Equipos, repuestos y conciencia para Pdvsa

Para Venezuela y su industria petrolera la parte de producción es vital, así como lo es la inyección de recursos financieros bien controlados y auditados de manera que puedan procurar repuestos para equipos como kits de bombas, compresores, componentes eléctricos, instrumentación asociada a unidades para automatización, adicional a esto mejorar la flota vehicular vital en áreas operacionales ya que sin ellas es imposible atacar a tiempo cualquier detalle.

Con buena procura de materiales y repuestos más planificación de mantenimientos mayores a equipos estáticos como tanques, separadores y los rotativos identificados en turbocompresores, bombas y compresores se podría paulatinamente ir recuperando la producción y compresión de gas tan necesaria en PDVSA.

En subsuelo, yacimientos y nuevas perforaciones es necesaria la reactivación de taladros paralizados la mayoría por detalles técnicos menores pero fáciles de solucionar. Para estas reparaciones menores podría crearse una unidad de reparación rápida, inmediata que bien puede llamarse: Equipo de Impacto Profundo. Estos servicios petroleros servirían para reparaciones en pozos, balancines, mechurrios, taladros, tuberías, torres de refinación y catalíticas, refinerías, tanques de llenado y tantas otras reparaciones las cuales permitirán y garantizarán el incremento de la producción

Estas pequeñas pruebas son parte fundamental del compromiso para levantar a la industria petrolera. Esto sería apoyado inmediatamente por todos sus niveles de trabajo. Pues se requieren arreglos en una primera parte de áreas manejables fácilmente. Eso es socialismo en pequeño.

Igualmente es muy importante desarrollar una verdadera integración con quienes hoy son nuestros aliados en Rusia, Irán, China, India. Con ellos sencillos repuestos pueden llegar a manufacturarse, son pasos que podrían ir adelantándose poco a poco.

Con estos aliados bien podría incentivarse un centro de investigación internacional para elaboración de equipos sencillos los cuales pueden ir sustituyendo piezas faltantes que han paralizado no solo a nuestra industria sino que en un momento también fueron un problema para ellos. Construir tecnología propia, sencilla, fácil, eso es lo que debemos hacer.

Luego esas piezas se fabrican y la justificación es recuperar las industrias del eje OPEP que se encuentran sancionadas como la nuestra. Esto nos llevará a patentar tecnología. No puede ser que las sanciones y bloqueo limiten ideas y soluciones sencillas. Si garantizamos esta primera línea podemos ir a otros pasos mucho más complejos.

Igualmente deben acelerarse los proyectos de traer turbocompresores (turbinas más tren de compresores) los cuales ya se habían ofrecido para poder activar equipos medulares. Tenemos que ir venciendo una industria creada para ser dependiente por la construcción de una independiente.

Pero debemos tener en cuenta que la independencia en el caso de la cadena del petróleo merece más que una mirada es una profundidad en lo geopolítico. Solo de esta manera con lo geopolítico se abrirían estrategias y estas nos conducirán a posibilidades de crecimiento.

Pero para orientar la visión en lo geopolítico hay que prepararse en esta área. Estudiarla, revisar autores, informes, análisis, estudios. La geopolítica del petróleo hay que construirla desde PDVSA y esta será la orientación de un futuro y mejor manejo. Ella —la geopolítica— nos interpretará los nuevos caminos y fórmulas geoenergéticas.

Estas estrategias geopolíticas nos llevarán a experiencias establecidas como aquellas que se dieron en Monagas con las Divisiones Furrial y Punta de Mata cuando en el año 2008 fueron ejemplo llegando a tener una producción de casi 800 mil barriles normales al día.

Todas esas maniobras deben jerarquizar nuestras necesidades como el tema de los vehículos en óptimas condiciones para realizar trabajos con los mantenedores y operadores, así puedan hacer sus compromisos y dar las rondas en las instalaciones. Igualmente, la calibración de equipos debe retomarse con personal propio de PDVSA.

La procura y logística para traer repuestos debe ser una estrategia en la industria. Igual que los servicios contratados con mano de obra especializada primeramente de personal jubilado y en caso de no contar recurrir a muchas empresas emprendedoras, esto nos permitirá la puesta en servicio de unidades de mayor complejidad como los turbocompresores u otros equipos de acuerdo a las instalaciones.

En cuanto al salario de los trabajadores petroleros a pesar de haber mejorado es nada por la situación país. Por eso hace falta construir, crear, estudiar, desarrollar un modelo de liderazgo y gerencia con un compromiso más profundo, sin dádivas, pero sin promesas para posteriormente incumplirlas. Esto último le ha hecho muchísimo daño al personal y por ende quien paga esto es la industria.

Este es el camino para obtener una visión geopolítica y geoestratégica desde PDVSA para el país. Pero debe explicarse para convencer y formar como resultado líderes que se requieren para estas novedosas ideas, hacer de este nuevo liderazgo y gerencia un acto común, propio, sencillo y sobre todo de un muy alto compromiso.

Debemos explicar desde PDVSA el desarrollo de nuestras estrategias ingenieriles y sociales para que el país de forma sincera lo haga, de respuesta y lo apoye. Esto automáticamente nos llevará a una industria distinta, diferente, noble, respetuosa y porque no, incorruptible que es lo que todos deseamos.

Crear en PDVSA un verdadero hogar donde sean sepultadas las mentiras y falsas promesas y no sigan siendo las estrategias de recreadas gerencias. Hacia allá podemos llevar a la industria sin promesas pendejas mientras la liberación económica nos vuelva a recobrar. Debemos aprender de la roncha que hemos pasado y no volver a repetir los daños que causaron los presentes traumas.

Esta nueva razón debe llevarnos en un tiempo concluyente a rescatar gestión, encaminar lo administrativo, abordar lo que es la procura. Adicional, incluir repuestos derivados de nuestra propia manufactura y llegar a la elaboración en la cadena de al menos un buen número de los necesarios productos químicos los cuales con buena estrategia y planificación pueden ser elaborados en nuestro país, aquí hay suficientes ingenieros químicos y estos productos tan necesarios para la producción de derivados en gasolinas/aceites bien podemos fabricarlos con las alianzas obtenidas hasta los momentos y donde no las tengamos habrá que buscarlas.

Por eso a nivel de producción son necesarios estos productos químicos pues siempre habrá que hacer separación de agua en el crudo y lograr tener un crudo de baja especificación como los que se producían anteriormente. Pero al no haber la suficiente química el crudo puede estar fuera de especificaciones es decir tener mayor porcentaje de agua del que por norma es aceptado.

Otro ejemplo de recuperación está en VASSA (Venezolana de aceites y solventes, Sociedad Anónima) la cual aún sigue siendo la empresa de lubricantes de PDVSA. Esta empresa producía mensualmente cinco millones de litros de aceite para el parque automotor, esto de los veinticinco millones que mensualmente se requerían, pero los malos manejos la acabaron. Pero aún esa empresa es recuperable.

Y esto no es una simple quimera. Nosotros en Venezuela tenemos y nos sobra toda esta ciencia y un personal apto, capacitado, profesionales dispuestos a hacerlo y que aún permanecen aquí, quienes nunca pensaron en abandonar el país. Solo nos hace falta planes verdaderos con la multitud trabajadora, dialogar con ellos y liderarlos. En su palabra estará el funcionamiento de Petróleos de Venezuela…

Hasta más pronto…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 578 veces.



Miguel Jaimes

Politólogo, Magister Scientiae en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Gerenciales. Director del Diplomado en Geopolítica del Petróleo. Sitios webs; https://www.geopoliticapetrolera.com y https://www.lamucuy.com.ve

 venezuela01@gmail.com      @migueljaimes2

Visite el perfil de Miguel Jaimes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Jaimes

Miguel Jaimes

Más artículos de este autor