El camino a una guerra civil de impacto internacional y sin retorno

La racionalidad de cualquier grupo de la ultraderecha político-económica en el mundo es apropiarse de la riqueza de los países; y hacer de la propiedad y la libertad individual un dogma. La Revolución Bolivariana viene construyendo desde hace más de una década, una alternativa nacionalista para que la mayoría de la población venezolana tenga acceso en igualdad de condiciones a la riqueza nacional. Esa es la confrontación ideológica que actualmente vivimos en Venezuela.

En Venezuela se observa que la ultraderecha político-económica no representa más del uno por ciento (1 %) de la población. Son una minoría evidente e inocultable. Esa categoría de ultraderecha criolla, estaría representada en sumo grado por aquellos ciudadanos y ciudadanas, para quienes sus activos circulantes (dinero contante y sonante en sentido estricto), son iguales o superan los cien (100) millones de dólares.

La ultraderecha criolla está furiosa, porque en la actualidad no es la propietaria única de las riquezas petrolera, mineral, agropecuaria, alimentaria, hídrica y forestal; que entre muchas otras le pertenecen a la nación venezolana por mandato de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Por tal razón, la ultraderecha criolla habría decidido que es legítimo "colocar" de presidente de la República a Henrique Capriles Radonski, ya sea mediante un engaño publicitario a la sociedad global o a través de un golpe de Estado. La oferta engañosa o fraude político y el golpe de Estado son parte del mismo plan.

Faltando menos de un mes para las elecciones presidenciales del 7 de octubre del 2012, la inmensa mayoría de los venezolanos y venezolanas saben que el Programa de Gobierno de Henrique Capriles Radonski es NEOLIBERAL. Para ejecutar su Programa de Gobierno Neoliberal, Henrique Capriles Radonski tendría que instaurar una tiranía en Venezuela, a imagen y semejanza de lo que hizo el dictador Augusto Pinochet en Chile. La ultraderecha criolla y Henrique Capriles Radonski, son sobresalientes seguidores de Milton Friedman, otrora asesor económico del régimen dictatorial de Augusto Pinochet. 

Hoy día nadie puede negar que el “CAMINO” del candidato burgués sea la tiranía. El “CAMINO A LA TIRANÍA" que escogió ya el candidato burgués, conducirá a una “guerra civil” como lo dijo un exgobernador de Anzoateguí. 

Sí, sería una guerra civil de impacto internacional y sin retorno. Sin embargo, la Santísima Trinidad (Dios Padre, Cristo Hijo y el Espíritu Santo), apoyará al noventa y nueve por ciento (99 %) de los venezolanos y venezolanas, para que sean los vencedores de todos los demonios y logren que Venezuela tenga independencia por los siglos de los siglos. La minúscula ultraderecha criolla fracasará una y cien millones de veces.

 luisholder@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2082 veces.



Luis Holder


Visite el perfil de Luis Holder para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas