"Y a veces lloro sin querer...": a la Juventud

Quienes no hayan vivido intensamente su juventud, más que pendejas o pendejos, estos jóvenes han sido castrados por viejos imbéciles, quienes para preservar el status quo han adocenado a nuestros jóvenes, apoyados en esa "trilogía embrutecedora" (Emir Rodríguez Monegal), que no solamente ha hecho daño al indígena, sino a nuestros jóvenes, en general, con las armas del: poder religioso, político y militar, todos desde la superestructura del capitalismo más asqueroso.

Afortunadamente, como la describe Ruben Darío en su poema "Canción de otoño en primavera", desde una distancia decantadora y reflexiva en el tiempo, la juventud sabe, siente y vive la irreversibilidad de este "Divino Tesoro" que se va para no volver.

Esto es, precisamente, lo que nos convida a contribuir a que la juventud no pierda su tiempo y no deje escapar su vida en: preservar lo viejo, a ser soporte de "viejos imbéciles" ( como los llamaba Arturo Úslar Pietri), a que no pierdan su presente, ni se lo dejen robar, como nos lo robaron a los de mi generación, que empieza a usar canas, como las anteriores.

Porque -siguiendo las evocaciones de Rubén Darío- a pesar de que "/ya no hay princesas qué cantar/", desde la madurez, podemos apreciar sin equivocarnos, que los jóvenes prometen más, es decir, esa "Generación de Oro", formada en nuevos valores, los bolivarianos, socialistas y chavistas, son ese presente de una revolución alegre, que la hace "irreversible", como diría el joven Diputado Robert Serra.

Desgraciadamente, a la sombra de esos viejos antivalores, han crecido otros jóvenes herederos del odio, del desprecio por la vida, hacedores de la muerte, envejecidos. Ellos y sus viejos resabiados, nos han cobrado vidas de jóvenes, en asesinatos guarimberos, en muertes impunes, como todos los muertos del 2013 y 2014, sin olvidarnos nunca del 2002.

Esos necrófilos y sus celestinos, asesinaron a Eliécer Otaiza, María Herrera, Robert Serra. Ellos, nisiquiera nos dejaban enterrar a nuestros muertos y borraron toda prueba, como le sucedió al joven de diecinueve (19) años, Alejandro José Pino Guzmán, mi hijo, el veintiuno (21) de marzo del 2014, en las inmediaciones de Chacao, a una cuadra de la Plaza Francia de Altamira, sin pruebas y sin ganas de conseguirlas a quienes corresponde, sin testigos, por el silencio cómplice y la complicidad institucionalizada, porque la guarimba los ha llevado a ocultar y/o desvanecer las pruebas de videos, gracias a la acción de otro joven envejecido, alcalde de Chacao, quien como sus viejos formadores, a quienes sirve, goza de total impunidad, por tantos crímenes. Hoy, la juventud víctima de esos asesinos, está pudriéndose a tres (3) metros, bajo tierra. Su memoria no descansa entre nosotros. Y los hacedores de la muerte, con sus celestinos, nos han ganado la partida.

Aún con todas las dificultades e infortunios irreparables, hay esperanza, gracias a nuestra Juventud de Oro, que se destaca y empina cada día, en el deporte, en la academia, en las calles, en el campo, en las barriadas y urbanizaciones, en la política, en el trabajo y en todo lo que comporta la vida nacional. Por ellos y con ellos, cada veintiuno (21) de noviembre, celebramos con orgullo y alegría esperanzadora el "Día de la Juventud", porque podemos decir, gracias a ellos, como en el Poema citado, que:

Mas a pesar del tiempo terco,
mi sed de amor no tiene fin;
con el cabello gris, me acerco
a los rosales del jardín...

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro... Y a veces lloro sin querer...

¡Mas es mía el Alba de oro!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1924 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a198677.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO