Paro universitario, la misma farsa guarimbera

El golpismo criollo no tiene otra manera de justificar la violencia callejera, ni mejor excusa de sacar a la calle a los estudiantes, con otra mentira que no sea, nuevamente, la excusa de reivindicaciones salariales, que además se aprovecha de hechos objetivos, como lo son los devaluados sueldos y salarios de todos los trabajadores universitarios, toda vez que la inflación orquestada por el sector privado, más la especulación, usura, la plataforma especulativa del Dólar Today, el bachaqueo vecinal con alimentos y productos, más el desangre de los raspacupos y raspatarjetas, surtieron el efecto deseado por dichos sectores, como lo es deteriorar y devaluar nuestro signo monetario, cuyas víctimas no son más que los trabajadores que hoy padecen el que sus ingresos no alcancen,  ni rindan, para cubrir las necesidades primarias, aunque unos cuantos no vean quiénes han forjado esta hiperinflación, para su fines golpistas. El sector universitario no es la excepción en esta tragedia provocada por Fedecámaras-Venamcham o, acaso alguien ha visto quebrar a algunos de los conspicuos representantes de esta parasitaria cúpula.

     Es por ello que en el ámbito venezolano se ha posicionado en las redes electrónicas la etiqueta #NoAlParoUniversitario como expresión de rechazo al supuesto paro o huelga con el que ha amenazado la federación de asociaciones civiles de profesores universitarios, a sabiendas de que estamos a pocos días de firmar la II Convención colectiva Única Universitaria 2015 – 2016, como parte del cronograma y pasos establecidos según la Ley Orgánica del Trabajo, de las Trabajadoras y de los Trabajadores (LOTTT), a la que, precisamente, estas asociaciones civiles y su federación, al igual que los rectores universitarios comprometidos con el golpe de Estado contra el Presidente Nicolás Maduro, nucleados en una asociación de la ultraderecha, autodenominada AVERU, desacatan y boicotean abiertamente, porque gozan de total impunidad, la mayoría de las veces, por el amparo que ciertos jueces fobochavistas les dispensan, para de alguna manera, ayudar a la caída del “rrreeeegimen” y “La Salida” de Nicolás Maduro, pretensión macabra que todos sabemos, pero que también callamos, de manera cómplice.

     El caso es, que una vez más, han vuelto con el mismo expediente guarimbero, como sucedió en el primer semestre del año 2013, de donde resultaron muertos unos cuantos venezolanos, a los que pareciera que muchos han olvidado, menos sus familiares.

     Es el mismo año en el que sacaron a la calle a estudiantes a crear el caos, pocos días antes de la muerte del Comandante Hugo Chávez, por quien luego hicieron una caravana en celebración de su muerte y bebieron whisky en una emblemática universidad pública, el mismo día, cinco de marzo del dos mil trece (05/03/2013). No todo quedó allí.

     Al mes siguiente, movilizaron las universidades, acatando la orden de Enrique Capriles Randonski, para que drenaran su “arrechera”, hecho que costó vidas humanas, pero como eran pobres y con cara de pobres, no se ha hecho justicia y el personaje sigue campante, tanto, como los rectores universitarios comprometidos en esa incursión guarimbera, en la que muchos de ellos no reconocían a Nicolás Maduro como el Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela.

     En ese primer semestre del año 2013, cuando se firmó la Primera Convención Colectiva Única Universitaria, se armó la alharaca, con el ánimo de profundizar el conflicto, según órdenes de la U.S. Embassy, el mismo zafarrancho que hoy pretenden montar los mismos personajes, cual andróginos perfectos, de las asociaciones civiles de profesores y de la mismísima y eternizada directiva de su federación, con la ayuda de autoridades universitarias, las mismas que también hoy se encuentran en los eternizados cargos, porque no les ha dado la gana de acatar los artículos 109 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV: 2000), ni el 34 de la Ley Orgánica de Educación (LOE: 2009), gracias al celestinaje de ciertos funcionarios y, evidentemente, de ciertos jueces, como también, de nosotros, ciudadanos de a pie, quienes hemos esperado a que las transformaciones universitarias y la democratización nos lleguen vía decreto ministerial, presidencial o celestial, para que sean ellos los que la hagan cumplir, de manera light, sin sobresalto y sin tocar los intereses de las mafias que hoy siguen parasitando en las universidades que siguen estando al servicio del Estado burgués, incluso, más repotenciadas que en la llamada IV República, porque ahora las controla directamente la U.S. Embassy en Venezuela y el Opus Dei ha echado sus frutos.

     De esas guarimbas, tuvimos la pérdida de vidas humanas, de inocentes venezolanos a  manos de los guarimberos que salieron a las calles con sed de sangre, menos de alcanzar genuinas reivindicaciones estudiantiles o de los trabajadores. En ese momentos, al igual que lo están haciendo hoy, tuvimos una campaña feroz de autoridades universitarias, quienes abiertamente, hacían llamados a desconocer al Presidente Nicolás Maduro, a desconocer a la CRBV, la LOE, la LOTTT, pues de manera abierta y velada, incitaban al paro y a la huelga universitaria, como se evidencia en este video, en el que, contra toda norma, en forma abusiva e irrespetuosa a la formalidad de un acto de grado, se fundían todos estos desesperados llamados guarimberos de parte de quien olvidaba que era un autoridad universitaria y hacía las arengas que podemos ver y oír en este video: https://youtu.be/JHZ1h6uS8Jo del que paradójicamente, el sancionado con un año de suspensión sin goce de sueldo fue quien intentó fallidamente detener la flagrancia de tales delitos cometidos en un solo acto, gracias a la impunidad y a la complicidad de delincuentes, decididos a derrocar al gobierno, con disfraz de académicos y la cobardía de quien mal obra en su fobochavismo.

     Desafortunadamente, gracias a la impunidad y  a la falta de determinación de quienes tuvieron en ese momento la facultad de darle un parao al golpismo desde las universidades, siguieron las guarimbas y las rebeliones golpistas, orquestadas desde la U.S. Embassy en Venezuela y coordinadas por las autoridades universitarias, más los melifluos pseudodirigentes de los profesores a quienes la mayoría jamás ha reconocido como tales, pues dichos personajes del golpismo y del parasitarismo tribal de las universidades, pretenden que la ignorancia se imponga y apelan al olvido colectivo, razón por la cual defienden algo que nació como un acto de traición de los profesores universitarios, como es la figura de las “Normas de Homologación”, nacidas durante el gobierno de Luis Herrera Campins, en el año 1982, quien junto con los traidores representantes gremiales acordaron un miserable aumento u homologación salarial para el sector universitario del veintiocho por ciento (28%), cuando la hiperinflación derivada del default o “viernes negro” superaba el ciento ochenta por ciento (180%),en ese año y así se sucedieron las tales reivindicaciones, hasta que la LOTTT reguló este tipo de relaciones, incluso, incorporando formalmente, la agremiación bajo la figura de “sindicatos” y las convenciones colectivas que regulan las relaciones de los trabajadores y sus patronos, que estas asociaciones civiles de profesores y su federación de dinosaurios y parásitos universitarios se niegan a acatar, porque según ellos: “los profesores universitarios no son trabajadores”. Entonces, el universo entero se pregunta. ¿Qué somos los profesores universitarios? En fin, la FAPUV y las asociaciones civiles de profesores universitarios (apus), han validado todas sus argumentaciones y su golpismo, basados en la ignorancia aprendida.

     Desde el año 2013, hasta el día de hoy, entre impunidad, violación de la CRBV, la LOE, la LOTTT y el desconocimiento de la novísima Ley Orgánica de la Comuna (LOC: 2010), a la que le compete el hecho universitario y la que determinará el verdadero motor de la transformación universitaria, además del silencio cómplice, hemos llegado al año 2015, en que las federaciones legítimas y legales signatarias han consignado el producto de las mesas de trabajo y discusión, para que en un lapso de treinta días, el Ejecutivo Nacional (como parte patronal) abra las discusiones y llegue a acuerdos como lo establece la LOTTT.

     Es por esto, que ante la inminencia de los resultados de los acuerdos favorables para los trabajadores y valiéndose de la mentira, las asociaciones civiles y su federación parasitaria, la FAPUV, sin ser signatarios, sino invitados por un acto de buena voluntad del Ejecutivo Nacional y de los sindicatos signatarios, están cabalgando sobre la información y los hechos por venir, para presentarse como los heroicos defensores de los profesores y del resto de la comunidad universitaria y si esta oportunidad les favorece, aprovechar el escenario que al día de hoy, luce fallido, para prender sus guarimbas de violencia, muerte y destrucción.

     El compromiso de estos fantoches directivos de las apus (por ejemplo: los directivos de la APUCV, APUSB, por mencionar algunos del resto de las mismas asociaciones civiles) y los de  FAPUV, disfrazados de académicos y dirigentes universitarios, es el de garantizar  el resurgir de las guarimbas. De allí que conspicuos golpistas al servicio del gobierno estadounidense hoy gocen de credencial de profesora y profesor universitario, pues allí, ellos desarrollan toda su actividad golpista e insurreccional.

     Ojalá, prendieran el conflicto, si tuvieran capacidad. Pero no la tienen, lamentablemente, porque la oportunidad sería propicia para decantar, que se terminaran de desenmascarar y así, los verdaderos universitarios, los de buena voluntad y quienes pugnan por la transformación universitaria, podamos profundizar la misma.

     Un grave indicio y provocación que están liderando ciertas autoridades universitarias, lo estamos presenciando en la expulsión de estudiantes universitarios, algunos de ellos, tesistas, a quienes han expulsado en los últimos días, porque esta juventud ha enfrentado corrupción, guarimbas, conspiraciones y abusos de autoridad en el seno de sus universidades.

     Otra grave demostración del malandreo de estas autoridades universitarias contra el gobierno nacional, está en el abierto desacato de la eliminación de las llamadas “Pruebas Internas”, por su carácter excluyente, discriminador y sectario. Ellos han convocado a la aplicación de estas pruebas y han decidido dar ingreso a las universidades públicas a un sector, desestimando que la asignación debe ser asignada por la Oficina de Planificación del Subsistema Universitario (OPSU), con otros criterios incluyentes y de oportunidades para todos los bachilleres. Lo que buscan estas autoridades universitarias es adelantar el conflicto, imponer su criterio con su manoseada y manipulada arbitrariedad que disfrazan de “Autonomía Universitaria” y volver a someter al gobierno con el chantaje, del que muchos presumen que se volverán a imponer por la vía de los hechos.

     Al día de hoy, tenemos impunidad de parte de quienes gobiernan a estas casas de estudio, con el celestinaje de ciertos jueces y de otros funcionarios, comprometidos con el Golpe de Estado contra el Presidente Nicolás Maduro. Suponemos que la Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y la Fiscal General de la República (FGR), tanto como el Defensor del Pueblo (DP) y el Contralor General de la República (CGR), apenas están enterándose y actuarán en consecuencia. Seguimos padeciendo, mientras tanto, la misma farsa guarimbera. No tengan duda de que la enfrentamos al detal. No pasarán.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2100 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a207569.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO