Estrategias de funcionamiento del aula virtual resiliente en tiempos de pandemia

Ante la necesidad de llevar a cabo los planes "Cada Familia una Escuela" y "Universidad en la Casa" motivado por la suspensión de las clases presenciales debido a la aparición del COVID-19, se hace necesario implantar estrategias de funcionamiento del aula virtual resiliente en los hogares de familia en pandemia, donde participen los alumnos, el tutor virtual, los padres, la familia y la comunidad organizada. Se trata de convertir el hogar familiar mediante el empleo de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) en un ambiente de aprendizaje virtual, que se adapte a un nuevo diseño instruccional para el aprendizaje a distancia, con programas instruccionales que contemplen nuevas estrategias didácticas, métodos, estrategias de evaluación, así como la ayuda ajustada y personalizada, que brinda el tutor virtual a las nuevas circunstancias. De esta manera, el estudiante desde su casa puede conversar, leer documentos, realizar ejercicios, formular preguntas al tutor virtual y al resto de los estudiantes, trabajar en equipo e interactuar colaborativamente con la comunidad virtual de aprendizaje de manera síncrona o asíncrona.

Por otra parte, es preciso señalar, que las aulas virtuales utilizan de manera amplia e intensiva las TIC, requieren de una planificación y organización del aprendizaje orientado hacia sus aspectos globales, contenidos de aprendizaje bien definidos, uso de la distancia para llevar a cabo la interacción social, así como desarrollo de las actividades de aprendizaje más centradas en el alumno. Además, cuentan con la dirección del tutor virtual en su rol de facilitador de los contenidos del aprendizaje, los padres y la familia, unido a la comunidad organizada que rodea el hogar familiar, que se constituyen en apoyo para garantizar que el estudiante, que es el centro de la atención de todo el proceso de enseñanza y aprendizaje, no se sienta solo y pueda construir de manera significativa su conocimiento. En tal sentido, los elementos que integran el aula virtual son: distribución de la información, intercambio de ideas y experiencias, aplicación y experimentación de lo aprendido, evaluación de los conocimientos, así como seguridad y confiabilidad en el sistema.

Ahora bien, para trabajar en el aula virtual se requiere implantar estrategias que por un lado garanticen el desarrollo del proceso de enseñanza y aprendizaje virtual y por otro las condiciones técnicas, tecnológicas y los apoyos necesarios para que dicho proceso funcione correctamente con la mirada del tutor virtual, los padres, la familia y la comunidad organizada que rodea el hogar familiar. Por ello, resulta conveniente preguntarse ¿cuáles estrategias deben implantarse en el aula virtual familiar en pandemia para garantizar el aprendizaje de los estudiantes? Algunas de estas estrategias pueden ser enunciadas de la siguiente manera:

(1) Planificar detalladamente todo el proceso de enseñanza y aprendizaje teniendo en cuanta el desarrollo de un currículo diseñado para la educación a distancia de manera virtual, que considere la flexibilidad como su principal elemento, así como las características que rodean al aula virtual propias de las condiciones del hogar familiar. Igualmente, reflexionar sobre los efectos de la complejidad en el escenario del aula virtual y como oponerse a ella con base a la resolución de problemas, así como las posibles condiciones adversas que puedan presentarse a las cuales el tutor virtual, el estudiante, los padres, la familia y la comunidad organizadas deben enfrentar de manera resiliente.

(2) Diseñar las estrategias didácticas, los tiempos para la ejecución de las asignaciones y las estrategias de evaluación, con base al cumplimiento de los objetivos de aprendizaje. En tal sentido deben utilizarse variadas estrategias didácticas que incluyan: glosario colaborativo, estudio de caso, uso de portafolios, mapas mentales, lluvias de ideas, exposición en línea, entrevistas a expertos y discusiones guiadas. De igual forma, deben diseñarse estrategias de evaluación sobre la base del cumplimiento de los objetivos de aprendizaje, de manera individual y grupal, que incluyan la autoevaluación y la coevaluación con la participación de la comunidad virtual de aprendizaje; así como, la ayuda ajustada y personalizada del tutor virtual al estudiante, que irá concertando en la medida que el alumno sea competente para construir con esfuerzo personal su conocimiento.

(3) Brindar una adecuada atención al funcionamiento de la tecnología en el aula virtual considerando todas las variantes a aplicar, con base a los diferentes escenarios que puedan presentarse. Utilizar todos los medios informáticos y de difusión a su alcance, contemplando siempre la posibilidad que, ante un fallo tecnológico, no solo agotar todas las vías para resolverlo, sino garantizar que el tutor virtual, con la ayuda de los padres, la familia y la comunidad organizada, le hagan llegar los materiales instruccionales al estudiante, para garantizar la continuidad de los aprendizajes a pesar de los inconvenientes presentados.

(4) Garantizar la capacitación de los padres, la familia y la comunidad organizada que rodea el hogar familiar, con base al diseño e implantación de un programa de capacitación que implique la transmisión de la mayor cantidad de información para que influya en la atención a las necesidades de formación y desarrollo de sus hijos. Todo ello, en el marco de una acción educativa de sensibilización, de aprendizaje, de duda, que comienza con el ejemplo de adiestramiento o de clarificación de los valores, las actitudes y las prácticas de los padres en la educación de sus hijos. Esto se corresponde con un proceso de desarrollo individual tendiente a desplegar las capacidades necesarias, para comprender cómo construir y aplicar los conocimientos en función del aprendizaje de sus hijos.

En este mismo orden de ideas, surge la interrogante ¿cómo comenzar y dar continuidad a la capacitación de los padres, la familia y la comunidad organizada que rodea al hogar familiar, para garantizar el aprendizaje de sus hijos? Un buen comienzo de formación podría ser conocer todo lo que necesitan sus hijos para construir los conocimientos, qué asignaciones le entregó su tutor virtual, cuánto tiempo tienen para ejecutarla y entregarla, cómo serán evaluados, que ayuda necesitan, entre otras cosas básicas, que le permitan comenzar a ayudar a sus hijos. Pero, también los padres y la familia tienen que conocer cuál es el desempeño de su hijo con la tecnología, qué ayuda necesita y qué no sabe hacer para ayudarlo a resolver el problema. Es por ello, que tanto los padres como la familia deben conocer del desarrollo curricular y programático a que está sometido su hijo y del manejo de la tecnología que necesita para resolver las tareas de aprendizaje.

En tal sentido, y profundizando en el tema, es posible decir que el programa de la formación de los padres, la familia y la comunidad organizada persigue como objetivo general: estimular el desarrollo y formación de sus hijos en las tareas de aprendizaje desde el hogar, apoyados en la información que reciben del tutor virtual y la institución educativa, así como en el desarrollo de nuevas habilidades y destrezas educativas. Esto permite formular como objetivos específicos en el marco de las funciones a cumplir por los padres en el aprendizaje de sus hijos los siguientes: (1) estimular la participación con el apoyo del tutor virtual, los padres, la familia y la comunidad organizada; (2) aprender estrategias y técnicas que le permitan contribuir con el aprendizaje y su control; (3) prevenir que los problemas en el aprendizaje no influyan en las relaciones familiares; (4) informarse de cómo proceder en caso de presentarse problemas de actitud o aptitud hacia las tareas de aprendizaje; (5) solicitar asesoramiento cuando existan necesidades de educación especial; (6) interactuar con la comunidad organizada para que participe en las tareas de aprendizaje dentro y fuera del hogar; (7) apoyar cualquier tipo de iniciativa de interés especial comunitario y social a favor del aprendizaje; (8) recibir capacitación sobre desarrollo curricular y tecnología educativa; (9) así como, acompañar a sus hijos durante todo el proceso de enseñanza y aprendizaje en el aula virtual familiar.

Ahora bien, ¿cuáles son los aspectos en que se centra el principio de acompañamiento al estudiante en sus tareas de aprendizaje, por parte de los padres, la familia y la comunidad organizada en el aula virtual familiar? Primero, nunca tratar de sustituir al tutor virtual en su labor de guía y facilitador del aprendizaje, sino acompañarlo en todo momento. Segundo, mantener una constante comunicación con el tutor virtual, al igual que con los padres y familias de los otros estudiantes que integran la comunidad virtual de aprendizaje. Tercero, crear y conservar espacios sanos dentro del ambiente familiar, que se constituyan en lugares de convivencia que permitan oponerse a las peleas y exaltaciones por estrés, manteniendo una alimentación sana y horarios de sueño adecuados, con el propósito de garantizar la energía necesaria durante cada jornada. Cuarto, estar siempre pendiente del cuidado de los hijos, comprendiendo que primero está la salud, que hay que garantizar que no se contagien y que antes que el estudio y el aprendizaje está garantizar las medidas de bioseguridad que eviten el contagio y contrarresten la propagación del COVID-19.

Por ello, es importante que los padres, la familia y la comunidad organizada que rodea al hogar familiar, centren su atención en entender y profundizar en las áreas de influencia más sensibles del programa de formación como son: prestar atención a la información suministrada por el tutor virtual y la institución educativa al seno familiar; adquirir y desarrollar habilidades para promover cambios conductuales en el educando, los padres y la familia, mediante técnicas para fortalecer las dimensiones intrapersonales e interpersonales, incrementar la empatía, la motivación, resolución de conflictos, toma de decisiones y utilización de mecanismo de dialogo; así como, trabajar sobre los cambios en los valores y las creencias para desarrollar la autoconciencia y el autoconocimiento respecto al propio estilo de paternidad desarrollado, su génesis e influencia en el desarrollo y la educación de los hijos, cambiando diversos tipos de creencias tales como las actitudes educativas, las teorías implícitas acerca del desarrollo de la educación y la percepción del comportamiento de las relaciones entre padres e hijos.

Finalmente, es importante comprender e interiorizar acerca del paradigma de resolución de problemas, partiendo de entender que los problemas son oportunidad de éxito y como tal deben tratarse. Por ello, en primer lugar, se trata de abordar la resolución de problemas con el método científico, pero considerando las situaciones que lo afectan en el campo social y educativo, abordándolos y resolviéndolos aun cuando exista poca información, en tiempo limitado e incluso frente a situaciones adversas. Segundo, comprender que la única forma de resolver los problemas es con la participación de todos los integrantes de aula virtual. Tercero, interiorizar que los problemas se resuelven en el sitio donde ocurrieron y con los actores que participaron, trabajando con base a las fases que componen el proceso de resolución de problemas como son: identificar e interpretar el problema, determinar quién lo originó, investigar acerca de las alternativas de solución, anticipar los resultados en caso de ser posible, seleccionar y poner en marcha la alternativa seleccionada, así como evaluar los resultados y la efectividad del plan puesto en marcha.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 925 veces.



Sergio Teijero Páez

*Doctor en Educación. Post Doctor en Ciencias Sociales. Profesor e Investigador Titular UCV / UNEXCA

 steijero@gmail.com      @steijero

Visite el perfil de Sergio Teijero Páez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: