Binóculo Nº 482

ONAPRE, Yelitze y el desastre de la educación

Tengo la impresión de que en este conflicto del magisterio, al que al parecer, ya se sumó el gremio universitario, debería hacerse una pregunta que es la clave de todo. ¿De dónde sacaron que neoliberales podían estar al frente de la ONAPRE? Incluso dos preguntas ¿Cómo la ONAPRE pasa por encima de todos, y de todo? Y hasta tres ¿sabe el alto gobierno que las decisiones tomadas por la ONAPRE, son grotescamente neoliberales?

Conocí a Yelitze Santaella, cuando fui a hacerle una entrevista para el diario Economía Hoy. Entonces era gobernadora del estado Delta Amacuro y dirigente del Movimiento al Socialismo (MAS). Me llevó a visitar Yakariyene (la casa grande) Me pareció una mujer inteligente y formada, con un sentir genuino por las necesidades de los demás, más bien por la justicia social. Es decir, -debió ser 1990- entonces me pareció una revolucionaria. Por ello me parece terrible ver que está tomando decisiones sin sentarse a discutir con la dirigencia magisterial, que por cierto sabe MUCHÍSIMO del tema, muchísimo más que Yelitze, quien por cierto es educadora. Pero eso de congelar las primas de antigüedad y profesionalización, violando no solo el estado de derecho, sino la Carta Magna, la Ley Orgánica de Educación y las batallas ancestrales que han dado los educadores por la reivindicación de sus derechos, que han costado no solo sangre, sudor y lágrimas, sino muchas muertes, desde la Cuarta República, pero es realmente preocupante.

Hay una cosa peor todavía. Cómo es eso de que van a enviar cientos de policías como muro de contención contra un derecho legítimo que es la protesta. Y no me vengan con el argumento banal de que el Chile los hubiera matado a palos. No. El problema es que en este proceso, que el gobierno se llena la boca diciendo que es socialista, una cosa semejante no puede hacerse. No importa las razones. Y más torpe aún es la argumentación de algunos camaradas de apelar al ya viejo, manipulador, estúpido y cínico argumento de que son escuálidos, o agentes de la CIA. Basta que un camarada diga algo en contra del partido o del gobierno, para de inmediato ser tildado de enemigo, contrarrevolucionario y agente de la CIA. Es un estilo que raya la mediocridad.

Y estoy absolutamente seguro de que Chávez jamás hubiera permitido semejante desatino en un gobierno cuyo norte principal debería ser beneficiar a los educadores por sobre cualquier cosa. Ergo, cualquier análisis que haga la ONAPRE, no debe ser desde los números de la pizarra, porque en la pizarra, ningún análisis toma en cuenta a los seres humanos que son los educadores, porque para el neoliberalismo, las personas son números, no seres humanos.

La educación es uno de los problemas más complejos que tiene la sociedad moderna. Para las sociedades tercermundista como la nuestra, no tiene valor estratégico, y creo que tampoco táctico. Es decir, no se sabe para dónde la lleva. En las sociedades modernas, tienen preeminencia, como la japonesa donde los maestros son venerados, casi como santos; o como la finesa, donde un educador tiene más importancia que un diputado.

En esencia, la educación es un instrumento. El argelino marxista Luis Althusser la incluyó entre uno de los Aparatos Ideológicos del Estado. Porque efectivamente, es desde la educación donde se moldea al ciudadano del futuro; y es desde la docencia, donde se puede formar a personas que caminen hacia uno u otro lado.

El sistema educativo venezolano ha estado en crisis desde hace años. Desde que las mafias se negaron a comenzar el año escolar en enero, como se hace en todos los países del mundo. Es uno de los tantos absurdos que vive la educación en Venezuela. Chávez se ocupó mucho del tema. De hecho, no tengo dudas de que el mejor proyecto de formación escolar que se haya escrito EN EL MUNDO, es el Plan Maestro Nacional Simón Bolívar, el cual fue saboteado por el propio Ministerio de Educación. Hoy, la educación en Venezuela es un desastre. Un desastre que algunos expertos han advertido que tendrá consecuencias muy graves a largo plazo. No puedo imaginarme a chamos a quienes nunca les dieron una materia porque no había profesor, que se la pasaron porque está prohibido raspar, con un cargo de ministro de algo dentro de diez años, porque se supo enchufar.

Y ciertamente, si todo era una anomia total, los educadores no podían ser menos. Y allí se enquistaron las mafias, los sindicatos tránsfugas, vendidos al mejor postor, la corrupción, un elefante blanco llamado IPASME, y pare de contar. Educadores que nunca dieron clase, pero cobraron siempre y están jubilados, educadores que cobraron notas con favores sexuales, educadores que junto a sus alumnos venden droga, y una larga retahíla de etcétera.

De tal manera que la educación en Venezuela es, más o menos, un lastre. Una suma de verdades a medias. Y un cúmulo de porquerías que nunca se han limpiado. Es lo primero que debería hacer el gobierno. Mi pana y camarada Aristóbulo Isturiz, con quien por cierto peleaba mucho, una vez me contó que envió un oficio al piso 12 del Ministerio de Educación; pero a los dos días, como no obtuvo respuesta, preguntó a la secretaria, y resultó que nadie sabía del oficio. En persona comenzó a bajar piso por piso a buscarlo. "Podrás creer, hermano, que en el piso 11 encontramos un departamento que tenía como 60 personas, que no estaba en el organigrama, y que en realidad nadie sabía qué hacía. De ese tamaño es este monstruo", es una anécdota que jamás olvidaré.

Es decir, hace muchos años que vengo diciendo que la educación en Venezuela deben voltearla patas arriba, y darle la dirección correcta para que alguna vez sirva para algo. Pero en lo que no estoy de acuerdo, es que tengan que pagar los platos, los más pendejos, los trabajadores maestros y obreros. ¿O es que al gobierno no le da vergüenza pagar dos dólares a un obrero por las vacaciones escolares?

Aún sostengo mi tesis de que debe existir una universidad para desaprender. No tengo idea de cuán maravillosos seríamos si nos sacaran toda la mierda que nos han metido en la cabeza, pero es probable que el el país estuviera lleno de Rómulos Gallegos, o de Humberto Fernández Morán. Aunque por el camino que vamos, la educación entrará en la nada…

Caminito de hormigas…

Que alguien me explique porqué la escuela nacional Itaca, en Flor Amarillo, está cobrando 5 dólares por entregarle una boleta al muchacho… "Olmos, llegó la supervisora a la escuela con una torta disque para cantarle cumpleaños a Chávez y apareció una maestra y le dio una patada a la mesa, y la torta voló por los aires. La tipa agarró su carrote y su cartón con los pedazos y se fue pa´l coño", me contó un docente… "Hermano tú tienes a quién preguntarle porqué las bolsas de comida del INCES traen aceite, pollo, mortadela, y las que nos dan a nosotros, no", misterio de la ciencia, diría el doctor Lupa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2040 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación