Sindéresis

Si Maduro cambiara todos los ministros

Es verdad que una embestida oligárquica pretende dar al traste con la revolución atacándola con las necesidades populares más sentidas. Pero en todo ese trauma alguna responsabilidad tiene el gobierno revolucionario. Daka es apenas un ejemplo de la distorsión que irradia todo los sectores. Hay elementos expuestos a la luz de la realidad nacional que a gritos exigen cambios en las altas esferas de la revolución. Rendijas por donde se cuela la canalla fascista.

El gabinete económico en pleno debe ser cambiado. Un señor pensionado por el estado, salió contento a buscar su remesa que con años de trabajo se ganó y regresó desilusionado porque tan solo compró par de zapatos y pan dulce para su nieta. A pesar de los esfuerzos de Samán, la especulación no cede y en parte eso se explica porque Samán con muy pocos recursos cuenta. Parece que las instituciones que mayor defensa ofrecen al pueblo, se segregan irremisiblemente. Indiferencia.

Y es necesario sí, un golpe de timón. Pero con otros timoneros que en realidad lo den. La educación popular discurre momentos de aprieto. Evalúese el nivel de su producto y se verá. No hay hospital principal del país donde la queja por déficit de insumos no sea una constante. Indolencia. El país vive de operativo en operativo de todo tipo y eso desnuda el tambaleo en la prestación de los servicios básicos. El Ministro de la luz se comprometió a renunciar si en 90 días no arreglaba el problema eléctrico y ni eso cumplió. Informalidad.

Otro ministro implementó un sistema para adquirir carros nuevos, pero un cristiano a mitad de la lista, por deducción elemental obtendría su carro en 20 años. Improvisación. Por estos días inauguraron unas hermosas viviendas alrededor de Caracas y al pie de una montaña cuyos flancos se inundarán de ranchos con daños ambientales muy graves, si no se tomaren las medidas mitigantes. Se otorgaron viviendas a diestra y siniestra sin ningún control y ahora no se haya como acomodar la primera cuota de pago de los beneficiarios. Dejadez.

Un sistema de seguridad para las instituciones públicas sólo existe en las más altas instancias, pero escuelas y centros de salud populares son diariamente azotadas por el hampa. Se hizo una alharaca con el tema del desarme y el vice de tales tramas ahora le dio por indicarle a quienes las armas portan, que “las guarden para que se den cuenta que no hacen falta”. Ingenuidad o bolsería. Los procedimientos comunicacionales de la revolución se han vuelto ineficientes y los asesores no arriman una. La ministra declaró por estos días que Globovision bajó la guardia pero sigue conspirando. O sea. Por todas estas cosas señaladas desde la más palmaria realidad, es necesario que el presidente obrero piense seriamente en renovar totalmente su gabinete.

Más que el Decreto de la Lealtad a Chávez, como efecto simbólico de su pasión chavista, el presidente debe impulsar un cambio en las personalidades del alto gobierno, que por estos días se convertiría en inspiración dialéctica rumbo a la victoria que así se daría en diciembre.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3861 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social