Aparentemente la realidad no cambia

Al observar el mundo actual, las relaciones de los países, las actuaciones de sus líderes, las necesidades, intereses y expectativas de los pueblos en contraposición a los de las élites económicas podemos identificar fehacientemente que los medios de comunicación y agencias de noticias son firmes aliados a estos últimos grupos y desconocen, marginan y ocultan la presencia de los pueblos como poder originario y sus formas solidarias para hacer de este mundo más humano, justo y de convivencia y respeto hacia si mismos, las otras culturas y la madre tierra.

No se trata aquí de negar a nadie pero sí aceptar las partes existentes y promover formas de vida que fomenten el amor y no la guerra, la cooperación y no la competencia, la construcción de la conciencia y no la manipulación, el desarrollo individual y colectivo y no la degradación y depravación tanto del ser humano, de los sistemas y ecosistemas.
Ahora bien, conforme a las fuerzas élites vs. Pueblos. La primera usa la fuerza bélica, tecnológica, mediática, económica y científica de alta generación. En cambio, la de los pueblos es la conciencia como fruto de la solidaridad y la comprensión de una realidad adversa y perversa para la convivencia y humanización de los individuos y entornos donde habitan.

Esta lucha de los pueblos y confrontación a las élites no puede hacerse con las mismas estrategias e instrumentales de quienes dominan el mundo a través de la violencia, de la mentira y la alienación. Los pueblos desde su sentipensar originario debe producir nuevos saberes y prácticas que no sólo reste impacto de los poderes mundiales sobre la vida cotidiana sino que la conciencia y la acción política de los pueblos genere una asunción de sus propios sistemas y mantenga sus fuerzas internas para re-encontrar su propia identidad y armonía y así pueda pronunciar su propia palabra y construir el mundo con confianza y respeto a sí mismo y a los otros y exigiendo de los otros en paz y libertad creadora una postura distinta frente a las falsas pretensiones desarrolladas a lo largo de su historia como la apropiación de los recursos naturales para su venta y lujo y el control y esclavitud de hombres y mujeres.

Un año comienza y aparentemente la realidad no cambia. Un año comienza y persiste la idea que las élites serán las que seguirán gobernando. Un cambio epocal ya se ha iniciado y es la del gobierno de los pueblos libres, productivos, solidarios, en paz y convivencia intercultural.

En este sentido, América Latina tiene un papel trascendental a llevar a cabo y que ya ha iniciado a través del liderazgo de Hugo Chávez Frías y el proceso bolivariano de soberanía de los pueblos y sus recursos, de Evo Morales y la consolidación identitaria indigenista del Buen Vivir y Rafael Correa con su propuesta de democracia ciudadana para nivelar a todos en educación, tecnología y derechos para superar la pobreza inoculada por la colonialidad.

Estos tres pilares constituyen la mirada intercultural dentro de la multiculturalidad de nuestros pueblos y países latinoamericanos que diferentes tenemos realidades y problemas comunes, a la que es necesario estar unidos para asumir como un todo nuestras luchas y anhelos frente a los poderes de las élites mundiales y locales que solo buscan nuestra destrucción identitaria para gobernar a su antojo y capricho de las castas enquistadas históricamente, que desean mas y mas y que aún no han entendido o no quieren aceptar el poder y solidaridad de los pueblos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1509 veces.



Alice Socorro Peña Maldonado

Profesora de la Universidad Bolivariana de Venezuela. Lic. en Comunicación Social Magister en Comunicación Organizacional. Dra. en Ciencias para el Desarrollo Estratégico.

 alicesocorro2000@yahoo.es

Visite el perfil de Alice Socorro Peña Maldonado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: