La eterna luz

La vimos por vez primera, en San Timoteo, el milenario asentamiento palafítico de los guerreros Añú, Caribes de la etnia Misoa, que reinaba en el territorio norte-sur de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo el estado Zulia. A escasos kilómetros del borde con la región conocida como el Motatán de los Indios. En dirección hacia el ocaso del Sol, el espectáculo nos deleitaba a niños, niñas y adultos hasta bien entrada la madrugada. Tendríamos unos 4 años, cuando empezamos a tener conciencia plena de su continua y majestuosa presencia. Casi todas las noches de los fines de semanas, desde las 7, aquel divino espectáculo se desparramaba como un torrencial aguacero con truenos, centellas y caprichosas ramificaciones en el iluminado cielo que nos mantenía casi hipnotizados. El hábito general de todos en las familias, era sentarse y contemplar sus constantes bombardeos llenos de inmensa claridad que disipaba la profunda oscuridad que nos rodeaba. De aquel punto de donde provenía esa incesante lluvia de luz, solamente nos separaba, la majestuosa y bendita cuenca hídrica que nos proporcionaba paz, diversión, esparcimiento, deportes acuáticos, alimentos, agua potable y abono orgánico para nuestros cultivos. Al estallar, todo el espacio se iluminaba. Y el negro velo de la oscura noche se esfumaba revelando las formas de todo lo que podíamos apreciar. Hasta los más mínimos detalles de las tablas, estantillos, madrinas y rendijas en las "planchadas". Este nombre, se refiere a los pequeños puentes que constituían las calles y avenidas. Siendo angostas (1 m. de ancho, más o menos) eran las superficies sobre las que caminábamos, corríamos y solíamos jugar. Generalmente quien perdía los turnos en el juego, era "castigado" lanzándolo al lago, sobre el que están construidas todas las planchadas y los palafitos hogares del pueblo.

Nuestros hermanos pescadores, solían cumplir con sus faenas propias del oficio y navegaban lago adentro hasta la costa más lejana. Y cuando regresaban, encendían nuestra viva imaginación y curiosidad de niños inquietos, escuchando los cuentos, mitos y leyendas que alrededor de aquel impresionante esplendor se tejían en los pueblos de las etnias Barí (Motilones) y Yukpas de aquel reino desconocido y misterioso para nosotros. Así conocimos las historias del gran cacique Nigale, que dirigió los combates contra los invasores europeos, entre los cuales estuvo el tenebroso Ambrosio Alfinger quien nunca pudo doblegar a estos indómitos guerreros caribes con sus flechas impregnadas del veneno curare. Aquí, en estos parajes, lo hirieron a muerte y agonizando en la violenta retirada falleció en la vecina Colombia, donde lo llevaron en un inútil y desesperado intento de salvarlo de ese predestinado desenlace. El éxtasis en la contemplación de esa luz, segundo tras segundo, nos invitaba a pedir más cuentos para saber que había en el trasfondo. Uno de ellos, confirmado años después por un hermano motilón de la etnia Barí de apellido Sibadira, se desarrolló en su pueblo muchos siglos antes. Un predecesor de Nigale, de nombre Cinera, tenía una hermosa doncella como hija llamada princesa AiLuz (Zulia al revés). Las cualidades excepcionales de inmenso respeto a la naturaleza y su biodiversidad, a sus venerables ancianos, solidaria en todos los quehaceres hogareños y de la etnia, eran valores morales que generaban la admiración de todos hacia esta extraordinaria Barí. Todas las hermanas de la princesa AiLuz eran madres de familia y ella la única virgen dentro de las familias de la casta guerrera. En el concejo de ancianos, oralmente, se resolvían todos los asuntos cotidianos. Entre ellos, los relacionados con las uniones de varones y hembras que manifestaban el deseo de constituirse en familias formales. Sin embargo, dos guerreros de alto renombre, Tarra y Gabarra, la pretendían y ansiaban convertirla en su pareja. Pero en la etnia, la regla de oro del Consejo de Ancianos, especialmente por doncellas como la princesa AiLuz, era imperativo la entrega de la mejor dote para la familia de la princesa en la persona de Cinera, el cabeza de familia. Y la mejor dote representaba una valiosa y estimada ofrenda con profundas cualidades culturales del pueblo Barí. En la familia del guerrero Gabarra, uno de los pretendientes, se conservaba por generaciones un cristal de roca sagrado, del cual emergían como por arte de magia, intensos destellos de Luz. A pedido de Chimichagua su progenitor, el guerrero Gabarra prometió el sagrado cristal a Cinera quien quedó tan deslumbrado (como estábamos nosotros escuchando la historia) que decidió el enlace marital entre Gabarra y la princesa Ailuz. En la etnia Barí, el cabeza de familia oficiaba la ceremonia y declaraba el matrimonio del varón o la hembra comprometidos al casamiento. Mas el día pautado para la boda, mientras se culminaban los preparativos para la ceremonia, Gabarra envió a uno de sus hermanos menores con la misión de llevar al bosque cercano a la princesa AiLuz. Logrado este propósito, el Cristal, Gabarra y AiLuz desaparecieron en el inmenso territorio que hoy esta cubierto por la laguna Juan Manuel de Aguas Claras, formado por los afluentes tributados por el Rió Catatumbo. Al notar la ausencia de la pareja, Cinera organizó a un equipo de guerreros para buscarlos, encontrarlos y castigarlos hasta la muerte por semejante ofensa. Nunca los encontraron. La única pista que dejaron, son los destellos del cristal de roca que siguen iluminando el cielo en esta parte de nuestro país.

A lo largo de la vida, hay eventos y personas que nos impactan e influyen en nuestras vidas. Crecimos en medio del bolivarianismo explicado por nuestro abuelo, el marxismo-leninismo, el materialismo histórico y un cuestionamiento profundo hacia todo lo que oliera a dogmas y supersticiones gracias a maestros comunistas. Apreciamos fenómenos naturales y otros sobrenaturales inexplicables ante los cuales hicimos la venia, sin perder el deseo irrefrenable de buscarles una lógica y racional explicación. Así tuvimos encuentros con Seres Notables, humanos con poderes extraordinarios: videntes y clarividentes, médiums, telépatas, con fuerzas sobrehumanas como la del inolvidable Joaquín Cardozo, el obrero del Zumaque (Primer pozo petrolero comercial de la industria venezolana) y "Gela" una terrestre extra entre otros. Muchos, seleccionados por razones que hasta ahora no nos explicamos, formamos grupo en torno a ellos y ellas. Presenciamos sus extraordinarias capacidades de desmaterializar objetos, materializarlos desde la nada: frutas, objetos e instrumentos quirúrgicos, viajar en el hiper-espacio, crear sus propios portales de espacio-tiempo, ir y volver de lugares remotos en fracciones de segundo. Recuperar por ejemplo, una ampolla hecha añicos al caer al suelo incluyendo el contenido derramado y volverla a colocar entera e intacta sobre el escritorio desde donde había caído involuntariamente (Hecho presenciado en la medicatura de Torococo, estado Trujillo) fue demoledor. Viajar a su lado haciéndose invisible para todos los que se interponían en nuestro camino y preguntándonos donde se encontraba la doctora, que a nuestro lado reía viendo nuestra cara de asombro, fue otra impactante e inolvidable experiencia. Fuimos testigos de excepción. Eran necesarias todas esas vivencias y entender que hay fenómenos inexplicables aun, como esa Eterna Luz que nos cautivó desde niños.

El señor Antonio Díaz (+Q.E.P.D), era pescador y productor de plátanos y cambures. Su hospitalidad infinita, nos permitió pernoctar muchas veces en su humilde y confortable palafito, observando aquel resplandor nocturno que nos deleitaba. En su gran "cayuco" salía de madrugada navegando hasta el costero Tomoporo, donde tenía las plantaciones. Con sus fieles ayudantes, cargaba el inmenso bote y las diversas especies que esperábamos con ansias para consumirlas, especialmente los plátanos asados, presentes en todos los almuerzos del pueblo zuliano. Serían como las dos de la mañana de aquel inolvidable día contemplando el espectáculo de luz. El señor Antonio llegó a fuerza de palanca, con el bote repleto de musáceas. Permanecíamos absortos en la planchada con Nilo, Isaías, Luis y el pequeño Antonio Azuaje. Después de ayudarle a descargar el bote y anclarlo, seguimos admirando aquel fenómeno en compañía del viejo pescador. De pronto, de sus propios labios, mientras su rostro era iluminado por aquella luz, recordó y nos contó otra fascinante y mítica historia proveniente del reino mágico de los Barí. Siendo un joven pescador quinceañero, en el famoso Congo Mirador, donde ahora llegan muchos turistas e investigadores, escuchó de otros nativos de esa misma etnia, este relato: "Ese inmenso resplandor es la luz de nuestros dioses creadores de todas las cosas. Así como nosotros los humanos fuimos hechos a su imagen y semejanza, así crearon otras especies que tienen cualidades extraordinarias. Una de ellas, la escurridiza Luciérnaga, es tan extraordinaria como "el temblador" que nos asusta con sus "corrientazos" a los pescadores que los hemos tocado al intentar capturarlos desde estas aguas. Los dioses concentraron en ese sitio, multitudes inmensas de luciérnagas muy pequeñitas, no detectables al ojo de los humanos, para que juntas puedan rendirles homenajes espirituales permanentes a su obra. Son como interruptores. Se encienden y se apagan. Tal como lo hacen en nuestros bosques durante las noches oscuras. El significado implícito de la obra es un ritual espiritual eterno produciendo resplandor eterno en las alturas y concentración del conocimiento desde todo el universo. Aunque no lo veamos con nuestros ojos físicos, allí los dioses creadores tienen una gigantesca biblioteca donde está nuestra historia desde la creación. Las diminutas luciérnagas o interruptores activan la recepción y almacenaje de todo ese conocimiento. Los dioses vienen siempre. Llegan y se van en sus carros voladores y siempre están pendientes de que en este punto comience a surgir la luz de este planeta destinado a ser una estrella del universo. Muchas veces hemos visto esos carros plateados a ras de la superficie del lago. Otras veces sobre las "mangueras" que succionan el agua y suben hasta el cielo".

Otro inolvidable día, Después de tantas experiencias vividas en carne propia, que podemos contar, nos hemos enterado que la región ha sido objeto de curiosidad científica sin precedentes, proveniente de todas partes del mundo. Hemos sabido por ejemplo que la Organización del Record Guiness ha comprobado y certificado que este fenómeno es único en el planeta. Según lo publicado en los medios es "la región con la mayor concentración de relámpagos en la Tierra". El certificado fue entregado el día de la zulianidad, un 28 de Enero de 2014. Los estudios científicos que intentaron dar una explicación registran descargas eléctricas continuas durante 300 días con 250 relámpagos por kilómetro cuadrado al año debido a las características excepcionales de la región que lo favorecen su existencia. Otros estudios indican que la capa de ozono que rodea al planeta para protegernos de los rayos ultravioleta, se mantiene gracias a este fenómeno. Nuestros amigos videntes y clarividentes nos explican que este asunto va mucho más allá de la percepciones físicas reinantes debido a la evolución actual y a un salto cuántico que está provocando la nueva carga del tiempo histórico que llega desde el centro de la galaxia. Y agregan: "Somos infinitamente afortunados de contemplar en la vecindad del Lago de Maracaibo en el país de los gigantes llamado Venezuela, que ahora viven en Venus, tener el extraordinario espectáculo que los antiguos Barís han venerado. Físicamente, no encontrarán un duplicado similar sobre la faz de la Tierra. El Dios Único envió a sus ángeles creadores, supervisados por la Gran Rammar, para concentrar aquí un foco de su energía pura creadora. Muchas Hermandades del Universo pidieron estar presentes en la creación de este Foco. El principio masculino desde Helios y el principio femenino desde Vesta. El efecto en tercera dimensión es un flujo de electrones y plasma frio. Esta allí para que ustedes aprovechen con abundancia y sin límites la energía libre para toda la humanidad. Ustedes pueden usarla físicamente en cualquier forma que lo deseen. En extremo y a intervalos frecuentes siéntanse bendecidos de tener este mandato supremo para los nuevos tiempos. Es tan excelso que ninguna lengua humana puede describirlo en sus propias palabras. Todo espíritu evolucionado que aprecia conscientemente su magnificencia en las alturas, puede sentir desde su centro vital, la energía especial que produce en su interior. Es la vibración resonante con el conocimiento eterno que llega hasta el mismo lugar donde reside la partícula divina que nuestro Padre Creador sembró en cada una de sus criaturas con su Amor y Luz, especialmente en las del género femenino por ser dadoras y portadoras de paz y vida. Las energías colaterales como el calor también pueden aprovecharlo. Pero con mucho cuidado y control para lo cual ya se esta preparando las nuevas avanzadas que estarán prestos a ayudarles en ese campo. En este momento, no están disponibles por seguridad, los detalles del hermoso cristal de roca que se encuentra esculpido en el centro de generación y hemos creado los mecanismos para evitar que ninguno atraviese estas paredes todavía. Muchos secretos están guardados dentro de este punto focal desplazable, porque éste es en realidad el otro extremo representando el Sur de la entrada de la Región donde esta el otro gran cristal del Norte, debajo del océano en lo que ustedes llaman "Triángulo de las Bermudas". El Guardián controlador tiene las instrucciones para que llegado el momento preciso, más pronto que tarde, abra las puertas para que el conocimiento fluya en todas las direcciones desde ese punto en la amada Venezuela".

Por todas estas cosas que nos permiten existir y vivir, seguimos en la lucha revolucionaria por nuestra patria. Estamos predestinados a ser grandes en Honor y Gloria. Hemos sido bendecidos desde lo alto por tener aqui, al famoso Rayo del Catatumbo, el resplandor en el cielo, la Eterna Luz.

(*) Ingeniero Químico, Agroecologista

lewman277@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 310 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N Y ab = '0' /ideologia/a260342.htmlCd0NV CAC = Y co = US