Sindéresis

La crisis del ingeniero

Uno se sentía orgulloso de aquellos viejos profesores, que además eran eternos propiciadores de la investigación, el cálculo y la especulación matemática. Las facultades de ingeniería de toda Venezuela lucían honorables pensadores de las leyes físicas y el cálculo diferencial. Y en José Bencomo de la UCV, Próspero Perozo de LUZ y Zadosky de ULA, se puede resumir la calidad del viejo docente de aquella romántica ingeniería. Eran tiempos de la Regla de Cálculo y la Regla T. Lejos estaba aun, la pequeña computadora que hoy toma los espacios pensantes del ingeniero moderno. Y no es ue el uso de innovaciones de cálculo sea malo, sino que desde el púlpito de la academia debe moderarse y orientarse su uso. Porque la exagerada usanza de las herramientas electrónicas de calculo desplaza los espacios críticos del ingeniero. Por eso hoy el ingeniero, no ha podido, salvo muy marginales excepciones, relevar en propuestas y conceptos técnicos al viejo ingeniero de los años sesenta al ochenta.

Ya en PDVSA al nuevo ingeniero le dicen la generación Nintendo y al mas nuevo aun, la generación Chateando. Mueven el teclado tan rápido como la luz, pero deslucen casi siempre, en la argumentación técnica de sus reportes técnicos. Y vean por ejemplo, que los entes gubernamentales son los más importantes empleadores del ingeniero.

Hay en cada estado cerca de un millar promedio de ellos. Y los resultados no son tan halagadores. En Falcón, la ingeniería no da pie con bola. Las carreteras son un fiasco por problemas técnicos y estructurales que en algunos otros países hace tiempo están resueltos. Las viejas casas de Coro, más que un problema urbano, es un problema de ingeniería. La Coro-Churuguara pone en ridículo a la ingeniería de vialidad elemental. Tienen un escándalo con las benditas arcillas expansivas y nadie resuelve nada. Los sistemas viales y cloacal de Coro son un caos y los paños calientes ya casi se tostaron con el sol. Nótese que fundamentalmente los deficientes servicios públicos son una problemática de ingeniería pública. Las empresas dizque socialistas de piedra picada y fruticultura, que se inauguraron con bombos y platillos, padecen de serios problemas de diseño e ingeniería de mercado.

Entonces la ingeniería ha retrocedido o por lo menos no ha estado al compas del crecimiento de los pueblos. Y las universidades se hacen a la vista gorda. Nadie aporta nada y el Colegio de Ingenieros incumple a su responsabilidad contralora y tampoco dice siquiera, esta boca es mía.

Ahí esta el resultado de un régimen de ingeniería apartado de la realidad socio productiva de la Venezuela de hoy. No es solamente graduarlos para lucir la cinta azul y el anillo a veces rimbombante. Es inflar la cabeza para generar los sistemas que puedan otorgar a los habitantes de esta ricachona Venezuela una felicidad que todavía ni un tercio ha podido andar.


n_lacruz@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3661 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad