El "great escape" venezolano

Uno de los argumentos preferidos por la intelectualidad opositora para denigrar de la Revolución Bolivariana es el consabido “fracaso del modelo”. Critican la intervención del Estado en materia económica lamentándose que no sea el mercado y su “mano invisible” la que dirigida los destinos de nuestra Patria. El Comandante Chávez siempre tuvo presente que cualquier avance en economía requería ineludiblemente de su contraparte en el ámbito político. Política y Economía deben ir de la mano si en realidad se quiere avanzar. No pueden privilegiar las frías cifras e índices macroeconómicos por encima de una paupérrima realidad social. Desde 1998 se comenzó a cambiar el sombrío panorama social de Venezuela. Como consecuencia del puntofijismo irresponsable, la situación era desesperante: 59% de la población sumida en la pobreza. Estaba subdividida, en 31% pobreza “extrema” y en 28% pobreza “critica”. El 50% de los hogares no recibía agua potable.

Tal vez para el amigo opositor acérrimo e inconsciente, que apoya la guerra económica, que “bachaquea” y “raspacupos”, el nombre de Angus Deaton no signifique nada o simplemente no le interese. Pero el Sr Deaton ha sido galardonado con el Nobel de Economía 2015. Y no crean que es un militante del “socialismo del siglo XXI”, todo lo contrario. Es un erudito escoces de 69 años en econometría respetado por todas las tendencias económicas desde los keinesianistas, los neoclásicos hasta los neoliberales. Pero veamos algunas de las ideas del Sr Deaton que expone en su libro del 2013: The Great Escape: Health, Wealth, and the Origins of Inequality (El Gran Escape: Salud, Riqueza, y los Orígenes de la Desigualdad):

“La ausencia de la capacidad estatal es una de los principales factores determinantes de la pobreza y de la privación alrededor (...)La gente pobre necesita un Estado para tener mejores vidas; remover al gobierno de la ecuación puede que mejore las cosas a corto plazo, pero dejaría sin resolver el problema subyacente (…) socava precisamente lo que la gente pobre más necesita: un Estado efectivo que funcione para ellos hoy y mañana”. Es decir la reducción de las competencias de los Estados genera desigualdad en los gobernados.Para Deaton la gran lección de la crisis capitalista del siglo XXI era "que no puede dejarse a los mercados que funcionen sin restricciones

Con respecto a la autodeterminación de los pueblos: “Los países pobres, al igual que sus contrapartes ricos, necesitan su propio Estado efectivo —no uno que sea concebido para ellos por el resto del mundo”. Desde el punto de vista de la econometría sus estudios han proporcionados avances extraordinarios "aunque millones de personas han salido en los últimos años de la pobreza extrema, si estudiamos sólo los datos del crecimiento de las economías, se está dejando por el camino a gran parte de la humanidad”. Deaton no sólo mide la pobreza por los niveles de ingresos, sino que intenta ir más allá midiendo si ese aumento de ingresos tiene traducción equivalente en un aumento del bienestar de las personas.

En la Venezuela revolucionaria y Bolivariana, el Estado y el gobierno entienden que la pobreza es un fenómeno complejo y se utiliza un enfoque más integral donde se evalúa no solo el nivel de ingresos, y donde su actuación también es integral, borrando el asistencialismo “IV republicano”. Cuentan también aspectos como acceso a la educación, la alimentación, salud, la vivienda, servicios básicos. Producto de esta visión se cumplieron las metas del milenio establecidas en el año 2000 por la ONU. En 2012, la reducción del hambre y la pobreza extrema en más de 50 % y luego, en junio de 2013, la reducción los índices de población con hambre en el país de 13,5 % a 5 %. Solamente el 0,7% de los niños, niñas y adolescentes venezolanos no asisten a la escuela y 4,3 millones reciben alimentación gratuita en sus instituciones educativas y se han entregado más de 60 millones de libros educativos. El 93% de los hogares reciben agua potable y el 81% de la población se atiende en los centros del sistema de salud pública. Los hechos lo confirman, los resultados tangibles lo demuestran. Así las cosas me atrevo a decir que entre los postulados del Sr Deaton y la realidad de la Venezuela Bolivariano las semejanzas no son mera coincidencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1380 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor