Escolios del pasado para un futuro que es presente

"Todo en la vida tiene un inicio y un fin, y entre ellos muchas eventualidades que alimentan el alma"

 

Quiero iniciar estas pequeñas líneas, vislumbrándome en un futuro que ya es presente, en cuanto a lo convulsionado que se ha vuelto el enseñar y aprender en esta época cargada de cambios y transformaciones, una época donde la transdisciplinariedad es un factor importante a tener presente en nuestras decisiones y acciones.

Hasta no hace más de 9 meses, me encontraba en un aula de clases rodeada de al menos 40 estudiantes, un pizarrón de clase nuestra hoja en blanco y pues muchas expectativas sobre el cómo íbamos a construir los aprendizajes en el nuevo lapso académico 2020-I, sonaron las 12 del mediodía de aquel 13 de marzo de 2020 y al día siguiente ya no volvimos a ver nuestro pizarrón con el mapa guía construido para nuestras actividades, en su lugar, apareció una pantalla que cambio mi ruidoso salón de clase por el silencio que atormenta mis pensamientos, y la interrogante ¿Dónde están mis estudiantes?, y al otro lado, ¿Dónde está la profe?. En ese momento me di cuenta que ya nada sería normal, y que era nuestra responsabilidad como modelos, guía y formadores construir escenarios viables para promover un aprendizaje colaborativo y significativo que respondiera a las necesidades de la época.

Así fue transcurriendo el tiempo, hoy me encuentro aquí afrontando un nuevo reto de formación ante los Ambientes Virtuales de Aprendizajes (AVA), que desde mí mirada, son la mejor simulación en la distancia de mi ruidosa aula de clase, pero florecen elementos que sin duda dificultan el transitar en la virtualidad, a diario me empodero de postulados de los AVA, pero el factor limitante es la disposición de la tecnología en manos de cada uno de los socios de aprendizaje responsables del fortalecimiento de los haceres universitarios.

Hoy más de 300 días en pandemia me siento libre e independiente, capaz de afrontar y abordar contenidos en la distancia, innovando y experimentando las eventualidades de las tecnologías en pro de la consolidación del abordaje de los saberes y fortalecimiento de los haceres universitarios, pero no dejo de pensar en que esta época dependiendo de la mirada del que mira, ha convertido el proceso educativo en dos partes: una que nos acerca a personas que geográficamente era casi imposible compartir y construir grandes escenarios de aprendizaje y otra lo ha convertido en excluyente, limitante y no gratuito para un sector tanto de docentes como estudiantes, las mismas características de la época actual, nos obligan a invertir económicamente en equipos tecnológicos y en el pago de servicios como en el internet para poder navegar en este tsunami que nos presentan los AVA. Entonces, me despido por ahora, con la siguiente pregunta problematizadora: ¿los AVA me alejan o acercan a mis 40 estudiantes que tenía antes de la pandemia del COVID-19?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 854 veces.



Lusmery Alvarado

Doctora Vicerrectora Académica de la UPTP "Juan de Jesús Montilla" Representante de la UPTP ante el Comite Interinstitucional del PNFI Coordinadora del Eje de Proyecto del PNFI

 alvaradolusmery@gmail.com      @meryamileth

Visite el perfil de Lusmery Alvarado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ciencia, tecnología e innovación


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación