El reto del petróleo para Venezuela

Primeros datos.

En 1960 la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) fue fundada por el exministro venezolano de Energías Juan Pablo Pérez Alfonso, junto a un grupo de ministros árabes. En la actualidad existen otros países con ofertas y recientes invitaciones para ingresar a la OPEP. Del Asia Septentrional esta Rusia, y de Suramérica a Brasil y Argentina. Pero tal iniciativa es considerada una "amenaza" por parte del mundo industrializado que gira alrededor de los Estados Unidos (EUA) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), pues de concretarse tal decisión el precio del barril de crudo podría superar las barreras de los dólares impuestos hasta hoy.

Es bueno saber que el precio del crudo esta maniatado y el mismo se somete a presiones muy fuertes como las de amenazar y tumbar gobiernos enteros si se atreven a dar algunos pasos inesperados. Todo porque la producción de petróleo consumida por el orbe después del año 2010 comenzó a traspasar los 90 millones de barriles diarios, de lo cual la OPEP posee una cuota diaria de más de 30 millones de toneles. Mientras otros países no pertenecientes a la OPEP —los No-OPEP— son quienes producen una cantidad respetada de crudo para el abastecimiento del mercado mundial: Canadá, México, Noruega, Brasil, Rusia, Sudáfrica, Omán y otros. Algunos producen para su abastecimiento interno como los EUA.

Este mineral de origen fósil es al asignado a mover y controlar los grandes intereses económicos y políticos del planeta, es el fruto de las transformaciones de materias orgánicas procedentes del zooplancton y de las algas que fueron y siguen depositadas en grandes cantidades en los fondos marinos o zonas lacustres del pasado geológico. Todas enterradas bajo espesas y pesadas capas de sedimentos, comenzando allí su transformación química hacia los hidrocarburos ligeros, denominados líquidos y gaseosos, ascendiendo estos hasta la superficie por su menor densidad, gracias a la porosidad de rocas sedimentarias.

Por eso el petróleo líquido se asocia con capas de gas natural los cuales se encuentran en yacimientos enterrados aguardando su descubrimiento durante millones de años, cubiertos por los estratos superiores de la corteza terrestre, y formados principalmente por hidrocarburos compuestos de hidrógeno y carbono, en su mayoría parafinas, naftenos y aromáticos, junto a cantidades variables de derivados saturados provenientes del metano.

Como es bien conocido y destacado, el petróleo es un recurso natural no renovable, su existencia es la principal energía utilizada en todos los países del planeta. Desde 1859, los Estados Unidos de Norteamérica convino en adoptar la medición de sus volúmenes en barriles de 2 galones estadounidenses, equivalentes a 158,8 litros, —se redondea en 159 litros por galón— y los cuerpos de gas se miden en pies cúbicos los cuales son equivalentes a 28,3 litros. En otras regiones del orbe ambos son medidos en metros cúbicos.

La industria petrolera mundial clasifica el petróleo con base en su densidad o gravedad, según la American Petroleum Institute (API) cataloga el petróleo en "liviano", "mediano", "pesado" y "extrapesado". Estos son sus siguientes parámetros:

  • Crudo liviano o ligero: tiene gravedades mayores a 31,1° API.
  • Crudo mediano o medio: tiene gravedades entre 22,3 y 31,1° API.
  • Crudo pesado: tiene gravedades entre 10º y 22,3° API.
  • Crudo extrapesado: gravedades menores a 10° API.

La industria petrolera también se encasilla según su lugar de origen. El Brent Blend, surtido por quince crudos procedentes de campos de extracción en los sistemas Brent y Ninian en el Mar del Norte; este crudo se almacena y carga en la terminal de las Islas Shetland, antiguamente llamadas Zetland, las cuales se constituyen en un archipiélago ubicado en el Atlántico Norte situado entre las Feroe, suroeste de Noruega y Gran Bretaña.

Mientras, otras latitudes tienen el templo del West Texas Intermediate (WTI) el cual es utilizado para medir el crudo estadounidense. Los Emiratos Árabes Unidos lo usan como referencia para la producción del crudo en la región Asia-Pacífico. Por otra parte, el Tapis de Malasia y el Minas de Indonesia es usado como referencia para el crudo ligero del Lejano Oriente, conformado por Corea del Norte, Corea del Sur, China, Japón. Taiwán y Vietnam.

Los tipos de crudo, según los países productores, se conocen en el mundo por las siguientes signaturas, tipos y características: Arabia Ligero de Arabia Saudita, Bonny Ligero de Nigeria, Fateh de Dubái, Istmo de México (no-OPEP), Minas de Indonesia, Saharan Blend de Argelia, el Merey y el Tía Juana Light de Venezuela. Siendo la cesta OPEP más pesada que los crudos Brent y WTI.

El petróleo como recurso estratégico y conflictivo.

La OPEP, a partir de su II Cumbre realizada en Caracas el 30 de abril del año 2000, decidió mantener la estrategia de conservar los precios de su cesta entre unos límites superiores de venta, manteniéndose bajo la fórmula de subir o bajar su producción. Esta es una de las causas de sus precios, sin descuidar lo más importante como son las razones políticas de inestabilidad en determinadas regiones. Tal es el caso del Golfo Pérsico o Golfo Arábigo como le gusta a la dinastía saudí que se les nombre.

Desde entonces viendo esta estrategia los EUA se esmeraron por aniquilar esta formula y derrumbar sus precios, y vaya que lo han logrado.

Mientras a la industria propiamente dicha la arrastran sus costos en áreas como la manufacturera y del transporte, así como en los aspectos políticos mundiales, entre ellos la guerra y la muy conocida Pentagonización: gobierno de los generales cuatro estrellas estadounidenses —lo más delicado—.

Siendo esta Pentagonización la principal responsable de las grandes variaciones del precio petrolero en los diversos gobiernos locales, lo cual provoca fuertes impactos en la economía planetaria.

Para entender política petrolera debe saberse en conjunto sus aspectos ingenieriles y técnicos, estos deben combinarse con lo geográfico y así sucesivamente ir añadiendo elementos según el análisis que queramos interpretar.

Lo primero; el petróleo es una mezcla de productos que para poder ser utilizados en las diferentes industrias y motores de combustión debe sufrir una serie de tratamientos. Eso es la materia prima la cual necesaria mente se importa y en el caso venezolano está bloqueada su entrada.

Seguimos, muy a menudo la calidad y características de un petróleo crudo dependen en gran medida de su origen, color, viscosidad y contenido. Por ello, el crudo a pie de pozo no puede ser utilizado si no es transformado. Y por lo mismo es indispensable la utilización de pasos disímiles, procesos e innovaciones para la producción del mayor número de beneficios de una valiosa cuantía operativa.

Esta es la base de las razones dentro de la historia del hombre y del petróleo que han estado unidos desde la antigüedad, cuando el maná negro apareció de forma natural en diversas regiones del Oriente Medio: Arabia Saudita, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Irak, Israel, Jordania, Kuwait, Líbano, Omán, Catar, Siria y Yemen. Hace 6.000 años en Asiria, Babilonia, el petróleo se usaba para pegar ladrillos y piedras, también en la medicina y en el calafateo de embarcaciones. En Egipto engrasaban pieles; las culturas precolombinas de México pintaban esculturas; y los chinos ya lo utilizaban como combustible.

La primera destilación de petróleo es atribuida al árabe de origen persa Al-Razi en el siglo IX, inventor del alambique, con el cual obtenía querosén y otros destilados para usos médicos y militares. Los árabes a través del califato de Córdoba —actual España— difundieron estas técnicas por toda Europa. Continuó durante toda la Edad Media empleándose únicamente con fines curativos. En el siglo XVIII —y gracias a los trabajos de G. A. Hirn— empiezan a perfeccionarse los métodos de refinado, obteniéndose productos derivados que se utilizaron principalmente para el engrasado de máquinas.

En el siglo XIX se logran obtener aceites fluidos que empezaron a usarse en el alumbrado. En 1846 el canadiense Abraham Pineo Gesner obtuvo querosén, —Canadá y hoy la Federación Rusa los pioneros en trasformar petróleo en el mundo— esto incrementó la importancia del petróleo aplicado a la iluminación. En 1859 Edwin Drake perforó el primer pozo de petróleo en Pensilvania.

Por otra parte la aparición de los motores de combustión interna abrió nuevas e importantes perspectivas a su utilización, principalmente en uno que sería su máximo producto derivado: la gasolina, hasta entonces había sido desechada por completo al no encontrársele ninguna aplicación práctica.

Los principales países productores de crudo crearon —en el interior de sus regiones— importantes y sólidas empresas que tendrían la tarea de la exploración y producción de crudo. Así se constituyeron las diversas estatales petroleras, Aramco en Arabia Saudita; la National Iranian Oil Company de Irán; la poderosa CNPC de China; la National Petroleum Corporation en Kuwait; Petroleum Company, Sonatrach, en Nigeria; la National Petroleum Corporation; para Libia la National Oil Co; la Petróleos Mexicanos PEMEX de México, y la Abu Dhabi National Oil Co de los Emiratos Árabes Unidos (EAU). También la mayor empresa rusa, LUKOIL, y Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA) en Venezuela.

A partir del año 2002 se encendieron las alarmas publicitarias, —porque el petróleo siempre ha estado imbuido en un show—, cuando el mundo enfrentaba la amenaza de continuar al ritmo de su extracción se derrumbarían sus reservas mundiales, pues las existencias estimadas en ese momento apenas alcanzarían para cubrir las demandas de unos treinta y dos años nada más. Calculándose que quedaban unos 143.000 millones de toneladas. Leamos al autor norteamericano Michael T. Klare en su libro Guerra por los recursos: "La geografía interviene en ese panorama porque muchas de las regiones petrolíferas del mundo se localizan en zonas fronterizas en litigio o en lugares de tradicionales crisis recurrentes y episodios de violencia". (P. 49. 2003, Klare, M.). del show mediático se pasa necesariamente a la guerra, una cosa lleva lamentablemente a la otra.

Pero dicha realidad se superó con el estudio de los nuevos yacimientos en Rusia, Brasil y Venezuela —las aguan medio se tranquilizaron—. Mientras la mayoría de las principales reservas mundiales entraban en declive, las de Venezuela mantenían un crecimiento sostenido. Nuevos anuncios indicaban que, a partir del año 2008, las cifras de reservas serían superiores a los 350.000 millones de barriles de crudo. Y Venezuela con la tecnología que dispone podrá extraer el 20%. De contar el país con mejores avances tecnológicos sería pensable duplicar la extracción.

Y eso fue lo que activó al planeta entero en contra de Venezuela, por eso vemos a países que ni sabíamos de su existencia opinando y sancionando a nuestra nación. En esta inventiva maléfica el único que faltó por sancionarnos fue El Vaticano y se comenta que ganas no les faltaron. La idea imperial es acabar con la imagen de nación petrolera y controlarnos. Ellos posicionarse desde afuera como los poderosos con el petróleo nuestro.

En el libro El Oculto poder petrolero se señala: "De acuerdo con el entorno internacional, Venezuela se ubica como el país petrolero por excelencia, inmerso dentro del asfixiante pluralismo e interdependencia económica mundial… (P. 58. 2013, Jaimes M). Venezuela en el subsuelo tiene reservas superiores al billón de barriles que pueden ser extraídas; mientras, otros yacimientos entrarán en declive a partir de la década del 2020, lo cual provocaría que la producción mundial disminuya irremediablemente, conduciendo a la mayor crisis energética sufrida por el mundo industrializado. Venezuela es la máxima garantía por sus millonarias reservas. La Agencia Internacional de Energía de EUA reconoció en el 2010 que el cénit de la extracción mundial de petróleo convencional ya se había producido en el 2006.

Existen otros tipos de reservas de hidrocarburos conocidas como bitúmenes, las cuales son petróleo extrapesado y de lo cual tiene por cantidades Venezuela en su Faja Petrolífera del Orinoco, ahora confirmadas como iguales o mayores que las reservas de bitumen de las Arenas de Atabasca en Canadá —país que también nos sanciona— y porque creen que Canadá asume esa política; muy fácil somos su competencia en cientos de mercados.

Según cálculos de la estatal venezolana PDVSA, la unión de estas reservas no convencionales con reservas convencionales le da a Venezuela el primer puesto como país con las mayores existencias de hidrocarburos en todo el planeta.

Aun cuando a partir del año 2004 el consumo mundial de petróleo se elevó en un 3,4% y alcanzó los 82,4 millones de barriles/día, para finales del 2010 rozó los 90 millones de toneles diarios. Los Estados Unidos y China siguen siendo los responsables de casi la mitad del aumento. En la actualidad entre ambos utilizan 30 millones de barriles diarios, aspirando a alcanzar para los próximos dieciocho años (2012-2030) 30 millones de crudo respectivamente.

Desde esta óptica, hábilmente los EUA se redujeron al mundo en las llamadas alternativas de combustibles no derivados del petróleo: el biodiesel, aceite combustible con características comparables al diésel, extraído principalmente de las semillas oleaginosas de diferentes plantas; y el bioetanol, alcohol procedente de restos vegetales que pueden utilizarse mezclándolos con otros combustibles o para la fabricación de éteres. Estas alternativas se presentaron justamente cuando el mundo experimentaba las peores sequías, incendios, falla de semillas y el ciclo de la tierra se alteraba por los cambios climáticos, extendiéndose las sequías e incendios, situación que ha producido revoluciones, revueltas y magnicidios. Por esta causa y desde la era post "vencedores" de la Segunda Guerra Mundial, el control del petróleo se ha vinculado a los más diversos conflictos bélicos, alcanzando principalmente a los países miembros del cartel OPEP: Argelia, Angola, Noigeria, Kuwait, Irak, Libia, Irán, Venezuela, entre otros. No es casual que todos los enfrentamientos desde 1979 sea en los países del grupo OPEP, no es fortuito.

Petroleras estatales en América Latina

En el libro: Planeta sediento recursos menguantes Klare nos señala: "Según el nuevo orden energético mundial, los países se pueden dividir en naciones con excesos de energía o naciones con déficit de energías" (P. 30. 2008, Klare M). Para las nuevas exigencias mundiales, las principales petroleras estatales están en América Latina y los principales proyectos descansan en el brillo del volcán integrador a partir del recurso fósil más apetecido del planeta: el petróleo y su cesta de ventajas.

Por otra parte, un ejemplo de ello se dio cuando venían desarrollándose un enorme potencial de estatales mundiales en conjunto con operaciones dentro de Venezuela y Argentina: ENARSA, Energía Argentina S.A., empresa pública dedicada al estudio, exploración y exploración de yacimientos de hidrocarburos, transporte, almacenaje, distribución, comercialización e industrialización de sus productos y derivados; gas natural y energía eléctrica. La titularidad de la empresa se encontraba repartida en un 53% perteneciente al Estado nacional, un 12% en manos de las provincias y el resto a mercadearse en la bolsa de comercio. ENARSA contaba entre sus activos con el monopolio legal sobre de la exploración y explotación de la plataforma submarina del mar argentino.

Así mismo, Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) Sociedad del Estado, fundada en 1922, fue la primera petrolera estatal de América Latina y modelo sobre el que se constituyeron, entre otras, Petrobras, perteneciente a Brasil. En su momento alcanzó a ser la mayor empresa del país que perteneció al Estado argentino hasta su privatización durante la presidencia de Carlos Menen.

Petrobras, Petróleo Brasileiro S.A., es una empresa mixta integrada de energía. El 51% de sus acciones está en manos del Estado por ser la fuente de energía uno de los mayores intereses públicos, y el 49% recae en manos privadas. Ha estado en el cuarto lugar del ranking de las mayores empresas petrolíferas internacionales de capital abierto en el mundo. Hasta no hace mucho competía con PDVSA en las ganancias anuales de sus dividendos.

En el 2011 obtuvo el récord por ser la empresa que más facturó en América Latina. Ha operado en forma activa en el mercado internacional de petróleo y a través del intercambio de una importante diversidad de productos relacionados con la industria hidrocarburífera. Utiliza alta tecnología en operaciones de exploración y producción en aguas abiertas (off shore) contando con el récord de la planta de producción de crudo más profunda del mundo. En noviembre de 2007 descubrió el megacampo de Tupi, en la "Bacia de Santos", con una reserva estimada de entre 5 mil millones y 8 mil millones de barriles de petróleo, uno de los más grandes descubrimientos de petróleo del mundo desde el inicio de siglo en el año 2000. Posteriormente para el 14 de abril de 2008, Petrobras anunció el descubrimiento del megacampo Carioca, cinco veces más grande que el de Tupi, con reservas cercanas a los 33 mil millones de barriles de petróleo.

A un lado del cono sur esta Bolivia con su empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), empresa estatal encargada de la exploración y procesos de destilación y venta. El Estado rescató de manos de Petrobras (Brasil) los campos que explotaban, experimentando Bolivia a partir de allí una interesante recuperación de su Producto Interno Bruto.

En Chile se halla la Empresa Nacional de Petróleo, dedicada a la exploración, producción y comercialización de hidrocarburos y sus derivados. Depende del Ministerio de Minería. Actualmente sus últimos proyectos de extracción concurrieron en la histórica región de Magallanes en la Patagonia. Sin embargo, ya no extrae petróleo; solo importa, refina y comercializa combustibles.

Colombia posee Ecopetrol S.A. (antigua Empresa Colombiana de Petróleos) que es una Sociedad Pública con acciones del Estado colombiano, dedicada a explorar, producir, transportar, refinar y comercializar hidrocarburos. Con utilidades promedio interesantes entre la década 2000-2010 superiores a los 1.2 billones de pesos anuales —y exportaciones en el mismo período por más de 1981 millones de dólares— ha llegado a ser la cuarta petrolera estatal más grande de América Latina.

Esta empresa colombiana —Ecopetrol— se beneficia del robo de combustible de su vecina Venezuela. No produce tanto para lo que exporta. Pero como el petróleo trasformado es mudo los compradores tienen que conformarse con sus envíos, pero todos saben que sus cifras de producción y ganancia son falsas. Un libro de contabilidad no aguanta los inflados márgenes de ganancias.

A un lado esta Ecuador quien tiene a Petroecuador, Empresa Estatal Petróleos del Ecuador, creada el 26 de septiembre de 1989, encargada de la explotación de hidrocarburos. El Estado, directamente por medio de Petroecuador o por contratos de asociación con terceros, asume la exploración y explotación de los yacimientos de hidrocarburos en el territorio nacional y mar territorial. Ecuadoral igual que Bolivia, rompió relaciones con la brasilera Petrobras y mantiene multimillonarias demandas con petroleras norteamericanas, concretamente contra la Chevron-Texaco, por daños a sus ecosistemas, demandas que hasta ahora no va ganando en cuanto a sus indemnizaciones.

En el 2005 en lobby hecho por Hugo Chávez, Ecuador regresó a la OPEP.

En el rio Bravo esta México quienes poseen a Petróleos Mexicanos PEMEX, creados en 1938. En 1943 Lázaro Cárdenas nacionalizaba esta industria. Ellos cuentan con un monopolio constitucional para la explotación de los recursos energéticos (principalmente petróleo) en su territorio, además de efectuar diversas operaciones en el extranjero. Es la única empresa que puede explotar el petróleo en su país; no acepta a ninguna otra. Actúa bajo la supervisión de un Consejo de Administración. Actualmente en la nación mexicana se está llevando a cabo un debate que eventualmente puede o no derivar en un proceso para permitir el ingreso de capital particular en el petróleo, ya sea este extranjero o nacional.

En Perú está Petroperú S.A., fundada el 24 de julio de 1969, encargada de la explotación de yacimientos petroleros ubicados en este país sudamericano. No obstante, en los últimos años, la fuerte presencia de inversionistas y empresas extranjeras como YPF y Petrobras ha sido más notoria.

Uruguay con la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (ANCAP) realiza exploraciones marítimas y en tierra en búsqueda de hidrocarburos. El 31 de marzo de 2011 su presidente confirmó la existencia de petróleo en el departamento de Durazno.

Mientas acá en Venezuela se cuenta con Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA), empresa estatal dedicada a la explotación, producción, refinación, comercialización, petroquímica, mercadeo y transporte.

Creada el 1 de enero de 1976. Llegando a ser clasificada por la revista internacional Fortune como la empresa número 35 entre las 500 más grandes del mundo. PDVSA está de tercera en el ranking de las 50 empresas petroleras del mundo, solo superada por la Saudí Aramco de Arabia Saudita, y por la Exxon Mobil de EUA. Entre sus mayores activos internacionales están las refinerías Citgo de la cual es propietaria en un 100% PDVSA, junto a las 7 mil estaciones de gasolina repartidas a todo lo largo de EUA. Hoy embargadas por la administración republicana. También cuenta con la Ruhr Oil en Alemania, de la cual posee un 50%, y la Nymas en Suecia de la cual es propietaria equitativamente con una empresa petrolera de Finlandia.

Venezuela desde 1983 con el famoso decreto de internacionalización llegó a ser dueña de veintidós (22) puertos y terminales de crudo en buena parte del mundo.

En la obra Sangre y petróleo de Klare este nos reafirma: "Muchos analistas creen que el petróleo seguirá siendo la fuente principal de energía del país durante muchos años. Esto es así porque otras fuentes de energía son demasiado escasas (gas natural, fuerza hidráulica), demasiado costosas (energía eólica o solar), o excesivamente contaminantes (emisiones CO2 en el caso del carbón, desechos radioactivos en el de la energía solar). (P. 28. Krare, M. 2006)

Por otra parte y no menos distante está el Servicio Geológico de Estados Unidos (USAGS), quienes han señalado que la Faja Petrolífera del Orinoco presenta reservas por encima de los 513.000 millones de barriles, todas aptas para su extracción, procesamiento y técnicamente recuperables. Asimismo, Venezuela posee más reservas adicionales de gas, en un cinco por ciento al cierre del año 2010, lo que significa 195 billones de pies cúbicos, equivalentes a la incorporación de 17,3 billones más de pies cúbicos de gas. En el proyecto off shore "Rafael Urdaneta" ya se comprobaron 15 billones de pies cúbicos de gas, situando a Venezuela entre uno de los países con las mayores reservas de gas y petróleo en el mundo.

La inestabilidad de la moneda estadounidense y las bajas temperaturas en varios países, entre ellos los del hemisferio Norte, Europa, partes de Asia Oriental encaminarán el escenario hacia el aumento del barril de crudo estimado en varios dólares.

Asimismo, las olas de frío permanente siempre favorecerán su precio y los de otros combustibles utilizados para la calefacción. Por eso la barrera se rompió y superó los 100 dólares en la primera mitad del 2011 y los 120 dólares en el primer semestre del 2012. La favorable ubicación geográfica de del país, más la certificación de contar con las primeras reservas mundiales, indudablemente acrecentará las amenazas —en todo orden— contra Venezuela para los próximos años.

Venezuela: rentismo vs diversificación

Mientras la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se presenta como la propietaria del 75% de las reservas de crudo que hay sobre el planeta, Venezuela saluda con un stock petrolero certificado en mas de 315.000 millones de barriles (las más grandes del planeta), exactamente el 21% de lo certificado hasta ahora en el planeta está en Venezuela.

Más en gas con 196 billones de pies cúbicos; solo esto suministraría la energía que requiere Sudamérica para continuar con su desarrollo industrial y tecnológico. Pero surge el dilema: ¿Cómo aprovechar el "target" competitivo, seguir vendiendo petróleo tal y como se ha encumbrado desde las pasadas décadas, y convertir los nuevos negocios en intercambio de tecnologías, adquisición de modernas maquinarias y capacitación profesional?

Para las principales Bolsas de Valores del mundo, son incontables los millones de reservas de crudo y de los trillones de metros cúbicos de gas. Sencillamente son incuantificables en cualquiera de las monedas, incluso hasta en las más poderosas como el dólar y el euro. Todo se da mientras los dividendos tras el negocio petrolero se codean junto al de dos sectores de negocios que monopolizan la economía mundial; como son, la venta de armas; y el sector farmacéutico.

Así, la militarización expuesta por los Estados Unidos de Norteamérica y los 28 países pertenecientes a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) decidirán militarmente los destinos de las principales fuentes energéticas. A dicha manipulación unipolar se enfrentó Hugo Chávez al proponer la cartelización de los miembros de la OPEP, y el impulso de recientes organismos regionales, integrado por los países de América Latina y el Caribe, quienes fijaron posición férrea al papel de EUA y la OTAN. Estas acciones y estratégicas políticas en el marco regional están orientadas a evitar ser víctimas del control definitivo de su energía y, organizarse en el tema de seguridad y defensa para prevenir futuras agresiones militares que afectarían el futuro de sus habitantes.

Lo que se vendió tras los acuerdos regionales en América Latina y el Caribe relacionados con el tema petrolero, era que deberían impulsar sólidas alianzas a partir del comercio, concesiones y suministros para el desarrollo del país, en las que Venezuela debería inspirarse, para que, de una vez por todas, conformaran internamente por ejemplo la figura de un imperativo Consejo Nacional Energético. Pero se hizo todo lo contraio y descuidamos a lo interno nuestra industria, casi hasta colapsarla.

PetroAmérica, Petrosur, Petroandina, Petrocaribe, Gran Gasoducto del Sur y el Gasoducto Antonio Ricaurte, son solo algunos de los habilitadores que se creyó ayudarían a fortalecer las inminentes alianzas regionales. Pero no fue así.

Mientras, ahora es crucial un equilibrio de alto gobierno en la región a fin de convocar a una especie de equipo integrado por ministerios, expertos, que logrará darle cuerpo a diversas estrategias. Los ingresos petroleros registraron un considerable aumento en la región, y se esperaba en consecuencia mayor inversión social para satisfacer las demandas presentes y asegurar el posicionamiento donde vivirán las futuras generaciones.

Pero los venezolanos en materia petrolera son coco seco. Han visto la integración como un negocio el cual todo podía hacerse desde el petróleo y no midieron las consecuencias de gobiernos adversos. Gobiernos que no pagaron sus deudas como los casos de Argentina y Uruguay y se quedaron con nuestras inversiones como el caso de los EUA y no hay ley ni divinidad que hubiese advertido lo que ellos nos iban a hacer.

Sin dudas que Venezuela es el país con más alianzas establecidas en el marco de la oferta petrolera, y es el que menos necesita carburante de otras naciones para desarrollarse. En consecuencia, está en capacidad de establecer una suerte de análisis para enfrentar las nuevas posturas políticas, realidades y acuerdos interregionales de integración.

Vale observar de cerca el esplendor económico de China, cuyo Producto Interno Bruto (PIB) es superior a 5,92 billones de dólares, acompañado de un modelo de crecimiento anual del 10%; los mismos que acaban de convocar la creación de millones de nuevos puestos de trabajo e invertir en su economía cinco billones de yuanes (264 mil millones de euros), exclusivamente para relanzar su modelo económico fundamentado en la industrialización, comercialización y distribución.

La política de Estado está orientada en consolidar el papel de Venezuela como potencia energética mundial, pero a lo interno se desmorona su producción. Se tiene la propuesta de crear una Escuela Técnica del Petróleo capaz de diversificar su estudio y transformar —mediante la enseñanza— más de 200 productos directamente necesarios en la industria petrolera. Y esta es deuda aún.

Este aspecto es bastante ineludible debido a las inmensas reservas de crudo que poseemos las cuales alcanzan a ser las más grandes del planeta. Incluso la inmensa tendencia de incorporar nuestras reservas al MERCOSUR igual falló.

Pero destaca en las políticas la necesidad de explotar grandes cantidades de crudo con un sentido nacional, racional, conservacionista y de respeto al medio ambiente. La inversión de enormes cantidades de dinero en las principales monedas del mundo para fortalecer la industria nacional está centrada en dar protección al manejo económico de la soberanía energética nacional. No obstante, es un imperativo categórico la conformación de un Consejo nacional y regional petrolero y gasífero para orientar las inversiones dentro de los principios de conservación y respeto al ambiente.

Así dar respuestas a cada cambio político en la región. Pues los países cambian y nosotros nos quedamos estáticos en vez de actuar.

Venezuela potencia gasífera, la nueva periferia geopolítica del gas

La agenda petrolera tiene que cambiar. Todo lo adelantado en el tema de gas con el Convenio de Cooperación Energética de interconexión gasífera entre la República Bolivariana de Venezuela y la República de Colombia, conocido como el Gasoducto Transcaribeño Tramo "Antonio Ricaurte" nacido en Maracaibo y finalizando en Puerto Ballenas (Colombia).

Este posee una longitud de 224,4 km, un tramo de 88,5 km en Colombia y 139,9 km en Venezuela, estimado en un costo de 335 millones de dólares. El proyecto ha generado 2.717 empleos directos y 8.151 indirectos, comenzando a producir diariamente unos 150 millones de pies cúbicos de gas (MMPCG). Su capacidad máxima diaria es de 500 mil millones de pies cúbicos y está completamente terminado. El proyecto goza de corredores viales y marítimos hacia Panamá, dando salida y posicionamiento a Venezuela hacia el Océano Pacífico.

Este gasoducto está acompañado de tres importantes proyectos:

  1. Gran Gasoducto Transoceánico, el cual arranca desde el estado Sucre (Venezuela), pasando por las islas del Caribe hasta llegar a Cuba.
  2. Gran Gasoducto del Sur que ha desarrollado hasta ahora la Fase I, correspondiente al tramo que lo vincula con Brasil. Originándose en Güiria (Venezuela). Este tramo llega hasta Ipojuca (Brasil), con una longitud de 6.420 km y una capacidad de 1.750 MMPCG.
  3. Gran Gasoducto transandino, que va hacia los países del Arco Andino. Este último nace en Cabruta (Venezuela), llegando hasta Ecuador, con un total de 1.870 km y una capacidad de 700 MMPCG.

Este acuerdo fue subscrito entre Colombia, Panamá y Venezuela, el 8 de julio del año 2006, entre las empresas estatales Ecopetrol, Ministerio de Comercio e Industria de Panamá y Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima. El nuevo posicionamiento consistió en que la propiedad, operación, administración y mantenimiento se encuentran bajo el resguardo de PDVSA-GAS, impactando la compra y venta del producto bajo el principio de simetría entre ambos países. Colombia vende a Venezuela desde el 2007 hasta 2011 la cantidad de 150 millones de pies cúbicos diarios por espacio de 4 años, mientras que Venezuela hará otro tanto en idénticas cantidades, desde el 2012 hasta el 2028.

La Fase II del proyecto consistirá en la conexión de un nuevo ramal desde el Golfo de Venezuela, alimentado desde el Complejo Refinador Paraguaná (CRP) en el estado Falcón, la instalación petrolera más gigantesca de este tipo en el planeta.

Entre los aspectos del nuevo posicionamiento territorial, geográfico, geopolítico, geoestratégico, de seguridad y defensa —Venezuela ha marcado el rumbo— vale enfatizar el hecho que logró, entre otras cosas, que el 10% del total de la inversión sea destinado a proyectos de desarrollo endógeno. Todos los materiales utilizados en la construcción de este megaproyecto contienen acero 100% venezolano. Deben destacarse, además, la inversión en proyectos en salud, educación, vivienda y agricultura, potencializando sectores públicos y privados de ambos estados, con miras a reducir el impacto y la contaminación ambiental.

Ahora la triste realidad nos indica que todos los países involucrados en el desarrollo gasífero nos traicionaron, todos menos Cuba. Y aguas abajo aquí mismo en Venezuela la distribución del gas es un desastre. En los camiones los repartidores cobran en pesos colombianos y en dólares por una bombona llena con gas.

A Cuba no le pasa esto. A lo largo de su historia le ha tocado invertir con privados y gobiernos adversos a lo que es su modelo de socialismo. Ejemplo de ello es el ramo hotelero. Son incontables las inversiones con países europeos y ninguno sale después a anunciar que les embargas sus inversiones. Eso es imposible. Y entonces, porque en Venezuela esos mismos europeos si lo hacen. Primeramente, por nuestros descuidos y falta de buena negociación, por falta de autoridad en los niveles de negociación, y lo peor por las pugnas internas las cuales cambian un día a uno y otro día a otro, esto genera gente no preparada en principalísimos cargos.

Es lamentable, pero en PDVSA algunos creen que el mantenimiento de los convenios internacionales es cuestión de brujerías, o de psíquicos, o por quien tenga la mayor colección de oraciones, o que las mismas se mantienen por negocios, por eso, desesperan los convenios. Creen que esto es cuestión de rezar plegarias o de alumbrar a todos los santos o andar de devotos con rosarios.

¡Por que los convenios se han roto! La culpa no es solo de los cambios de ideologías ahora de derechas en el Cono Sur. Ha sido por descuido y por un grupete de incapaces desconsiderados que nada les importa el país. Acaso la oficina o coordinación de PDVSA se reúne con la cancillería para revisar y proponer acuerdos en estos momentos difíciles con las naciones que están endeudadas con nosotros, no, los países se hacen los bobos para eliminar deudas y los responsables en nuestro país se hacen mas bobos que los deudores.

Por ejemplo; los proyectos implicados en mejoras de las relaciones diplomáticas rotas después del año 2009, cuando mandaban los presidentes Álvaro Uribe de Colombia y Barack Obama de Estados Unidos, todos se perdieron.

Cuando se subscribieron acuerdos para la instalación de siete bases militares estadounidenses en territorio neogranadino esto trajo como consecuencia que el entonces presidente Hugo Chávez rompiera relaciones diplomáticas con Colombia, inmediatamente después que el embajador colombiano denunciara ante la OEA —el 22 de julio del 2010— a Venezuela por mantener supuestos vínculos con las FARC-ELN. Finalmente, todas estas asperezas fueron superadas mediante los avances de las comisiones binacionales en la Declaración de Miraflores, el 02 de noviembre del año 2011, entre los mandatarios Juan Manuel Santos y el entonces presidente Hugo Chávez Frías. Y los convenios de deudas de Colombia con nosotros donde quedaron; en el olvido por los guapos en Colombia.

Y ahora todo eso de que sirvió, pues de nada, solo veamos la difícil situación que tenemos actualmente donde Colombia se las ha jugado hasta para invadirnos. Nosotros ante eso no podemos seguir invirtiendo y regalándole nuestro petróleo e invirtiendo a manos llenas en Colombia.

Acaso Colombia lo hace aquí. Donde que no me he enterado. Sus cancillerías son solidas y la nuestra que tenemos la mayor reserva de petróleo del mundo es débil, anda de sobrevivencia en sobrevivencia.

Es indudable tenemos que preparar a una nueva generación de estudiosos en el alto gobierno para enfrentar los serios negocios del petróleo en este mundo donde las guerras son en contra de la OPEP. En este momento que el mundo entero esta en contra de Venezuela es cuando más debemos prepararnos. Es esto o es la debacle.

Con Colombia entre otras cosas se invirtió en las fases del nuevo gasoducto transoceánico Antonio Ricaurte, donde se definieron la incorporación de 23 km de tramos sublacustres. Lo cual permitiría la aceleración de proyectos endógenos entre ambos países y otorgaría un nuevo posicionamiento a Venezuela en el marco de la nueva seguridad y defensa frente al avance militar de la globalización, en lo que respecta a lograr nuevos mercados una vez que se permitan llenar buques en los terminales de Panamá.

Pero Venezuela fue la que más invirtió y Colombia estará pagando sus deudas con nosotros. Putin con Ucrania le ha cerrado las llaves del gas en pleno invierno. Lo ha hecho en dos oportunidades un primero de enero. Y les ha dicho; si estas en contra de nosotros no podemos seguir subsidiándote más gas. Aprendamos de los rusos, pero para eso hay que estudiar.

De nuevo exclamo; ¡esto le pasa a Cuba, o a Colombia con toda la arrogancia y viveza de este último! ¡NO! Son dos naciones, una gran amiga y la otra gran enemiga. Rectifiquemos, pensemos.

Por eso todos se preguntan dónde quedaron esos aspectos sorprendentes de este y de otros proyectos, no pueden perderse. Venezuela la rica, la saudita, de nuevo regalando. No podemos seguir así.

Nosotros a pesar de nuestra grandiosa ubicación geoconcéntrica en el mar territorial Atlántico (o el conocido Mar Caribe), el Mar de Venezuela que es como debiéramos llamarlo sin más titubeos, ahora debemos centrar nuestra estrategia en la geodiplomacia, en la petrodiplomacia, sin miedo debemos crear una cancillería petrolera, una fiscalía que sancione el delito petrolero, Ud. Fiscal General que es una figura tan importante en nuestro país, rectifique y piense en torno a esto, mire que ya se nos está haciendo muy tarde.

Nuestro nación es la llamada para distribuir buena parte del crudo necesario hacia otras latitudes y que esos países de esas latitudes reclamen enérgicamente las sanciones que impiden transitar a nuestros buques hacia aquellos puertos. Acaso el azúcar de Cuba o sus medicinas se restringen hacia Europa y allá nadie dice nada, imposible, eso nunca, negocio es negocio por más que el Sr. Trump grite lo que se le venga en gana. Hasta ahora no he conocido que ha ninguno de aquellos mandatarios se les venga abajo por gritar, así amenacen o lancen sus misiles.

Si nosotros no logramos esta fórmula nosotros mismos estamos creando una política exterior del pasado donde se sancionaba por solo pensar. La pelea es peleando. O nos posicionamos frente a nuevos mercados donde anteriormente no teníamos salida hacia el Océano Pacífico o ese océano lo que servirá es para puro adorno en nuestros mapas.

Consideraciones finales

Venezuela debe romper su primer bloqueo a lo interno el cual está en PDVSA. Como es posible que la gran mayoría se paralice y decrete no hacer nada. Acaso debe venir Trump a indicarnos que hacer.

Como nuestra producción cayó en pocos años en dos millones de barriles al día y nadie hace nada por recuperarla. Cuantos taladros por cosas menores están paralizados y hasta ahora no se crea un equipo de intervención rápida para repararlos, no para seguir evaluando, ya basta de tantos avalúos, debemos es actuar.

Ningún país que este en sana paz, es decir sin guerras, normalito y que sea productor de petróleo baja su producción en tan poco tiempo a 700.000 barriles que ha sido el fondo más bajo de PDVSA. Ni que fuéramos Libia o Irak que son de la OPEP y que han sido intervenidos militarmente, ósea desbastados. Aquí en plena perdida física del comandante Chávez producíamos tres millones de barriles.

Claro esto no tiene sentido sino se dicen quienes fueron los culpables; primeramente, Rafael Ramírez y su grupete de gerentes corporativos.

Sigamos, luego, el gran potencial a desarrollar, "aquí pienso y ruego porque entre la cancillería" frente a la intención de resolver el rompecabezas energético mundial en medio del cual está Venezuela, además de ser el primer país con reservas petroleras, se encuentra con la potencialidad del Gas Natural, es factor integrador del bloque dentro del ALBA-TCP, es la primera reserva en Sudamérica y la cuarta a nivel planetario contando, por otra parte, con un gran socio que cuenta con las mayores densidades de este combustible: Bolivia. La tarea es ardua y solo puede resolverse con buenas políticas.

Este ignorado posicionamiento a partir de las materias primas integrantes de la cesta energética ha permitido a EUA sancionarnos y casi dirigir las relaciones internacionales desde la Casa Blanca. La región esta llamada, obligada a dar importantes pasos en las alianzas necesarias para la zona que primeramente nosotros exploramos y que abra de nuevo sus expectativas frente a la consolidación de la integración energética regional.

Solidos haremos entender primeramente a los de aquí adentro que solo una parte de nuestras inversiones están en el Golfo de Venezuela donde se poseen las más importantes reservas de gas, también en la Faja petrolífera del Orinoco, con el exterior, también en buena parte de la zona oriental y en la occidental del Golfo de Paria. Pero nuestra mayor inversión está afuera donde actualmente se trabaja en los conocidos proyectos Gran Mariscal Sucre, Rafael Urdaneta y la Plataforma Deltana, en alianza con las empresas de Rusia, China, Turquía, Irán, India, Enip y Repsol impulsando así una nueva Zona Económica Exclusiva, a ser explotada solo por Venezuela.

Dr. Miguel A. Jaimes N.

Referencias bibliográficas

Jaimes N, Miguel A. (2013) El oculto poder petrolero. Museo de Ciencia y tecnología. Mérida, Venezuela.

KLARE, M. T. (2003). Guerra por los Recursos. España: Urano Tendencias.

___________. (2006). Sangre y petróleo. España: Urano Tendencias.

___________. (2008). Planeta sediento recursos menguantes. España: Urano Tendencias.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 985 veces.



Miguel Jaimes

Politólogo, Magister Scientiae en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Gerenciales. Sus sitios webs; https://www.geopoliticapetrolera.com.ve y https://www.lamucuy.com.ve

 venezuela01@gmail.com      @migueljaimes2

Visite el perfil de Miguel Jaimes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Jaimes

Miguel Jaimes

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a279839.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO