La importancia de la movilización y defensa del voto socialista el 26 de septiembre

Las próximas elecciones son de vital importancia para que la Revolución se mantenga. No podemos permitir un avance de la derecha en sus aspiraciones por obtener una cuota importante de Diputados y Diputadas para el próximo periodo legislativo.

Para ello es necesario que los patrulleros y patrulleras; jefes de patrullas, testigos, militantes del PSUV, líderes comunitarios, camaradas de las agrupaciones políticas que integran la alianza Bolivariana, estudiantes, campesinos, trabajadores, trabajadoras y pueblo en general, participen en la educación, motivación, movilización y acompañamiento de los votantes revolucionarios el 26 de septiembre. Esto con el fin de minimizar las posibilidades de triunfo de la opción fascista.

Una derrota de la revolución o una victoria ajustada de nosotros será el detonante que posibilitará una ofensiva mediática que apuntaría directamente, con más contundencia, hacia nuestro líder y los avances sociales, económicos, políticos, culturales y ambientales, logrados en su gestión como presidente.

Es sabido por todos que la derecha no tiene una propuesta concreta y que existe dispersión entre sus seguidores. Sólo el odio hacia Chávez es el factor que cohesiona las voluntades que hacen vida en la oposición venezolana. Hace tiempo que no sale a la palestra pública un líder oposicionista honesto y responsable ante sus acciones políticas. A pesar de lo anterior, la oposición está dispuesta a votar en contra del proceso socialista.

La derecha tiene la posibilidad de triunfar si el chavismo no sale a votar. La abstención o el voto castigo no son alternativas a elegir en el seno de las fuerzas revolucionarias.

La ausencia de votantes provocó la derrota del chavismo en la Reforma y el voto castigo produjo que gobernaciones como la de Miranda o alcaldías como la Mayor o la del municipio Sucre, pasaran a manos de las fuerzas de la reacción en las elecciones regionales.

Para evitar la abstención en nuestras filas o el voto castigo propongo una serie de pasos básicos a ejecutar por nosotros:

1. Identificar las fuerzas revolucionarias: Esto posibilita tener información de la ubicación de aquellos ciudadanos que votaran a favor de la Revolución o se pueden inclinar por nuestra opción.
2. Educar al votante: Esto permite dar a conocer las razones por la que se debe votar por la opción chavista, así como debe sufragar el 26 de septiembre.
3. Motivación: Esto generaría en el votante un clima de confianza y de apoyo para que este pueda expresar su inclinación política de manera pública y decidida.
4. Movilización y avanzada: Para esto es importante contactar con las estructuras del PSUV para conocer y participar en los planes de traslado de votantes y de los recursos disponibles para tal fin. Lo anterior no excluye la posibilidad que cada votante pueda disponer de un plan alternativo para movilizar a los vecinos y vecinas que no hayan sido contactados por los patrulleros del PSUV.
5. Acompañamiento y ofensiva: Una vez ejercido el sufragio debemos mantenernos dispuestos a colaborar en las áreas cercanas al centro de votación, es probable que alguna persona pida ayuda para sufragar. Si cumplimos la función de testigos debemos velar porque que las normas electorales se cumplan a cabalidad.

Lo anterior es una propuesta. Cada quien la puede adaptar a su realidad o entorno.

Por último te invitamos a visitar el grupo en el Facebook: Unidad Socialista Venezolana o seguir mi perfil en dicha red social, bien sea ubicándome por mi nombre o introduciendo mi correo en el buscador.


compisex@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4896 veces.



Luis Zambrano


Visite el perfil de Luis Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas