Carta abierta al fariseísmo de la Conferencia Episcopal Venezolana

“BUSCA AL CURA DE PARROQUIA, NO BUSQUES AL CARDENAL…” (Alí Primera) HACIENDO MEMORIA DE LA PRIMERA INDEPENDENCIA A LA SEGUNDA INDEPENDENCIA Estimados hermanos en Jesucristo, en la tolerancia y respeto con vocación ecuménica, intercivilizatoria e intercultural a todos nuestros pueblos, culturas, filosofías, religiones y civilizaciones diferentes: El tiempo de elecciones casi siempre es el momento preciso para que lobos rapaces se disfracen de inocentes ovejas y los camaleones políticos se mimeticen en las ramas de los árboles como parte de una “naturaleza inofensiva”. Así, nuevamente la vieja doctrina de Monroe se disfraza de bolivariana en convivencia con la resucitada Santa Alianza de las monarquías europeas. Bolívar encuentra ahora descendientes hasta en los mismos que arrancaron con rabia su cuadro del salón Ayacucho de Miraflores en la hora del golpe del 11 de abril de 2002. El fascismo, camuflado en la democracia, entendiendo que la estructura interna de la iglesia es quizá una de las más dictatoriales del mundo, junto con la estructura interna del capital que todavía, desde sus doctrinas grecorromanas y judeocristianas, pretende darnos clases de democracia a estos “indios sin alma” de América y que Fray Bartolomé de Las Casas nos llamara en su tiempo “Esos cristos azotados de Las Indias”. Estamos en una coyuntura en que los medios privados sustituyeron a los partidos de derecha como voceros del gran capital transnacional y donde nuestro Episcopado, entre otras instancias de la llamada “sociedad civil” le tiende servilmente la alfombra con especial reverencia a los verdugos de nuestros pueblos. NO ESPERAMOS DE USTEDES UN CUADRE ACRÍTICO CON CHÁVEZ, PERO TAMPOCO UNA CRUZADA MEDIOEVAL CONTRA LA REVOLUCIÓN Nunca hemos esperado que ustedes hagan un cuadre automático y acrítico con el gobierno bolivariano. No sería saludable. Ni para ustedes, ni para la revolución, ni para el país. Pero tampoco es aceptable, una cruzada pseudo- religiosa como la que han hecho hasta ahora contra todo intento de cambio y revolución. Cualquiera puede tener diferencias con Chávez o con algunos aspectos de la orientación de su gobierno. Ese no es el problema de fondo. Ni siquiera tienen la excusa ahora de estar ante un gobierno antirreligioso por naturaleza, cuando el mismo Chávez y la mayor parte del pueblo bolivariano es probadamente católico y otro amplio sector, de orientación protestante… en alianza y convivencia con marxistas, agnósticos y ateos, en un espíritu de fraternidad intercultural y ecuménica, claro sentido patriótico y de independencia total. Ahora, lo inaceptable es que, desde la conquista europea, la colonia y la independencia, ustedes estén radicalmente alineados con los poderes imperiales, los gobiernos títeres del imperialismo y las clases dominantes nativas de nuestros países. Resulta bastante inaceptable, que le sigan diciendo a los pueblos que Dios es en forma irreversible de derecha y de esta manera se conviertan ustedes en los mejores propagadores del ateísmo: ¡por sus frutos los conocereis! porque dicen y no hacen. Mientras propagan el ateísmo, arrecian serias campañas proselitistas y sectarias para promover lo que Paulo Freire llamara la violencia horizontal de pueblo contra pueblo. Estamos conscientes de que aquí se necesita una oposición, pero consciente, constructiva, patriótica, democrática, integracionista, con algún espíritu ecuménico e intercultural de unidad del país en la diversidad. No una oposición “globovisionaria” al servicio del imperialismo y de la dominación extranjera, que clama por la presencia de un ejército de ocupación y por la instalación de bases militares extranjeras como ocurre en Colombia. Pero la alta jerarquía de la iglesia es todo lo contrario de lo que esperamos. También es importante señalar que ustedes como dictadura eclesial necesitan de una fuerte oposición interna de las iglesias de base, de las teologías de la liberación y filosofías de la liberación. Lo exige ahora mismo el destino de la humanidad y del planeta dada la alta cuota de poder que ejercen aquí y en el mundo. Se ve a las claras que ustedes, como pretenden, no son hoy el mejor ejemplo dialogal para edificar la altura de una campaña electoral en la paz interna. Ni tampoco como los supuestos defensores de los derechos humanos. Mejor que ustedes, lo hacen algunas iglesias de base tanto católicas como protestantes. Que ayer esa jerarquía de iglesia fue imperial y hoy es imperialista. Que ayer con Carlos III hablaba español contra los pueblos y los idiomas indígenas y hoy nos habla en inglés. Vale decir, el uso que ustedes hacen del mensaje evangélico es un uso abusivo y farisaico contra los viejos y nuevos “indios sin alma” de este país y del continente. Hablan en el idioma de los Estados expansionistas y se niegan a escuchar la voz de los pueblos, clases y culturas sometidas, aquí y en el mundo entero. En verdad no buscamos alinear a Dios en la izquierda. Pero cuando estamos del lado de la paz y la justicia, resulta sumamente sospechoso encontrarnos con un Dios fascista, políticamente confesional, racista, patriarcal, apátrida, piti-yanki y sionista, al lado de un guerrerismo ya emparentado con el espíritu de una tercera guerra mundial, con la imposibilidad de seguir reproduciendo la vida, incluyendo la misma existencia humana. Esto sin olvidar que hoy existe un sector judio ecuménico y por tanto antisionista, de apoyo al pueblo y al Estado palestino. De allí el sentido preciso de la reciente provocación pedagógica del teólogo de la liberación Francois Houtart, para ponerlos como en la hora del juicio final, en la hora del escándalo y del rechinar de dientes. Es sin duda lo de Houtart una salida frente a una extremada exageración, de una conducta histórica por ustedes manifiesta, continua y sostenida. Al contrario: ante la injusticia, Dios no puede ser un centro neutro o un punto cero, como lo pretendió también en el plano laico el conocimiento científico de la ilustración y la modernidad unilateral, que terminó haciendo de la ciencia occidental otra religión opio del pueblo. Hay una opción por los pobres, por los excluidos y excluidas de este mundo. Y entonces afirma: Si así es, entonces ¡Dios deberá ser de izquierda! Señala el teólogo Francois Houtart. Así lo afirmamos nosotros también aquí en Venezuela entre 1967 al 70, cuando decíamos con la Izquierda Cristiana: -¡Ser cristiano es ser de izquierda!. Honor al padre Camilo Torres. Izquierda Cristiana. (Consigna que aparecía en los baños públicos de toda Venezuela) Entonces, algunas voces formadas en la intolerancia y no a la luz del nuevo diálogo entre cristianos y marxistas, nos preguntaban intrigadas: -¿Y Francisco Franco, por la gracia de Dios y la gloria de España, también es de Izquierda? Y nosotros respondíamos detrás de una carcajada: -Eso es lo que nos interesa poner en claro: que la iglesia jerárquica es de extrema-derecha, imperial, dictatorial y represiva como Francisco Franco, el OPUS DEI y la falange. Que hay dos formas radicalmente distintas, de interpretar el Evangelio: La clave no está en que ambos se inspiren en la misma Biblia, sino en su ubicación y compromiso orgánico, histórico y social en el seno del pueblo y la comunidad. Por eso, el cura o la monja de parroquia que vive en el seno de la comunidad, del barrio o de la aldea, sienten, piensan y actúan en una forma radicalmente distinta a las jerarquías encumbradas con las clases y sectores acomodados. Por eso, entienden mucho mejor a estos “indios sin alma” de ayer y de hoy que somos todos nuestros pueblos. Ya que el alma se restablece plenamente en la dignidad, no sólo con una encíclica, sino cuando participativamente llega y se construye la liberación total. (No temas a los que matan el cuerpo, teme a los que matan el alma.) Los kiritiana llaman los viejos indígenas a los que matan el alma warao, nos recordaba la diputada Dalia Herminia Yánez. De allí que unos actúen de acuerdo a nuestros propios intereses y otros lo hagan de acuerdo a los intereses de los imperios de Occidente, de la dictadura de clase, étnica y patriarcal del gran capital transnacional y de las oligarquías nativas. EL INDIVIDUALISMO Y LA COMPETENCIA, BASE DE LA CAMPAÑA CAPRILES RADONSKI “Los encantos de lo privado son el opio de la burguesía, su mejor manera de ocultarse la miseria del mundo”. Enmanuel Mounier (católico francés antifascista). ººº El capitalismo y la actual campaña electoral de la derecha están fundados en la intencionalidad perversa de mover los instintos más bajos del ser humano. El individualismo más virulento y aberrante, dirigido a la competencia y a la negación de toda solidaridad humana y comunitaria; de todo sentido de comunión crística, de toda complementariedad económica y social para apuntalar sólo las leyes del famoso y sacrosanto mercado único mundial: ¿por qué él o ella y no yo? Este “yo” elevado a la enésima potencia a distintas instancias, localidades, regiones, naciones, bloques, como negación radical en distintos niveles de todos los mecanismos de integración continental, latinoamericana y caribeña. Contrario a todo bolivarianismo, espíritu convivencial entre pueblos, culturas y naciones hermanas, aunque en lo meramente declarativo parecieran defender todo lo contrario. Sin embargo, apunta al cultivo del egoísmo, la competencia, la brutalidad y la violencia más encubierta y encarnizada. Ese discurso hoy es la verdadera Torre de Babel y la más grande hipocresía. No así, nuestra auténtica y legítima diversidad lingüística, de género, étnica, cultural y humana (diversidad horizontal frente a la diversidad vertical de castas, clases, estamentos, patriarcalismo, imperios, imperialismo). Todo esto contrasta no sólo con lo más íntimo del espíritu de solidaridad cristiana –como el ama a tu prójimo como a ti mismo- sino también con la convivencia del mundo animal, donde se conocen excelentes formas de cooperación y apoyo mutuo. De manera que las formas extremas del individualismo capitalista, exacerbado y trasmitido inconscientemente como mensaje electoral de los mercaderes del templo de la extrema derecha para defender las leyes del mercado, se coloca muy por debajo de las formas de sobrevivencia más elementales, por detrás de ciertas formas de convivencia y maneras de sobrevivir en el mundo animal. Por eso resulta un exabrupto llamar “cavernícolas”, “monos o gorilas” a los golpistas…y dictadores como los que ustedes han impuesto en Honduras y Paraguay. Incluso, en el mundo vegetal como lo señalan las filosofías indias de América, hay un claro sentido de complementariedad en lo biodiverso y armonía cósmica. Yendo más lejos, un católico científico de la envergadura de Teilhard de Chardín aludía hasta la sensibilidad de las piedras, señalando una cierta relación de continuidad entre una química orgánica y una supuesta química inorgánica. Piedra de escándalo fue decir que hasta en las piedras hay una continuidad de la vida. Razón suficiente para que lo emparentaran con los supuestos “indios sin alma” y acusado de panteísta llevaran sus libros al index librorum prohibitorum (índice de los libros prohibidos). Suerte de censura por su amor a los animales y las plantas y a todo lo creado que ya habían corrido unos siglos antes San Francisco de Asís y San Antonio. Por ende, no se trataría ahora de una exigencia de personalización y comunión a la Conferencia Episcopal de sacudir la planta, el animal y el mineral que pesan sobre el cuerpo –en el decir de Mounier- sino más bien de una reconciliación íntima del microcosmos con el macrocosmos para elevarnos sobre las demoníacas fuerzas capitalistas del mercado mundial y de sus agentes de destrucción planetaria. Por eso, por todo eso, nuestra Madre Naturaleza nunca puede entender ese salvajismo de las leyes del mercado, tan cacareadas por el capitalismo neoliberal, que todavía pretenden asociar el capitalismo como única fuente de riqueza y no como fuente de toda ruina y miseria, incluyendo la destrucción de la tierra y el hombre. Enmanuel Mounier ya denunciaba desde mediados del siglo pasado, que lo más engañoso del capitalismo es la oferta del derecho de todos y de cada uno a ser propietarios individuales, cuando de hecho expropia de ese derecho a las grandes mayorías para favorecer a las minorías…aparte de destruir también los derechos colectivos de la propiedad social. Ah, ¿pero como caben entonces las falsas promesas y los falsos pastores en la llamada “Madre Iglesia”, que más que madre, es una madrastra patriarcal al servicio de los imperios, todavía bajo el imaginario colonial y pseudo-aristocrático de la llamada “limpieza de sangre” para favorecer y defender el acceso a la propiedad privada y al conocimiento de las minorías oligárquicas, privatizando incluso, como en Chile el derecho a la educación?. De allí que nada entiendan de una ecopolítica de la vida quienes privatizan hasta el agua y el aire en un planeta desequilibrado y a punto de estallar. Es toda una geoestrategia teologizada de la opresión, explotación y dominación que ustedes pretenden prolongar con la desigualdad hasta el fin de los tiempos, hacerla “natural”, “querida por Dios” y como única verdad verdadera para perpetuar el capitalismo en todas sus manifestaciones. LA HISTORIA COMO TESTIGO DE AYER Y DE HOY A los tibios, los vomitará el cielo…. Después de estas palabras debemos continuar haciendo nuevos ejercicios de nuestra memoria: si bien, la historia molesta y ustedes, siempre al lado de los privatizadores y tecnócratas neoliberales la excluyen y la declaran “parte de un inservible pasado” para presentarnos un futuro desbocado, sin raíces y sin asidero en el tiempo. Es como el lenguaje golpista de la OEA después de la destitución de Lugo en el Paraguay: la sociedad paraguaya parece enrumbarse ahora, pacíficamente a otros peldaños del futuro. Bla, bla, bla….¡Qué molleja primo! Como una manera de afirmar, que el golpe quedó atrás para siempre y eso no se discute. Sea anatema… Lo que importa, es un “futuro” luminoso, sin historia. Incluso, sin presente real y concreto. Es el cuento de nunca acabar. Aunque sin dejar de reconocer que entre el Episcopado venezolano, siempre hay algunas voces, de algunos disidentes aislados, acorralados contra la sistemática y nostálgica conducta puntofijista que ha mantenido en todo este período bolivariano. En ese organismo de nuestra Iglesia, esas tímidas voces disidentes, quedan prácticamente anuladas y al final, silenciadas y ensilladas por la represión de una falsa y agresiva disciplina jerárquica; y como es ya costumbre, desde Constantino El Grande (313 d.C), la referida dictadura eclesiástica global, es ahora, más jerarquía que iglesia o eclesia misma (asambleas de comunidades, de consulta, de homilía, consenso o iglesias de base). Pero, iglesia es comunidad, asamblea… antes que jerarquía. Jerarquía es gobierno de arriba pseudo-identificado como “gobierno de Dios” y del imperio. A veces cansa ver la sistemática identificación de ustedes con una oposición que tergiversa nuestros valores morales y espirituales, incluyendo nuestros valores patrios y el constante irrespeto a la memoria histórica del Libertador Simón Bolívar y los chistecitos racistas contra indios y negros, cuya procedencia de origen ustedes conocen. Haciendo memoria, ustedes fueron -y lo son hoy con más fuerza militante que ayer- parte constituyente y orgánica del famoso Pacto de Punto Fijo (1958-98) junto con Fedecámaras, la cúpula militar de entonces, los cogollos de AD y Copei y sus derivados actuales de Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, etc; así, en compañía de otros fantasmas como el Opus Dei, la Falange española, el imperialismo norteamericano, el sionismo y el colonialismo imperial europeo, el FMI, los ladrones de la banca del capitalismo financiero que han quebrado la economía del llamado Primer Mundo, el alcahuete Banco Mundial y todos los depredadores del planeta, montados ahora como fieles ovejas en el llamado “autobús del progreso” neoliberal y privatizador del candidato Capriles Radonski. Que nos recuerda aquellas tres palabritas del fascismo: ¡tradición, familia y propiedad! Capriles es candidato también del extremismo narco-paramilitar de Uribe y del terrorismo de Estado del imperialismo norteamericano, del “Premio Nóbel de La Paz” en nombre de la doctrina de la Justa Guerra. Resulta curioso observar como esta candidatura ha unido a los apellidos más mantuanos y sofisticados de Caracas bajo el imaginario de la “limpieza de sangre”, lo cual significa que la sociedad de castas de la colonia tiene hasta ahora algún asidero en ciertas élites mantuanas. El mestizaje es un fetiche, un injerto de morrocoy con guacharaca, que esconde a la supuesta fealdad y a los que huyen de ella. Esto tendría mucho que ver con el rechazo y desprecio social a “ese indio”, “ese negro”, “ese zambo en el poder” llamado Hugo Chávez. El mismo que ha declarado que él se siente más indoamericano y afroamericano que latinoamericano, hispanoamericano y que iberoamericano. Vale decir, más en sintonía con la tierra de origen, sin llegar a fundamentar un telurismo extremo, pero escapando del todo a los intentos de deslocalización desnacionalizante, de lo falsamente universal y unilateralmente globalizador. De ese “universal” que se opone a lo particular no dominante. Porque el dominador y la dominación siempre constituyen un agente particular, expedicionario o conquistador que se cree universal, único, exclusivo y excluyente. Que siempre trata de encubrir que ocupa un lugar filosófico, ideológico y político, un lugar geográfico, étnico, cultural, lingüístico y social. Así como un lugar particular en la epistemología colonial y colonizante del conocimiento. Mucho peor aún cuando la dominación es teologizada, de reconquista y no de independencia, como en vuestro caso concreto, en tanto Conferencia Episcopal y Universidad Católica. . Vale decir, tiene esta iglesia de cúpulas, una vergonzante identificación con las fuerzas más destructivas y retrógradas de la humanidad. No es de extrañar que junto con el hoy candidato presidencial, Capriles Radonski fueran ustedes parte constituyente y orgánica del golpe de Estado Petrolero-imperialista del 11 de abril de 2002 para restaurar el Pacto de Punto Fijo con “Carmona el Breve”, aboliendo todos los poderes públicos y refrendando con su firma aquella penosa aberración anti-pueblo y anti-patria (48 horas de persecusión y atropello a la dirigencia y al pueblo chavista, antecedida de una muerte programada con sus francotiradores para culpar al gobierno de Chávez y a los supuestos “Círculos Bolivarianos del terror”). Bajo pretexto de “aislar a los comunistas”, querían de nuevo, como en el 61, excluir al pueblo/pueblo, resucitando el viejo Pacto de Punto Fijo. Pero ese pueblo, bajó de los cerros y los derrotó con profundo sentido pacífico y gandhiano en una silenciosa y contundente unidad cívico-militar. Que restableció sin sangre la democracia, mientras ustedes se valieron del derramamiento de sangre programada para derrocarla. Se burlaron del perdón del Presidente, con su crucifijo en alto y volvieron muy pronto por la revancha con la huelga petrolera, huelga patronal y bancaria, pasando por el acaparamiento de los alimentos de primera necesidad. Tampoco ustedes nunca han pedido perdón al país, porque pertenecen a la casta de los nacidos para perdonar (y no para ser perdonados). Los pecadores son otros: los súbditos de la realeza política imperial y eclesiástica. La abolición de la Constitución Bolivariana y de todos los poderes públicos en el Decreto de Carmona El Breve, llevaba la firma nada más y nada menos que de Monseñor Ignacio Velasco (q.e.p.d). EL VIEJO PACTO DE PUNTO FIJO AYER TERMINÓ EN MATRIMONIO CON EL FMI Y AHORA,…VUELVE A BUSCARLO Haciendo memoria, el viejo Pacto de Punto Fijo de la IV República, en su desarrollo, se había complementado con los endeudamientos y el paquetazo del FMI y del Banco Mundial en el silencio y la complicidad, así como hoy avalan las brutales medidas fondomonetaristas contra los pueblos de Europa, especialmente de España y Grecia. Lo que salta a la vista es que el candidato de la extrema derecha vuelve a estar tentado por el regreso FMI; sobre todo porque saben -quiéranlo o no- que ese es el mandato del Tío Sam. Y punto. Apoyan también la escalada guerrerista del Departamento de Estado y la OTAN, usando como escudo a la ONU contra los pueblos del Medio Oriente y el Norte de África. Para colmo, guardan un pecaminoso silencio contra el atropello y bombardeo sionista al glorioso pueblo palestino, incluyendo la tortura de niños. Esto para no hablar del silencio interno ante la pedofilia de los mismos prelados de la iglesia. LOS GOLPES DE ESTADO HAN SIDO CONTRA LOS TEÓLOGOS DE LA LIBERACIÓN EN EL PODER: HAITÍ, PARAGUAY, HONDURAS Dos teólogos de la liberación han llegado al poder en Abya Yala y han sido derrocados con la complicidad de ustedes. Se trata de Aristide, en un país afrofrancés del Caribe como Ayití (Haití). El primero en alcanzar su independencia (1804), por lo que Alejandro Petión pudo darle apoyo a Bolívar para nuestra independencia. El otro, Fernando Lugo, presidente del único país bilingüe del continente (hablante de español y guaraní, éste último promovido como tercer idioma del Mercosur); donde el socialismo histórico indoamericano se encontró con un ensayo jesuita en la época colonial, poniendo en tensión el indosocialismo histórico, con el socialismo como utopía realizable. País que después de la independencia ensayó un modelo de desarrollo autónomo y fue cayapeado por sus propios hermanos del continente. En los últimos 60 años, supieron reacomodarse en la dictadura de Stronner, cuya sombra salpica el golpismo paraguayo de hoy. Otro derrocado fue un Presidente que bien pudiera ubicarse como laico en las teologías de la liberación: Manuel Zelaya en Honduras. Si no nos equivocamos, creo que el único Episcopado que ha fijado posición en términos distintos es el de Guatemala, de donde es oriunda la Premio Nóbel de la paz Rigoberta Menchú. Estos tres casos de golpes de Estado demostraron que existen dos iglesias. Una de Dios y de los pueblos y otra, de los ricos, de los imperialistas yanquis y de los imperios europeos. El rostro de Dios presentado por la alta jerarquía eclesiástica, es la de un Dios golpista y de Derecha, en el decir del teólogo de la liberación Francois Houtart. Esto para no olvidar que el Cardenal de Tegucigalpa anunciaba, con descaro, un baño de Sangre si Manuel Zelaya insistía en retomar el poder en Honduras. Nada diferente de lo que acaba de ocurrir con el Episcopado en el Paraguay. Siempre esta falsa iglesia jerárquica tiene el mismo lenguaje de la OEA, el Departamento de Estado, la OTAN, el FMI y de la Banca delincuente, responsable de la actual crisis mundial. Por eso, casi siempre la iglesia jerárquica se ha puesto del lado de los asesinos de sus propios mártires: el Padre Camilo Torres en Colombia, la monja norteamericana de la orden Maricknoll Marjorí Braford en Guatemala y Monseñor Oscar Arnulfo Romero en El Salvador. REFRESCÁNDOLES LA MEMORIA “La independencia es el primer acto de cultura”. (Simón Bolívar) Aparentan ustedes ser “los más preocupados” por la inseguridad personal vivida en nuestro país en la actualidad. Esa conducta es tan hipócrita y farisea, como la que asumieron en los albores de la primera independencia en 1812. Desde 1806, cuando veían que la corona española se caía a pedazos, continuaron con sus discursos como factor de movilización del orden real, seguridad y lealtad al rey, a riesgo de faltar y desobedecer el “mandato de Dios”. El terremoto de 1812 fue presentado como un “castigo del cielo” contra los patriotas, así como la vaguada del Estado Vargas en el 99 fue –supuestamente- un castigo contra los constituyentistas chavistas de la naciente V República, dado que alguna travesura de Satanás había traído a Chávez al poder (mientras que el pueblo/pueblo cristiano, rumoraba algo radicalmente distinto). Porque, ayer, -en el caso de España-, supuestamente Dios y el Papa habían puesto al rey allí, a lo mejor para exterminar “indios sin alma”, llevarlos en el orden social al último escalón de la sociedad colonial y colocarlo en el último escalón de la evolución del género humano, como se vio en la posterior clasificación ultrarracista del pensador europeo Inmanuel Kant (la raza roja).Y por supuesto, donde Europa era el pináculo de lo humano, de la humanidad y del llamado “progreso”y “desarrollo”: ese viaje con más náufragos que navegantes en el decir de Eduardo Galeano. (Señalemos que todas estas visiones sobre los pueblos indígenas, son corresponsables de los genocidios no solo del pasado sino de nuestro tiempo histórico hasta hoy: los genocidios contra los cuiva, hamurua y pumé en Apure, el genocidio barí que produjo hasta una pastoral, el genocidio yanomami en la frontera con Brasil, el genocidio de madres wayuu en la frontera con Colombia, que fueron superándose no solo espontáneamente sino con la lucha de los pueblos indígenas y sus aliados, hasta el actual genocidio contra los yucpa, que no cesa todavía y que reclama un empeño común en la actualidad). Recordemos que Miranda, en 1806, era el “nuevo diablo”, que venía a quemar iglesias y a imponernos el protestantismo o cuando no, el agnosticismo o el ateísmo masónico; así, quedaba automáticamente excomulgado quien leyera incluso sus proclamas o la de los jesuitas expulsados, como el caso del padre Viscardo, que ya eran con Las Casas y Fray Antonio Montesinos, parte de las teologías de la liberación. En cambio eran ustedes “orden, progreso y seguridad”, contra la supuesta guerra civil de los patriotas presentados como agentes de la inseguridad. Ya en 1812, el Libertador Simón Bolívar acusaba a la alta jerarquía eclesiástica, de hablar de paz, mientras en secreto se preparaban para la guerra y auspiciaban y apoyaban contra la naciente República a los partidarios de la guerra civil. Anunciaban que aquella naciente República se caía a pedazos, pero eran ustedes los mejores aliados como los agentes pseudo-espirituales de su decadencia y de su continuo despedazamiento. Desplegaban incluso la violencia horizontal para enfrentar pueblo contra pueblo… Cualquier parecido con la conducta actual de la Conferencia Episcopal Venezolana, es pura casualidad, A LA ALTA JERARQUÍA ECLESIÁSTICA LE PREOCUPA LA INSEGURIDAD, MIENTRAS CON EL CLAN CAPRILES-URIBE SON MILITANTES ACTIVOS DE UNA INSEGURIDAD PARAMILITAR ENCUBIERTA ¿Cuál fue la posición de la Conferencia Episcopal cuando el gobierno apresó y deportó un grupo de paramilitares colombianos que venían a ejercer el magnicidio? La misma de la oposición para sembrar la duda. Sembrar la duda de si eran o no paramilitares. De si venían o no a matar al Presidente. Algo ya comprobado. De manera que para tener la Conferencia Episcopal voz autorizada para hablar de inseguridad, para abrir en el país una perspectiva de diálogo y tolerancia entre los venezolanos, no puede mantener una posición unilateral de cuadre absoluto con la irracionalidad de los sectores más fascistas de la oposición, teniendo como avanzada a Globovisión. Que arrastran incluso a los sectores más tolerantes de la oposición. Y que luego, configuran un bloque antidemocrático, golpista y apátrida. De allí el sentido que tiene hoy un Polo Patriótico. (Hay como cuatro trabajos míos en aporrea y ensartaos.com justificando y contribuyendo a la fundamentación del Polo Patriótico, que no es sólo electoral) Tanto la alta jerarquía eclesiástica como los medios de comunicación privados, siempre están muy preocupados por la inseguridad personal y el clima de violencia, pasando por la violencia electoral y sin embargo, en una forma encubierta y descarada juegan al caos y la desesperanza, apostando a la ruina, la desmoralización, el quiebre económico, la ruptura de los procesos de integración continental y el fracaso político del país. Es la visión apocalíptica de la desesperanza en el destino de Venezuela. Es la cara del fariseísmo y de los sepulcros blanqueados en oposición radical al mensaje del cristianismo originario, del “ama a tu prójimo como a ti mismo”, de la fe que mueve montañas, que estremece con su justicia y enciende su mensaje de esperanza. De la paz con justicia del profeta Isaías. De identidad con los pueblos y sectores más explotados y oprimidos frente al viejo imperio romano y al hoy decadente imperialismo norteamericano. En su miope visión de la inseguridad, no hay corresponsabilidad paramilitar, naco-paramilitar, ni corresponsabilidad de los medios privados, ni de las gobernaciones y alcaldías en manos de la oposición, ni de la misma iglesia jerárquica. Poncio Pilatos, de nuevo se lava las manos con descaro. De esta manera ponen a Dios a trabajar para la extrema derecha hasta el último minuto. Conclusión, todo es “culpa de Chávez”. Vale decir, demagogia política electoral usando a la iglesia al servicio de los peores y más destructivos intereses del destino de la humanidad. Están del lado de la más brutal y escandalosa pseudo-evangelización y de la religión “opio del pueblo”, con sus universidades católicas del discurso único del neoliberalismo y la privatización al lado de sectas y ONG de esas que no sólo matan el cuerpo, sino que también matan el alma de los pueblos, clases y culturas subalternas… (sus manos ensangrentadas están en el mismo origen de su financiamiento made in USA, made in Europa). ¿Más de medio milenio de conquista y colonialismo no bastan? Los “indios sin alma” de ayer y de hoy seguimos esperando un cambio de actitud, con una ética y modo de vida más cónsono con los principios y fundamentos de un mensaje evangélico profundamente liberador. Pero, desde una trinchera de lucha, de resistencia y de anticonquista. Donde podamos hablar y comulgar con todos los tiempos de nuestra historia, desde un presente floreciente y vigoroso para labrar cada día, la esperanza en el futuro. (Véase la concepción de la historia y de las sociedades en Enrique Bernardo Nuñez, César Rengifo, Esteban Emilio Mosonyi, Efraín Hurtado, Luis Alberto Crespo Mario Sanoja e Iraida Vargas, Freddy Ñañez, Lelia Delgado, Nelson Guzmán, Marcial Ramos Guedez, Lourdes Manrique, Nelly Arvelo y Filadelfo Morales, Antonio Trujillo y en el mundo católico del mismo Horacio Biord Castillo, con sus diferencias en cada uno de ellos). Hay en cada uno un esfuerzo por superar los viejos hispanocentrismos que venían castrando el sentido de la totalidad histórica y social. -Cofundador de la Izquierda Cristiana de Venezuela (1964-70) -Coordinador del Proyecto Intercultural Guaicaipuro (1974-2012)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2391 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: