Conspiración y Deuda Universitaria

Sostener que las universidades públicas son de derecha es exagerar. Considero que son más bien sectores enquistados en posiciones de poder quienes han venido generando situaciones de violencia que aterrorizan, tuercen el brazo a iniciativas democratizadoras al usar la institucionalidad como arma política. Es en retrospectiva, el espectáculo represivo de la IV pero dentro del claustro universitario: el estado representado en una izquierda soñadora secuestrada de derechos democráticos totalmente acorralada a plomo y peinillazos por el estatus universitario. Por si el olvido, podríamos rememorar los días de la ley de fuga, el asesinato de estudiantes, el acorralamiento económico de la clase media y la perrarinización de los sectores populares. En su desquicio dictatorial cada gobierno IV republicano de turno sometió al Alma Mater desde el punto de vista académico, laboral y hasta geográfico con la deliberada intención de parafraseando a Rubén Blades “matar a la gente, pero sin poder matar a la idea”. Por aquellos días la universidad combatía con iniciativas, debates, marchas, piedras, y hasta con violencia. Siempre con el mismo resultado: sometimiento y muerte con la connivencia de los organismos de derechos humanos internacionales. No obstante hoy de manera sorprendente a la luz de la CRBV - la patria es refundada “en una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado, que consolide los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley para esta y las futuras generaciones; asegure el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justicia social y a la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna; promueva la cooperación pacífica entre las naciones e impulse y consolide la integración latinoamericana de acuerdo con el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos, la garantía universal e indivisible de los derechos humanos, la democratización de la sociedad internacional, el desarme nuclear, el equilibrio ecológico y los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la humanidad” inspirada en un “estado democrático y social de derecho y de justicia”, sectores que otrora repudiaron practicas antidemocráticas y genocidas se han vuelto no solo contra el gobierno, sino contra una Constitución y un Estado de Derecho soberana y debidamente validados que recogen planteamientos estructurales de la Reforma Universitaria de Córdoba de 1918 (2011) en lo que respecta a lo enunciado por Javier Biardeau, “una universidad democrática, autónoma, gratuita, transformadora y popular”. Nuestra constitución garantiza en sus artículos (solo por mencionar algunos) 103 de “educación integral, de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades, sin más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones” y 109 la consagración de la “autonomía universitaria para planificar, organizar, elaborar y actualizar los programas de investigación, docencia y extensión” autenticas conquistas por las que fueron asesinados muchos de sus hijos. Este comportamiento egoísta de ciertas elites encarna temerariamente un intento de regreso al “tiempo del desprecio” 1958-1998 magistralmente descrito por el periodista José Vicente Rangel en su artículo “Memoria y cuenta de la IV” (2012) -para quienes deseen internarse brevemente en nuestra reciente historia- http://www.aporrea.org/actualidad/a140389.html Hoy por hoy Venezuela no solamente es un espacio para el ejercicio democrático participativo y protagónico sino que el mismo ha otorgado niveles inimaginables de seguridad social a sus habitantes ampliamente reconocidos por organismos internacionales no precisamente Chavistas-Saint Louis (2012) y Brito García (2012) respectivamente: http://www.aporrea.org/actualidad/a150178.html / http://www.aporrea.org/actualidad/a150745.html

En un país con exorbitantes niveles de libertad de expresión en donde para salirle al paso a la perversidad Can-Can-iana de los medios privados de comunicación, urgió la creación del Sistema Nacional de Medios Públicos, no es preciso ser Chavista-PSUVista para opinar ya que la CRBV en su Artículo 67 garantiza que “los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de asociarse con fines políticos, mediante métodos democráticos de organización, funcionamiento y dirección”. El gran reto lo constituye un proyecto de gobierno que aglutine a las mayorías en lugar de la cotidiana y soterrada cadena de guarimbas que se orquestan desde ciertos centros universitarios. Pero la desfragmentación organizacional de ciertos grupúsculos desalojados democráticamente del poder, más que una real amenaza de un régimen dictatorial castrocomunista come niños, viene a ser el pretexto para aquellos quienes ostentan el poder en las universidades públicas entre otras para así asumir a todo costo la defensa de los vestigios del botín usurpado en su huida: las cajas de ahorro, las inversiones en moneda extranjera en el exterior, los fondos de jubilaciones, proveedurías y los organismos parauniversitarios; es decir, el presupuesto universitario que llega puntualmente. La universidad, secuestrada y de espaldas al pueblo se va quedando a la saga del país sin propuestas que ofrecer y sin justicia que reclamar. Urge reorientar la investigación hacia sensibles áreas de interés gubernamental y lo más importante: enderezar la ruta de los reclamos reivindicativos mediante la legitimación de FAPUV; casi 5 años con la misma dirección. Se trata de elevar la calidad de vida de nuestra nación mediante el concurso y los aportes científicos de nuestras universidades mientras paralelamente se conquistan reivindicaciones de carácter laboral. Fuenmayor Toro en su artículo Autonomía Universitaria y Reforma Constitucional (2008) señala que en los países sajones “las líneas de producción de conocimientos se decide por la vía de lo que financian las grandes empresas y los fondos gubernamentales, según las necesidades de los estados de competir favorablemente en la producción de bienes y servicios y en el mantenimiento de sus posiciones de poder en el mundo”. Cómo se explica entonces el estado de postración que vivió nuestro país –recientemente rescatado por el accionar del gobierno bolivariano- en lo que respecta a los aportes de nuestra ciencia universitaria? O es que solo en Europa, Asía y Australia en consideración a lo anteriormente expuesto “tienen clara la estrecha y directa relación entre la investigación científica y tecnológica, y el desarrollo social y económico de las naciones”? Minorías atrincheradas en el claustro universitario, infectados de prurito antichavista lejos de vencer las sombras y someternos a espejitos, posponen temerariamente posibles conquistas reivindicativas. Tradicionalmente se ha endosado al gobierno la responsabilidad otorgar mejores condiciones laborales al sector universitario cuando son precisamente los gremios, (hoy obnubilados por el mas furibundo antichavismo) quienes están obligados a elaborar las peticiones respectivas en el contexto del estado de derecho que nos rige. Grupúsculos delictivos enquistados en las universidades públicas no pueden continuar torpedeando la legitimidad de un gobierno blindado por la absoluta preferencia del pueblo venezolano. Urge un llamado a la sindéresis, tolerancia y a enérgicas medidas gubernamentales que devuelvan transformados los recintos universitarios a sus legítimos dueños. De ahí que la universidad se convierta en ese espacio en donde las ideas por antagónicas que sean, convivan en perfecta armonía. De ahí que la deuda histórica que la universidad venezolana mantiene con su pueblo comience a ser saldada para la creación de la universidad y el hombre nuevos. Para que se concrete de una vez por todas el bienestar de todos.

(*) Prof.

Profesor de Inglés.

Consejero de la Universidad Nacional Experimental

Simón Bolívar.

Ejecutivo Nacional.

anatera@usb.ve

puebloalzao@aporrea.org
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2526 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad