Ruralidades

El presidente en La Guaira

En diciembre del ´99 estaba allá García Carneiro amasando barro con su gente y ahora también está presente, pero  como Gobernador y Anfitrión (con mayúscula) del primer mandatario. Vanessa no fue porque a la vaguada de este diciembre no se agregó la otra desgracia: la del policía quinta columna asesino de los mas pendejos, sin formula de juicio. Lo que no quiere decir que de esta tragedia nacional saliera ileso el Litoral Central del país, si es el que está al pie del gran depósito de aguas pluviométricas desde hace más de 40 años, sin aliviadero hacia el rio Guaire, como consecuencia del dique que forman las grandes construcciones hechas por los insaciables capitalistas.

Vimos a Chávez como siempre, acompañado de la misma gente de García Carneiro, en el mismo momento cuando en otro escenario ingresaba en las instalaciones deportivas del  “Naciones Unidas” en El paraíso, Caracas, un gran número de damnificados donde iba una niña de 8 años, enfermita ella, quien manifestó su deseo porque “…yo quiero ver a Chávez y darle un abrazo bien fuerte”. Búsquela camarada Presidente. Un abrazo y un beso suyo harán que corretee con las demás niñitas y niñitos. Es que nos conmovió hasta el palpitar, en la distancia que nos separa de Caracas y aquí en la región anzoáteguiense (anzoáteguiense), en el mismo instante cuando usted, camarada, estaba midiendo la cota de la montaña guaireña para subirle cien metros, de manera de ampliar la faja y construir allí miles de vivienda para los desposeídos.

La idea no es mala en sí misma pero asusta. No es que dudemos de la fortaleza de las fundaciones para esas edificaciones que allí se construirán. Pero es preferible, según nuestra manera de ver la construcción en ese desnivel, que los edificios no excedan de tres pisos y, en la nueva cota arriba, sugerimos que deben construirse baluartes antecedidos hacia la cumbre de torrenteras transversales u oblicuas que conduzcan las vaguadas a los 22 ríos y quebradas que bajan del Guaraira Repano.

Y dadas las circunstancias impredecibles, aunadas a la política fatal pro viviendas, heredadas de los ambiciosos desgobiernos de la cuarta república, le recordamos no echar en “saco roto” la sugerencia para la reurbanización de La Pastora, San Juan y Caño Amarillo. Y como quiera que en La Guaira, aún ampliada la cota, se agotan los espacios, somos de la idea y así lo sugerimos que se mude a otro lugar costero el movimiento de cabotaje (Carenero por ejemplo) con lo que ganaremos centenares miles de metros y se estabilizará la autopista sin el tráfico de las numerosas gandolas que se desplazan diariamente con 800 y hasta 1200 toneladas. El muelle y el aeropuerto quedarán para el movimiento de pasajeros nacional e internacional, por supuesto, con sus grandes “ciudades” andantes por los caminos azules y que atracarán en tan profundos remansos para que hombres y mujeres de la patria y del mundo disfruten de las aguas de nuestro litoral. Es que el Socialismo tal como lo concibió nuestro Jesucristo, lo historió el sociólogo, economista y escritor Carlos Marx y lo puso en la palestra el gran Lenin, no se pelea con quien no sea criminal. Y  no hay que dudar que usted, camarada Presidente, y ese pueblo que lo sigue, somos Socialistas. Por eso gritamos: Patria, Socialismo o barbarie.

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1324 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor