De la guerra de maniobras a la guerra de posiciones

El hombre de ciencia-experimentador es también un obrero, no un puro pensador, y su pensar está continuamente fiscalizado por la práctica y viceversa, hasta que se forma la unidad perfecta de teoría y práctica.

Antonio Gramsci.

 

Los “eruditos”  e intelectualoides de los laboratorios de la filosofía idealista, fascista, antimarxistas pro-imperialistas y por ende anticomunistas, de las elites burguesas y pequeñoburguesas, en su tautología “pseudo-revolucionaria” pretenden separar de la historia, la política y la economía, negando en sus fases especializadas la ciencia y arte de la política, y de la ciencia, la economía política.

Esta maniobra psicológica de sugestionar al campesinado y al proletariado, cercenando la teoría de la historia y de la política, en la conciencia del cuerpo social de la población trabajadora del campo y de la ciudad, con la mitología de la filosofía idealista; que  es la expresión metafísica de la clase dominante; en tanto que el gran aporte de la historia del pensamiento científico, expresada por la filosofía de la praxis (Marxismo-Leninismo), es premeditadamente distorsionada para mutilar la historización concreta de la revolución, ocultando solapadamente la identificación los hechos terroristas, endosándolos al gobierno de turno, con el hábil propósito de  soslayar las causa del motor de la historia, la lucha de clases.

La guerra de maniobras es la fase inicial que impone la clase dominante para infligir en la psiquis colectiva de la población trabajadora la disociación y generar repulsión  a todo lo relacionado con la perturbación en lo político, económico, social y cultural; que evoluciona, se desenvuelve y se desarrolla en su entorno, sin prever la causa que las generan, y, se  basa en la simulación del ataque frontal, utilizando una buena parte de sectores alienados al sistema de la esclavitud asalariada (capitalismo) y su éxito más importante es lograr confundir a la masa de trabajadores y trabajadores intelectuales o manuales que les sirve de materia prima para su objetivo de dominación (aunque en definitiva, temporario, ya que son efectos del fin que persigue los secuaces de la contrarrevolución) e imponer su modelo de explotación.

Por lo tanto, no es casual las maniobras de asedio y terrorismo de los apátridas contra la ciudadanía venezolana, y, contra toda aquella persona que manifiesta hacer las transformaciones políticas, económicas y sociales; que exige el momento histórico, bajo un clima de la paz. Que la canalla felona asesorada, alienada, financiada y organizada por el departamento de Estado del gobierno del imperialismo más criminal que está sufriendo la humanidad, como es el imperio de los EEUU, utiliza los métodos e instrumentos de la guerra de posiciones, segunda fase del ataque contrarrevolucionario de la burguesía y sus operadores tarifados, donde la manipulación mediática, exacerba los ánimos psicosociales ya caldeados por la guerra de maniobras, y, con premeditación y alevosía arrastran a la masa confundida para que acometan todos los desmanes y destrozos de bienes y servicios colectivos, sin percatarse que son carne de boca de cañón y sin saber que son víctimas de sus futuros victimarios.

 Los intentos de reproducir esta metodología fascista, criminal y asesina, en esta época terminaran en derrotas, si nuestra población pensante: enfrenta, confronta y se deslinda de esa cultura anacrónica que se expresa en la vieja rémora del Estado colonialista, reformista, burgués, corruptor. Cerrándole los espacios al entreguismo, al clientelismo financiero, a la burocracia asocial, a la delincuencia institucionalizada, entre otras lacras sociales heredadas de la sociedad capitalista.

Nos auto-engañaríamos, si cayéramos en la trampa-jaula de esos dos métodos de manipulación de la filosofía metafísica de la guerra no convencional, aplicada por la burguesía criolla en contubernio con las burguesías transnacionales, bajo la tutela hegemónica del imperialismo estadounidense.

En tal sentido, los detractores de siempre de la filosofía de la praxis, niegan lo que por razonamiento científico el marxismo ha alertado; sobre la falsa conciencia del proletariado en la sociedad burguesa, su estructura del pensamiento completamente autónomo, independiente, sin antagonismo de clases, donde no hay diferencias entre todas las filosofías y religiones tradicionales; que significa esto, en verdad, no haber roto los lazos de la concepción colonialista, oligárquica y esclavista, herencia escolástica del viejo mundo y, por añadidura, se reproduce el espiral del materialismo dialectico e histórico, donde hacen capitular al proletariado.

Por tal razón, las y los obreros manuales e intelectuales del campo como de la ciudad, deben unificar criterios, para construir de una vez por todas la dirección colectiva de este proceso, con el propósito de impulsar y profundizar el protagonismo y participación de la clase obrera organizada en planificar, organizar, direccionar, ejecutar y revolucionar la planificación, acumulación, procesamiento, distribución y control de la producción de obras, bienes y servicios directamente por las y los trabajadores.

De tal manera que hoy, es la oportunidad con la constituyente, romper la hegemonía de la burguesía y la pequeñaburguesia, ya que la Clase Obrera- el Campesinado-el movimiento popular, es mayoría.

¡VIVA LA CLASE OBRERA!

¡VIVA LA UNIDAD REVOLUCIONARIA OBRERA CAMPESINA POPULAR!

¡LUCHAR HASTA VENCER  CON LAS Y LOS TRABAJADORES AL PODER!

¡LA PAZ SE CONQUISTA DERROTANDO A LOS FASCISTAS!

¡POR LA SOBERANÍA Y LA AUTODETERMINACIÓN, APLASTEMOS LA CONSPIRACIÓN!

¡TODO EL PROLETARIADO UNIDO Y CONCIENTE POR LA CONSTITUYENTE!

 

*MILITANTE DEL GLORIOSO PARTIDO COMUNISTA DE VENEZUELA.

 

 siempreclaseobrera@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 201 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas