No hay paro universitario, sino ganas de guarimbear

Hemos podido leer en la prensa privada, titulares sensacionalistas acerca de que “universidades van a paro”, entre otras falacias, es decir, mentiras disfrazadas de verdad, a propósito de los acuerdos y logros alcanzados entre las organizaciones sindicales signatarias y adherentes, cuya contraparte empleadora (porque el viejo esquema capitalista de “patrono” ya no existe), es el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología (MPPEUCT), a pesar, además, de que el grueso de rectores universitarios, mienten al país y a los trabajadores universitarios, al arrogarse la cualidad de “patrón” o parte empleadora, usurpando, una vez más, competencias que no les son propias, como tampoco la de convocar a “paro” o “huelga”, porque tampoco son sindicatos.

     En este sentido, hay que hacer notar que hay una pléyade de  universitarios, sobre todo, entre los profesores, quienes –paradójicamente- poco leen y son víctimas, además de victimarios, sobre la base de las mentiras. Una de ellas, por ejemplo, es creerse el otro titular de prensa: “FAPUV salvó su voto en relación con la cláusula 83” (la referida a las tablas de sueldos de los trabajadores), en la Reunión Normativa Laboral”, nos referimos en relación con el II Contrato Colectivo Único Universitario (IICCU). Tal falacia no es culpa de la mayoría de los periodistas o reporteros que cubren la fuente, porque también sabemos que, por lo general, son poco documentados en materia educativa o universitaria porque eso “no vende” o no da “tubazo”, excepto las informaciones de guarimbas, que dejan el saldo que todos los dueños de medios privados quieren para otros fines.

    Esto obliga a aclarar que la FAPUV no salvó ningún voto en ninguna Reunión Normativa Laboral (RNL), sencillamente, porque no vota. Y FAPUV no vota en la RNL, porque no tiene la cualidad de “sindicato” o federación que agrupe a algún conglomerado de sindicatos, como lo establece la Ley Orgánica del Trabajo, de las Trabajadoras y de los Trabajadores (LOTTT), como lo puede hacer la federación signataria la Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela (FTUV), que nuclea a sindicatos de obreros, profesores y empleados universitarios. En cambio, FAPUV es la federación que nuclea a asociaciones “civiles” de profesores (apu’s), cuya figura jurídica no representa los intereses laborales de nadie. Es decir, su peso jurídico es igual al de cualquier otra asociación civil, como los Scouts de Venezuela, la Legión de María, la fundación Ronald Mc Donalds o cualquiera otra, sin fines de lucro, recreativa, religiosa, etc., que nuclea a gente con  intereses comunes. Esto, pudieron haberlo subsanado, porque en el Primer Contrato Colectivo Único Universitario (ICCU), tuvieron esa posibilidad en una cláusula, con lapso perentorio, que brindó la oportunidad de que las asociaciones civiles de profesores se sindicalizaran y se pusieran a derecho con modificación estatutaria, ante la correspondiente Inspectoría del Trabajo oportunidad que rechazaron porque según ellos: “Maduro va a caer y volveremos a las “Normas de Homologación” adeco-copeyanas”.

     FAPUV asiste a las sesiones de la RNL relacionada con el IICCU, simple y llanamente, en calidad de invitada, gracias a la decisión del MPPEUCT, de invitar a esta asociación civil, como un acto de cortesía y como una actitud revolucionaria de reconocer a todos los actores de la vida universitaria, para que, desde la condición de invitados, los representantes de la FAPUV, mantuviesen informados a sus socios, además, de que se le ha dado en el seno de las sesiones de la RNL la posibilidad de opinar y dar sus valiosos puntos de vista, respecto de la Propuesta de IICCU que las federaciones y sus sindicatos signatarios y adherentes han aportado. Esperamos que estos invitados a la RNL no pateen los aportes de sus intervenciones, aunque algunas sean descabelladas. También aspiramos, a que los directivos de la FAPUV no juegue, ahora, a las puertas de la firma del IICCU, al boicot y caos, buscando, según dicen en los mentideros de la política, alcanzar alianzas de última hora con los sindicatos adherentes, para saboatear este IICCU, hecho que serviría como colaboracionismo con aquellos que aspiran que sobre este sabotaje, los consuetudinarios guarimberos golpistas, en coordinación con los medios privados venezolanos, se aprovecen de esta circunstancia, para sacar a los estudiantes a la calle y ponerlos de carne de cañón, para que entre los paramilitares colombianos y los asesinos entrenados, a estilo Pérez Venta y otros peluchitos recientemente, fugados del país, asesinen a inocentes y culpables, como ellos pretenden hacer.

 

      Podríamos entonces, en honor a la justicia, afirmar que además de esta concesión que ha hecho el Ejecutivo nacional a esta federación de asociaciones civiles de profesores, las consecuencias del capricho de no sindicalizarse, la están pagando muchos profesores, porque no cuentan con un sindicato que los represente directamente en sus universidades o centros de trabajo, lo que los expone al abuso de los rectores y sus rastacueros subalternos, en su microfísica del poder. Las asociaciones civiles de profesores (apu’s) y su federación que las nuclea, han debido dejar de lado su prepotencia y acogerse a los términos de la LOTTT, porque pueden tener la seguridad de que no se podrán imponer por la fuerza o el chantaje del paro por múltiples razones, como la de que todos somos iguale ante la ley, sin soslayar que hoy, ninguna asociación civil de profesores tienen poder de convocatoria, porque simple y llanamente, están desprestigiadas y se han convertido en apéndices o reductos de los oposicionismos, además de que está mintiendo a sus agremiados en todo sentido de manera tan burda que sus mentiras están cayendo por su propio peso.

     Ahora bien, todo profesor universitario ha de saber que la LOTTT lo ampara, en caso de que los caprichos o cálculos político-insurreccionales hayan llevado a que a la presente fecha no haya un sindicato de profesores en su entidad laboral, es decir, en su universidad o aldea universitaria. En ese caso, la profesora o profesor debe recibir el amparo del sindicato que haga vida en su entidad laboral, ya sea de los obreros o empleados. Pero, si tampoco lo hubiere puede recurrir al sindicato más cercano dentro de su jurisdicción regional o nacional. Además, cada profesora o profesor, puede libérrimamente, solicitar su afiliación al sindicato de empleados y/o obreros, por cuanto en sus estatutos señala que agremia a trabajadores y los profesores universitarios son trabajadores.

     Por otra parte, estamos a las puertas de la culminación de la RNL y de la firma del IICCU, de donde vendrá una seguidilla de pagos retroactivos desde septiembre hasta diciembre del año 2015, además del sustancioso aumento de sueldos, que va desde un aumento salarial del ciento veinte por ciento (120%) para los profesores, hasta de un ciento setenta (170%) para obreros y empleados, sin contar los bonos y beneficios que complementan el salario integral, además del salario social, que protegen el patrimonio o el bolsillo del trabajador, aunque hemos de estar conscientes de que la loca aspiración de algunos cuantos, como lo era elevar los sueldos y salarios a la tasa del Dólar Cotufa, inflado por el Dólar Today, no fue posible.

     Ahora bien, estando a las puertas de la firma del IICCU, las viudas de la IV en sociedad con el Opus Dei y los más fascio del judaísmo sionista en las universidades, por órdenes específicas del Departamento de Estado estadounidense, se apuran en activar la violencia, con engaños al movimiento de estudiantes de la derecha y de los incautos, para que salgan a la calle, se incorporen a las guarimbas y sirvan de carne de cañón de esos asesinos con disfraz de estudiantes, a los que formaron, entrenaron, adiestraron y equiparon, junto con los paramilitares colombianos. Esto, es un acto criminal que debe ser sancionado y conjurado a tiempo por la vida de cada hija o hijo nuestro, que va a la universidad con la esperanza de estudiar y no de que lo asesinen sus supuestos formadores (cerebros malvados y cobardes), quienes de una relación contractual, están mintiendo para prender las calles, según las órdenes directas del señor del megáfono de la U.S. Embassy en Venezuela.

     Estas son las verdades que el parasitarismo universitario pretende ocultar, manejando la mentira desde los medios privados, las redes electrónicas y radioeléctricas. No pasarán, aunque rectores y vicerrectores desde la autoridad usurpada y abusiva, invoquen rebelión y desacato de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV: 2000) y digan que “los profesores universitarios no son trabajadores”, como lo hizo el señor que según se ve en este video (www.youtube.com/watch?v=JHZ1h6uS8Jo), violentó el protocolo de un acto de grado, no con valentía, sino amparado en la “microfísica del poder” y en la impunidad circunstancial, hasta que se haga justicia en el marco de las leyes, por lo que debemos encarrilar a todos los guarimberos asesinos golpistas, enconchados en nuestras universidades. En cuanto a las asociaciones civiles aludidas, no nos distraigamos, porque éstas no tienen capacidad de convocatoria y gozan del desprestigio -por ser guarimberos pedantes con ínfulas aristocráticas-  como su mejor carta de presentación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3639 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a213637.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO