El Rector Dovale y la Universidad Productiva

El profesor Luis Dovale Prado, actual rector de la Universidad “Francisco de
Miranda”(UNEFM), ha asumido el reto de torcerle el perfil originario a esta casa de estudios, caracterizado por su carácter dependiente de la renta petrolera, enfocado a graduar profesionales sin correspondencia alguna con el aparato productivo del país y, donde su producción de conocimientos científicos, no trasciende más allá de los anaqueles de las bibliotecas.

La universidad venezolana desde sus tiempos fundacionales allá por la colonia, nació con el estigma del parasitismo, pues su función primigenia fue producir ideología y formar el funcionariado que reclamaba el pacto colonial. Por esta época, el aparato productivo del cacao y del café, movido por la mano de obra esclavizada, para nada necesitó de los saberes universitarios de las máximas casas de estudios coloniales.

Este divorcio ancestral de la universidad criolla con respecto a las actividades económicas, se prolongó durante todo el siglo XIX, pues, nuestra formación social siguió anquilosada en las relaciones de producción precapitalistas, donde el factor productivo fundamental era la tracción de sangre humana. La preeminencia que alcanzó la economía cafetalera en la decimonovena centuria no reclamó los saberes de la raquítica universidad nacional de estos años. La universidad venezolana liberal y positivista continuó parasitando de la renta diferencial agraria que producían el cacao, el café y la exportación de ganado Con el advenimiento de la explotación petrolera, el país comenzó a cambiar aluvialmente en todos los órdenes de la vida, acicateado por la generosa renta petrolera, apropiada por el país desde los días aurorales de esta actividad productiva. Sin embargo, la gran fractura histórica que significó el paso de la Venezuela rentista agraria a la Venezuela rentista petrolera, se produjo a espaldas de la universidad criolla. No se necesitó el conocimiento de nuestras vetustas y atrasada Casas Superiores de Estudios para sembrar de taladros partes del territorio nacional. Todo el conocimiento científico-tecnológico y gerencial fue traído por el capital imperialista arrendatario. Sólo el trabajo simple asalariado y la cuota de empleados fueron ofertados por el mercado laboral venezolano. En este orden de ideas, la universidad pública siguió siendo parasitaria, pero ahora de la renta petrolera.

Esta universidad parasitaria es la que el rector Dovale intenta transformar, con el concurso de toda la comunidad universitaria que cree en una universidad productiva y autosustentada financieramente. Para lograr tal cometido el Rector se propone los siguientes objetivos:

1.-Erradicar la idea del parasitismo petrolero que todavía permea a sectores de la comunidad universitaria.
2.-Expulsar de la comunidad universitaria unefista, la malsana idea de que el trabajo no redime ni individual ni socialmente.
3.-Eliminar las mafias internas que todavía parasitan del presupuesto universitario.
4.-Someter a evaluación rigurosa el expansionismo regional y extra regional a que fue llevada la UNEFM en los últimos tiempos, totalmente divorciado de los planes de desarrollo nacionales y regionales.
5.-Contribuir con la instauración del estado comunal, llevando al seno de las comunas la ecuación estudiar y producir.
6.-Legitimar a la UNEFM por la contribución que pueda prestar en la solución de los estadios de pobreza que aquejan a la comunidad falconiana.
7.-Crear un nuevo reglamento universitario, a tono con el Plan de la Patria, que derogue al que está vigente, preñado de la concepción excluyente-clasista cuartorepublicana y que no fue reformado por la autoridades anteriores nombradas por la Revolución Bolivariana.
8.-Dignificar el trabajo de los estamentos universitarios respetándole el sagrado derecho de su salario puntual y estabilidad en sus cargos.
De lograr estos elevados propósitos académico-administrativos, el Rector Dovale estará enrumbando a la UNEFM por la senda del postrentismo petrolero y ligando por primera vez en la historia del país, a la universidad pública con los sectores productivos no-rentísticos.

Sin embargo, en la consecución de tales cometidos, el rector Davale deberá enfrenta a toda una canalla, representada por el imperio y sus lacayos regionales que buscan enterrar la esperanza de una universidad socialista al servicio de los desposeídos de este país, y al mismo tiempo, apoderarse fraudulentamente del presupuesto universitario.

¡ADELANTE RECTOR DOVALE, LA CORIANIDAD HONESTA Y TRABAJADORA ESTA CONTIGO ¡


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2124 veces.



Humberto Trompiz Vallés

Historiador y profesor universitario jubilado, especializado en historia petrolera de Venezuela.

 htrompizvalles@gmail.com      @trompizpetroleo

Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: