La CEPAL proyecta un fuerte impacto negativo en la economía de América Latina por la pandemia

09.04.20 - Ante el escenario de crisis económica mundial que ya se advierte por los efectos de la pandemia de coronavirus, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) difundió un documento titulado América Latina y el Caribe ante la pandemia del COVID-19. Efectos económicos y sociales. Allí anticipa una recesión de entre el 1,8% y el 4% para la región con consecuencias negativas en la salud y la educación, como así también en los índices de empleo y pobreza.

En principio, el trabajo señala que el desarrollo de la economía mundial ya era “débil” antes de la pandemia: “En el período 2011-2019, la tasa media de crecimiento mundial fue del 2,8%, cifra significativamente inferior al 3,4% del período 1997-2006. En 2019, la economía mundial registró su peor desempeño desde 2009, con una tasa de crecimiento de sólo un 2,5%”.

En este contexto, el parate económico global que se avecina con la caída en el volúmen de exportaciones que esto implica tendrá un impacto recesivo en las economías latinoamericanas que dependen de la exportación de productos primarios. “Se estima que el valor de las exportaciones de la región caerá por lo menos el 10,7% en 2020”, precisa el documento. 

En este sentido será clave “la contracción de la demanda mundial, en particular la de China, uno de los mayores consumidores e importadores de productos primarios”. 

La CEPAL detalla que afectará principalmente “a los productos con eslabonamientos hacia adelante en las cadenas de valor dentro de ese país (mineral de hierro, mineral de cobre, zinc, aluminio, soja, aceite de soja, entre otros)”. Esto deja expuestos a países como Argentina, Brasil, Chile y Perú, que son los mayores proveedores de estas materias primas al gigante asiático.

Asimismo, se señala que la posición dependiente de América Latina y el Caribe en la economía mundial se encuentra más debilitada aún a raíz del acuerdo que China y EE.UU. celebraron en enero pasado. Según este pacto, Beijing se comprometió a aumentar sus importaciones de bienes y servicios estadounidenses por  77 mil millones de dólares en 2021, lo que desplazaría las exportaciones de la región. 

Las consecuencias en el empleo y la pobreza

Por otra parte, el organismo consideró que los sectores más perjudicados por las medidas de distanciamiento social y cuarentena son el comercio, el transporte y los servicios empresariales y sociales. Juntos proveen el 64% del empleo formal. 

Además, el mayor impacto recaerá sobre las actividades informales que representan el 53% del empleo en la región y que se basan principalmente en contactos interpersonales que hoy están vedados.

“Los efectos del desempleo afectarán de manera desproporcionada a los pobres y a los estratos vulnerables de ingresos medios”, destaca el análisis y añade que “„es probable que la crisis aumente el empleo informal como estrategia de supervivencia”.

A su vez, deduce que si los efectos del virus en la región “llevan a la pérdida de ingresos del 5% de la población económicamente activa, la pobreza podría aumentar 3,5 puntos porcentuales, mientras que se prevé que la pobreza extrema aumente 2,3%”.

Las repercusiones negativas en la salud

Finalmente la CEPAL apunta que la inversión en salud de los países de la región en 2018 “se situaba en un 2,2% del PIB regional”, lejos del 6% que recomienda la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para reducir las inequidades y aumentar la cobertura universal.

Esta situación junto a “los sistemas de salud débiles y fragmentados”, provocará fuertes impactos en el sector “por la escasez de mano de obra calificada y de suministros médicos, así como por los aumentos de los costos”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3308 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter