¿Es que vamos a permitir que regalen el país?

Francamente no entiendo la razón por la cual los venezolanos no reaccionan ante la gravísima situación de pobreza, injusticia, corrupción, impunidad, abuso, marginalidad, desgobierno, etc., que existe actualmente en nuestro país. Diariamente somos testigos de que nuestros muchachos, trabajadores de ambos sexos, de todos los sectores de la producción del campo y de la ciudad, técnicos de todas las especialidades, ingenieros, médicos, enfermeras, albañiles, campesinos, hasta militares y policías abandonan su patria con la esperanza de sobrevivir en tierras extrañas, sometiéndose a todo tipo de condiciones de explotación como inmigrantes, con toda su experiencia, conocimientos y estudios perdidos o mal valorados, para poder enviar una pequeña ayuda a sus seres queridos que no pueden huir de Venezuela.

¿Por qué existe tanta gente que pasa horas enteras al rayo del sol haciendo enormes colas para poder adquirir un Kg de arroz que en cualquier país del mundo se puede obtener con el equivalente de cinco minutos de su salario?

No logro entender la razón por la cual el pueblo venezolano vive ilusionado y chantajeado "con una vergonzosa bolsa o caja clap que contiene escasamente algunos carbohidratos de mala calidad, o con un miserable bono de hambre, que reciben algunos venezolanos obligados a portar un ignominioso carnet de la patria.

No comprendo a que se debe esta inmensa apatía, desinterés, conformismo resignación o miedo, a que hemos llegado los venezolanos en espera de que quienes nos están gobernando y dirigen esta "revolución, dizque socialista", sientan algún remordimiento por la forma tan irresponsable y egoísta como se están comportando, ante las penurias de un pueblo azotado por la pobreza, la escasez y el abandono, mientras ellos disfrutan de privilegios económicos, políticos y sociales, sin tener la menor compasión por esa inmensa mayoría de la población venezolana que muere de hambre y de mengua diariamente, que busca la comida en la basura, que no dispone de medicinas y que huye del país.

Según muchas estadísticas, hay más de cuatro millones de venezolanos y venezolanas tratando de resolver su situación económica en otros países. Como si en Venezuela sobrara la gente trabajadora. Muchos de ellos van a quejarse a otra parte, en vez de quejarse en Venezuela y exigirle al gobierno el cumplimiento de la Constitución, las leyes y el respeto a su pueblo.

Piensan, tal vez, que cargando la bandera venezolana en una gorra o en una camisa van a conseguir alguna colaboración, un trabajo digno o un trato especial en un país extraño, pero lo que causan es risa, burla, y muchas veces lástima. En vez de luchar aquí, en su país, donde su lucha tendría mucho más sentido y efecto, y donde ejercerían más presión al indolente gobierno que está destruyendo y regalando la Patria a empresas transnacionales.

Médicos, ingenieros, economistas, técnicos informáticos y en computación, electricistas, petroleros y paremos de contar los recursos humanos que estamos perdiendo, cuando aquí estamos tan necesitados de ellos. Regalan sus conocimientos en otros países, en vez de constituir empresas y asociaciones de profesionales aquí en Venezuela, y devolver a su patria, que no es propiamente el gobierno actual, parte del sacrificio que realizó en su formación. Esto además, es una falta de consciencia y responsabilidad para con su Patria, por parte de personas que pasaron por una universidad.

¿Para qué han servido los conocimientos y prestigio de muchos profesionales universitarios, relevantes periodistas, intelectuales, artistas, que ni siquiera emiten una opinión con respecto a la enorme corrupción, marginalidad, abuso e impunidad de los funcionarios del gobierno en todos sus niveles.

¡Es como si no existieran!

No consigo comprender, a quienes han tenido la oportunidad de conocer o visitar otros lugares del mundo y han podido apreciar y comparar la inmensa riqueza, belleza y bondades que existen en Venezuela y su gente, y que estamos desaprovechando y malgastando, sin siquiera pensar por un momento, en el enorme potencial que tenemos en este hermoso país, cuyas riquezas son codiciadas y están siendo entregadas impunemente por nuestro "gobierno revolucionario" a grandes empresas transnacionales y que bien pudiéramos y debiéramos conservar para construir entre todos nosotros un verdadero paraíso.

Nuestros hijos y las generaciones futuras no podrán considerarnos menos que unos cobardes y cómplices conscientes del saqueo de nuestra patria por parte de las empresas transnacionales frente a unos gobernantes mediocres, corruptos e incompetentes que heredaron un poder que no merecían.

No encuentro ninguna explicación de tanta abnegación y sumisión de la población venezolana ante el engaño de un gobierno que todos los días promete todo un mundo de felicidad y nos habla de "una revolución socialista" que solamente existe en VTV y en los medios de comunicación e información que han sido secuestrados al pueblo venezolano, por el gobierno y la cúpula del psuv.

No entiendo cómo, el egoísmo, la banalidad, el facilismo, la inmediatez, la superficialidad y la tristeza se han adueñado de la población venezolana, otrora tan solidaria, interesante, ingeniosa y alegre. Nos hemos convertido en simples bachaqueros y comerciantes que quieren obtener lucro fácil, hasta de sus seres más queridos.

Muchos andan adormilados y no despiertan ante la imperiosa necesidad y posibilidad de dedicarse a realizar una actividad productiva.

No logro entender la razón por la cual, millones de trabajadores venezolanos no se han unido ni logran coordinar las acciones que conduzcan a unificar los criterios de lucha en busca del consenso para generar una conducta que defina un verdadero cambio. Estamos perdiendo muchos talentos y capital humano que más bien prefieren abandonar su país en su afán de desarrollar un proyecto de vida, sin darse cuenta que en Venezuela existen las mejores condiciones y riquezas para hacerlo, pues la CRBV nos ampara y, en nuestra patria contamos además con abundantes recursos naturales, tierras, aguas, clima, recursos humanos excelentes y suficientes para realizar cualquier proyecto que podamos imaginar. Lo único que nos falta es despertarnos de esa horrible pesadilla que estamos padeciendo.

El gobierno nacional, que se autoproclama socialista, nacionalista y antiimperialista, impide la consolidación de la Democracia Participativa y Protagónica, secuestra todos los Poderes Públicos, e impone una fraudulenta asamblea nacional constituyente, el carnet de la patria, etc. Pero además, para completar, la ilegítima y fraudulenta asamblea constituyente, promulga y dicta leyes inconstitucionales, abierta y descaradamente antinacionales, como la "Ley de Promoción y Protección a la Inversión Extranjera", perjudicando de esta manera los intereses del colectivo venezolano.

No podemos aceptar cómo el presidente del gobierno venezolano, está regalando, de manera autoritaria, PDVSA, el petróleo, el gas, los recursos naturales del Arco Minero del Orinoco, a las empresas transnacionales chinas, rusas, gringas, canadienses. etc.

Es un farsante que le miente constantemente a su pueblo, que descalifica y persigue todo tipo de crítica, que promete recuperar el país en seis meses, después de haberlo destruido como hasta ahora lo ha hecho. Pero lo cierto es que está dispuesto a bajarse los pantalones y entregarse completamente al capital internacional, sin miramientos de ningún tipo, sin vergüenza por entregar las riquezas y la soberanía de la patria a quien sea, a cambio de recibir una supuesta protección y apoyo político, no le importa si son capitales chinos, rusos, norteamericanos, etc.

Este gobierno ha logrado, sumir al país en la más profunda crisis de toda su historia, la cual será muy difícil de superar. Pero todo lo pretende arreglar decretando mensualmente aumentos de sueldo y emitiendo "bonos miserables" para el pueblo, que no alcanzan ni para comprar un kg de carne y en cambio para lo único que sirven es para aumentar la horrible inflación. Como vemos, el gobierno hace todo lo contrario de lo que conviene al país.

¿Hasta cuándo será que nuestro Bravo Pueblo sigue comportándose como si nada pasara?

No consigo entender por qué nos distraemos con insultos personales, ofensas o defensas a ultranza de dirigentes políticos de uno y otro bando mientras nuestra patria se desangra por el desgobierno, la corrupción, la impunidad, la marginalidad, etc.

¿Por qué no nos unimos alrededor de una causa común, o de una persona con suficiente liderazgo siempre y cuando se comprometa seriamente con el Poder Popular?

El Pueblo Soberano sufre actualmente de una gran apatía, desesperanza, impotencia, temor, etc., ante la grave crisis que afronta Venezuela debido a la ineficiencia, la corrupción, la miopía y el egoísmo de sus dirigentes.

De lo que no existe ninguna duda es que tenemos que hacer respetar nuestros derechos fundamentales, para lo cual es absolutamente imprescindible estar bien informados. Contar con el control de los medios públicos de comunicación e información, que le pertenecen al pueblo y no al gobierno de turno. Pues casi siempre el pueblo se convierte en cómplice involuntario de la mala actuación de sus gobernantes por la falta de información y consciencia del deber social, que solo podremos tener si existe información adecuada. Con el control popular de dichos medios, otra sería nuestra suerte, pues los dirigentes y gobernantes tienen la obligación de obedecer ante todo, los mandatos de la mayoría de la población.

¡Pero afortunadamente tenemos la solución en nuestras manos!

De una manera completamente pacífica y constitucional podremos tener un buen Gobierno Colectivo y Responsable, controlado, supervisado y respaldado por un Poder Popular unido, organizado y consciente.

Un gobierno constituido por cuatro o cinco personas de reconocida calidad ética, intelectual, técnica y moral, llámese Junta de Gobierno, Gabinete Ejecutivo, Grupo Presidencial, etc., que respete rigurosamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde los criterios científicos y tecnológicos estén por encima de dogmas y doctrinas religiosas o militares, donde la responsabilidad de cada miembro sea asumida en tiempo presente y no solamente ante la historia. Que sea elegido nominalmente, pero que además esté controlado o supervisado por un Poder Popular unido, organizado y consciente, que haga valer la Contraloría Social, las Auditorías Públicas y Ciudadanas, y que tenga el control de todos los medios públicos de comunicación e información.

Como es obvio, la conformación de tal tipo de gobierno implicaría una Reforma de la CRBV, pero recordemos, que el Pueblo Soberano es Supra constitucional, y por consiguiente puede, cuando a bien tenga, convocar la realización de un Referendo para tal fin. El pueblo venezolano ha adquirido una gran madurez política y previamente, con un adecuado debate de altura, muy seguramente estaría dispuesto a defender este nuevo modelo de Gobierno Colectivo y Responsable.

Somos nosotros, los venezolanos, quienes debemos exigir que se resuelvan nuestros problemas generales y de ninguna manera dirigentes políticos extranjeros. Esta es la verdadera Democracia Participativa y Protagónica con que se podrá lograr la Soberanía de la Patria de manera irreversible y sólo por esta vía tendremos la fuerza necesaria para participar con éxito en el complejo escenario mundial.

Es imprescindible un gobierno donde exista una total coordinación entre los ministerios, los estados, las alcaldías, las empresas públicas y todas las dependencias del Estado. Un Estado, sin caudillos o líderes individuales con proyectos diferentes al interés nacional. Un Estado sin tutelajes de potencias extranjeras como EEUU, China, Rusia, etc., y donde se cumpla rigurosamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Nuestro Gobierno Colectivo y Responsable debe contar además con el control, pero también, con el respaldo del Poder Popular unido, organizado y consciente, para así enfrentar los enormes poderes económicos internacionales, que pretenden someter a todos los gobiernos débiles del mundo.

¡La solución está en las manos del pueblo organizado y consciente!

Para la recuperación de Venezuela es indispensable la conformación de un Gobierno Colectivo y Responsable. Pero también, el Poder Popular unido, organizado y consciente debe asumir su responsabilidad de controlar al gobierno permanentemente. Debemos asumir colectivamente nuestras responsabilidades y obligaciones, participando activamente en la toma de decisiones o en el seguimiento de las mismas, y dejar de creer que la culpa de todos nuestros males y padecimientos la tienen exclusivamente el malvado imperio y la burguesía apátrida. Reconozcamos que la arrogancia del imperio ha sido fortalecida y estimulada por la sumisión, el entreguismo y la falta de dignidad de nuestros dirigentes, pero también por nuestra indiferencia, tolerancia y ausencia de control a nuestros gobernantes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1385 veces.



Gilberto Hernández Ortíz

Graduado en la universidad Nacional de Colombia en Licenciado en Ciencias de la educación especializado en el área de Física y Matemáticas Postgrado en Educational Media en la Universidad de North Carolina A&T State University año 1984 - Greensboro, N.C Prof. Jubilado de la Univ. de Oriente (Núcleo Anzoátegui)

 gilnandez@hotmail.com

Visite el perfil de Gilberto Hernández Ortíz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gilberto Hernández Ortíz

Gilberto Hernández Ortíz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a268632.htmlCd0NV CAC = Y co = US