¿Cómo nos atrapa y en que nos convierte el capitalismo?

Salvar al planeta de la depredación bárbara del capitalismo es inminente, necesario e impostergable. Pero un planeta sin salvar a la gente que lo habita, es inminente y necesario que sea más impostergable aun, porque no habría "razón" para hacer lo primero

Desde que el mundo es mundo, el mundo ha tenido que sobrevivir a las tempestades que han ocurrido. Diversas eras ha tenido la vida humana, desde la prehistoria hasta nuestra edad contemporánea y ha tenido que luchar inmisericordemente contra la adversidades que se le han presentado en todas esas épocas o eras que han existido desde entonces. Pero existe una gran diferencia en cada periodo o época que se ha tenido, que es el innegable avance de la especie humana. El hombre descubrió que podía dominar: pudo dominar la piedra y la hizo herramienta para sus labores y lo hizo comunitariamente. Pudo dominar el fuego, lo hizo suyo y para los suyos, por sus alimentos y para "vencer" el frio. Pudo dominar animales "salvajes" y utilizó su carne como sustento y dominó su piel para tomarla como abrigo y protección de la intemperie. Por supuesto, logró muchos dominios más y así se desarrolló como nada viviente que existiera sobre la faz de la tierra donde se hizo inteligente y dominó la ciencia, las artes, la técnica y la tecnología desde entonces para avanzar como especie familiar que era, en este planeta único e irrepetible.

Pero el "hombre" en ese avance por su desarrollo, en su andar incansable, en su curiosidad inagotable y en su estudio por descubrir nuevos acontecimientos, descubrió algo que lo llenó de extrema curiosidad y lo supo llamar, egolatría. Así fue como el hombre se hizo orgulloso, soberbio, pedante, envanecido, vanidoso, petulante, presumido, se hizo… egoísta y, luego se hizo un hombre de "éxito materialista", porque hasta ahora ha creído y actuado pensando que vive solo y aislado en este mundo efímero, en un mundo desolado, y para entretenerse en ese su mundo único, donde nadie supiera lo que él "había logrado" inventó algo más llamado consumismo, para entretenerse, y así atrapó a todo el mundo en su mundo egoísta, y no conforme con haber atrapado a las demás almas en su vorágine depredadora, se hizo más y más egoísta e inventó algo más llamado obsolescencia programada, para quitarle al poco tiempo los artículos o aparatos a los humanos que compraban y utilizaban esos artefactos para aislarse de la familia como él lo hacía.

Para superar cualquier idea de sus semejantes en su existencia, el gran egoísta inventó algo más sorprendente contra los demás que llamó publicidad y mandó a estudiar con experimentos atroces la mente humana y así atrapó a los hombres para que no fueran a ser como él, y con ella, los idiotizó para que no vieran su mundo al revés, el que estaba lleno de egoísmo incalculable, y el muy egoísta hizo mensajes subliminales con los que cautivó a toda la sociedad para idiotizarla y que pensara, o mejor dicho, para que dejara de pensar que él –el egoísta- era el dueño de todo lo que veíamos a nuestro alrededor planetario

También al hombre egoísta, se le ocurrió inventar unos negocios llamados bancos para prestar dinero a los tontos través de créditos financiados con el propio dinero de la gente, fue una idea "grandiosa" del hombre egoísta, con la que decidió cobrarles intereses y sobre intereses a su enemigo el prójimo, para asfixiarlo sin piedad y así perdiera lo que otro ser humano semejante como especie, había logrado obtener con su esfuerzo y sacrificio para que no se pareciera a él en nada de lo que había logrado egoístamente. Él pensó… ¡primero yo, segundo yo y tercero yo y punto!. El rico, el millonario, el acaudalado, el pudiente, el gran egoísta opulento dijo, yo tengo el control y el poder de la gente, porque manejo las finanzas y la economía, los demás están atrapados en la pobreza que yo he generado a mis súbditos

Y no conforme con tanto materialismo en su codiciada humanidad se le ocurrió

En definitiva… el hombre egoísta dejó a un lado de que época ha venido –se olvidó que vino de la prehistoria, de las cavernas- y en cual ha vivido hasta ahora –la moderna, la edad de las luces del saber humano-. A ese hombre egoísta se le "olvidó" ¿Que había descubierto en su caminar por la vida de todos los tiempos, de todas las eras? ¿Para que serviría todo lo alcanzado? ¿Sería para toda la humanidad o para el nada más? A él se le olvida constantemente que muchos lo acompañan en este mundo complejo donde se hizo egoísta por su sola razón, sin piedad y sin conciencia de la raza que es… la raza suprema

El hombre capitalista se le ha "olvidado"… que no está solo

Nuestro legado… también es sagrado



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1000 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a237264.htmlCd0NV CAC = Y co = US