Participación del tutor virtual en la toma de decisiones en el aula virtual en pandemia

El tutor virtual en el aula virtual ejecuta procesos administrativos durante el desarrollo de un proyecto educativo virtual, tales como: planificación, organización, toma de decisiones, ejecución de tareas, dirección, supervisión y control, dirigido por un diseño curricular elaborado para un proceso de enseñanza y aprendizaje virtual y nunca como una adaptación de uno presencial a otro virtual. Estas prácticas, son el primer paso para elegir un plan de acción y aluden a las decisiones que tomará para orientar el proceso de enseñanza y aprendizaje de manera eficiente. En tal sentido, el tutor virtual en el aula virtual desarrolla el proceso de enseñanza y aprendizaje mediante la toma de decisiones de la siguiente manera:

1. Realiza una labor formadora que tiene como objetivo central promover el proceso de enseñanza y aprendizaje, mediante el diálogo con los estudiantes de manera multidireccional.

2. Desarrolla procesos educativos con la participación de los estudiantes, como son: interpersonales, ambos se comunican estableciendo relaciones sociales; ejecutivos, ejerce el liderazgo de la comunidad, brindando orientaciones para la acción por parte de los estudiantes; creativos, buscando nuevas soluciones cuando parece que no las hay; así como, espirituales, como procesos supremos de acercamiento con los estudiantes.

3. Resuelve los conflictos mediante la comunicación y el diálogo con sus estudiantes, produciendo un intercambio de mensajes de manera directa mediante la palabra, tono de voz, postura y gestos, que logran un mayor efecto en la transmisión del mensaje.

4. Presta atención a los mensajes que envían los estudiantes para comprenderlos, ser perceptivo y sensible, captando los sentimientos, entendiendo y profundizando en el verdadero contenido que encierran para tomar la solución más adecuada.

5. Utiliza el parafraseo durante el intercambio de mensajes respondiendo a lo que escucha y resumiendo las principales ideas, logrando prestar atención, pensar y analizar, para expresarse con la mayor claridad y seguridad.

6. Ante un conflicto, se pregunta si el problema es suyo o de los estudiantes, pensando cómo deben actuar ambos para resolverlo. Si el problema es personal, trabaja para dejarlo fuera del aula virtual y no transmitirlo a los estudiantes, si es de los estudiantes, indaga las causas y trabaja para resolverlo de conjunto, de la mejor forma posible.

7. Maneja los conflictos con los estudiantes actuando con inteligencia, enviando mensajes en primera persona de manera directa, calmada y con energía, tendiente a cambiar la conducta de los estudiantes; de manera asertiva, teniendo claro las metas y haciéndose responsable de sus actuaciones; así como, tomando decisiones teniendo en cuenta sus opiniones y la de los estudiantes.

8. Insiste con sus estudiantes que no es lo mismo oír que escuchar, que, si al oír no se está atento al mensaje que se está transmitiendo, no es posible escuchar, ni responder acertadamente lo que se está diciendo. Por ello, escuchar es un arte, insistiendo que escuchar con empatía implica: bloquear los estímulos externos, poner énfasis tanto a los mensajes verbales como a los no verbales, diferenciar entre los contenidos intelectuales y los emocionales del mensaje, así como concluir con respecto hacia los sentimientos expresados en el mensaje. Por ello, la importancia de aprender a escuchar para poder elaborar un buen discurso y después hablar.

Características intrapersonales del tutor virtual para la toma de decisiones

1. Mantener un perfil en el aula virtual basado en cuatro aspectos principales, que son (Pinto1): estar vinculado con su entorno real, social, político, económico y cultural; orientar su trabajo diario a la formación integral de los estudiantes; basar sus conocimientos en sus propias experiencias, para transmitirlas a sus estudiantes; así como, mantener un comportamiento asentado en valores éticos, personales y profesionales.

2. Ser ejemplo y modelo para sus estudiantes, a partir de: desarrollar conductas correctas, unidas a un discurso coherente que produzca cambios y transformaciones en los educandos; adecuar el uso de las herramientas utilizadas por los estudiantes, insertando las tecnologías al servicio de la educación; ser crítico y autocrítico; mantener un espíritu de superación constante; ser un buen investigador y divulgar sus resultados; ser facilitador de ideas para la construcción de conocimientos; así como, ser un buen promotor social.

3. Tener una gran vocación por la educación que le permita influir en la formación de los estudiantes, convirtiéndose en un transformador de la sociedad y de la construcción colectiva del conocimiento.

4. Manejar dentro de su perfil habilidades personales como(Fernández, Sansevero y Lúguez2): pensar, construir, interactuar, ejecutar, producir y comunicar; poseer un pensamiento progresista; reflexionar en forma innovadora creando nuevos paradigmas, con suficiente información intelectual; crear un ambiente social que propicie el proceso de enseñanza y aprendizaje; desarrollar una práctica educativa integral; así como, buscar nuevos conocimientos, que le permitan ser autónomo intelectualmente, indagando y cuestionándose la verdad constantemente.

5. Manejar la ética profesional como la parte activa dentro de su conducta moral, orientando sus acciones y pensamientos a favor de la formación de ciudadanos honestos y cultos que participen en la sociedad de manera interactiva. Deberá preguntarse: ¿mi trabajo está beneficiando a los alumnos?, ¿debo fortalecer cada día más mis conocimientos? y ¿debo cambiar mi metodología de enseñanza? Debe preguntarse, además: ¿mis estudiantes aprenden lo que deben aprender? Si no ¿por qué no lo aprenden? y ¿qué realmente no está funcionando?

6. Tener vocación por su trabajo, ser responsable y amable; respetar los valores morales, individuales y sociales de sus estudiantes; respetar las costumbres y tradiciones de la institución; mantener una vida pública y privada ejemplar; tener una conducta ajustada a las reglas del honor y la dignidad; así como, actuar como un servidor público enmarcado en el humanismo y el constructivismo.

7. Dedicarse con constancia a sus tareas educativas, cumplir cabalmente con las funciones inherentes a su cargo, tratar a sus estudiantes con respeto y sin discriminación, rechazar todo tipo de autoritarismo en las relaciones con sus estudiantes, fomentar el amor y el respeto al trabajo, mantenerse informado acerca de los adelantos científicos y técnicos de su área de desempeño, así como respetar y mantener buenas relaciones de amistad y compañerismo con sus colegas.

8. Desarrollar como características y actitudes en el aula virtual (Penalva y Guerrero3): ser creativo, en la solución de los problemas; honesto, al reconocer la potencialidad de los demás; optimista, al tener confianza en el ser humano, manteniendo siempre una actitud positiva; perseverante, para buscar las oportunidades y medios para alcanzar mejores logros con mayor satisfacción; reflexivo y crítico, al valorar los logros de los demás; comunicativo, al establecer y mantener relaciones armoniosas con los alumnos; participativo, al ser agente promotor de cambios; responsable, por tener una actitud positiva hacia el cumplimiento de sus funciones; analítico, en sus actuaciones; ético, al adoptar normas de conducta y valores como ser social; crítico, del conocimiento adquirido; colaborativo, por ayudar a sus colegas y estudiantes; así como, solucionador de problemas, con capacidad para indagar y resolver problemas de su vida cotidiana y social.

9. Ser un facilitador polivalente desarrollando dimensiones formativas como (Maquillón4): humanista, al formar integralmente a sus educandos para ser útiles a la sociedad; transformador, porque siente y desea un cambio social; investigador social, porque se preocupa por cómo funcionan las instituciones educativas; promotor del desarrollo comunitario, al favorecer y apoyar los procesos comunales, realizando acciones colectivas y generando soluciones a problemas comunes; así como, mediador del aprendizaje, brindando una ayuda ajustada y personalizada, apoyándose en la tecnología para facilitar la construcción de conocimientos por parte de los estudiantes.

Finalmente, es propicio preguntarse ¿cómo fomentar el proceso de toma de decisiones en el aula virtual? Pensar ¿cómo hacerlo?, detectando y analizando los problemas, apoyándose en las múltiples inteligencias derivadas del comportamiento humano (emocional, social, ejecutiva, creativa y espiritual); diseñando diferentes alternativas de solución; tomando la mejor solución; así como, implementando y controlando periódicamente el curso de la decisión tomada.

BIBLIOGRAFÍA

1Pinto, G. Estrategias metodológicas para el gerente de aula en la vinculación del eje integrado ambiente y salud integral en las áreas académicas en la educación básica. Universidad de Carabobo. Facultad de Ciencias de Educación. 2015.

2Fernández, O., Sansevero, I., y Lúguez, P. Un modelo de gerencia de los aprendizajes en el aula bajo una perspectiva sistémica, En Revista Encuentro Educacional, Vol. 13, N° 1, 2006.

3Penalva, A. y Guerrero, M. A. La gestión eficaz del docente en el aula. Un estudio de caso,

En Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, Vol. 16, N° 1, pp.77-91, 2013.

4Maquillón, J. Nuevos desafíos en la formación del profesorado, En Revista Interuniversitaria de Formación, N° 36, 2011.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 642 veces.



Sergio Teijero Páez

*Doctor en Educación. Post Doctor en Ciencias Sociales. Profesor e Investigador Titular UCV / UNEXCA

 steijero@gmail.com      @steijero

Visite el perfil de Sergio Teijero Páez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas