¿Y después del petróleo qué?: La 4° Revolución Industrial

Hasta ahora le hemos dado preeminencia al tema petrolero, por lo que ahora se debe hacer hincapié en la duración de este sistema productivo, el cual por ser el petróleo, un recurso no renovable, una vez consumido, se terminará también toda esta manera de producir energía.

Algunos analistas estiman que este recurso todavía puede durar varias decenas de años, por lo tanto queda aún tiempo para disfrutar de toda una infraestructura, la modernidad basada en los procesos de combustión interna, en donde los motores movilizan a millones de seres humanos, la luz producida por millones de luminarias que dependen también de miles de plantas termoeléctricas, la industria del planeta se energiza también por este, hasta ahora indispensable recurso petrolero.

Sin embargo, también es muy cierto, que la ciencia y la tecnología están avanzando de manera vertiginosa y amenazan con dejar en obsolescencia a las máquinas consumidoras de petróleo: Los motores de combustión interna, responsables de movilizar el parque automotor mundial, pueden ser sustituidos en muy poco tiempo por motores eléctricos, mucho más ventajosos, sin las emanaciones calóricas, de gases tóxicos y sin contaminación sónica.

Ya se han observado como las principales marcas de automóviles, han comenzado a construir nuevas plantas que solo construirán autos eléctricos, se ha observado también un desarrollo inusitado en la generación de energía limpia, es decir energía eólica, solar y otras fuentes como la hidroeléctrica, ya difundida en muchas partes del mundo. Todas ellas destinadas a sustituir a la energía fósil, que queda en desventaja por los altos niveles de contaminación y el recalentamiento que produce la combustión petrolera.

Están avanzando para montar toda una infraestructura conformada por la generación y distribución de energía, sustitución de motores de combustión interna por motores eléctricos, vehículos más livianos y con menor consumo, estaciones de suministro eléctrico situadas a corta distancia unas de otras, plantas de generación limpia para

sustituir a las termoeléctricas, instalación de nuevas generadoras de energía fotovoltaicas y eólicas más pequeñas y distribuidas por millares en el territorio. Estamos hablando de una nueva revolución industrial, que dejaría al consumo petrolero en su mínima expresión.

Ante toda esta perspectiva, Venezuela ya debería haber tomado la iniciativa, de iniciar la formación de un contingente de científicos y técnicos para ser capacitados en los centros mundiales, altamente especializados en materia energética. Se debe preparar todo un andamiaje, para producir en corto tiempo, los motores eléctricos, las pantallas fotovoltaicas, las baterías, las torres de generación eólica, todo ello a paso de vencedores, porque no hay mucho tiempo para emprender esta nueva era energética: LA 4° REVOLUCIÓN INDUSTRIAL. Lo que se siembre hoy, es probable que se podrá cosechar mañana!

Se sabe que la era de la energía petrolera tiene el tiempo contado, no solamente porque se trata de un recurso no renovable, sino porque la tecnología está presionando para pasar al consumo de una energía limpia que este en sintonía con la preservación del planeta, en áreas tan importantes como el recalentamiento global y la contaminación ambiental.

Venezuela es poseedora de la gran mayoría de los recursos naturales, necesarios para llevar adelante esta revolución industrial. Cuenta con hierro, cobre, aluminio, petróleo y gas para desarrollar una poderosa industria petroquímica, productora de grasas altamente resistentes a la temperatura y a la fricción, aceites y demás insumos necesarios para suplir los requerimientos de industrias de esta naturaleza. Conjuntamente también ha sido dotada esta patria, con un sol tropical durante todo el año, un viento constante en algunas zonas privilegiadas, elementos hídricos con capacidad energética, para poder emprender un mega proyecto de este tipo. Además cuenta con el recurso humano, joven y capaz para emprender un gran proyecto de esta magnitud. Solo se requiere que la voluntad política, sea constante y amparada en trabajo y más trabajo, estudio y más estudio, solo así se podrá llevar a Venezuela al sitial de honor que merece; puesto que no es una posibilidad, sino que es una necesidad inaplazable, ya que Venezuela depende actualmente del petróleo y no puede perder más tiempo y la oportunidad de cambiar a una manera de producción, más segura y auto sustentable en el tiempo.

Además, Si se quiere ser consecuente con el pensamiento de Hugo Chávez expresado en el PLAN DE LA PATRIA, 2013-2019, en su objetivo 5°: Preservar la vida en el planeta y salvar la especie humana, es necesario empesar ya, con medidas efectivas para dejarles a las generaciones futuras un planeta limpio y más vivible.

24/12/2019



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1106 veces.



Jouseff Kan

Master en Ciencia Política. Enfoque Sur.

 joukap10@outlook.es

Visite el perfil de Jouseff Kan para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a285740.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO