Pueblo- FANB Pueblo-Universidad

La unión dicotómica Pueblo-FANB ha sido alcanzada de manera superlativa, pues el Pueblo se hizo FANB, lo que ha permitido defender esta revolución y alertar al mundo de que ésta es pacífica, pero no desarmada, ni desarticulada. Esa fusión se selló desde el año 2002, cuando se conjuró el Golpe de Estado.

Aún así, todavía quedan rémoras del pasado, con militares que se sienten privilegiados y por encima de los civiles y militares corruptos de la vieja escuela prusiano-burguesa, del Manual West Point. Pero, esa minoría cada vez es menor y va a desaparecer, gracias a la determinación del Comandante Chávez y a los oficiales salidos de las entrañas del Pueblo, que aún se sienten Pueblo.

En cambio, a estas alturas, no existe la unión Pueblo-Universidad, porque la universidad, en sí misma, es una élite de corte medieval.

Partiendo de la relación "causa - efecto", asumimos una verdad de perogrullo: con el Comandante Chávez y con el Presidente Nicolás Maduro, gracias a las "Misiones" y "Grandes Misiones", hemos tenido una movilización social, en donde familias en su mayoría, se han desplazado de la pobreza extrema a la emancipada, que los sociólogos, antropólogos e ignorantes de la derecha llaman "clase media", es decir, la clase trabajadora desclasada o "pequeña burguesía", pero nunca burgués porque esa clase está completa.

Y, con esta movilización social, el ingreso a la universidad pública y gratuita se ha abierto para todos, pero, no así, sus espacios.

Unos han ingresado en las universidades emblemáticas que nuclea la AVERU, organización de rectores de la derecha, casi todos, tendentes hacia el fascismo y extremistas de observancias religiosas, entre, activistas del Opus Dei, jesuitas, sionistas y activistas de partidos de la derecha cuartorrepublicana, con desproporcionadas ambiciones de lucro.

También, contamos con más de 34 nuevas universidades, nacidas en esta revolución, durante los últimos 15 años, que en términos de cifras reales, en su seno está la mayoría o el grueso de estudiantes universitarios del país, en un ochenta por ciento de la población total universitaria.

El problema está en que esa mayoría de jóvenes que han ingresado a las universidades, aunque devenidos de los otrora, vedados históricos, ahora, han ingresado y recibido una formación académica, al servicio del Estado burgués, de concepción capitalista de corte neoliberal y han sido formados bajo el principio del individualismo, del éxito y la fortuna económica, en tanto y en cuanto se adecúen a unas supuestas "leyes inexorables del mercado", tan científicas como cualquier verdad de fe, es decir, simplemente aceptada porque así lo aprendimos bajo un criterio de autoridad, en este caso, el del "Magister dixit", del canon o norma que estos centros universitarios nos han impuesto acientíficamente y disfrazados de verdad absoluta, ahora, en un pastiche de ideas amoldadas al reacomodo de la explotación y del consumismo, que llaman "nuevos paradigmas".

Por estas razones, tenemos unos jóvenes con "pena étnica", es decir, que reniegan de sus orígenes y, otros, cuyos padres y abuelos devienen de clases sociales privilegiadas del pasado y del presente, lo que les resulta como su hábitat natural, los valores y antivalores del capitalismo y creen en la supremacía del más fuerte y su derecho a someter al más débil o al vulgo o colectivo.

Hoy, los egresados universitarios, se sienten igual que en el pasado cuartorrepublicano: que como tienen un título universitario, se merecen todo, por encima de los mortales, que son una élite y que su título es como "El derecho de pernada" o "prima nocta", que cual nobles, se pueden coger todo, de primeritos. He allí, la cuna de la corrupción y el pillaje hecho ideología.

Pero, nada de lo anterior es espontáneo. Mientras del lado de la revolución, nos embriagábamos en las simpatías de los sectores populares y fueron movilizados sin ideología, la derecha profundizó la formación en su ideología, no solo con los de su seno, sino que la masificó, en las universidades que controla a su antojo, la AVERU, como en muchas de las de ARBOL, que igual reproducen la ideología burguesa de universidad, porque en verdad, sus autoridades universitarias no saben cómo es o debería ser una universidad bolivariana, socialista y chavista.

Pero, aún teniendo un Manual para ello, estos artífices y hacedores en el día a día, de ese nuevo modelo de universidad, en esencia no son, ni saben qué es el socialismo, ni saben qué pretendía el Comandante Chávez, porque al día de hoy, no han leído el Plan de la Patria, así como muchos de nosotros, tampoco.

Por otra parte, sistemáticamente, la derecha, en 15 años ha formado sus propios cuadros, desde su ideología, dentro y fuera del país, con el mejor escenario o caldo de cultivo: las universidades.

Y, desde allí, se extiende la ideología de derecha, reaccionaria y fascistoide, a todos los espacios posibles, como revancha o resentimiento, por los sueños que la ideología burguesa ofrece y que esta revolución no les ofrece. Ellos son la promesa palmaria de que la plutocracia criolla con sus partidos de derecha retornarán al poder político, así como están enquistados en las universidades controladas por AVERU y en otras, con disfraz de socialista.

Mientras tanto, la formación ideológica del lado revolucionario, en 15 años, ha sido tímida. A las universidades que controlan los señores de la AVERU impune, se les ha dado patente de corso, en la práctica, con aquello de que todo lo malo de ellas "caerá por su propio peso", lo que garantiza que nada cambie y nada caiga. Hoy, son cuarteles y batallones para la guarimba y el golpismo.

Por otra parte, el discurso proselitista hacia esa masa acrítica alienada, ha sido el de congraciarse con las poses y caprichos del pequeño burgués emergente de esas universidades, amén de todas las concesiones hacia ellos, lo que se devuelve en mayor repulsión de los sectores fascistas de los universitarios contra la revolución, que es, en concreto, contra el Pueblo, porque en esas universidades, sus profesores, en su mayoría, se sienten y son tratados como una "élite" de especiales (como se siente el genocida Barak Obama), no como trabajadores académicos, sino aristócratas y tan sabios, que han de estar por encima del resto de los mortales.

En fin, en las universidades venezolanas, a pesar de la masificación y de los intentos fallidos de democratización, no existe la unión "Pueblo-Universidad". Mientras esto sea preservado por los Caballeros de la Secta TFP, Opus Dei, sionistas y adecos con modales, seguiremos reproduciendo ciudadanos fascistas, antichavistas, neoliberales antisocialistas, antisociales y, sobre todo, golpistas, unas veces guarimberos, otras, modosos motolitos criminales, con refinados y melifluos ademanes.

En la universidad venezolana no hay "revolución", porque no hay "Pueblo". Y si esto sigue así, en poco tiempo podríamos perder la Patria. Lo mejor sería emular ejemplos, como el de la FANB y el de PDVSA, que se bañaron de Pueblo. Hace falta determinación y justa valoración de condiciones objetivas y subjetivas, que no sirvan para justificar la inercia y mantener el continuismo.

El secreto del Comandante Chávez era uno solo, a pesar de tanta traición y adversidad: confiaba en el Pueblo. Éste no se ha hecho universitario, ni el universitario se ha hecho Pueblo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1312 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a189665.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO