Entrevista al Dr. Francisco González expresidente de INPSASEL: "los trabajadores deberían exigir a sus patrones mejores condiciones de trabajo"

Dr.Francisco González "a estas alturas deberíamos tener mejores organizaciones sindicales"

Dr.Francisco González "a estas alturas deberíamos tener mejores organizaciones sindicales"

Credito: Ronald Marrero

El Dr. Francisco González, ex-presidente del Inpsasel, es profesor en la escuela de medicina Lisandro Alvarado de Lara en el post-grado de Salud Ocupacional, Director del Centro de Formación Laboral y Sindical “PEDRO ABARCA” (CENFORLASIN) Coordinador de la Red de Salud Trabajo, de la Asociación Latinoamericana de Medicina Social. Recientemente llego del XI Congreso Mundial de Salud Pública, celebrado en Brasil y nos informa de los acuerdos alcanzados en el mismo a favor de los trabajadores.

RM. ¿Hace cuanto tiempo comenzó su lucha por la salud laboral en Venezuela?

FG: Mi lucha comienza en el año de 1986, en el acto de conmemoración de los cien años de la gesta del primero de mayo, invitamos al compañero dirigente sindical comunista “Pedro Abarca”, quien fue nuestro orador invitado para hablarle a los estudiantes y los obreros en el acto.

Pedro Abarca, siendo un hombre ciego, incorporó en su presentación el tema de la salud laboral de una manera extraordinaria. Yo para esa época, estaba estudiando el noveno semestre de medicina y lo que él había dicho para ese momento no era para mi conocido; ese mismo día me pregunto que iba hacer yo cuando me graduara, le comente que cardiólogo o pediatra, en ese momento me dijo algo que me marco, “miré camarada, los cardiólogos y los pediatras están completos, los trabajadores necesitamos técnicos aliados como usted ¿por qué no se hace médico del trabajo? Y desde día cambio mi vida, me invito a incorporarme en un trabajo que estaba empezando con la Federación de Sindicatos del Estado Lara y así me inicie.

Cuando me gradué en el año 89 tenía claro que mi área de trabajo iba hacer la medicina del trabajo y allí comienzó mi desarrollo profesional, hice mi post-grado en el área, y siempre he estado vinculado a los trabajadores desde entonces.

RM: ¿Usted fue el primer Presidente del Instituto Nacional de Prevención y Salud y Seguridad Laboral (Inpsasel) e impulsó la reforma de la Ley Orgánica de Prevención Condiciones y medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat) coméntenos un poco de eso?

FG: En el año 89 junto con Pedro Abarca, formamos el Centro de Formación Laboral y Sindical del Estado Lara, con el objetivo de formar a los trabajadores en el área sindical, en lo concerniente a la salud en el trabajo y comenzar todo un proceso de formación de organización que se extendió a varios estados del país como Portuguesa, Falcón, Zulia, Anzoátegui, Miranda, Caracas, etc.

Formamos un equipo del centro que bajo la dirección de Pedro Abarca, comenzó a trabajar con compañeros de la CRT en Caracas, de la UCV, compañeros de la Escuela de Formación Obrera de Maracay y conformamos un colectivo nacional de salud de los trabajadores, este colectivo estuvo haciendo propuestas y exigencias a los distintos gobiernos para que se conformará el Inpsasel como lo indicaba la Lopcymat de 1986, sólo que no hubo voluntad política para crearlo.

Nosotros como colectivo hicimos muchísimas actividades, como el primer encuentro nacional de salud de los trabajadores en el año 1990 y los encuentros regionales de salud de los trabajadores los cuales comenzaron también en año 90, todas esas actividades terminaban con pronunciamientos exigiendo a los diferentes gobiernos y ministros del trabajo, que se pusiera en funcionamiento el Inpsasel, que es el ente encargado de desarrollar la Ley.

Cuando llegó el Presidente Chávez al gobierno, se hace una propuesta a la Asamblea nacional Constituyente a través de los diferentes colectivos, para incorporar el derecho de la salud en el trabajo en la Constitución Nacional, y se incorpora el artículo 87 que le da rango constitucional a la salud laboral en Venezuela por primera vez en nuestra historia, una vez obtenido este triunfo, discutíamos las diferentes organizaciones y hablamos de aprovechar la coyuntura para trabajar en arrancar el instituto e impulsar una nueva ley.

Esto no se dio, pero para el año 2002, le exigimos a la Ministra del Trabajo, Blanca Nieves Porto Carrero, la puesta en marcha del Inpsasel, hicimos varias actividades y movilizaciones a nivel nacional, tomando las inspectoras del trabajo más importantes del país y el despacho de la Ministra, a su vez hicimos varios comunicados en la prensa nacional y regional y le hicimos un llamado al gobierno y al Presidente Chávez exigiendo se arrancará el Inpsasel que además de ser un derecho constitucional, era una obligación ética para este gobierno.

En el 2002 cuando asume el Ministerio del Trabajo, María Cristina Iglesias, nos convoca para hacerles una presentación a la Ministra de Salud la Dra. Urbaneja y a ella, se les hizo la presentación de la situación de la salud de los trabajadores en Venezuela, de los accidentes, de las enfermedades laborales y de la irresponsabilidad del estado venezolano en esta materia, ellas se impactaron muchísimo con la presentación, me sorprendió cuando se me llamó al despacho de la Ministra, para que asumiera la presidencia del Inpsasel, es así como nace el Inpsasel a finales de Mayo del 2002, se nos da la tarea de crear un instituto que no existía y del cual no había comprensión real de para que servía el mismo.

Pero el Inpsasel nace como resultado de una lucha, de las propuestas de muchos años y de una visión colectiva; yo planteaba que tenía que haber una dirección muy democrática dentro del Inpsasel, ya que este instituto es una conquista de los trabajadores venezolanos y estaba en manos de los mismos.

Este es un instituto que aspirábamos fuese de un nuevo tipo, muy democrático, muy serio, muy técnico y que estuviese muy comprometido con la lucha de los trabajadores y los derechos fundamentales de la vida y la salud en el trabajo, es así como llego al instituto, estuve tres años al frente de la institución y en este periodo el aspecto más importante que nos planteamos fue la reforma de la Lopcymat, ya que la del 86 había perdido vigencia, con la nueva constitución y la nueva realidad del país había que modificarla, se abrió una discusión muy democrática en el país, donde se recogieron los aportes y participaciones de diferentes sectores, y tenemos ya la nueva Lopcymat como resultado de este proceso.

Es lamentable sí, los intentos que se hicieron desde el Ministerio del Trabajo de tratar de torpedear la nueva Lopcymat, en tratar de cercenar muchos de los elementos de autonomía que debe tener el Inpsasel, porque yo creo que hubo mucho temor por parte del Ministerio por el desarrollo que estaba teniendo el instituto y todas las propuestas que habían, además del posicionamiento que estaba obteniendo la institución como tal, mas la ley, lleva a que las diferencias de criterio con el actual Ministro del trabajo, determinen mi salida de la institución.

RM: Recietemente usted viajo de Brasil, representando a Venezuela, en XI Congreso Mundial de Salud Pública, ¿Cuáles fueron los acuerdos realizados?

FG: Una de las responsabilidades que tengo, es que representantes de 18 países que asistieron al III Conferencia Americana de Salud Laboral y Ambiental, me designan por unanimidad como Coordinador de la Red Salud y Trabajo de la Asociación Latinoamericana de Salud Social, desde ese espacio venimos impulsando varias cosas, y es que el tema de la relación salud trabajo se convierte en un elemento fundamental de lucha para los trabajadores (as), la salud en el trabajo desenmascara el rostro más brutal del capitalismo, que se expresa no sólo en extracción de plusvalía, en explotación, si no que también se expresa en accidentes, en enfermedades, perdidas de futuro, de bienestar de los trabajadores, el componente de la salud en el trabajo es un componente totalmente revolucionario, en primer lugar para denunciar el capitalismo brutal, y ahora en su fase neoliberal de explotación de riqueza, de la salud y la vida de los trabajadores. Pero también permite movilizar a los trabajadores, permite educarlos, el tema de la salud es un tema sensible, cuando se relaciona el tema de ese derecho fundamental, cuando uno empieza hablar del derecho a la salud en el trabajo, empieza a hablarse de las condiciones de trabajo, de la propiedad de los medios de producción, de la organización de la sociedad, caes en la discusión política de la transformación revolucionaria de la sociedad y de la toma del poder por parte de los trabajadores y sus sectores aliados, para verdaderamente hacer una revolución, democratizar y socializar la propiedad de la riqueza, y tener unos métodos de producción económica que sean cónsonos con la vida humana, que no depreden el ambiente y que permitan la felicidad colectiva.

Esta es la ventaja que tiene el tema de la salud en el trabajo y nosotros la asumimos desde esta óptica militante, por eso traemos una propuesta de una Escuela Continental de Salud de los Trabajadores, con una visión bien clasista, comprometida con la lucha de los trabajadores, anti-neoliberal, muy contra hegemónica y aplicando la formación liberadora, con la visión de que hay que ir más allá de los sindicatos ya que la mayoría de los trabajadores no están sindicalizados, un ejemplo, en el Perú sólo están sindicalizados el 4% de la población laboral, y acá en Venezuela no llegamos al 18 %, entonces sin dejar por fuera los sindicatos, queremos llegar más allá, a la comunidad, donde esta el trabajador informal, llegar a todos los trabajadores y ampliar la lucha de las condiciones de trabajo más allá, al tema del ambiente, del impacto ambiental de la explotación capitalista, que depreda el ambiente, acaba con las reservas forestales, y esto no afecta sólo a los trabajadores, si no a las comunidades y tiene que haber una respuesta global contra el neoliberalismo, el neoliberalismo es una propuesta totalizánte y por lo tanto tiene que haber un espacio de lucha totalizánte también, la Escuela Continental pretende ser un espacio que apoye la formación, la movilización, la denuncia, promueva y facilite la articulación con los movimientos revolucionarios, Populares y de trabajadores en América latina, contra el capitalismo, contra el neoliberalismo, contra las transnacionales, y en función de eso estamos trabajando, queda claro que nosotros no desvinculamos lo técnico de lo político, la idea es dar una respuesta continental y para ello tenemos que hacer un diagnostico de lo que esta pasando en Latinoamérica a nivel de salud laboral, siempre manteniendo la autonomía y agradeciendo de antemano el apoyo de los gobiernos aliados a estas luchas, pero siendo autónomos, y manteniéndonos alejados de cualquier grupo de intereses que no sean los intereses de la clase trabajadora.

RM: ¿A que acuerdos llegaron con respecto a los niños y adolescentes trabajadores en el congreso?

FG: Hay dos posiciones, una de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de la UNICEF, de algunos gobiernos y de algunas organizaciones sindicales vinculadas a la FIOL, de la erradicación del trabajo infantil, lo que ocurre es que hay cada vez más trabajo infantil en América Latina, el problema es que el neoliberalismo, destruye puestos de trajo, explota, enferma, flexibiliza, y empuja a que millones de niños a salir a trabajar para apoyar en el sustento familiar, al aumentar la pobreza en los países por las políticas imperialistas.

Allí en el congreso, hicimos una buena discusión sobre el tema del trabajo infantil, se identifica el tema como una cuestión fundamental, ya que también están expuestos a accidentes, enfermedades laborales, sobre explotación, condiciones y medio ambiente de trabajo no adecuadas para laborar etc, y coincidimos en que los niños y adolescentes trabajadores no deben trabajar en condiciones de riesgo, acordamos que es un elemento de discusión permanente debe ser ese, sin embargo hay una visión errada de que los niños y adolescentes trabajadores, son una especie de minusválidos para defenderse y organizarse, ellos tienen derechos y hay que ver el problema desde esta óptica y hacer a estos compañeros trabajadores sujetos de derecho, en Venezuela tenemos una experiencia muy hermosa y sólida en este tema que son las organizaciones de niños y adolescentes trabajadores (CORENAT) que están en varias partes del país, como Lara, Portuguesa, Caracas, Miranda, etc, y esta experiencia se viene conformando desde diferentes partes de la América Latina, desde los años 70 en el Perú existen estas organizaciones y han demostrado que son un elemento de protección para los niños y adolescentes trabajadores. Protección en contra de la explotación, la drogadicción, la prostitución y el maltrato de esos niños y adolescentes trabajadores que están organizados. Sin ninguna duda hay que atacar a quien se vale de los niños para actividades ilícitas y de sobreexplotación, también hay que entender que el trabajo infantil tiene una fuerte carga cultural y que también es lamentándolo mucho una necesidad, dada la situación de pobreza en que vive nuestro continente en estos momentos.

RM: ¿Cómo ve usted la organización de los trabajadores en Venezuela, en este tema de la lucha por la salud y el medio ambiente de trabajo laboral?

FG: A mi me preocupa mucha el tema de la organización de los trabajadores en el país, creo que a estas alturas deberíamos de tener unas organizaciones sindicales mucho mejores, que estén más identificadas con la lucha de los trabajadores y trabajadoras, vemos con mucho pesar que las centrales sindicales no han abordado este tema como un elemento prioritario de lucha, ni la formación de los trabajadores, ni su organización autónoma. Los trabajadores deben exigir mucho más de los patrones, sean estos públicos o privados, en lo que tiene que concierne a condiciones mucho más dignas de trabajo, e ir avanzando cada vez más en el proyecto histórico de la clase para la toma del poder, y definitivamente las direcciones sindicales no andan por ese camino, exceptuando las honrosas excepciones.

Pero ciertamente hoy el tema de la organización de los trabajadores para la defensa de la salud y las condiciones de medio ambiente de trabajo es muy débil, indudablemente hay un avance muy importante con la incorporación de la figura de los delegados de prevención, la inamovilidad laboral y otras protecciones que da la nueva Lopcymat a los trabajadores. Para este momento ya hay 15.000 delegados de prevención en todo el país, elegidos democráticamente. Ahora el reto es que estos compañeros puedan ejercer su labor dentro de las empresas tanto públicas como privadas de manera adecuada, por esto es necesario articular todo un movimiento nacional de lucha, de formación y de organización, para lo que se propuso con esta ley, que es transferir el poder a los trabajadores, para que asuman el protagonismo y en algunos casos hasta la autogestión, en lo que se refiere a la salud y el medio ambiente de trabajo sin obviar la responsabilidad del empleador y del estado, pero que los trabajadores puedan intervenir de manera directa en las políticas y decisiones en este tema.

Estamos en un proceso que esta comenzando, yo lo veo con muy buenos ojos, con mucha alegría lo que se viene dando en algunos sectores, nuestro acercamiento con las organizaciones de trabajadores (as), el programa de formación que tenemos para los delegados de prevención, desde el centro de formación laboral y sindical, desde la universidad y con los compañeros del Inpsasel. Creo se están dando buenos resultados, pero sería muchísimo mejor si tuviésemos organizaciones sindicales y lideres sindicales que se ocuparan y comprometieran más en estudiar, en formarse y en luchar mucho más por los objetivos y las necesidades históricas de la clase trabajadora y no por otras cosas.

RM: Un mensaje de su parte para los trabajadores del país y par los lectores de esta página:

FG: Para los trabajadores, la aspiración nuestra que hemos estado vinculados a la lucha de los trabajadores desde hace muchos años, es que se conviertan en los protagonistas de la historia, realmente el proceso que estamos viviendo en Venezuela, es un proceso importantísimo de reformas y de cambios, pero necesitamos realmente que los trabajadores estén presentes en la dirección de este proceso. Creo es necesario que aprovechen este espacio que se nos esta abriendo para avanzar en la organización, en la formación y en la politización, de grandes capas de trabajadores y así empezar asumir el control obrero de la producción, democratizar la producción y socializar esa producción, creo debemos avanzar en eso, y ese seria el llamado que yo le haría a los trabajadores y a la dirigencia sindical para que entiendan la responsabilidad histórica que tienen y que han tenido siempre, pero que entiendan que en este momento se nos presenta una oportunidad para que el trabajo avance más rápidamente.

Para los lectores de esta página, bueno gracias por la oportunidad que me dan, soy un lector permanente de esta página, me parece que la misma se convierte en un elemento de contraloría social del proceso que estamos viviendo en Venezuela, y que hay que protegerla y profundizarla, es decir profundizar el proceso de la crítica, de la vigilancia revolucionaria sobre la actividad de los entes públicos, de lo que esta ocurriendo con los trabajadores, con las comunidades y con los medios de comunicación. Creo que esta página es un elemento fundamental de politización que tenemos en este momento, que nos mantiene informados adecuadamente y sobretodo nos permite tener una respuesta contra hegemónica, contra el proceso neoliberal que priva por mantenerse aun en el proceso que vivimos en Venezuela, contra la corrupción y contra la derecha que esta infiltrada en muchas instituciones y en el propio gobierno.


*Ronald Marrero, activista sindical y revolucionario, estudiante de Comunicación Social de la UBV, miembro de la Escuela de Comunicación Alternativa Fabricio Ojeda y productor de un programa de radio en la emisora comunitaria Voces Libertarias de Artigas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 18179 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas