Llegaron los "avispaitos" a la UPSA " Luisa Cáceres de Arismendi"

A alguien muy allegado, le escuché decir que por las debilidades de la revolución llegarán unos "avispaitos" a las Unidades de Producción Social Agroindustrial (UPSA) y encontrarán su casa bien equipada, con excelentes equipos de congelación, refrigeración -en este caso que nos ocupa- y todo lo necesario para que los avispaitos acumulen riquezas inversamente proporcional, a la pobreza que le causan a los productores del mar, o en desmedro de la calidad de vida de los trabajadores y del pueblo. Pero nunca me imaginé que llegaran tan pronto, menos sin caer la revolución y que llegaran a nuestra Unidad de Producción Social (UPSA) " Luisa Cáceres de Arismendi", ubicada en El Morro de Puerto Santo, Municipio Arismendi, Estado Sucre, adscrita a PESCALBA y Corporación Venezolana de Alimentos, (CVAL) respectivamente.

Llegaron los que toda la vida han odiado los ideales socialistas, los que en la actualidad odian nuestro proceso revolucionario, los primeros en engrosar sus riquezas con el tráfico de combustible, gracias a que en esta revolución se regala ese producto; llegaron con la complacencia de la nueva Coordinación de la Unidad de Producción Social Agroindustrial (UPSA) "Luisa Cáceres de Arismendi", con el silencio y la ceguera de los trabajadores, que todo lo ven "normal"; pero peor aún, con la indiferencia del partido de gobierno PSUV, directivos de PESCALBA y la de los órganos del Poder Popular, quienes no ejercen la contraloría social; la impunidad y la complacencia con el delito se hace cotidiano, y que nadie diga que no conoce esta situación.

Vinieron los avispaitos en busca del lomito de la revolución, ese que ha hecho ricos de la noche a la mañana a los aprovechadores de la sagrada patria de Bolívar y Chávez; por eso amanecieron muchos con aires de oligarcas, como pandilla de mafiosos luciendo sus camionetas lujosas en el Municipio. Ocurre esto desde que la UPSA "Luisa Cáceres de Arismendi" es utilizada para procesar y resguardar en sus frigoríficos el pescado conocido como tajalí, las especies langosta, langostino, pepitonas y calamar para "exportarlo" ilícitamente hacia las islas de Trinidad, Martinica y Santa Lucía; mientras que el destino final de la especie tajalí, es la República Popular de China.

La mercancía de la especie tajalí la embalan en cajas rectangulares, parecidas a las cajas donde se importa el pollo Sadia desde Brasil, carente de identificación, sin ningún logo y ninguna clase de símbolo, se supone que esta mercancía es para la exportación, porque para el consumo nacional no se requiere de tanta presentación, además esta especie la consumen las masas populares, y adicionarle valor agregado por esta presentación de lujo, dificultaría su venta por el elevado costo, con respecto a otras especies de consumo popular.

Llegaron los avispaitos en el momento de los problemas de desabastecimiento, guerra económica y acaparamiento, en un momento donde hacen sangre el corazón de la revolución; en la actualidad no hay permiso de exportación para esas especies, por lo tanto son enviadas a esos países bajo la figura del contrabando, siendo esta una nueva práctica delictual en el Municipio Arismendi del Estado Sucre, "el contrabando de pescado". Para esta actividad se han apalancado en la Unidad de Producción Social Agroindustrial (UPSA) "Luisa Cáceres de Arismendi"; por consiguiente, la misma la han utilizado como mampara del contrabando, y quién sabe si para otras cosas.

Adormecieron a los trabajadores aplicándoles pequeños arreglos de mantenimiento a la Unidad de Producción Social Agroindustrial (UPSA) "Luisa Cáceres de Arismendi", y vendiéndoles una vez pollo y carne de cochino a precios solidarios, se quiere que los ilusos trabajadores vean virtudes del recién estrenado Coordinador, que se vea su gran gestión, con su gran articulación con los aprovechadores del legado del Comandante Chávez.

Por cuenta de los actores políticos del Municipio, lo más seguro es que este legado del Comandante Chávez pase a la oscuridad del olvido, primero por un PSUV clientelista que lo único que se ocupa es de elecciones, y luego por una oposición oportunista que no hablará , mientras tenga la boca ocupada chupando la sangre de la revolución y las manos sueltas para los negocios turbios; pues lo más seguro es que de aquí salgan los recursos para apoyar al candidato de las filas opositoras en las venideras elecciones municipales.

Esta UPSA ha despertado la sed de dinero de muchos privados, y como tiburones hambrientos pretenden meterle el diente a este bien del Poder Popular, que nunca fue transferido. Son chinos, peruanos, holandeses y venezolanos que merodean tan exquisita presa; para lograr sus objetivos cuentan con los infiltrados de la revolución, creando la matriz de opinión "...que para reactivar la UPSA, hay que hacer grandes inversiones, que sólo ellos (los sectores privados) pueden cumplir...".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3497 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Control Obrero, Cooperativismo y Desarrollo Endógeno



US mp N Y ab = '0' /endogeno/a226933.htmlCd0NV CAC = Y co = US