Leyes básicas del éxito del tutor virtual-líder en el aula virtual en pandemia

El liderazgo del tutor virtual en el aula virtual permite dirigir los esfuerzos y motivaciones de los estudiantes hacia el logro de aprendizajes significativos, alcanzando altos niveles de desarrollo y crecimiento sostenido. En tal sentido, es posible afirmar que el tutor virtual-líder es aquel que irradia confianza en sus estudiantes a través de las siguientes características: auténtico, conoce su escala de valores y vive de acuerdo a ella; soñador, imagina un mejor mañana, cree en la posibilidad de crecer y alcanzar algo nuevo; innovador, explora y crea nuevas formas de alcanzar sus sueños; trabaja con pasión, se dedica a su trabajo y lo hace con alegría, a favor del aprendizaje de los estudiantes; observa lo mejor, identificando los dones y talentos de cada estudiante, ayudándolos a cumplir sus metas; positivo, presta atención a la cara amable de las cosas aún en situaciones adversas; impacta con sus actos, analiza su repercusión en los estudiantes con base a los resultados y se responsabiliza por lo que le corresponde; no culpa y no juzga a sus estudiantes, sino los orienta; es parte de la solución y no del problema, busca soluciones y las pone en práctica; así como, da el ejemplo, como la mejor manera de influir positivamente en sus estudiantes.

Además, de las características que debe poseer un tutor virtual-líder en su desempeño en el aula virtual se requiere de su comprensión y aplicación de las leyes básicas del éxito. Algunas de estas leyes, discutidas en el libro "Los pies en el suelo y la cabeza en las estrellas" del Dr. Lair Riveiro, publicado en el año 2000 y llevados por el autor de este artículo al papel del tutor virtual-líder en el aula virtual son (Riveiro1):

1. Aprender con el Universo. El Universo es muy inteligente está organizado y regido por leyes perfectas, leyes que tienen como objetivo instaurar el orden en vez de la confusión, "…la salud en vez de la enfermedad, el amor en sustitución del odio, la sabiduría en vez de la ignorancia, y que pueden hacer que un momento fugaz dure para siempre" (p. 15). El tutor virtual-líder aprende del Universo como resolver los problemas complejos que afronta en el aula virtual cuando enfrenta la confusión, provocada por los eventos, acciones, interacciones, retroacciones, determinaciones, azares, que constituyen el mundo fenoménico, así como las situaciones adversas. Desarrolla capacidades que le permiten empatizar y confiar en toda la comunidad de aprendizaje, para comprender la forma de actuar y comunicarse de sus estudiantes e interactúa exitosamente con ellos. Planifica y dirige las acciones a seguir aprovechando los conocimientos y emociones de sus estudiantes. Es creativo en sus actuaciones y eminentemente espiritual en sus acciones para con la comunidad de aprendizaje.

2. Aumento del tamaño. Aprender a enfocar. Todo aquello que se piensa muchas veces aumenta de tamaño. "Si se piensan cosas buenas se conseguirá que aparezcan y crecen cada vez más dentro de la persona" (p.15). Cuando el tutor virtual-líder piensa que quiere ser un buen académico, buen investigador, una persona que quiere contribuir al aprendizaje de sus alumnos, estar siempre y superarse continuamente, esas buenas cualidades aparecen y crecen dentro de su ser con más fuerza cada día.

3. Visualización y experiencia. Las dos caras de una misma moneda. Una información nueva sustituye la antigua que se tenía sobre el mismo tema. "… para nosotros lo que cuenta siempre es la última experiencia" (p. 27). Si el tutor virtual-líder comete un error en clases al expresar un concepto lo que permanecerá en su mente será el miedo de volver a cometer otro. Sin embargo, si inmediatamente lo corrige y continua adelante lo que persistirá en su mente será el deseo de seguir cosechando éxitos y expresando los conceptos correctamente. Será capaz de pensar bien lo que va a decir y cómo decirlo antes de expresarlo a sus estudiantes.

4. Disonancia cognitiva. Fuerzas antagónicas que generan conflicto. La complejidad genera confusión y conflicto en la mente, cuando dos ideas opuestas conviven en un mismo cerebro o cuando se actúa de forma incoherente con las propias creencias. Cuando un estudiante genera conflicto al tener que estudiar para un examen al día siguiente y sentir pereza e irse a dormir. Esto le hace perder energía y tiende a reducir la distancia entre ambas fuerzas pensado "Como me han dicho que el examen será fácil no tendré que estudiar demasiado", o: "Voy bien en esta asignatura, de manera que sólo repasaré un poco y luego me iré a descansar" (p. 33). El tutor virtual-líder debe inducir al estudiante a pensar de manera racional al justificar un impulso que proceda de su inconsciente, para que sea realista y asuma posiciones que no le permitan engañarse a sí mismo.

5. Verse implicado y comprometerse. La diferencia que marca la diferencia. Existe una gran diferencia entre verse implicado y comprometerse. Al verse implicado se participa en algo o se colabora con alguien mientras la situación sea buena. Cuando surge el primer problema, se abandona todo y la persona se va. Sin embargo, cuando la persona se compromete está preparada para lo bueno y lo malo. "Eres capaz de enfrentarte a cualquier situación y siempre estás dispuesto a resolver los problemas que se te presenten" (p. 39). El tutor virtual-líder se implica y se compromete con sus estudiantes y con el proceso de enseñanza y aprendizaje. Se implica porque participa en la solución de los problemas que se presentan y se compromete porque se enfrenta al problema, tiene disposición para resolverlo y finalmente lo resuelve.

6. Una, dos y tres. Cuando el hecho establece una tendencia. "Todo puede ocurrir una vez en la vida, pero eso no significa que vaya a repetirse" (p. 45). Una persona miente una vez, pero si lo repite se convierte en una tendencia siendo muy probable que lo vuelva a hacer. El tutor virtual-líder puede tener un problema con un estudiante de actitud hacia el estudio, porque el estudiante no presta atención a las orientaciones dadas en clase y sale mal en las evaluaciones. Habla con él y le señala esta situación. Si el estudiante no atiende los reclamos y repite la misma situación se convierte en una tendencia que puede seguirse repitiendo, por lo que debe tomar otras medidas, pero nunca abandonarlo.

7. Amor incondicional. La emoción sobrepasa la razón. Aceptar a los demás, sin juzgarlos y sin expectativas, es fácil de decir, pero difícil de conseguir. El miedo es siempre el problema, el amor es siempre la solución. "Este equilibrio equivale a vivir el presente, sin ninguno de los traumas del pasado ni las expectativas del futuro" (p. 59). El tutor virtual-líder debe aceptar la forma de ser de sus estudiantes sin dejar de corregir los posibles problemas de actitud y aptitud presentes en ellos. Debe respetar, amar y comprender a sus estudiantes velando porque actúen bien consigo mismo y con los demás. Debe interiorizar que los estudiantes son su razón de ser y que a ellos se debe, para transmitirle nuevas experiencias, enseñarlos a construir conocimientos, velando por su formación como ciudadanos integrales.

8. Confirmar la semejanza. La energía del ser humano se dirigirá hacia donde dirija su atención. Solamente se atraerá aquello que ya se posee. Las cosas semejantes se atraen. "La vida es como un eco: si no te gusta lo que estas recibiendo, presta atención a lo que emites" (p. 67). El tutor virtual-líder debe prestar atención a las reacciones de sus estudiantes ante lo que emite. Si una reacción no le resulta apropiada debe pensar como expresó lo que causó esa reacción y si es necesario, rectificar su manifestación para conseguir que el estudiante reaccione positivamente.

9. Agradecer y arriesgar. Gratitud y prosperidad. El ser humano recibe cuando da. Se consiguen cosas nuevas cuando se arriesga. Al dar las gracias, aumenta el valor de aquello que se ha dado. "La gratitud es el más importante de todos los sentimientos" (p. 89). Cuando el tutor virtual-líder agradece una buena actitud de sus estudiantes está transmitiendo una buena enseñanza, que se queda impregnada y que les enseña que actuar correctamente, los presenta ante la vida como ciudadanos de bien, al mismo tiempo que los forma como buenos profesionales para enfrentar el complicado mundo laboral.

10. Evolución y más evolución. La dinámica universal. El motivo que los seres humanos estén vivos en el Universo es la evolución. "Todos queremos ser mejores y evolucionar más cada día. Todo lo que ocurre en nuestra vida tiene una razón de ser, y lo que nos sucede es para nuestro bien (material y espiritual)" (p. 129). El tutor virtual-líder debe trabajar para ser mejor cada día y evolucionar hacia un mayor profesionalismo que debe transmitir a sus estudiantes.

Si el tutor virtual-líder logra entender, fijar en su mente y aplicar las leyes del Universo al proceso de enseñanza y aprendizaje virtual, alcanzará la meta propuesta de lograr que los estudiantes aprendan de manera significativa. Para ello, actuará inteligentemente, con emocionalidad, sociabilidad, liderazgo, creatividad y espiritualidad. Caminará de la mano con el universo, que es muy inteligente, organizado y se rige por leyes perfectas, será capaz de instaurar el orden frente al desorden, la claridad frente a la confusión, velará por la salud de sus estudiantes, por el amor, la sabiduría, combatirá la ignorancia, propiciando que sus estudiantes aprendan construyendo conocimiento, así como se formen como excelentes profesionales y caminen siempre hacia el bienestar propio y el de los demás. Aprenderá y le transmitirá a sus estudiantes la forma de resolver problemas complejos; a pensar en el todo investigando, interpretando, describiendo y analizando las partes; asumirá comportamientos verdaderamente académicos; aceptará sus errores, los corregirá y seguirá avanzando; evitará actitudes impulsivas; se implicará y comprometerá con sus estudiantes en la solución de los problemas; velará por la actitud y aptitud de sus estudiantes ante los aprendizajes; así como, transmitirá experiencias y será agradecido ante las buenas acciones de sus estudiantes. Todo ello, le permitirá construir su propia imagen académica que haga que sus estudiantes lo respeten, lo admiren y estén dispuestos a seguir sus pasos, a favor de convertirse en profesionales exitosos capaces de construir aprendizajes significativos.

Bibliografía

1Riveiro, Lair. Los pies en el suelo y la cabeza en las estrellas, Barcelona, URANO, 2000.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 690 veces.



Sergio Teijero Páez

*Doctor en Educación. Post Doctor en Ciencias Sociales. Profesor e Investigador Titular UCV / UNEXCA

 steijero@gmail.com      @steijero

Visite el perfil de Sergio Teijero Páez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas