Mundo de marionetas

Desde que el mundo es mundo, han existido los malos y los buenos, por aquello de que los seres humanos podemos razonar y la razón obedece muchas veces a intereses del ego humano. Algunas personas quieren y necesitan el poder, mientras que otras, solo desean simplemente vivir sin someter a los demás a sus deseos, así ha sido la vida, es y será, la vida no es perfecta, aunque el lado oscuro del ser humano pueda arrastrar a cualquiera a un abismo y siempre lo conduce a manejar a otros en función de sus intereses personales y velados en su afán de dominio no solo sobre las cosas, sino también sobre las personas. La diferencia es que las primeras por ser objetos, siempre pertenecen a alguien que los haya fabricado o comprado, mientras que a los seres humanos lo han querido convertir en mercancía a un precio del capital

La vida de muchos es un teatro de marionetas, unos hacen de muñecos y otros manipulan sus acciones y movimientos, si permitimos que manipulen nuestras vidas nunca podremos vivir a plenitud en este maravilloso y complejo sistema llamado sociedad y en Venezuela, la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo según el artículo 5 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, por ello no debemos dejarnos manipular

No es suficiente estar en un país democrático como es Venezuela –exceso de democracia dijo Lula da Silva en una oportunidad- la guerra por nuestros recursos se agudizó con el advenimiento del Comandante Eterno Hugo Chávez, esta guerra continuará por la decadente supervivencia del imperio estadunidense, somos libres constitucionalmente, pero muchos manipulados mentalmente, con cuerdas flojas que vienen de direcciones obscuras del norte, de mala fe y fatídicos designios, y aquí en Venezuela hay manipuladores bien pagados que se han dedicado a mover cielo y tierra para que nuestro proceso revolucionario caiga.

Los empresarios desnaturalizados, los pitiyanquis asalariados, los judas traidores, los comerciantes inescrupulosos, los bachaqueros malosagradecidos y todos los que tienen por patria al dinero, son los propios filibusteros que se han lanzado a esta gran odisea de manipular a la sociedad venezolana como les da la gana, sin percatarse realmente que todos estamos cayendo en la red que se ha tejido para algunas marionetas que no saben lo que cuesta levantar un país que quedó con bitumen en la faja del Orinoco, con deudas y sin dinero, sin tecnología para desarrollarse, sin parques industriales para la producción, sin medios de comunicación para informar verazmente y no tergiversar, una educación transculturizada con aires norteños, y por cierto los del norte son los dueños que manipulan a los títeres que hay en Venezuela dispuestos en su paranoia a incendiarla y asesinarla al precio que sea, contar de terminar la obra teatral que les fue encomendada. Pero los muy estúpidos que manejan estos hilos de las marionetas son tan obstinados que aún no han entendido que Chávez se sembró para multiplicarse y si cae Maduro, vendrán otros hijos, se los aseguro.

Nuestro legado… también es sagrado

ivanmendez2006@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 887 veces.



Iván Mendez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a202930.htmlCd0NV CAC = Y co = US