El capitalismo siempre le ha tenido miedo al socialismo

Cuando un sistema esta depresivo y degradado, trata de buscar su propia destrucción o la de otro sistema para sobrevivir, así la expansión de ese otro sistema se ve coartada para alcanzar sus objetivos. Cuando un cáncer se apodera de algún órgano o de un sistema en el cuerpo humano, ese miembro o ambiente colapsa por condición natural, su repuesta es aniquilarse para dar paso a un equilibro natural de la vida, el sistema perece para dar paso a otro. La ciencia y la historia así lo demuestran.

Esta crisis que está viviendo la humanidad ha puesto en evidencia la verdadera naturaleza aniquiladora que está pretendiendo el capitalismo. Esta crisis planetaria despoja la real intencionalidad que quiere en estos momentos el imperio gringo para tratar de sobrevivir al cáncer que ha generado a todos los sistemas, llámese naciones y sociedades de toda índole.

El capitalismo no es humano, por el contrario, en el fondo, el rostro del capitalismo es hipócrita tiene una máscara que hace difícil ver su verdadera fisionomía y su reales intensiones, porque solo unos pocos se benefician de él, esa magia aparente de ese estado del bienestar de las mayorías que se pregonó después de la segunda guerra mundial, los EE.UU. sabía que tenía que demostrarle al mundo que su sistema el capitalismo era mejor que el comunismo y se dedicó después de 1945 más de cuatro décadas sistemáticamente en lo que se conoce como la descomunal y silenciosa guerra fría contra la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas URSS –el capitalismo logró con diversos mecanismos que los soviéticos se dividieran, amén de las barbaridades que cometieron contra el proletariado, más la arrogancia que se transformó en una oligarquía burocrática- porque de no hacerlo el mundo se daría cuenta que lo humano no es el materialismo del cual se jacta el capitalismo.

Después de esas devastadoras dos guerras mundiales, el socialismo amenazó al capitalismo y este se vio obligado a mejorar muchas condiciones para no perecer como sistema, como bien lo ha demostrado la historia y mejoró la productividad, las condiciones sociales y salariales, hechos innegables, “sacrificando” parte de sus gananciales, porque el capitalismo sabía que tenía un enemigo del cual debía tener miedo y preocuparse en el futuro.

El capitalismo es depredador porque le ha robado el alma a la humanidad a través del materialismo y voraz porque ha hecho creerle que puede alcanzar el “gran sueño americano” dándole migajas de su riqueza a una parte de la población de sectores trabajadores en algunos estratos, pero lo ha hecho con controles fiscales, regulaciones financieras y otros métodos que comúnmente inventa la burguesía de los “Bilderberg y los Forbes” de los cuales ellos escapan porque son ellos los que controlan a la final dichos sistemas, así toda clase asalariada tiene su límite de beneficios, porque no es dueña de bancos, ni fábricas y mucho menos de los medios de producción.

En Venezuela después de la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez en 1958, el capitalismo entendió que era necesario buscar un pacto político social para lograr el control de nuestro país, que para aquel entonces, se sabía la conveniencia sobre la futurista empresa de los hidrocarburos necesaria para la supervivencia de esa potencia capitalista y fue cuando negociaron el famoso Pacto de Punto Fijo entre los Adecos y Copeyanos, una cofradía de hermanos que controlarían la Venezuela Saudí durante cuatro décadas y que el pueblo ya cansado de este pacto devorador -desapariciones forzosas, asesinatos selectivos de líderes de izquierda y comunistas, torturas y demás locuras cuarto republicanas- un día sin pensarlo, el capitalismo se sorprendió que los ciudadanos de esta Patria eran hijos de Bolívar y se atrevieron a desafiar el paquetazo neoliberal y decidió empezar a acabar el puntofijismo a partir de 1989 con el Caracazo y que se consolidó en 1992 con la intentona del MBR-200 encarnizado por el bisnieto del último hombre a caballo “Maisanta” hugo Rafael Chávez Frías.

La tardanza fue que este heredero llegara en 1999 a la cúspide del poder político social que el capitalismo había controlado después de tanto tiempo y se empezaba a vislumbrar la amenaza del socialismo cuando se suponía que la URSS y la Cuba de Fidel Castro, habían demostrado que este modelo estaría solo de pasajero mientras el capitalismo siguiera viajando en su nave antihumana. Chávez declaró su movimiento como una revolución pacífica, un pueblo justo y amante de la paz y su modelo económico como socialista. De aquí en adelante el miedo se apoderó de nuevo de la bestia capitalista.

El socialismo ha avanzado después de cada guerra, pero el capitalismo hasta ahora se las ha ingeniado para sobrevivir, sin embargo, esta crisis de hoy es sistémica y planetaria, y una guerra más terminaría con el capitalismo porque significaría que si hay guerras el mismo no es viable ni conveniente, ya que el mundo quiere paz. Los que manejan los hilos perversos de la vida en este extraordinario planeta tienen que intervenir sin demora las naciones en contraposición de su modelo “depredador silencioso” y es por ello la confrontación con Rusia y China principalmente, los gobiernos progresistas como Brasil y Argentina y la nueva esperanza del socialismo de esta era, la Venezuela de Hugo Chávez

Es por todo lo expuesto superficialmente, sin estadísticas ni método científico, pero con realidades planetaria que nos está dando esta crisis sin precedentes y “sin guerra mundial aparente” más que teorías estadísticas y formulas del neoliberalismo, que el Socialismo del siglo XXI, se convirtió como lo he manifestado en otros artículos en “una amenaza inusual y extraordinaria” para el capitalismo en este tiempo sin precedentes para humanidad.
Que lean y oigan los que quieran salvar al planeta

Nuestro legado… también es sagrado


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2002 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a228550.htmlCd0NV CAC = Y co = US