Alí Rodríguez Araque, el hombre del petroleo venezolano, que forjo al 26 de septiembre del año 2.000

El 26 de Septiembre del año 2.000 unos de los días más importante de la historia contemporánea de Venezuela.

Como antecedente al 26 de Septiembre del año 2.000, se tiene que hablar inevitablemente de la inestabilidad del sector petrolero, el desenvolvimiento de la economía y las turbulencias de los mercados financieros de los años 90 y principios del 2000, comenzando esta narración específicamente por el año 1998, donde existía en Venezuela un deterioro de las cuentas fiscales desde hace algunos años, como consecuencia de una inexistente viabilidad política que proyectara una agenda clara sobre lo que deberían ser los destinos del país, en cuanto a que no se colocara en riesgo los intereses de la Nación, recursos naturales, sectores generadores de materias primas, empresas básicas, empresas privada, sector financiero y demás campos de la economía Nacional de interés perpetuo para todos los Venezolanos.

Adicionalmente los exacerbos electorales generaban igualmente perturbación en el país, provocando inestabilidad política que alimentaba la contracción económica, el incremento de la tasa de desempleo formal e informal y una fuerte reducción de los ingresos fiscales de origen petrolero que establecieron un abierto déficit financiero para el sector público, mientras que el sector bancario mostraba retrocesos por la desaceleración en el crecimiento de las operaciones activas y pasivas y una progresiva pérdida de la calidad de su cartera crediticia, lo que repercutió en la dinámica económica.

Este panorama impacta en la demanda de dinero y la estabilidad de la liquidez y por consiguiente de la base monetaria del país, destacando el hecho que todos estos acontecimientos estaban fuertemente influenciados por la caída de los precios del petróleo en unos 6,7 dólares por barril en promedio para él año de 1998. Lo que propició, inicialmente, a nivel internacional, diversos acuerdos para la reducción de la producción en forma conjunta entre los países productores No OPEP y los países OPEP, igualmente se detectó como principal antecedente de esta situación de precios bajos el reiterado incumplimiento de las cuotas de producción acordadas en el seno de la OPEP por algunos países, entre ellos Venezuela, ocasionando una sobre oferta de hidrocarburos en el mercado, por lo que en el mes de marzo se organizó la primera reunión entre Arabia Saudita, Venezuela y México, acordando un recorte total de la producción, al igual que lo hicieron de forma independiente otros países como Noruega, Egipto y Omán. Estos acuerdos estuvieron en vigencia hasta finales del año 1999, recalcando el imperante hecho que el desbalance entre la oferta y la demanda mundial de hidrocarburos a lo largo de los años anteriores era tal, que se hizo imposible mediante este esfuerzo de recortes de producción obtener una recuperación de los precios, permitiendo así el mantenimiento de altos niveles de inventarios que sólo beneficiaban a unos pocos países practicantes de esta política egoísta de sabotaje económico mundial, y de competencia desleal en cuanto al desarrollo económico de los países del mundo.

Todos este escenario nacional e internacional constituyeron los primeros pasos para el rescate RELATIVO de la política petrolera por parte de Venezuela y, fundamentalmente, por el recién electo presidente HUGO Chávez, quien en virtud de la situación interna del país, junto a sus colaboradores más inmediatos para la fecha, comienza con el diseño de una adecuada política petrolera internacional que ayudará a la recuperación de los precios y por consiguiente a nivel interno a una mayor recaudación fiscal, de renta y un mejor y confiable desarrollo de los negocios estructurales de la principal industria del país PDVSA, quien genera a la fecha más del 96 % de los ingresos del país .

Cumpliéndose el 26 de Septiembre, 18 años de la instalación en Caracas Venezuela, de la II Cumbre de Jefes de Estados de Gobierno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo OPEP, promovida por el presidente HUGO Chávez de la mano de su Ministro de Energía ALI RODRIGUEZ ARAQUE, para concertar un relanzamiento de la OPEP al honrar sus estatutos aprobados igualmente en Caracas en 1961 y cuyo principal objetivo reza así "La Organización arbitrará medios para asegurar la estabilidad de los precios en los mercados internacionales del petróleo, con el propósito de eliminar las fluctuaciones perjudiciales e innecesarias".

Lo que se planteó en esta reunión fue la recuperación de los precios que para el año de 1998 rondaba los 6,7 dólares por barril, para el año de 1999 unos 10,6 dólares por barril y para el año 2000 unos 27,58 dólares por barril como promedio, por lo que en razón de estos leves aumentos de los precios, se pactaron nuevos entendimiento sobre las cuotas de producción entre los Países OPEP, para respetar la oferta y la demanda noble del mercado petrolero. Estas decisiones políticas sin embargo, no influenciaron de forma definitiva al mercado petrolero ya que para el año 2001 el precio se ubicó en unos 20,21 dólares por barril, lo que significó una caída de US$/b 5,7 como promedio en relación con el nivel registrado el año precedente, como consecuencia de la expansión de la producción de los países no OPEP durante el 2001, que permitió mantener y elevar la oferta global.

Ante el panorama descrito, la OPEP trató de equilibrar el mercado a través de reducciones sucesivas de la producción, en total se establecieron cuatro acuerdos de recorte de la producción, de los cuales tres fueron efectuados en el año 2001, mientras que a su vez se registraban en Venezuela modificaciones de ciertas estructuras del Estado, reformas legales de las leyes, administrativas, impositivas y en materia de hidrocarburos entre otras, mediante una habilitante aprobada por la asamblea nacional en noviembre del 2002, que logró una aprobación de unas 49 leyes entre ellas, a los efecto del sector petrolero, el 13 de noviembre del 2001 es publicado el decreto con fuerza de Ley Orgánica de Hidrocarburos con el objeto de resolver problemas estructurales de la industria, de renta e ingresos petroleros y de ingresos fiscales en general y formas de negociación en cuanto a las relaciones con los inversionistas o socios, mientras que el mismo 2002 se inició bajo el acuerdo de recorte en los volúmenes de producción de crudo que se planteó en el seno de la OPEP en el 2001, que fue impactando negativamente por un ambiente bélico en el medio oriente que determino que el precio promedio por la cesta venezolana alcanzara unos 22,08 dólares por barril para este año.

Igualmente como impacto negativo a los interés del país, se suscitaron diversos hechos políticos promovidos por parte de la llamada oposición o tradicional derecha Venezolana, que abiertamente promovieron la figura de un golpe de Estado el 11 de abril del 2002 y un paro petrolero denominado más bien como un sabotaje petrolero que se extendió desde diciembre de 2002 hasta febrero de 2003, que genero una caída en la producción del 67.1%, y grandes pérdidas para la industria como: pérdidas por ventas de exportación de PDVSA de unos 14.700 MM$, pérdidas a la nación en términos de ingreso fiscales de 5.300 MM$, daños a instalaciones petroleras que afectaron operaciones a futuro de PDVSA 200 MM$, caída de 15.8% del PIB durante el IV trimestre de 2002 y 24.9% del PIB para el " I" trimestre de 2003 en conclusión, una desestabilización del país, cuyo daños civiles, administrativos y penales a la nación son irreparable por parte de las personas que premeditadamente ocasionaron esta situación, lo que constituyen motivos históricos para la reflexión sobre la importancia del asunto petrolero Internacional y Nacional.

Todas estas circunstancias Nacionales e Internacionales vistas desde 1998 hasta 2003 y de 2003 en adelante produjeron un levantamiento del velo del negocio petrolero nacional y mundial que permitieron que los precios llegaran para la fecha del 2008, cesta OPEP a un pico máximo de 140,73 Dórales por barril y que la volatilidad del mercado fuera tal que se mantuvieran los precios en una constante bajada y subida de los precios hasta la fecha del 2015 donde se registran precios de la cesta OPEP de hasta 40, 51 dólares por barril, develándose en estos años la inestabilidad del sector petrolero más hacia la alza que a la baja en cortos periodos, pero más hacia la baja que a la alza por periodos largos, pero que a su vez permitieron promover inversiones y el desarrollo de nuevas estrategias de negocios por partes de los actores, que interactuar premeditadamente en el negocio petrolero y de los que usan el petróleo como un arma para favores sus políticas globalizadoras, y manejar el sector petrolero mundial e influir así en la economías global, colocando nuevos escenarios en el panorama mundial, que ameritan medidas nunca antes tomadas y un mayor entendimiento del juego por el trono petrolero donde los países productores según sus intereses nacionales o internacionales, adopten de forma coactivas o voluntaria políticas de expansión volumétricas favorables para los países consumidores o políticas producción constante, contrarias a las de expansión volumétrica, en razón de sus necesidades económicas internas.

Aprovechando el hecho de este artículo y las vicisitudes que contemplan estos acontecimientos, destaco el hecho que en Venezuela después del 2002 en adelante se acentuaron diversas divisiones políticas y sociales, entre los que defienden su razón, que la mayorías de las veces establecen su defensa, bajo argumentos históricos, académicos y de hechos plasmados y enraizados en Venezuela que desconocen totalmente la historia petrolera venezolana, que ha traído como consecuencia el subdesarrollo generado principalmente por la improductividad del sector no petrolero y la inadecuada siembra del petróleo el cual es un concepto que va más allá de tomar un dinero para invertirlo y gastarlo, si no en hacerlo eficientemente con respecto a las necesidades de la economía Nacional, entre muchas otras causas y motivos que excluyeron a la mayoría de la población Venezolana, condenándola a la pobreza y desaciertos políticos. Destacándose en medio de este presunto debate, conceptos por parte de la llamada oposición venezolana, que aparentan el desarrolló a la fecha de algunos ciudadanos en quererse clasificar como gente privilegiada de una clase social aparentemente constituida, bajo su propio y liberar esfuerzo, por el simple hecho de poseer algún tipo de bien o patrimonio que en su gran mayoría se ha obtenido de forma dudosa, por el simple hecho sociológico que Venezuela históricamente no contempla una cultura productiva más allá que la del sector de hidrocarburos que en general ha estado dominada por el capital extranjero, comentándoles que ese pensamiento constituye un ego falso que los adentra en las profunda desinformación vinculada con la realidad, que establece que el aumento de la circulación monetaria en el país captada directamente o indirectamente por las personas naturales o jurídicas o en general por los ciudadanos, no se hubiese dado si el 26 de Septiembre del año 2.000 esa reunión no hubiese concretado, dando inicio de una nueva era del petróleo que nuevamente fue impulsada por venezolanos como HUGO Chávez FRIAS y su Ministro ALI RODRUGUEZ ARAQUE, quien en conjunto con otros colaboradores cercanos de la vieja guardia petrolera venezolana promovieron dicho acto y política de recuperación de precios.

Siendo este un principio épico, de lo que después sería un desastres épico de manos de encantadores del petróleo, que en pleno secuestro técnico, administrativo y político, destruyeron a la industria, casi en su totalidad, siendo sus gestiones presupuesto de responsabilidad patrimonial del Estado, como hecho de sus actividades como funcionarios y empleados públicos, como así se estipula en el artículo 140 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Artículos publicados:

https://www.aporrea.org/energia/a266660.html

https://www.aporrea.org/energia/a266228.html

Referencias Bibliográficas.

Bermard Mommer (2008). Petróleo Subversivo.Caracas. Fondo editorial Darío Ramírez

Hugo Chávez (2000, Septiembre) Discurso de Instalación de la II Cumbre de Jefes de Estados y Gobierno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo OPEP. Caracas- Venezuela.

Banco Central de Venezuela, informe anual años 1998, 1999, 2000, 2001, 2002, 2003, [Documento en Línea] Disponible: http://www.bcv.org.ve/webpublica/infoecos/2001/inicio.htm. [Consulta 2014, Septiembre 05

http://www.opec.org/opec_web/en/index.htm[Consulta 2014, Septiembre 05- Consulta 2015, Septiembre 14]

gilbertojose.leon@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 673 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /energia/a268852.htmlCd0NV CAC = Y co = US