Binóculo N° 346

Una extraña dictadura

Por menos de lo que hicieron Guaidó y su pandilla en Altamira, estuvieran a punto de ser condenados a muerte en Estados Unidos. En esa nación, la traición a la patria es considerada un delito de suma gravedad, y suele no perdonarse. Es la razón por la que Assange no debe ser extraditado a Estados Unidos. Lo asesinarán sin duda.

Es una muy curiosa dictadura la que vivimos en Venezuela. Un autoproclamado presidente, un escapado, o "liberado" por policías delincuentes y un diputado, se alzan en la Plaza Altamira, con armas largas incluyendo ametralladoras de alto calibre, bloquean el tránsito, intentan tomar un aeropuerto (grave delito en EEUU) hieren de bala a varios militares, y cinco días después están en la calle como si no hubiera ocurrido nada. Si no fuera por la gravedad del caso, diría que todo esto lo planeó el gobierno. En realidad, no conozco un hecho en el mundo tan atípicamente estúpido como éste. Quién pagará los cinco muertos, pregunto yo, ya que Guaidó y Zambrano, aparecieron en el hemiciclo como si no hubieran roto un plato, como si nada hubiera ocurrido. Peor aún, insisten en que tumbarán al gobierno y matarán a Maduro. Parece una novela garciamarquiana. Surrealismo puro. Al menos ya Zambrano está preso.

Y nadie puede negar que pudo haber un genocidio allí, porque están las fotos de fascistas asesinos ubicados en la Plaza Altamira, no solo con armas largas, sino con ametralladoras y suficientes balas como para matar a muchas personas, si se hubiera desencadenado un desastre. Afortunadamente el gobierno lo manejó con mucha inteligencia.

Y nos seguimos sorprendiendo, pues nos aseguran que había 350 millones de dólares, que se repartirían el jefe de la contrainteligencia venezolana y nueve oficiales más que no aparecen, o se echaron para atrás una vez que no recibieron sus 35 millones de verdes. Ahora se sabe que el tipo se escapó con todos los reales. Vaya usted a saber que clases de sabandijas son estos tipos que no se conformó con sus 35 millones de verdes. Todo el mundo sabe que semejante cantidad de dinero, es suficiente para vivir como un rey en cualquier parte del mundo.

Por otra parte, Patricia Poleo, la "camarada" Patricia Poleo, desde Miami, en su programa de televisión muestra un video de Guaidó en una sesión fotográfica cual modelo de publicidad, una imitación palurda, diría yo, de las fotos que le hicieran a Obama, el asesino nobel de la paz, lo que debió costar un montón de dinero. Pobre premio, el mismo que le dieron al Gabo y a tantos genios de la literatura y la poesía. Por cierto, que otra "inteligente" periodista de ese staff del odio y la maldad, Nitú Pérez Ozuna, asegura que le da asco lo que han hecho Guaidó y su pandilla. No porque intentaran de nuevo el golpe de Estado, sino por robarse descaradamente 100 millones de dólares.

Sin embargo, todos sabemos que hay un problema mucho más complejo, como es el interés supremo de Estados Unidos por el petróleo venezolano. Y es un interés que está llegando a su clímax, debido a la compleja y álgida crisis en el Estrecho de Ormuz. Y es por allí por donde debemos comenzar. Si algo llega a ocurrir en ese punto de la geografía, es probable que el petróleo pase la barrera de los 500 dólares el barril. Y si estallara un conflicto bélico allí, en donde se enfrentarán casi todos los actores del trance mundial, es seguro que ese escenario, de proporciones que nadie puede imaginar, se trasladará de inmediato a Venezuela. La simple razón: dos y dos son cuatro. Hay que asegurar el petróleo donde lo haya y ese lugar es Venezuela.

Habría que sumarle que Estados Unidos reconoció que solo tiene el 1% de sus reservas, y que, además, esa administración guerrerista está desesperada porque nada le ha salido bien, por lo que necesita asestar un golpe con éxito, y nada apunta allí. Ahora no me extrañaría que Trump le sirva más muerto que vivo a la burguesía yanqui. Y no olvidemos que ese país tiene una cultura magnicida. Por lo que, han cometido tantas estupideces juntas los zamuros del Pentágono, que no me extrañaría que Trump fuera asesinado.

Y, por otra parte, puertas adentro, Venezuela vive la crisis de un encierro económico mundial, que va cercando cada vez más al pueblo venezolano, el que estoicamente ha resistido, aunque no se sabe hasta cuándo. Con una inflación que algunos economistas estiman en 10.000.000%, una ausencia de políticas económicas y la incapacidad de importar los más elementales enseres, todo apunta a que el desenlace está cerca.

En este momento hay más interrogantes que respuestas. Cuando Pompeo dijo que Estados Unidos iba a recuperar su patio trasero, hablaba de sacar a Rusia y China del continente americano, lo que es materialmente imposible. Ahora Rusia tiene intereses demasiado importantes como para abandonar por la buenas estas tierras; y China mucho menos, pues además de que no tiene petróleo y hace pingües negocios con Venezuela, en sus planes a largo plazo está la culminación del Canal de Nicaragua, punto prominente de su importantísima Ruta de la Seda.

¿Será Venezuela uno de los escenarios en un estallido de la Tercera Guerra Mundial? Está por verse, pero todo apunta a que sí. Como diría mi santa madre: "Dios nos agarre confesados".

Caminito de hormigas…

Si un kilo de arroz cuesta 17.000 y un paquete de harina 11.900, significa que el salario de 40.000, literalmente se fue a mierda, procazmente dicho. Súmele la corrupción que es cada vez más bestial, ahora con la organización de bandas dentro del gobierno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 626 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a278707.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO