Desarrollo y Socialismo

Desarrollar un capitalismo bajo un modelo económico basado en el ingreso petrolero constituye casi una osadía. Esto, si se toma en cuenta que dicho modelo tiene como dinámica drenar el ingreso petrolero a la sociedad mediante el debilitamiento del aparato productivo y el abandono del campo por parte de la burguesía y el latifundio con el fin de aprovechar las cuantiosas ganancias cambiarias que significa la importación de mercancía, el comercio y la especulación. Por otra parte, la naturaleza de este modelo económico impone la existencia de un Estado en permanente crecimiento cuyo objeto se extiende a absorber la inmensa cantidad de mano de obra desocupada que no absorbe productivamente la burguesía.

En esta dinámica los privilegios de la alta jefatura burocrática y la corrupción corresponde a la cuota parte del aparato burocrático estatal en la distribución del ingreso petrolero. Otro tanto del ingreso petrolero se orienta a estimular una estructura empresarial Estatal dirigida desde el Estado con criterios políticos y organización burocrática que convierte a dichas empresas en oficinas ministeriales que pagan sueldos y niegan el hecho productivo.

Este modelo económico se opone a cualquier forma de desarrollo e impone la dinámica del Imperio norteamericano en su división internacional del trabajo. De aquí que una propuesta socialista que tenga como base ese modelo improductivo no puede tener otro derrotero que el fracaso, la demagogia, la miseria y el retroceso, en este caso con fascismo incorporado.

Precisamente el gran reto del socialismo es cambiar el modelo improductivo de reparto directo de ingresos petroleros a la burguesía, a la clase trabajadora y campesina; por otro, donde el ingreso petrolero apalanque y de viabilidad a un modelo productivo basado en la creación de valor en Venezuela.

En Venezuela se requiere el involucramiento de una vanguardia socialista que transforme las máquinas, los galpones y los seres humanos en unidades productivas creadoras de riqueza para la sociedad venezolana. El capitalismo de Estado debe abrir posibilidades a la clase trabajadora para construir la economía socialista, basada en criterios económicos con apoyo político.

La vanguardia política está llamada a crear las condiciones económicas para que la vanguardia económica asuma la responsabilidad de crear la economía socialista. Una economía que a su vez reconstituya la democracia socialista y el gobierno comunal. Romper con las cadenas del capitalismo no solo supone eliminar la explotación; supone romper con los pre juicios contra la dirección de la economía y las empresas; asumiéndola, como palanca en la construcción de la economía socialista. Las empresas socialistas deben ser altamente productiva; sino son productivas son oficinas ministeriales en un modelo petrolero capitalista.

Cambiando la estrategia económica a un socialismo diversificado basado en la eficiencia productiva se encuentra la esperanza del socialismo. Viviremos y Venceremos, que viva el socialismo, Carajo


nestoraponte310@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3072 veces.



Néstor Aponte


Visite el perfil de Néstor Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: