La Comuna El Maizal y la rebelión que se viene (I)

Las experiencias en desarrollo en todo el territorio nacional, como producto de los distintos niveles de organización y de concientización de los colectivos que luchan diariamente por transformar su realidad, de la formación política y la identificación precisa de objetivos, que apuntan al fortalecimiento de alternativas; surgidas de la actuación política protagónica, de la precisión histórica del rol que corresponde, y por supuesto, la comprensión exacta del entramado de relaciones que impone el funcionamiento del estado, como ente administrativo, utilizado de manera interesada por factores de poder que lo controlan, para orientar políticamente los procesos y establecer racionalidades subordinadas, que se acercan mucho a la lógica esclavista, heredada de la formación social de la colonia. Hace inevitable que las contradicciones se eleven al punto de convertirse en manifestaciones de rebelión.

Basta un primer acercamiento a cualquiera de los integrantes de la Comuna el Maizal, para saber que estamos ante una realidad distinta, ante un proceso en el que irrumpe violentamente la conciencia individual de lo colectivo, hombres y mujeres que, en términos de igualdad, reconocen la necesidad histórica de luchar juntos, de proyectar valores que sustenten a la comuna como instancia de organización superior y posibilidad de echar bases de un nuevo modo de vida, el verbo, la actitud, la noción, el espíritu contributivo, van generando condiciones propicias para romper patrones en los que, la propiedad privada determina la interpretación del poder como vinculo para dominar.

La comuna el maizal está dando respuesta progresiva a tareas que corresponden al estado, en tanto estructura burocrática, con responsabilidades muy bien definidas, y en ese sentido comienza a referenciar desde la lucha, un concepto de poder, asociado a la capacidad productiva y a la autonomía en el proceso de toma de decisiones, al control del territorio y las necesidades propias de la población, a la planificación producto del diagnóstico, a la integración paulatina de otros factores, motivados por lo positivo de la gestión local, de asuntos en los que los responsables, han mostrado incapacidad e incluso desinterés, dejando a su suerte proyectos que en su momento, pudieron ser la base económica de un modelo de producción que diera sustento material a la propuesta socialista bolivariana del siglo XXI.

Porcinos del alba, es un ejemplo que podemos citar para dar contexto a lo que viene ocurriendo a nivel nacional con toda la infraestructura que anunciaba "plena soberanía alimentaria", "desarrollo productivo" y "propiedad social" como características de un esquema inclusivo, de suma de esfuerzos y desarrollo de capacidades productivas, que permitieran romper la dependencia y garantizar abastecimiento de proteína animal a toda la población, hoy, el abandono parece suplantar en la realidad, los pedazos de un sueño roto en mil fragmentos y hace ver inalcanzable la propuesta del bien común como esencia del proyecto planteado por Chávez y que compartimos plenamente.

Porcinos del alba C.A rescatada por la comuna el maizal, en su condición de "empresa mixta socialista" tiene como accionistas a la corporación venezolana de alimentos (CVAL) con 51% y al grupo empresarial de producción porcina (GRUPOR) de Cuba, con 49%, según gaceta oficial 41.086 del 31/01/17, pasa del ministerio de alimentación, al ministerio de agricultura y tierras, bajo dependencia de CODEAGRO. Según el portal oficial su presidente es Alfredo Jesús Gamarra.

Toda la información que podamos recabar para comprender lo que ha pasado, nos lleva a identificar acciones y responsables, que conducen al desmantelamiento del carácter social de la revolución bolivariana, es por esa razón que la comuna el maizal viene a jugar papel central en la respuesta del pueblo organizado a la inoperancia del estado, a la constante maniobra de estructuras de poder que pretenden servir de mediadores en el ejercicio de la soberanía y ralentizar procesos que deben resultar en la emancipación general

Tomar tierras y hacerlas productivas, rescatar empresas y garantizar su funcionamiento, legislar, conocer palmo a palmo el territorio, reconocer procesos en marcha y liderazgos, impulsar métodos de acción y decisión colectivas, planificación popular, formación permanente, espíritu comunal, atención a los problemas cotidianos en áreas sensibles y urgentes: alimentación, salud, deportes educación, seguridad, distribución, vivienda, investigación, es decir, gestionar condiciones para la vida y emprender la conformación de instancias de participación que permitan el establecimiento de un nuevo tipo de relaciones, en las que el sujeto comprenda su rol y asuma su responsabilidad histórica de crear.

El estado en su inercia y los factores que lo usufructúan, comienzan a ver un peligro en la manifestación de poder que se evidencia en la comuna el maizal, han intentado algunas vías para frenar el liderazgo que surge en medio de la coyuntura que han dado en llamar "guerra económica" y tratan de obviar la autonomía que produce la iniciativa colectiva, en el municipio Simón Planas, queda sentado un precedente negativo para la concepción democrática revolucionaria, han desconocido la voluntad de un pueblo decidido a autogobernarse y con sentido claro de lo que aspiran, los cuerpos policiales y las fuerzas de seguridad del estado se han estrellado contra la voluntad colectiva y los planes de aislar la experiencia exitosa de la comuna el maizal, avanzar a un nivel superior, proyectando construir la ciudad comunal como alternativa revolucionaria político administrativa, en clara rebelión a la lógica impuesta desde las estructuras controladas por factores, que desprecian el modelo socialista o aspiran darle rostro humano al capitalismo, para vender la tesis del modelo ideal y la paz como producto derivado de la concesión de los capataces a cargo de la hacienda pública.

Inevitablemente la rebelión vendrá, desde las experiencias en desarrollo, y cada vez serán mayores las manifestaciones en favor de la democracia participativa, en favor de mecanismos de contraloría que develen las relaciones que mantienen a un grupo de cargo en cargo, sin rendir cuentas de su actuación y sin responsabilizarse de las consecuencias de su mala administración, en ese escenario la comuna el maizal, será referente de estrategias de control sobre la función pública y la actuación política de quienes son vanguardia.

 

franco__rivas@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1196 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a266969.htmlCd0NV CAC = Y co = US