El rey va desnudo

Siempre he tenido la costumbre de releer aquellos escritos que me agradan o llaman mi atención porque en la nueva lectura regularmente se encuentran nuevas visiones o nuevas interpretaciones o valoraciones de las historias, me imagino que ésto se debe a que se lee desde una nueva posición.

Lo descrito me ha sucedido con el cuento de Andersen (aunque se dice que tomó la historia de varias fuentes) "el traje nuevo del emperador". En mi primera lectura llamó mi atención la vanidad del rey, la facilidad conque los embaucadores manipularon al rey en base a halagos, adulancias y mentiras hábilmente elaboradas y la actitud acomodaticia del pueblo para callar, por pena o temor, ante la estupidez del soberano. En una nueva lectura me causó impresión el hecho de que el niño tuviese la oportunidad de emitir su grito de "el rey va desnudo", que fuese oído por todos los actores y generara las debidas consecuencias.

Actualmente en Venezuela se vive una situación similar al cuento: tenemos un gobernante rodeado de acólitos, amigos, compañeros de partido,familiares...etc, quienes con el arte de la adulación, la zalamería y la retorica dulzona y halagadora le venden una realidad inexistente donde el pueblo vive bien con todas sus necesidades satisfechas, los servicios públicos funcionan apropiadamente y las empresas e instituciones públicas trabajan eficientemente y sus trabajadores están felices y contentos.

Uno a veces es asaltado por las dudas sobre si el Presidente está realmente engañado o no puede o no quiere cambiar la situación, pero lo que si es un hecho es que no se produce el grito claro y potente, que todos escuchen y que haga que todos reflexionen y reconozcan la realidad; así, día a día, el país se envilece más y más, en lo económico y, más dolorosamente aun, en lo moral y en lo ético.

Quienes deberían ser los voceros del pueblo raso no tienen interés ni están capacitados para esta elevada labor y en consecuencia su única ocupación es insultar y descalificar sin presentar una propuesta viable y confiable de salida para el país.

El país necesita del debate profundo y constructivo y de gobernantes que oigan y se sientan responsables y comprometidos con la marcha del país, así, no soy un niño pero grito : PRESIDENTE, EL PAÍS ESTÁ SUMERGIDO EN UNA GRAVISIMA CRISIS Y POR COMO VAMOS NO SE VEN SALIDAS POSIBLES, HAY QUE OÍR Y ACTUAR.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1743 veces.



Jesús Requena G.


Visite el perfil de Jesús Requena G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Requena G.

Jesús Requena G.

Más artículos de este autor