Con "Don Ugalde" y sus consejos la ministro de Educación Adán Chávez

En el diario "El Nacional" de fecha 1° de marzo de 2007, aparece una Carta de Consejos del padre Luis Ugalde para el Ministro del poder popular para la educación, profesor Adán Chávez. Conocí al padre Ugalde comenzando la década del 70 en Ciudad Bolívar, en el paseo Orinoco. Me decía que venía en ese momento de Anacoco y tuvimos una conversación breve y amena. Después no lo he vuelto a ver.

Llama particularmente la atención su preocupación por la formación de "valores socialistas" en el sistema educativo bolivariano. Y exalta lo que él llama los "valores superiores" de la Constitución. Destaca como tales la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad individual y social, la preeminencia de los derechos humanos, la ética pública y el pluralismo político. Señala la tolerancia, el respeto al otro, la interculturalidad, la paz, el amor, la equidad y la solidaridad. Insiste en que estos valores son ejemplos en la educación cristiana y en otras experiencias. Nada dice en cambio cómo andan estos valores en la sociedad capitalista o pareciera que la devaluación de los mismos es simplemente obra del gobierno bolivariano. En nuestra opinión esos valores sociales tampoco andan nada bien en el mundo católico. No me cuesta reconocer que no andan nada bien en el universo social y personal de las izquierdas o en el mismo mundo indígena y afrodescendiente, donde la iglesia ha tenido una presencia educativa preponderante para todos estos sujetos o actores en los últimos 500 años. En cambio el sistema de educación bolivariana tiene apenas unos ocho años pugnando por instaurarse como continuo humano contextualizado en la diversidad. De allí la necesidad de refundar la escuela, el liceo, la universidad desde las comunidades y el sentido de promover una educación como continuo humano y social en todos los espacios como se lo propone la Jornada Moral y Luces. Educación que es recíproca: educar-educándonos y educándonos, contribuimos a educar. No se trata sólo de la pretensión de "llevar la cultura al pueblo", como pretenden la escuela, la universidad, las iglesias, los partidos y ahora los medios de comunicación masivos. La lucha contra los medios, no se queda en atacar los monopolios privados, pero su democratización pasa por esa lucha, necesariamente. En el fondo se trata de cuestionar de raíz todo el sistema educativo, su orientación y contenido, desde las misiones religiosas, la escuela, la universidad, hasta los medios. Su carácter de explotación, pero también su sentido alienante.

¿Vio ud., realizado, padre Ugalde todos estos valores constitucionales en las 48 horas de gobierno de Carmona "El Breve" donde estaba implicada hasta la médula la alta jerarquía católica y particularmente el Opus Dei? ¿Es el fascismo, el falangismo o el neo-franquismo una vía católica legítima para salvar del "fantasma del comunismo" el perecimiento de los aludidos valores y virtudes humanas superiores en quien disolvió de un plumazo todos los poderes? ¿Estaban preservados esos valores y virtudes en el Pacto de Punto Fijo del cual era partícipe activa la Alta Jerarquía Católica, salvo honrosas excepciones, Fedecámaras y la cúpula de la CTV junto con Copei y AD? ¿Están preservados esos valores hoy en los grandes medios de comunicación masivos y en todas las tecnologías de punta de la comunicación? Nada dice Ugalde del uso crítico y contextualizado de estas tecnologías de punta de la comunicación. Ni del abuso acrítico y descontextualizado de las mismas. Ud. guarda silencio.

No es que me interese a mí particularmente negar que existan neoestalinistas en este proceso, los cuales afortunadamente, no son determinantes ni son mayoría, como también –debemos agregar- la presencia de inquisidores en la iglesia católica y en la oposición política al gobierno bolivariano de Chávez. Todos tenemos nuestros talibanes. Ambos producto en un 80 a 90% de la matriz ideológica del capitalismo occidental y de la mal llamada "civilización occidental cristiana". Ni gobierno ni oposición están libres de manos y pensamientos autoritarios en forma total y absoluta. Sin embargo, está probado que la oposición intolerante casi siempre arrastra tras de sí a buena parte de la cúpula de la Iglesia y al mismo Ugalde y por supuesto, a la oposición política al gobierno, incluyendo la más moderada. No puede usted lavarse las manos como Pilatos. Ni puede asumir ante esto una actitud farisaica. Stalin, por cierto, fue seminarista y fue un producto en principio de ese cristianismo inquisidor y neo-medioeval laico, muy mal interpretado en sus desviaciones y sin ir a la raíz de sus desviaciones. Con razón Arnold Toynbee presentó al marxismo soviético como una herejía del cristianismo. Señalando que ponía a prueba a la propia civilización occidental. Claro, en el fondo, también era un producto suyo, resucitado en el socialismo real del momento. La crítica intercultural, comienza como autocrítica, para ser auténtica y legítima.

Si de valores democráticos se trata, creo que quien menos tiene autoridad moral para decir que los realiza es la Universidad Católica Andrés Bello o la Alta Jerarquía Católica. ¿Quién lo eligió a Ud como rector? ¿la comunidad universitaria, integrada por estudiantes, profesores, obreros y empleados, padres y representantes? ¿Quién elige a los obispos, arzobispos y cardenales? ¿Dónde queda la eclesia o asamblea, la comunidad cristiana sustituida por jerarquías verticales, excluyentes y unilaterales? ¿De cuál democracia habla nuestra iglesia hoy?

Habla Luis Ugalde de interculturalidad, olvidando la diversidad cultural, que es su base. No es de extrañar, Ugalde no dialoga o comparte: da consejos desde la cúpula de la iglesia, al nuevo Ministro de Educación, Adán Chávez Y le advierte del peligro de eso que llaman ahora "valores socialistas", que parecieran no compaginarse con los llamados "valores superiores" (¿del capital? preguntamos)

Nunca es suficiente un pluralismo político que no descanse al mismo tiempo en una diversidad de pueblos y culturas dentro de la unidad local, regional, nacional, continental y planetaria. No hay interculturalidad sin diversidad cultural y toda la formación de la UCAB descansa todavía en el mito hispanocéntrico de la pretendida "cultura única mestiza" (la dictadura cultural de Occidente que es peor que cualquier riesgo de partido único, porque es el partido único de "la cultura" y de los "valores superiores" del capital). (1) No hay pluralismo político auténtico que no descanse en los valores de la diversidad cultural, la interculturalidad y por supuesto, en la multilinealidad y complejidad del pensamiento humano. Pero ustedes reclaman justicia y democracia, sólo para las élites políticas, económicas y culturales occidentales que nos oprimen y que se oponen a la descolonización de fondo, a la inclusión social, cultural y educativa y sobre todo a una revolución cultural en este continente, que sirva de base a la revolución política, económica y social.

En la formación de la Real y Pontificia Universidad Católica Andrés Bello (como universidad privada de las élites dominantes, hijitos de papá y mamá en su mayoría, que ustedes siempre mantendrán en la minoría de edad como "críos") ¿dónde está la multilinealidad de la historia, de las sociedades? ¿dónde está la multilinealidad de la filosofía, del arte, de las cosmovisiones y cosmovivencias cotidianas y trascendentes de nuestros pueblos y comunidades? ¿Dónde está la multilinealidad de las ciencias y las tecnologías? ¿Dónde la defensa de la biodiversidad y de la sociodiversidad? ¿Dónde el ecumenismo real y concreto, la defensa de la unidad del género humano en la biodiversidad y en la sociodiversidad? ¿Dónde queda la defensa del desarrollo endógeno, sostenible y específico? Será en el mundo de paganos y cristianos, civilizados y no civilizados, desarrollados y subdesarrollados ¿Es una universidad que pone en claro los proyectos históricos de la dominación y su repercusiones en nuestro presente? ¿Se ubica en las alternativas de las teologías –multilineales- de la liberación local y planetaria?

Y en definitiva ¿cuáles y quienes son los sujetos y actores de esa educación? ¿A quién forman ustedes y para qué intereses forman? ¿Son los intereses del país y de nuestros pueblos? ¿Cuáles son sus diferencias de fondo con las iglesias ecuménicas y de base? (2)

Un amigo común de los dos, Julio Gonzalez, fundador de la Librería Nuevo Orden, católico crítico y de izquierda señalaba ya en 1960 a la UCAB como un centro político de la reacción y del capitalismo más encumbrado aparte de ser el mejor centro de ateísmo.

La formación de valores socialistas, que ud., pone en duda y señala como peligro tiene varias fuentes fundadas en nuestra propia historia y cultura: a) la indianidad revolucionaria, en su pasado y en su presente; b) el cristianismo originario y las teologías de la liberación; c) el bolivarianismo revolucionario, integracionista y emancipador; d) el marxismo crítico, lo que supone también una historia crítica del marxismo clásico y de las modalidades del socialismo real. Todas estas fuentes originarias --y no una con la exclusión de otras-, forman parte hoy de la discusión del nuevo socialismo del siglo XXI.

Un día después de su artículo en El Nacional, Monseñor Mario Moronta en una entrevista en Ültimas Noticias asume una actitud más humana y reflexiva, llamando al debate sobre el socialismo del siglo XXI, pero asumiendo sólo como fuente la doctrina social de la iglesia, olvidando el cristianismo originario, las teologías de la liberación y las otras fuentes que desde una perspectiva de la diversidad cultural y humana y de la interculturalidad deben ser elementos constitutivos del proceso de construcción socialista con nuestros pueblos. No es precísamente en la doctrina social de la iglesia, acomodaticia al capitalismo, de donde puede mejor nutrirse el socialismo del siglo XXI, aunque –es bueno recordar- el extremismo del neoliberalismo del capitalismo salvaje, al descartar hasta la encíclica Rerum Novarum, vista como sospechosa de comunismo, sólo por criticar los excesos del capitalismo en 1891.. Por lo menos, no es la fuente cristiana principal, la doctrina social de la iglesia jerárquica. La misma teología de la liberación parte de lo más originario del cristianismo, como el marxismo crítico busca lo más originario en Marx y el marxismo, como la indianidad busca sus fuentes primigenias y auténticas del pasado y del presente. Y así como tampoco asumimos el bolivarianismo por las fuentes inglesas o por el viejo manoseo del panamericanismo de la doctrina de Monroe.

Esos valores y virtudes superiores están en todas esas fuentes, nunca desligadas del pleno sentido de contemporaneidad histórica y de la mundialidad actual. Los Teques-Caracas, marzo 2007.

(1) En el caso de la revolución bolivariana, no se trata de "partido único", se trata del partido socialista unido de la revolución venezolana.

(2) La actitud filantrópica de la UCAB, de otorgar unas bequitas a alguna gente del pueblo, para curarse en salud, como lo proponía también el candidato Manuel Rosales, no cambia la naturaleza y orientación global de la Universidad. Tampoco, el dar cabida en sus publicaciones a ciertas investigaciones indígenas y afroamericanas o de otro tipo. Lo esencial es la orientación global que subyace al proyecto de la UCAB. Su orientación unicultural occidentalizante, unilineal, unilateral y tecnoburocrática neoliberal. Hay dos cosas que son determinantes: el compromiso orgánico con los pueblos y comunidades y su orientación global, que depende en mucho de lo primero. De allí el abismo entre las iglesias de base y la jerarquía católica y sus élites intelectuales. Riesgo que corre toda élite que se desligue de los pueblos y comunidades.

trompiz3@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2207 veces.



Saúl Rivas-Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: