Evaluación en ambientes de aprendizaje virtual resiliente en pandemia

La resiliencia, apoya las diferentes actuaciones que asumen los individuos cuando se enfrentan a circunstancias adversas, que le generan malestar, estrés, sentimientos encontrados, lo cual provoca que mientras algunos perecen ante tales circunstancias generando desequilibrio y trastornos, otros se enfrentan actuando emocional y socialmente, con inteligencia, creatividad y espiritualidad, para vencer la adversidad. Por ello, se presenta como la capacidad que tiene un individuo de reaccionar y recuperarse ante las adversidades. En un contexto académico andragógico se conecta con factores humanos relativos a la habilidad para la resolución de problemas; géneros; vínculos afectivos externos; afecto parental; temperamento; relación con pares; así como, introspección, independencia, capacidad de relacionarse, iniciativa, humor, creatividad y moralidad. Todo ello, consciente que la capacidad y disposición positiva del tutor virtual permite su crecimiento y desarrollo profesional, sin obviar, que ante las adversidades se requiere enfrentarlas, buscando soluciones que permitan un arreglo entre las partes encontradas. En consecuencia, el enfoque de la resiliencia aplicable al tutor virtual en el aula virtual inmerso en el plan "Cada Familia una Escuela", entiende el desarrollo humano de un individuo inmerso dentro de un contexto específico, constituido por su ecosistema, que le permitirá comprender su proceso de resiliencia, si considera el ambiente y la cultura que lo rodea, al igual que las tareas específicas que debe cumplir, oponiéndose a los factores que promueven la adversidad en su condición de conductor del proceso de enseñanza y aprendizaje, donde su rol es ayudar de manera ajustada y personalizada al estudiante, para que construya aprendizajes verdaderamente significativos.

Ahora bien, la evaluación en educación se entiende como aquel conjunto de procesos sistemáticos de recopilación, análisis e interpretación de información válida y fiable, que a partir de criterios preestablecidos permitan llegar a una decisión, que favorezca al estudiante a lo largo del proceso de aprendizaje. Sin embargo, al hablar de evaluación en ambientes de aprendizaje en línea es necesario considerar, que dichos ambientes se caracterizan de manera primordial por el uso de la tecnología, la cual aporta una serie de facilidades, como son: flexibilidad; nivel de inmediatez en las interacciones tutor virtual-estudiante y entre estudiantes; posibilidades de acceso a los cursos cómo, cuándo, desde cualquier lugar y tiempo; capacidad de realimentación que favorece la discusión y ayuda a la construcción del conocimiento, aprendizaje, auto-aprendizaje y co-aprendizaje; así como la posibilidad de brindar una ayuda ajustada y personalizada sin limitaciones espacio-temporales. Por ello, al aprovechar todas estas facilidades que brinda el uso de la tecnología, debe diseñarse y desarrollarse la evaluación en línea tomando en cuenta las características de los aprendizajes derivadas de sus fundamentos, como son: constructivista, basado en recursos, colaborativo, basado en problemas y situado, entre otras.

Al respecto, resulta oportuno preguntarse: ¿cuáles son los aspectos claves que deben tenerse en cuenta por parte de los tutores virtuales en las evaluaciones en línea, considerando las posibles adversidades a que se encuentra sometida dicha evaluación? Estos aspectos pudieran quedar enmarcados en: (1) fundamentación y enfoque metodológico consistente, flexible y adaptado a las condiciones reinantes, con bases fundamentales explícitas, comprensibles por el estudiante, con tareas evaluativas orientadas al aprendizaje, que permitan desarrollar habilidades, así como con un enfoque pedagógico alineado con todos los componentes del proceso instruccional; (2) valores, propósitos, criterios y estándares explícitos. que afianzan el diseño de la evaluación, así como los criterios utilizados para juzgar el logro de los estudiantes, que deben conocidos por ellos para que los ayude a tomar decisiones sobre la forma de enfocar y actuar en su aprendizaje; (3) Tareas de evaluación auténticas y completas, vinculadas a la vida real y con los problemas de su entorno personal y laboral como proyectos, estudios de casos, entre otros; (4) facilidad en su estructura, que propicie que el alumno de manera progresiva desarrolle habilidades dirigidas al logro de la autodirección, tales como recuerdo de información, establecimiento de objetivos, pensamiento crítico, autogestión y autoevaluación; (5) evaluación formativa y a tiempo, enlazando la evaluación formativa y la sumativa para motivar, proporcionando una estructura definida al aprendizaje; así como, (6) conocimiento del contexto del aprendizaje y de sus percepciones, considerando en la planificación de la evaluación, el contexto donde se desarrollan los estudiantes y las percepciones que tienen acerca de la evaluación.

Por otra parte, el tutor virtual debe lograr que el estudiante asuma el control de la evaluación para lograr el desarrollo de habilidades, que le permitan aprender de las evaluaciones y no verlas como una imposición o castigo, flexibilizándola y haciendo responsable al estudiante por su aprendizaje y uso de los recursos necesarios, acordes a la situación a la que se enfrenta y mediante el uso de diferentes métodos. Por ello, es propicio preguntarse: ¿qué métodos de evaluación debe utilizar el tutor virtual resiliente para lograr las habilidades en los estudiantes, que los conduzcan a aprender significativamente en el aula virtual? Un primer método, es el que refleja la evaluación de los aprendizajes como consecuencia del mundo real que rodea al estudiante, mostrándose como una consecuencia del ambiente generado en el aula virtual, más allá de las pruebas objetivas reglamentarias aplicables a estudiantes de rendimiento continuo sino, además, reorientada a aquellos estudiantes que aprenden a lo largo del tiempo, más reflexivamente, o los que aprenden mejor con base al análisis de hechos reales. En tal sentido, las características de la evaluación en ambientes Web deberán adaptarse al momento de su aplicación y a la complejidad del proceso de aprendizaje, teniendo en cuenta que estos ambientes facilitan la aplicación del concepto de cognición situada, que ocurre cuando el estudiante aplica sus conocimientos con base a su ambiente y circunstancia por las que está atravesando, con los materiales instruccionales, con la tecnología, o con un ambiente familiar no propicio. En este momento, el estudiante se ve obligado a demostrar sus habilidades de pensamiento de alto nivel, facilitando el uso de los conceptos aprendidos una vez finalizado el curso.

Un segundo método, es el que considera la evaluación del aprendizaje basado en proyectos donde se presentan problemas a los alumnos, que deben ser analizados y resueltos haciendo uso del estudio independiente y del trabajo colaborativo, requiriendo que los estudiantes realicen la síntesis de conceptos, evaluación y priorización, cuando deciden cómo van a abordar el proyecto para plantear su solución. Además, este método permite al tutor virtual evaluar la plataforma utilizada para la creación de los conceptos, determinando donde el estudiante pudo haber tenido dificultades para el aprendizaje. Esto, finalmente, posibilita al tutor virtual evaluar las diferentes partes del proyecto, dónde se han presentado problemas, cuáles corregir y cuáles seguir, o si se han presentado problemas con los conocimientos previos que posee el estudiante. Un tercer método, es el que utiliza la reflexión de la memoria de los estudiantes, donde la evaluación permite al alumno tomar un tiempo para reflexionar sobre su aprendizaje, ofreciendo información al tutor virtual acerca de las percepciones de los estudiantes sobre los temas estudiados, desarrollo de conceptos basados en nuevos aprendizajes, así como posibles errores conceptuales generados durante el aprendizaje. Un cuarto método de evaluación, se refiere al desarrollo de tareas en línea diseñadas y aplicadas por el tutor virtual, como parte del diseño instruccional enfocado a propósitos formativos y sumativos. En tal sentido, la evaluación debe estar orientada hacia el cumplimiento de los objetivos y las actividades de enseñanza y aprendizaje, utilizando procedimientos donde se tome en cuenta el conocimiento, habilidades, actitudes, dificultades y resultados deseados.

Ahora bien, otros métodos involucran: (1) pensar críticamente y hacer juicios, que permitan presentar la información de manera coherente, destacando los eventos y problemas presentados, junto con soluciones o acciones recomendadas; (2) resolver problemas y desarrollar planes, con diferentes niveles de complejidad que permitan a los estudiantes buscar la información útil y verdaderamente significativa, utilizando teorías para interpretar hechos, generar ideas, buscar consenso y planificar acciones; (3) desarrollar procedimientos y técnicas, que impliquen evaluar habilidades con el uso de equipos y herramientas comunicacionales, que demuestren competencias multidireccionales, procedimientos y protocolos detallados; así como, (4) evaluación para la gestión y el desarrollo del estudiante en sí mismo, con una variedad habilidades y destrezas de auto-gestión, dirigidas a ayudar a los estudiantes a asumir la responsabilidad de su propio aprendizaje y desarrollo, que le permitan identificar sus propios valores, actitudes y creencias, producidas por sus reacciones ante diferentes situaciones en su vida personal y laboral, para ser aptos o no para desarrollar proyectos auto-dirigidos donde definen y articulan un problema, diseñan y desarrollan un proyecto, analizan información desde diferentes puntos de vista, reflexionan sobre los resultados de un proyecto, así como evalúan el logro de acuerdo a criterios predeterminados.

Además, existe el método de acceso y gestión de la información, que consiste en evaluar en el estudiante habilidades enfocadas hacia los procesos de obtención, procesamiento y transmisión de información, como parte parcial del aprendizaje, una vez que el estudiante ha demostrado que puede conocer el todo y dividirlo en partes para su interpretación y profundización. Por ejemplo, elaboración de bibliografía comentada, antecedentes de la investigación, elaboración de constructos teóricos, desarrollo de bases de conocimiento, entre otras. Por otro lado, está el método de demostración de conocimiento y comprensión de casos específicos, asociado al desarrollo de habilidades de alto nivel como pensamiento crítico y solución de problemas donde se incluyen acciones del tipo: identificar, describir, procesar, relatar, recordar y reportar. Por último, en este pequeño recorrido por los métodos para evaluar en ambientes de aprendizaje en línea, que pudieran mostrarse adversos o resiliente, se encuentra el método de diseño, creación y actuación, donde se ponen de manifiesto habilidades evaluadas en disciplinas como la arquitectura, ingeniería, artes visuales, teatrales y similares. En este método, se utilizan los proyectos y portafolios relacionados con elementos de estética, creatividad, teoría, solución de problemas y habilidades técnicas-disciplinarias. Los videos pueden utilizarse para evaluar la actuación a distancia y ejercer un adecuado control de calidad, que se acompañan frecuentemente con la justificación oral o escrita de la actuación, así como incluir vínculos teóricos, reflexión y autoevaluación, siendo fundamental el uso de la comunicación oral y kinestésica asociada a las manifestaciones corporales.

Finalmente, es conveniente resaltar que la tarea de evaluar los aprendizajes de los estudiantes en línea, en ambientes que pudieran resultar adversos, como resultado de la implementación de aulas virtuales en el plan "Cada Familia una Escuela", en el marco de la pandemia conocida como COVID-19, debe ser diseñada por el tutor virtual resiliente de la manera más completa posible, abarcando la mayor cantidad de escenarios, utilizando una combinación de métodos y dejando paso a la flexibilidad que le permita ajustar ante la presencia de adversidades. Podríamos decir que son dos las cosa macro a tener en cuenta. Por una parte, la resiliencia en la virtualidad, que implica actuar haciendo uso de la tecnología para oponerse a la adversidad y por la otra, la complejidad del proceso educativo, la cual se presenta como un tejido de eventos, acciones, interacciones, retroacciones, determinaciones y azares, que constituyen todo nuestro mundo académico virtual, donde es necesario para aprender mediante la construcción de conocimiento y evaluar lo aprendido, poner orden en los fenómenos que ocurren en el proceso de enseñanza y aprendizaje, rechazando el desorden, descartando lo incierto, seleccionando los elementos de orden y certidumbre que clarifiquen, distingan y jerarquicen los procesos educativos virtuales.

*Doctor en Educación. Post Doctor en Ciencias Sociales. Profesor e Investigador Titular UCV / UNEXCA. Director / Editor de la Revista Científico Comunitaria ARA MACAO. Teléfono móvil: +584166335561 (WhatsApp). E-mail: steijero@gmail.com / Twitter: @steijero. Facebook: https://www.facebook.com/sergio.teijeropaez/ Repositorio Institucional Saber UCV: http://saber.ucv.ve/simple-search?query=Sergio+teijero&submit=Ir+ Sitio Web: https//:sites.google.com/view/revista-ara-macao



Esta nota ha sido leída aproximadamente 887 veces.



Sergio Teijero Páez

*Doctor en Educación. Post Doctor en Ciencias Sociales. Profesor e Investigador Titular UCV / UNEXCA

 steijero@gmail.com      @steijero

Visite el perfil de Sergio Teijero Páez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas