El Profesor Absalón Méndez llama a convocar a Elecciones en la UCV

Solicitemos a la Comisión Electoral de la UCV, la convocatoria a elecciones, si no lo hace, designemos una Comisión Electoral de facto, para que en un lapso de 90 días convoque a elecciones bajo la regulación de la Ley de Universidades y el Reglamento de Elecciones de la UCV

Solicitemos a la Comisión Electoral de la UCV, la convocatoria a elecciones, si no lo hace, designemos una Comisión Electoral de facto, para que en un lapso de 90 días convoque a elecciones bajo la regulación de la Ley de Universidades y el Reglamento de Elecciones de la UCV

29 de diciembre de 2020.-

Absalón Méndez, Profesor Titular jubilado, adscrito a la Facultad de Ciencias Económicas del UCV, ha planteado en un mensaje escrito dirigido al profesorado ucevista la necesidad y urgencia de Convocar a Elecciones de la Autoridades Rectorales en la UCV:

 “vamos con audacia y temeridad, si se quiere, a convocar a elecciones de autoridades rectorales, decanos, representantes profesorales y de egresados, en los próximos días. Sin miedo. Sin temores. El que no esté de acuerdo que las impugne, así, se activará la justicia, para bien o para mal. Solicitemos a la Comisión Electoral de la UCV, la convocatoria a elecciones, si no lo hace, designemos una Comisión Electoral de facto, para que en un lapso de 90 días convoque a elecciones bajo la regulación de la Ley de Universidades y el Reglamento de Elecciones de la UCV. Salgamos, ya, a la luz pública, con una cuarteta rectoral, 11 candidatos a decanos, una plancha de representantes profesorales y una selección de la representación de los egresados. Hagamos un manifiesto donde anunciemos nuestra firme decisión de llevar a cabo, contra viento y marea, llueve, truene o relampagueé, como suele decir NM, las elecciones universitarias”.

A continuación la comunicación del Profesor Absalón Méndez:

Apreciados y distinguidos profesores de la UCV. Gran gusto saludarlos. Espero se encuentren bien y hayan vivido algún momento de tranquilidad en esta atormentada y sin salida Venezuela. Hoy, nuevamente, molesto su atención, en búsqueda de alguna audiencia que permita obtener oxígeno para la UCV, la cual languidece por falta de atención oportuna. Vivimos los últimos momentos de este fatídico año 2020. El año por venir no luce, para nada, promisorio. La UCV, como es de su pleno conocimiento, experimenta momentos muy complejos, me atrevo a decir, inéditos; pues, si bien es cierto que la UCV en sus trescientos años ha tenido momentos de auge y esplendor, estimo, que ninguno tiene los signos metastásicos del actual. La UCV, en lo físico, ha sido abandonada por completo, se derrumba como cualquier construcción que queda sola y a la intemperie, no tiene dolientes. En lo académico, la situación no puede ser más deprimente. No hay academia, por mucho que queramos disimularlo. En lo administrativo-gerencial, la preocupación es aún mayor. El chantaje del pasado no ha dado resultado alguno. Poco a poco, con autoridades electas, pero, enfermas, cansadas, fatigadas, el gobierno ha intervenido la UCV y se ha apoderado de ella. La Rectora y el Vice-Rector Académico, por causas, seguramente explicables, han dejado a la Universidad en manos del Secretario-Vice-Rector Administrativo, quien en su afán promocional no pierde ocasión para postrarse de rodillas ante el gobierno nacional.

Ante este cuadro, en exceso pesimista, lo admito, les pregunto, como Lenin, ¿Qué hacer? No podemos continuar de brazos cruzados a la espera que la casa se nos caiga encima. Debemos actuar, no con documentos, sino con actos contundentes.  Por ejemplo, vamos con audacia y temeridad, si se quiere, a convocar a elecciones de autoridades rectorales, decanos, representantes profesorales y de egresados, en los próximos días. Sin miedo. Sin temores. El que no esté de acuerdo que las impugne, así, se activará la justicia, para bien o para mal. Solicitemos a la Comisión Electoral de la UCV, la convocatoria a elecciones, si no lo hace, designemos una Comisión Electoral de facto, para que en un lapso de 90 días convoque a elecciones bajo la regulación de la Ley de Universidades y el Reglamento de Elecciones de la UCV. Salgamos, ya, a la luz pública, con una cuarteta rectoral, 11 candidatos a decanos, una plancha de representantes profesorales y una selección de la representación de los egresados. Hagamos un manifiesto donde anunciemos nuestra firme decisión de llevar a cabo, contra viento y marea, llueve, truene o relampagueé, como suele decir NM, las elecciones universitarias.

La Comisión Electoral no es un órgano subordinado del Consejo Universitario. Es un órgano universitario autónomo e independiente, según los artículos 167 y 168, del Capítulo IV, Del Sistema Electoral Universitario, de la Ley de Universidades vigente. Todos los lapsos judiciales, si es que tenemos miedo a la mal llamada justicia, están vencidos, sin que nadie se preocupe por ello.  Encargadurías al infinito. Esto es contrario al ordenamiento jurídico nacional. La omisión judicial para decidir tiene caminos que la hacen exigible.

El CU de la UCV no existe. No funciona. Ha dejado, desde hace mucho tiempo, de ser la máxima autoridad de la UCV.  El Claustro Universitario no se convoca para nada, tampoco, las Asambleas de Facultad, por consiguiente, estamos en una Universidad a la deriva. Requiere que alguien tome el timón y la conduzca a buen puerto. Esto es urgente. Lo peor es que amanezcamos el primero de enero del año 2021 con una UCV en la que el Rectorado y los dos Vice-Rectorados estén concentrados en la persona del Secretario. Estimo que la suerte de la UCV está en nuestras manos. Si la dejamos morir de mengua es nuestra responsabilidad. Entiendo, que el llamado es a la concordia, pero, esto no se aguanta más. Mis respetos.

Absalón Méndez Cegarra

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 9164 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter