Mensaje al Congreso de la Patria

La actualización de las izquierdas pasa por un cambiod e paradigmas

La actualización constituyente de las izquierdas y movimientos progresistas de la humanidad, pasa por la construcción urgente, participativa y protagónica de cambios de paradigmas por otros mundos posibles hacia el socialismo del siglo XXI.

-Constituyente: frente a lo constituido y ante la crisis de fundamentación y legitimación del conocimiento y de nuestra praxis política y social. Que nos lleva a la idea de proceso, sin detrimento de cada coyuntura.

-Paradigmas en plural ante la creciente complejidad. Es una revolución pluri-paradigmática desde la praxis, de construcción colectiva y personal, desde la comunidad y las regiones. Que incluya lo que el Comandante Hugo Chávez llamó las múltiples fuentes del socialismo del siglo XXI. Que no se queda en Las Tres Raíces (Bolívar, Rodríguez, Zamora), las cuales hay que verlas como las primeras tentativas de aproximación a la realidad venezolana y continental por parte del proyecto bolivariano, que luego pasa por un marxismo crítico constituyente, que se extiende y se nutre de nuestras raíces y ancestralidades desde la plenitud de nuestra contemporaneidad histórica: Indosocialismos y ecosocialismos, que son gemelos; afroamericanismos, teologías de la liberación, equilibrio de género, filosofías, antropologías, psiquiatrías y pedagogías de la liberación. Desde un bolivarianismo integracionista y emancipador. Que se nutre de nuestras vertientes geo-históricas y culturales: Venezuela como país andino, amazónico, guayanés, llanero y caribeño. No somos sólo un país caribeño y llanero. Ancestralmente, desde la cuenca del Orinoco, las siete áreas del poblamiento originario, que hicieron las 7 provincias de la Capitanía General de Venezuela (1777), estaban interconectadas con todas estas áreas geohistórico-culturales del continente y del Caribe. Nuestro proceso de Independencia es un reencuentro con nuestras diversas áreas geohistóricas-culturales. Sea desde Margarita y Oriente, desde Guayana y Chirica, que abre el Orinoco y los llanos para formar La Gran Colombia. Desde el paso de Los Andes. . Desde Carabobo o desde la Batalla Naval del Lago de Maracaibo hasta Ayacucho.

-Otros mundos posibles en plural, ante la pretensión de cualquier discurso único asentado en el mismo discurso de la ilustración euro-americana y su desarrollismo cientificista tecnoburocrático.

=Lo pluriparadigmatico involucra arribar desde la praxis a la creación colectiva y personal a una visión intercultural del conocimiento. Superando la falsa división colonialista entre pastores y ovejas, "cristianos y paganos", y posteriormente entre "barbaros y civilizados", "cultos e incultos", "dirigentes y masas", ideas que se acrecientan a partir del pensamiento de la ilustración hasta hoy. Es necesario reivindicar las ideas de comunidades, personas, modalidades de familia, pueblos, culturas y civilizaciones. Lo multiétnico y lo multisocietario como requisitos fundamentales para la construcción de nuestras identidades nacionales, continental e insular. Dentro del proceso de integración intercultural del continente, como lo ha visto incluso el Papa Francisco: Con espíritu bolivariano y Sanmartiniano.

-Socialismos del siglo XXI, en plural en una universalización de unidad convergente, pero no reductible a ciencia única, filosofía única, ideología única, arte único, religión única y de cultura única: de dominio de la naturaleza al estilo capitalista o del viejo discurso socialista desarrollista del siglo XX.(Mito del "desarrollo indefinido de las fuerzas productivas").

-Actualización constituyente, implica inserción orgánica en los procesos históricos, sociales, culturales, ecológicos y espirituales de la gente en una perspectiva ecuménica, sin desconocer los intereses en juego, particularmente del imperialismo, los imperios occidentales y el capitalismo globalizador en alianzas con nuestras oligarquías locales. Estos antagonismos son, en primer lugar, con la naturaleza (dominio y explotación individualista de la naturaleza); contra los pueblos y civilizaciones diferentes (explotación del hombre por el hombre, de la mujer por el hombre, de una civilización por otra, iniciada con la esclavitud, el tributo, el servilismo sobre el conquistado).

-Esta inserción pasa por la comunicación activa con la vida común y cotidiana de la gente, donde se expresan desde sus necesidades inmediatas hasta las más trascendentes. En el aquí y ahora. Por ello:

-La vida cotidiana hay que verla en conexión con la coyuntura política y en la perspectiva estratégica. De largo alcance (proyecto histórico común y proyectos históricos particulares en convivencia mutua y mutua convivencia con la naturaleza).

-La intelectualidad orgánica debe entrar en diálogo intercultural permanente con los sabios y sabias orgánicos de los pueblos y comunidades. Diálogo entre oralidad y escritura, ciudad-campo, pueblos y academias, jóvenes y mayores, construyendo los enfoques teóricos y metodológicos multilineales y multidimensionales desde la praxis política, social, cultural y espiritual.

-La vida cotidiana, la coyuntura política y la perspectiva estratégica debe verse simultáneamente con los ojos de nuestra diversidad sociocultural y humana, la diversidad y conservación de los ecosistemas, sin perder de vista la unidad del género humano y la salvación del planeta, de la vida en su conjunto, como parte de nuestra propia supervivencia. Contra la discriminación de clase, sus racismos, patriarcalismos, etnocentrismos y logocentrismos del capitalismo y la cultura metropolitana dominante.

-Diversidad agroalimentaria y producción agroalimentaria sin arruinar los ecosistemas (revalorizando la utilidad de las etnociencias de los pueblos originarios y campesinos, su relación intercultural con otros modelos de ciencia en una visión holística de los sistemas de salud).2

-Debemos revalorizar los enfoques de salud en su relación de intercambio de los pueblos y culturas con los ecosistemas, la influencia mutua y cambios mutuos (ecosistemas-culturas) en las perspectivas de la co-evolución del género humano. Vale decir, relación indesligable con los ecosistemas y su capacidad de carga. Sin que esto implique adhesión alguna a determinismos económicos, geográficos o ecológicos, históricos, sociológicos y culturales. Así como a las visiones apocalípticas, pan-religiosas o pan-bíblicas del mundo que nos imponen con su terrorismo religioso las teologías de la dominación, ahora combinadas con el terrorismo mediático global, en poder del imperio y las transnacionales. Es necesario superar antropocentismos, teocentrismos y ecocentrismos despersonalizantes: se trata desde la praxis, de buscar salidas pluriparadigmaticas a los entrampamientos de los modelos estrativistas en proceso de agotamiento frente al lucro y consumismo desenfrenado del capitalismo global. Para arribar a los eco-humanismos hasta restablecer el equilibrio del planeta (pachacuti es retoma del equilibrio).

-La perspectiva de lo geoestratégico y pluri-polar debe estar acompañado dialécticamente por profundos y auto-sostenidos enfoques eco-políticos, que permitan la superación progresiva de las políticas de dominación de la naturaleza (anti-pachacuti), del hombre por el hombre(explotación de castas, clases y estamentos) y de la mujer por el hombre(patriarcalismo)…1 Todo ello como parte de una cultura ecuménica de paz con justicia y pleno sentido de libertad. En sociedades socialistas donde podamos convivir con el mundo animal y vegetal y los elementos que sustentan la vida. Donde podamos convivir creyentes, agnósticos y ateos invocando el proyecto común para superar el capitalismo.

- Vale decir, entender de fondo los múltiples enlaces, del hombre con la naturaleza, de la naturaleza entre sí, del hombre con la mujer y de la mujer con el hombre, del diálogo inter-generacional. En síntesis, de relación de continuidad naturaleza-cultura, en el esfuerzo colectivo y participante de una interculturalidad holística y multilineal, pluridimensional, multidisciplinaria, que eche las bases constituyentes de una profunda revolución eco-cultural, eco-productiva, eco-educativa y de un ecumenismo inter- espiritual e intercivilizatorio. Reivindicando la contemporaneidad de todos los tiempos, sin desconocer la especificidad de cada presente histórico y de nuestro presente en particular:

-Instrumentación del pasado desde nuestro presente histórico y social para interpretar el presente y descifrar el futuro. El nuevo dialogo entre generaciones, reclama entre otras cosas ubicación geográfica, histórica, cultural, defensa de las lenguas maternas, de sus cosmovisiones y espiritualidades. En síntesis, conciencia etnohistórica como sustento cultural, educativo, moral y espiritual de la conciencia de clase.

=La construcción de un nuevo bloque histórico pasa por el desmontaje de los proyectos históricos de la dominación cultural y educativa y la remoción desde la cáscara hasta la savia de la vieja sociedad de castas de la colonia, hoy todavía no del todo sepultada: su racismo clasista, su racismo cultural, su eurocentrismo y su patriarcalismo. Su desprecio imperial e imperialista.

-La dicotomía "civilización o barbarie". Sarmiento, Alberdi, Gutiérrez. ¡civilizar es poblar de nuevo! Pero, con blancos anglosajones, que están en consonancia con el progreso y desarrollo.

-La "raza cósmica" de José Vasconcelos.. Ideología que busca suprimir la identidad propia del continente hasta esperar el surgimiento del nuevo "Supermán de América". El cuento de llevar a toda la humanidad por dentro, con el agregado de que "todavía no somos", pero con la promesa de que "seremos" algún día lejano: esperar que "la raza blanca" cumpla su papel histórico. Con nuestras identidades nacionales, continentales e insulares suprimidas en base a una utopía nazi fascista.

-Las ideologías hispanocentristas, que ven a España como el único ombligo de nuestra existencia histórica y cultural, con el propósito de invisibilizar a los pueblos originarios para negarlos como dueños del territorio y particularmente a la población mayoritaria indodescendiente y de paso, a los afroamericanos.

-La ideología de "la cultura única mestiza", como un componente del hispanocentrismo para negar los pueblos originarios, nuestra indianidad y nuestro afroamericanismo. El poblamiento comienza con el europeo. Desconociendo que el mestizaje es algo normal e inherente a todas las civilizaciones: todos los pueblos son mestizos, sin negar por ello las especificidades de nuestros múltiples mestizajes: "Yo me siento más indoamericano y afroamericano que hispanoamericano, iberoamericano y que latinoamericano". Hugo Chávez-

-La ideología de "los pueblos nuevos" de Darcy Ribeiro, de la cual se retractó al final de su vida. "No somos un Nuevo Mundo. Somos tan nuevos y tan viejos como Europa".Dijo Hugo Chávez.

=Lo pluriparadigmático es también un ejercicio práctico y teórico metodológico en el proceso, de todos los movimientos sociales y políticos, de las corrientes del pensamiento de avanzada y de los mismos pueblos para tomar una posición de diálogo y de apoyo mutuo para construir sobre la marcha un proyecto histórico de largo alcance.

=Este proyecto no es sincrético, tampoco es ecléctico. Es bolivariano, intercultural, con la base sustentada en un nuevo bloque histórico. Cada uno de los movimientos políticos y sociales, cada corriente del pensamiento de avanzada, actúan como parte de lo que Chávez sitúa como "las distintas fuentes del socialismo del siglo XXI".

-Estas distintas fuentes, movimientos y expresiones conjuntas, son complementarias y parte del esfuerzo común para la construcción colectiva de un proyecto común, articulados por el mundo del trabajo y sus trabajadores mediante un consenso en el seno del pueblo y sus aliados naturales frente a las oligarquías locales y el imperialismo.

-Dentro del espíritu y esfuerzo ecuménico cada sujeto histórico, cada corriente de pensamiento, da sus aportes sin reservas al proyecto común, reconociendo al mismo tiempo sus limitaciones, que serán cubiertas por otros sujetos del proceso y por otras corrientes de pensamiento, dejando de lado el proselitismo y la competencia para darle fundamento, legitimación y solidez al nuevo bloque histórico.

-Finalmente Patria Chica y Patria Grande no son excluyentes. País y sociodiversidad, país y diversidad cultural y lingüística.

-Como el Popol Vuh, Libro de la Comunidad, debemos ver de cerca y de lejos muchas veces, desde adentro y de afuera muchas veces. La mejor política internacional no sustituye nunca la política interior de un país o de un continente. La mejor política interna no sustituye nunca el problema interno y externo del imperialismo y de sus aliados.

-Las alianzas son la clave de la política, tanto interna como externa, poniendo también el énfasis en la diplomacia de los pueblos y no tan solo en la diplomacia de los Estados y gobiernos.

-Frente a la nueva Santa Alianza del mundo capitalista occidental, se nos impone un nuevo sistema de alianzas como el que hoy hacemos con China, Rusia, Irán, con África y los países no alineados. Miranda y Bolívar la configuraron en su tiempo y todavía no lo hemos entendido. La actual voz discordante frente a la Nueva Santa Alianza del capitalismo de Occidente hoy, es la del Papa Francisco, quien hasta ahora ha venido actuando como un aliado de los pueblos y clases oprimidas del mundo, en lucha por la causa común de la salvación del planeta.

-El sistema de alianzas contra el capitalismo occidental no significa que debemos compartir sus paradigmas del desarrollo. Es un recurso estratégico de sobrevivencia y convivencia, que nos permita preservar nuestra identidad histórica y cultural como país y como continente. Es la posibilidad de configurar un nuevo despliegue histórico pluriparadigmático frente a la crisis actual, entendiendo que si no cabalgamos como el Cóndor sobre la crisis, la crisis se monta sobre nosotros y nos aplasta. De allí que aceptemos el reto de construir con los pueblos su propia esperanza. Sus propios modelos por otros mundos posibles en el socialismo del siglo XXI.

-Construir colectivamente con nuestras juventudes la respuesta creativa, de instante e instante, frente a las múltiples redes de la dictadura mediática global, sin perder la perspectiva estratégica del proyecto. No se trata sólo de un problema técnico en el manejo de la guerra no convencional. Se trata también de un problema de recia formación humana, geohistórica, filosófica, ideológica, eco-política y espiritual, sobre la base de una nueva cientificidad intercultural y multilineal.

-Recrear constantemente los discursos, nuestros imaginarios, sin perder la perspectiva estratégica, el tiempo de lo cotidiano y la coyuntura precisa.

Tierra de Guaicaipuro 11 de abril de 2016.

1. Pachacuti es búsqueda del equilibrio

2.Es imposible plantearnos modelos de salud intercultural al margen de los condicionamientos de los ecosistemas y de la vida como totalidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1248 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: