Detengamos la entrega de Chávez (III)

En el artículo anterior (https://www.aporrea.org/actualidad/a268030.html), se mostraron evidencias del inicio del desmontaje de la política de Plena Soberanía Petrolera, trazada por el Comandante Hugo Chávez y que lleno al pueblo Venezolano de felicidad y estabilidad social entre los años 2002-2014. Sin embargo Maduro firmó, de su puño y letra, el decreto N° 41.452 de fecha 2 de agosto de 2018, en el cual exonera a todas las empresas petroleras que realizan actividades en el País, del pago del Impuesto Sobre La Renta (ISLR) durante todo el ejercicio fiscal 2018, sabiendo que, con esta medida, estaba beneficiando a las transnacionales socias de PDVSA. Sin ninguna garantía que los recursos que PDVSA "ahorrará" por este concepto, servirán para aumentar la producción; pero lo que si queda claro es que más de 1500 MM$ van a terminar en las cuentas de las petroleras transnacionales, en lugar de en las arcas del Estado venezolano.

Vale la pena detenerse en este punto y hacer un breve paréntesis para recordar que una de las medidas anunciadas por Maduro, es el incremento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 12 al 16%. El IVA lo pagamos todos los venezolanos en la adquisición de bienes y servicios. Es decir, mientras por un lado el gobierno traidor exonera a las petroleras del pago del ISLR, por el otro le sube los impuestos al pueblo. Es realmente difícil imaginar al Comandante Chávez tomando este tipo de medidas. ¿Acaso para este gobierno es más importante proteger miles de millones de dólares de petroleras que proteger el bolsillo del pueblo?

Sin embargo, lamentablemente, la exoneración de ISLR a las petroleras es solo una parte de lo que parece ser todo un plan orientado a la disminución absoluta de uno de los pilares fundamentales de la Revolución Bolivariana del Comandante Chávez: PDVSA.

Tal como fue expuesto en nuestro último artículo (https://www.aporrea.org/energia/a268339.html), la producción de crudo en Venezuela se encuentra en una situación catastrófica. Durante los primeros meses de 2017, la producción petrolera del país se estabilizó alrededor de 1.950.000 barriles diarios, dando pleno cumplimiento al acuerdo OPEP de noviembre de 2016, según el cual Venezuela debía cumplir una cuota de 1 972.000 barriles diarios. La decisión de Maduro de controlar toda la directiva de PDVSA y repartirla entre los grupúsculos de poder que hoy dirigen los destinos de la mancillada República, generó una crisis que pronto se convirtió en catástrofe y no hace más que profundizarse.

Fuente: Reportes de fuentes secundarias de la OPEP

Paradójicamente, y develándose cada día más el verdadero plan, del cual hemos analizado cada una de sus etapas puestas en marcha desde el fatídico 5 de marzo de 2013, ahora se utiliza la irresponsable caída de la producción petrolera (inducida por el mismo Maduro con sus decisiones) como un pretexto para crear los llamados "Acuerdos de Cooperación Conjunta", que no son más que una versión madurista de los antiguos Convenios Operativos, que el Comandante Chávez con su Política de Plena Soberanía Petrolera eliminó de nuestra industria.

La noche del 28 de agosto de 2018 pasará a la historia como uno de los capítulos más grises de la República. Esa noche, en un acto bochornoso y lúgubre (como correspondía exactamente al momento), Maduro y su gobierno de traidores, anunció al país que se iniciaba "una nueva era" en la Industria Petrolera Nacional. En verdad, la dupla Maduro-Quevedo enterró la política de Plena Soberanía Petrolera, Nacional, Popular y Revolucionaria ideada, impulsada y liderada por el Comandante Chávez. A continuación,se presentan algunos aspectos importantes respecto a los nuevos "convenios operativos" (comencemos a llamar las cosas por su nombre):

  1. Se firmaron en cadena nacional los contratos para la entrega total de las operaciones de 7 campos petroleros (Arecuna, Sanvi-Guere, Orocual, Dación, Jusepin, Moporo y Carito-Pirital), que en la actualidad, son manejados soberanamente por PDVSA y sus dignos trabajadores. La ganancia obtenida al desarrollar estos campos estaba, hasta ahora, en su totalidad en control del estado Venezolano, al ser manejados 100% por PDVSA. A partir de ahora, el Estado sólo recibirá una fracción de la ganancia generada por esos barriles.

  2. Ninguna de las 7 empresas nombradas posee reconocida trayectoria en las operaciones de producción de crudo con la única excepción de la empresa china Kerui. De hecho, el país pudo observar como Rafael Rosales, ex-sindicalista de PDVSA, quien salio de la industria de forma poco digna, acusado de estafa en modelos piramidales, le daba la mano a Quevedo y Maduro lo alababa. Sería interesante revisar ¿Cuánto tiempo tienen todas estas empresas en el ramo?

  3. No queda claro el modelo de negocios que regirá tales convenios. No se hizo público y mucho menos hubo debate sobre los mismos. Ante este escenario se desconoce la forma en la que las empresas de servicios cobrarán a PDVSA, es decir, a todos los venezolanos, tales actividades. ¿Cobrarán por barril incremental? De ser así, ¿qué porcentaje de la venta del barril se cobrarán estas empresas?, ¿el barril incremental se medirá y cobrará después que se recupere la base de producción de los campos o a partir de lo que se encuentre la contratista?, ¿cobrarán según un costo estimado de producción por barril? De ser así, ¿qué pasará si los precios del petróleo caen por debajo de ese costo de producción acordado?, es decir, si el costo de producción de uno de esos campos es 20 $/barril y los precios caen a 15 $/barril ¿cómo se le va a pagar a estas empresas? ¿cuál es el tiempo de duración de estos convenios? Muchas preguntas sin respuesta. Muy poca transparencia en un negocio que pertenece a todos los venezolanos.

  4. No queda claro lo que va a pasar con los dignos y patriotas trabajadores de PDVSA que hoy operan estos campos. Trabajadores petroleros mal pagados, humillados, desmoralizados, abandonados a su suerte en dichos campos, en los cuales la delincuencia azota mientras los funcionarios policiales y militares abarrotan las instalaciones de La Campiña en calidad de escoltas y agentes encubiertos; pero trabajadores que, a pesar de todo, luchan todos los días por mantener con las uñas la producción petrolera.¿Acaso serán transferidos a las contratistas? ¿serán confinados a oficinas sin computador y sin tareas asignadas, mientras sólo cumplen horario? ¿acaso PDVSA se prepara para una serie de despidos "indirectos"?

Adicionalmente, no puede dejar de mencionarse el caso de la empresa mixta Petrosur. El viernes 24 de agosto fue publicada la Gaceta Oficial N° 6.398, en la cual Nicolás Maduro firma de su puño y letra la autorización para crear esta empresa mixta. Las irregularidades en este proceso, son tanto o más graves que las irregularidades de los "Contratos de servicio conjunto".

En primer lugar, de acuerdo al marco jurídico vigente, las empresas mixtas no pueden ser constituidas sin aprobación de la Asamblea Nacional. Considerando la situación de desacato en la cual la oposición política en Venezuela sumió a todo el Poder Legislativo, en 2017 se recurrió al Poder Judicial para que mediara, decidiendo éste que el Tribunal Supremo de Justicia podía aprobar la constitución de tales empresas. Más allá de las consideraciones políticas, esta situación hace que el nacimiento de esta empresa mixta sea, cuando menos, viciado, cabe la pregunta: ¿Por qué No se han aprobado más Empresas Mixtas a través de este mecanismo? ¿Por qué tanta premura y necesidad de generar esta relación comercial?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero además de eso, la empresa que se asoció con PDVSA bajo una distribución accionaria 60-40 favorable a la estatal, se llama Inversiones Petroleras Iberoamericanas, Ltd., es una empresa sin experiencia en el área petrolera, fundada el mismo año 2017 y entre cuyos propietarios se encuentran: Alberto Cortina y José Ramón Blanco Balin, empresarios españoles con profundos nexos con la extrema derecha española (José María Aznar, Mariano Rajoy y demás miembros del PP español), ex directivos de Repsol y amigos del padre de Leopoldo López. Blanco Balin es mejor conocido como "el gran blanqueador" y su presencia en Venezuela fue denunciada por el mismísimo Diosdado Cabello en su programa "Con el Mazo Dando" del 01/02/2017 (https://www.youtube.com/watch?v=vyJQccqN9H4 de 2:46:13 a 2:47:26), quien no dudó en calificarlo como un delincuente. Meses después surgieron distintas investigaciones periodísticas sobre el tema, reforzando la ilegalidad de estas operaciones (https://www.laiguana.tv/articulos/65355-socio-espanol-petrosur-microempresa-funcionarios-aznar/).

Adicionalmente la empresa mixta operara el bloque Junín 10 de la Faja Petrolífera del Orinoco, conocido como Junín Sur, uno de los mejores bloques de la División Junín de la Faja, el cual inició operaciones desde cero en 2012 y ha logrado incorporar más de 40 mil barriles diarios de producción de crudo, CON ESFUERZO 100% de trabajadores de PDVSA. El desarrollo técnico-operacional de este bloque ha sido motivo de orgullo para sus trabajadores y las ganancias producidas por este bloque han pertenecido siempre de manera íntegra a la República y ahora, con esta decisión, se despoja al Estado del 40% de las ganancias asociadas a dicho bloque. ¿Por qué se privilegia a un privado, vinculado a la extrema derecha española, en detrimento de las ganancias del Estado?, ¿vale la pena entregar el 40% de la ganancia de un campo de tanta calidad como la de Junín Sur?, ¿Por qué Diosdado Cabello nunca más hablo del tema?, ¿se permitirá impunemente asociar a PDVSA y al Estado venezolano con un "delincuente" y "gran blanqueador" de capitales? y surge una última pregunta:

¿Por qué Maduro no mencionó nada de este asunto tan trascendental en el deprimente acto del 28 de agosto en la noche cuando estaba en presencia de empresarios petroleros y la Junta Directiva de PDVSA?

Todo parece indicar que estamos de vuelta a lo que Chávez, junto al pueblo, derrotó y superó. Se ha iniciado la entrega de las operaciones petroleras, bajo condiciones que se desconocen, a privados, repitiendo la misma mentira de Giusti y sus tecnócratas: operaciones muy costosas para mantenerlas con una empresa incapaz de mantener la producción (cada día es más evidente que los mediáticos escándalos de corrupción sólo buscaban vender una falsa imagen de incapacidad y el trabajo de Quevedo nunca fue incrementar la producción sino destruirla para vender la falsa imagen de empresa quebrada).

¿Será posible que nadie en el gobierno sea capaz de superar su miedo y denunciar esta nueva "apertura petrolera"?, ¿Dónde está Elías Jaua que ha criticado de manera tan feroz a todo aquel que habla con empresas privadas (https://twitter.com/JauaMiranda/status/758673262360551428/photo/1)?

Ya está en marcha el desmembramiento de PDVSA. La próxima etapa será la entrega del resto de las operaciones. Con Citgo inmersa en batallas legales y PDVSA desmembrada. Mientras tanto, los 100 mil trabajadores que quedan en PDVSA, son entretenidos con falsas esperanzas reivindicativas para evitar que puedan visualizar la enorme traición que se ha consumado. Los traidores saben que la fuerza del trabajador petrolero es idéntica a la fuerza del pueblo consciente. El Comandante Chávez permitió que la Industria Petrolera se llenara de pueblo y por eso los trabajadores reaccionarán ante esta burla. Ojalá que busquemos en los ojos de los humildes a Chávez, ojalá que lo podamos encontrar en los ojos de los niños, para poder enfrentar, con la fuerza de la indignación profunda, a la nueva burguesía amparada por Maduro y su combo de pranes mafiosos. Ojalá que no sea tarde!

¡CON Chávez, TODO!¡CON TRAIDORES, NADA!

 

antoniohsucreb@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 495 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI



US mp N Y ab = '0' /energia/a268686.htmlCd0NV CAC = Y co = US