezolanos. Unidos, sin distingos, sin marginar a nadie. Sin dejar de tener en cuenta a nadie. Con unidad, con espíritu solidario, sin egoísmo, sin rencor.

¡Despierta Venezuela!

Las causas del estancamiento de la República Bolivariana son evidentes. La primera y principal es la corrupción. Ella ha contaminado completamente todas las instituciones y ha generado la absoluta desconfianza en todas ellas. La corrupción destruye todo. Nos afecta a todos. Eso no lo podemos negar.

Los venezolanos aun tenemos un gran país, bello, rico, exuberante, con un pueblo bueno, noble, alegre, hospitalario y solidario, pero la corrupción ha llegado a todos los sectores y niveles de la población y si no despertamos pronto, lo perderemos todo. Jamás saldremos del estancamiento.

La corrupción nos perjudica a todos, especialmente a los más débiles de la sociedad, pero a la larga nadie escapa de sus fatales consecuencias. Por tal razón debemos combatir la corrupción y estigmatizar a los corruptos. A todo el mundo le llega la hora: a los marginales pero también a los del centro, a los pobres pero también a los ricos, a los chicos pero también a los grandes, al campesino pero también al trabajador de la ciudad, al productor como al importador. A tal extremo se ha extendido la corrupción, que ha hecho metástasis. Ya hasta quien nos va a prestar el servicio más elemental requiere un pago material. Todo ha sido infectado por el virus de la corrupción.

El país se halla dirigido por una camarilla, corrupta, inepta y egoísta, y es precisamente en los niveles superiores donde tenemos que comenzar a combatir la corrupción. La escalera debemos barrerla de arriba hacia abajo.

Debemos tener bien claro además, que nuestros verdaderos enemigos son los medios hegemónicos, corporativos y monopólicos de comunicación e información: los canales de televisión, las emisoras de radio, los periódicos impresos, revistas, el cine, etc., son instrumentos que están siendo utilizados para lavar el cerebro humano. Ocultan determinada información y resaltan la que les conviene. Promueven y propagan la corrupción con un tipo de periodismo basura, mercenario y des-informativo. En toda Latinoamérica los medios corporativos de comunicación e información controlados por las Empresas Transnacionales ET (las más grandes saqueadoras del planeta), han hecho de la población un rebaño de ignorantes manipulados. Estos medios pertenecen a la clase dominante que se ha adueñado de todo: tierra, recursos naturales, tecnología, industrias, instituciones públicas y privadas, todo lo que involucre riqueza y poder. Por añadidura, los Medios Públicos de comunicación e información, que pertenecen al pueblo, están totalmente controlados por el gobierno de turno que abusa de ellos manteniendo al pueblo engañado.

La prensa tradicional la han utilizado desde siempre los más poderosos para someter a la mayoría de la población.

La prensa corporativa carece de valores morales. Los poderosos saben que pueden manipular y alienar muchas mentes a través de la información sesgada. Los periodistas de los medios corporativos se han convertido en verdaderas prostitutas y prostitutos, sicarias y sicarios de la verdad y la moral. Impiden que exista la verdadera democracia, la libertad de expresión y la justicia. No promueven el trabajo ni la pequeña empresa productiva. En cambio, han impulsado la corrupción en todos los gobiernos para favorecer los intereses de las grandes Empresas Transnacionales ET. El caso más reciente es Odebretch.

Ahora bien, existen dos maneras de poner los medios de comunicación e información a favor de las grandes mayorías:

- O tomamos físicamente el control de dichos medios, con la colaboración del personal que maneja sus equipos e instalaciones, quienes también forman parte de la clase explotada,

- O creamos una "prensa independiente", verdaderamente libre, empleando las redes sociales como YouTube, Facebook, etc., de una manera organizada, con consciencia colectiva, con una orientación realmente solidaria, en defensa de los principios y los valores humanos, contra los anti valores capitalistas y materiales, para lo cual contamos con excelentes líderes políticos honestos y comunicadores independientes de comprobada imparcialidad y solvencia moral. Esto es lo que están intentando hacer en México un grupo de jóvenes valientes que han decidido respaldar la labor del actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Otra causa fundamental del estancamiento de la República Bolivariana es la falta de planeación en el gobierno. No existen propuestas ni planes productivos coherentes. Todo se va en declaraciones del presidente, ofertas de bonos, shows, abuso, insultos, diatribas, persecuciones, etc. Todo es un caos, un desorden, un desgobierno generalizado. Es mentira que las sociedades capitalistas no planifican. China, Japón, Corea del Sur, Alemania, USA, Francia, etc., las grandes empresas o grupos capitalistas, son planificadores por excelencia. La diferencia consiste en que nuestros dirigentes, dogmáticos e ineficientes, planifican solamente en la medida de las circunstancias que se van presentando y para un corto tiempo. No tienen planes a largo plazo. No les preocupa lo fundamental: ni la microeconomía, ni la economía popular, ni los problemas del ama de casa, o del trabajador, ni del pequeño empresario o productor. Solamente les preocupan las variables macroeconómicas. La práctica generalizada son los "operativos" para atender las necesidades ocasionales, pero no se toman las medidas en base a estudios y análisis científicos o para lograr un desarrollo sustentable, equilibrado y justo. Es preciso recomponer la economía desde abajo. De abajo hacia arriba.

Finalmente, debemos mencionar la forma equivocada y antidemocrática en que ha sido dirigido el país, pues mafias de todo tipo controlan el poder del Estado.

Como si esto fuera poco, la "dizque oposición", se quitó el disfraz para entregarse a los brazos del imperio gringo y solicitarle abiertamente su intervención militar en Venezuela, olvidando los millones de muertos y la destrucción causada por ellos en Irak, Libia, Siria, etc.

A todo lo anterior debemos agregar la indiferencia, la falta de participación y la pasividad de la población venezolana. Los intelectuales, los escritores, artistas, periodistas, los representantes de los profesores, de los trabajadores, de los estudiantes, es como si no existieran. Su opinión no se expresa por ningún medio de comunicación. Existe en ellos temor, apatía o desinterés total por la situación del país.

En cuanto a las Redes Sociales, no les estamos dando el uso más adecuado. Gran parte de su potencial se desperdicia en mostrar banalidades. Existe en ellas una ausencia total de propuestas de interés general.

¡Todavía estamos a tiempo para salir del estancamiento, pero es indispensable tener un mayor grado de consciencia colectiva!

Debemos unirnos para expresar con claridad nuestra opinión y actuar en defensa de las más eficientes maneras de resolver nuestros problemas colectivos, sin lo cual es imposible salir de este atolladero. Debemos hacer de la lucha contra la corrupción una causa común. Considerarla como uno de los delitos más graves de la sociedad y reconocerla como la causa principal de nuestro estancamiento, de la pobreza, de la inseguridad y de la violencia, la cual se ha generalizado y naturalizado. Pareciera que debemos aceptarla, pero es evidente que destroza la familia y la sociedad.

El nuevo diálogo debe ser entre todo el pueblo venezolano en la forma de un Referendo Consultivo, que nos permita definir y elegir urgentemente un nuevo tipo de Gobierno Responsable y Colectivo, llámese Junta de Gobierno, Gabinete Ejecutivo, Grupo Presidencial, etc., constituido por cuatro o cinco miembros, que respete rigurosamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Que esté controlado o supervisado por un Poder Popular unido, organizado y consciente, que haga valer la Contraloría Social, la Auditoría Pública con participación Ciudadana, de todas las instituciones del Estado. Que sea integrado por personas de reconocida calidad ética, intelectual, técnica y moral, donde los criterios científicos y tecnológicos estén por encima de dogmas y doctrinas religiosas o militares. Donde exista una total coordinación entre los ministerios, los estados, las alcaldías, las empresas públicas y todas las dependencias del Estado.

Un Estado sin tutelajes de potencias extranjeras.

Somos nosotros, los venezolanos, quienes debemos exigir que se resuelvan nuestros problemas generales y no dirigentes políticos extranjeros.

Para lograr estos objetivos se requiere además la unión y la solidaridad de todos los venezolanos que vivimos honestamente de nuestro trabajo.

Como es obvio, la conformación de tal tipo de gobierno implicaría una Reforma de la CRBV, pero recordemos, que el Pueblo Soberano es Supra constitucional, y por consiguiente puede, cuando a bien tenga, convocar la realización de un Referendo Consultivo para tal fin. Dicho gobierno debe contar con el control, pero también, con el respaldo del Poder Popular unido, organizado y consciente, para poder enfrentar los enormes poderes económicos internacionales, que pretenden someter a todos los gobiernos débiles del mundo.

La transformación real del país es posible solamente si se cuenta con la voluntad y la opinión favorable del Soberano Pueblo de Venezuela y para expresar dicha voluntad y opinión es indispensable disponer de los Medios Públicos de Comunicación e Información que pertenecen al pueblo y no al gobierno de turno ni a la oligarquía.

Si el pueblo unido, organizado y consciente, pretende algún día disponer de un gobierno justo que defienda sus intereses debe asumir también en forma activa, el control de las redes sociales como YouTube, Facebook, Twitter, WhatsApp, etc., junto con la prensa tradicional.

Los trabajadores de los distintos sectores laborales y corrientes político-sindicales, de las universidades, de la educación en general, de la salud, los metalúrgicos, los petroleros, los periodistas, etc., deben reagruparse en una nueva articulación sindical y laboral, para luchar y defender los intereses de todo el pueblo que vive honestamente de su trabajo pero con total independencia del gobierno de Maduro, así como también del golpismo intervencionista de Guaidó. En ese contexto, debemos conformar la más amplia unidad de la clase trabajadora en defensa de nuestros intereses y derechos.

¡No saldremos de este lamentable estancamiento en que nos encontramos, mientras no exista una reactivación de la actividad agrícola e industrial!

El nuevo Gobierno Responsable y Colectivo debe estimular urgentemente la creación de miles de Microempresas, pequeñas y medianas empresas, en todos los sectores de la economía venezolana, desde la agricultura, la agroindustria, la metalmecánica, la construcción de viviendas, etc. Insistimos que las empresas transnacionales son las más grandes generadoras de miseria hambre y desigualdad y deben ser reemplazadas, en lo posible, por pequeñas y medianas empresas nacionales.

El nuevo Gobierno Responsable y Colectivo deberá ante todo dar prioridad al desarrollo integral de la agricultura, la agroindustria y la producción masiva de alimentos, primero que todo para satisfacer las necesidades de los venezolanos y luego para la exportación todo tipo de alimentos procesados de alta calidad al resto del mundo.

Existen cientos de miles de personas que estarían dispuestas a contribuir en la producción masiva de alimentos en todo el territorio nacional empleando tecnología moderna, para lo cual contamos con abundantes tierras fértiles, recursos hídricos en todo el país, plantas de fertilizantes, estabilidad climática todo el año, escuelas técnicas, universidades, etc. Por otra parte, podemos adquirir en numerosos países del mundo, maquinaria agrícola de alta tecnología mientras estamos en capacidad de ensamblarla y producirla en Venezuela. Estamos viviendo una gran emergencia nacional debido a la enorme escasez de alimentos, a pesar de contar con los recursos mencionados. Jóvenes y adultos con deseos y capacidad de trabajar, están abandonando el país, en busca de trabajo, mientras el Estado Venezolano les niega la oportunidad de realizar un trabajo digno en su patria.

Entre tanto, las empresas transnacionales solo esperan la oportunidad de lanzarse sobre nuestras riquezas con la complicidad de nuestros gobiernos.

Existen cientos de miles de personas en todas las ciudades y pueblos del país que estarían dispuestas a inscribirse para ir a trabajar la tierra y producir todo lo que sea necesario en un plan masivo de producción de alimentos.

Nuevamente invito a visitar, conocer, discutir y divulgar UNA PROPUESTA AGRICOLA NACIONAL, ver:

/http://propuestaagricolanacional.blogspot.com/
que de someterse a un debate público, podría generar muchas ideas adicionales, que nos permitirían diseñar un hermoso Proyecto Agrícola Nacional, con miles de Unidades de Producción, viviendas, centros de salud, centros educativos, deportivos, clubes sociales, centros de acopio y de venta alimentos a precios sin competencia, verdaderamente socialistas, sin comerciantes inescrupulosos, sin intermediarios, sin especuladores, sin claps, sin corrupción, en el cual, tanto el gobierno, con todas sus instituciones, PDVSA, FANB, CVG, PDVSA Agrícola, INCES, las Misiones, las universidades, escuelas técnicas, liceos, los trabajadores, la juventud y el pueblo en general, se vean involucrados, beneficiados y además, sean partícipes de de la construcción de una nueva Venezuela para los tiempos por venir.

¡No hay otra vía pacífica y constitucional para superar esta crisis profunda y estructural que estamos viviendo en Venezuela!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 687 veces.



Gilberto Hernández Ortíz

Graduado en la universidad Nacional de Colombia en Licenciado en Ciencias de la educación especializado en el área de Física y Matemáticas Postgrado en Educational Media en la Universidad de North Carolina A&T State University año 1984 - Greensboro, N.C Prof. Jubilado de la Univ. de Oriente (Núcleo Anzoátegui)

 gilnandez@hotmail.com

Visite el perfil de Gilberto Hernández Ortíz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a279182.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO