Pasado, presente y futuro

La escuela: aparato ideológico

     Bien ha develado el marxismo que la escuela ha sido uno de los principales aparatos ideológicos del Estado burgués. Además de la Iglesia, los medios, etcétera.

     En Venezuela también ha sido así, y hoy en día en las mayorías de las instituciones educativas se siguen reproduciendo patrones de conducta coherentes con la lógica de un Estado burgués, que empieza desde la forma en que se ordenan los pupitres hasta el modo de hablar del docente, por decir algo.

     Siguen siendo las aulas de clase -con algunas excepciones- un espacio en donde se imparte una educación conductista, imponedora, excluyente, reproductora de modelos anglosajones, los cuales se aprecian en los bailes, comidas, festividades, etc., típicas de otras latitudes, y que aún son los modelos a seguir en cualquier celebración colegial, siendo en consecuencia negadora de las costumbres y tradiciones propias de nuestra patria. Un ejemplo de ello es que, al igual que todos los años, dentro de unos pocos días muchas estarán celebrando el fulano día de “Halloween”, donde seguro no faltará el “Hot dog” y la “Coca-Cola”.

     Pero contrario a esto, la derecha venezolanacondenó y aún sigue condenando las misiones educativas: Ribas, Robinson y Sucre.

     El Programa Canaimita también ha sido objeto de saboteo. Muchas son las escuelas en donde no se le da el uso correcto a ese importantísimo dispositivo tecnológico, imprescindible hoy en nuestros tiempos. Quizás porque detrás de la impartición de dicho medio tecnológico no se esconde un fin lucrativo, porque seguramente si fuese una empresa privada contratada por el Gobierno para llevar a cabo su fabricación, no faltase el bombardeo mediático en favor del citado computador portátil. ¡Alerta con eso, autoridades competentes!

     No obstante, sabemos que la Revolución Bolivariana maneja mucha más información que la que hoy podemos brindar en torno a este problema, y se pudiera decir que este ha sido otro de los grandes desafíos a los que se ha enfrentado nuestro proceso revolucionario y que por eso sehan emprendido muchísimas acciones para lograr superarlo.

     Por ende, nuestro modelo educativo, consagrado en nuestra Carta Magna y ahora revalidado en forma de ley en el Plan de la Patria 2013-2019, propone una educación distinta, no solo por el hecho de ser un derecho humano, gratuito y obligatorio, sino porque además intenta hacerla integral y liberadora, que enseñe a pensar, porque nuestro modelo socialista educativo es para emancipar y no para dominar.

hectorabache@gmail.com

Caracas



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1260 veces.



Héctor Abache

Escritor. Trabajador socio-comunitario.

 hectorabache@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Abache para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: