Comuna El Maizal

Lara: Comienza el Encuentro de Solidaridad con el Movimiento Comunero de Simón Planas

Barquisimeto, febrero 23 - Desde este vienes y hasta el domingo 25 la Comuna El Maizal y el Movimiento Comunero de Simón Planas,tienen el Encuentro en Solidaridad con su lucha por el reconocimiento de su triunfo electoral del pasado 10 de diciembre, y para ratificar el compromiso con el legado del Comandante Chávez y la Revolución Bolivariana, de impulsar la vía comunal para la construcción del Socialismo.

La agenda del encuentro es la siguiente:

Agenda de trabajo:
Viernes 23 de febrero:
Desde las 5pm: Recepción y registro de participantes.
7pm: Bienvenida y espacio de intercambio de comuneras y comuneros con participantes.

Sábado 24 de febrero:
8am: Presentación de la experiencia en las Unidades de Producción donde serán hospedadas las delegaciones.
10am: Intercambio político sobre los retos para empujar una vía comunal al socialismo en el momento actual.
7pm: Fiesta Comunera.

Domingo 25 de febrero:
7am: Feria Comunera con nuestra producción.
9am: Concentración y marcha hasta la Plaza Bolívar de Sarare.


El domingo habrá una feria comunera para venta de la producción comunal, se podrá cancelar a través de transferencias a la cuenta de la Comuna El Maizal, si comunas hermanas llevan producción también se podrán realizar trueques.

La Comuna El Maizal junto al Movimiento Comunero de Simón Planas agradece la solidaridad de las personas y colectivos que han apoyado sus luchas. "Pensamos que una de las mejores formas de hacerlo es colocando nuestro territorio y esfuerzos al servicio de un doble objetivo: compartir una vivencia de nuestra experiencia comunera e intercambiar sobre los retos que tenemos los/as chavistas que creemos en el impulso de una vía comunal al Socialismo".

Documento base para iniciar proceso de debate y generación de aportes en los Comandos Comunales

Movimiento Comunero de Simón Planas continua con la construcción del proyecto del Comandante Chávez: Impulsaremos el Sistema de Gobierno Popular de nuestra futura Federación Comunal

“El objetivo estratégico debe ser la democracia popular bolivariana como sistema de gobierno. Y más aún, como expresión de vida económica, social y cultural del modelo de sociedad original robinsoniano”
El Libro Azul
Comandante Hugo Chávez

El Movimiento Comunero de Simón Planas asume el reto de avanzar en la construcción del Estado Comunal, proyecto estratégico de nuestro Comandante Chávez y que tiene en las Leyes del Poder Popular una ruta trazada por él para su constitución, para nosotrxs es la única estrategia que puede permitir encarar esta etapa de recrudecimiento de la agresión imperial, superando los límites del Estado burgués y sus formas de gestión política, como lo son: la corrupción, el burocratismo y el clientelismo; que han sido históricamente formas que favorecen la dependencia y el colonialismo en el marco del capitalismo rentista venezolano.

Por ello fundamos nuestros Consejos Comunales, que fueron conformando Comunas, siendo la pionera la Comuna El Maizal, impulsada por el mismísimo Comandante. Es por esto que seguiremos agregándonos políticamente para el fortalecimiento del autogobierno. Ahora seguiremos el camino para dar un paso más y conformar nuestras Ciudades Comunales y con ellas impulsar la Federación Comunal, con su Distrito Motor de Desarrollo Agroindustrial, pieza fundamental de nuestra estrategia para convertirnos en territorio potencia para la construcción del Socialismo.

Luego del análisis del territorio y de las comunas constituidas llegamos a la conclusión de que debemos impulsar dos Ciudades Comunales, base de nuestra futura Federación Comunal, es decir, de las comunas presentes en las actuales parroquias Sarare y Gustavo Vegas León de Simón Planas conformaran una Ciudad Comunal, a saber: El Maizal (tomando en cuenta que ésta conformada también con Consejos Comunales del estado Portuguesa), Lanceros de Atures, Sarare (aquí asumimos el reto de impulsar una real dinámica comunera y rescatarla para que sea lo que siempre ha debido ser), Armando Bonilla (propuesta de comuna de la diversificación del ámbito de la Comuna de Sarare) y Ezequiel Zamora.

La otra Ciudad Comunal se conformara con las Comunas presentes en la Parroquia Buria (algunas con consejos comunales del estado Yaracuy), tierra del Negro Miguel y su gesta libertaria, entre ellas: Negro Miguel, Minas De Buria, Revolucionarios De Buria Con El Cuartel De La Montaña y Rio Turbio De Buria Patria Querida.

Nueve comunas, que serán dos ciudades comunales para conformar nuestra Federación Comunal, en homenaje a nuestro Comandante Chávez y a nuestro General de hombres y mujeres libres Ezequiel Zamora, así consolidaremos nuestro Sistema de Gobierno Popular.

Para ello estamos en pleno proceso de reorganización interna, asumiendo los aprendizajes de estos intensos meses, corrigiendo lo necesario, reestructurando donde se necesita recomponer fuerzas, reconociendo el esfuerzos de muchos y muchas que se han sumado al calor de la lucha, legitimando nuestras vocerías, tanto en los Consejos Comunales y Comunas como en la organización que nos hemos dado el Movimiento Comunero en nuestros territorios.

Ese proceso hace énfasis en la mujer, lxs jóvenes y la producción, por ello se impulsa el Movimiento de Mujeres Comuneras, que viene armando sus formas y objetivos propios desde su agenda, partiendo de que la gran mayoría de nuestrxs integrantes son mujeres, la que define nuestra fuerza y acciones, la que ha garantizado cualidad en todo lo que hacemos y nuestras victorias. También es necesario consolidar el Movimiento de Jóvenes Comunerxs, que ha sido otro saldo importante de esta lucha, la sumatoria de un importante componente de juventud que asume las más diversas tareas y se levanta con voz propia en todas nuestras actividades.

Además asumimos el compromiso de desarrollar a plenitud la producción comunal, junto a su red de productores, pensando en el avance de un Plan de Siembra Comunero que busque la vía para el avance soberano del trabajo en nuestras tierras. Esta producción debe ser distribuida y también procesada por nuestras manos.

Sumar la capacidad organizativa de nuestros Consejos Comunales y Comunas, a nuestras mujeres y jóvenes, a nuestra producción, allí la formula organizativa planteada que se ha desarrollado en estos años y que debe consolidarse en los tiempos más difíciles que ha transitado la Revolución Bolivariana, sin duda tenemos cientos de comuneros y comuneras prestos a las tareas necesarias para seguir andando el camino trazado por el Comandante Chávez en el Golpe de Timón con su ¡Comuna o nada!.


El Sistema de Gobierno Popular y la autonomía necesaria para la corresponsabilidad política

La Federación Comunal no es para nosotros y nosotras un mero trámite administrativo, es ir sumando y articulando la fuerza y las posibilidades del pueblo que se organiza en autogobierno, promoviendo instancias de participación protagónica, que deben ser cada día fortalecidas y agregadas con el fin de construir respuestas efectivas a nuestras necesidades en ámbitos cada vez más amplios. El fin de las misma esta expuesta de forma clara por el Comandante Chávez en el Golpe de Timón: “para cambiar toda la relación geográfica-humano socioterritorial y cultural”, reconfigurando así la geometría del poder a favor de las mayorías, alcanzando “El objetivo estratégico (que) debe ser la democracia popular bolivariana como sistema de gobierno. Y más aún, como expresión de vida económica, social y cultural del modelo de sociedad original robinsoniano” (Libro Azul).

Por ello, construir un Sistema de Gobierno Popular implica para nosotrxs generar mecanismos efectivos de la “nueva institucionalidad” desde la construcción de hegemonía, del “convencer” para construir un tejido organizativo propio, autónomo, y desde allí establecer mecanismos claros de corresponsabilidad política con el gobierno bolivariano. Vista la autonomía como forma de poder del pueblo para si, que construye desde el territorio sus formas de ejercicio de poder obediencial, al cual deberían progresivamente subordinarse las estructuras de planificación, producción y gobierno del Estado venezolano.

Esto exige de parte del gobierno bolivariano en todas sus instancias, y de nosotros como Poder Popular, un desarrollo real de políticas de corresponsabilidad, exige del primero asumir de forma clara el reconocimiento de los principios y mecanismos que han forjado al poder popular. Por otra parte, al pueblo organizado nos exige el desarrollo de un Plan de Lucha Comunal, integral, autónomo, que tenga como base el Plan de La Patria, pero complejizado por la adaptación a nuestros territorios. Porque la corresponsabilidad sólo es posible con política institucional pertinente que respete la autonomía popular.

De ambos exige el desarrollo de relaciones con tensiones permanentes, con altos y bajos, con conflictos pero sobre todo con un compromiso claro e irreductible de construir el Socialismo Bolivariano transfiriendo poder al pueblo, allí Chávez es nuestro futuro.

Así el Sistema de Gobierno Popular es un ejercicio de autonomía, autogestión y de corresponsabilidad política para con la dirección del Estado, asumiendo que existen y existirán diferencias, y que en este proceso Revolucionario, es necesaria la complementariedad con el gobierno y los sectores sociales organizados en autogobiernos, siempre en el marco de la democracia participativa y protagónica, dando la posibilidad a que nazca lo nuevo. Siendo fundamental la voluntad política para sincronizar agendas y métodos, aún en el caso que se tengan posturas encontradas en la caracterización de la tarea.

Debemos asumir el hecho de que la relación Poder Popular – Estado/Gobierno, es un espacio de tensión permanente, es esa su naturaleza. Los tiempos y métodos del gobierno deben reconocer el de las organizaciones y viceversa, su síntesis será clave para el momento político que nos toca asumir: Profundizar la revolución en el marco de la más grave crisis y los peores ataques que hemos sufrido parte del imperio y sus lacayos.

Algo debe quedar claro: no hay razón burocrática que se deba imponer, los métodos a acordar son desde el Pueblo y partiendo de la territorialización de las políticas revolucionarias.

La autonomía es consecuencia lógica de uno de sus postulados convocantes: ser autogobierno. No es para separarse del resto de la política que impulsa la Revolución, ni para apartarse del proyecto chavista y bolivariano, todo lo contrario, es la autonomía necesaria para apropiarse de ella y hacerla efectiva desde nuestros propios esfuerzos, desde sus instancias. Claramente nos lo decía en el Libro Azul el Comandante: "En tal sentido, las comunidades, barrios, pueblos y ciudades deben contar con los mecanismos y el poder para regirse por un sistema de autogobierno que les permita decidir acerca de sus asuntos internos por sí mismos, a través de procesos y estructuras generadas en su propio seno”, allí la clave.

Es fundamental superar esa visión de que lo Comunal es un espacio político para controlar desde los aparatos o para distribuir la renta (que hoy día es escasa) en lugares reducidos, errores que tarde o temprano harán que la iniciativa muera, se convierta en un cascaron vacío, lo comunal es y debe ser una instancia para la construcción de la política revolucionaria, en el encuentro de los y las militantes revolucionarios y revolucionarias con su gobierno para interpelar, corregir, proponer y salir con una línea eficiente de programación para la gestión y lucha compartida.

Federación Comunal para la constitución de nuestro Distrito Motor de Desarrollo Agroindustrial

Este plan de lucha debe tomar en cuenta algo fundamental en la nueva geometría del poder: la escala de agregación, el ir juntando fuerzas, desde la legitimidad y decisión soberana de los sujetos y las sujetas que la impulsan. Así articulamos potencias, porque no es igual el objetivo de disputa del Consejo Comunal que de la Comuna en que ese mismo Consejo es parte, ni hablar de la Ciudad Comunal o de la Federación. Es importante no ver partes para una simple suma, implica asumir la territorialización de la política en los términos revolucionarios.

Asumiendo que el artículo 60 de la Ley Orgánica de las comunas, que desarrolla los tipos de Sistema de Agregación, dice: “Federación Comunal: como instancia de articulación de dos o mas ciudades (comunales) que correspondan en el ámbito de un Distrito Motor de Desarrollo”. Allí una ruta de conformación de nuestra nueva geometría del poder, avance de la democracia popular revolucionaria y de las potencialidades productivas del pueblo, aquí la democracia revolucionaria planteado por el Comandante Chávez desde el Libro Azul hasta el Golpe de Timón.

Así nuestros Consejos Comunales, Comunas, Ciudades Comunales y Federación son los instrumentos para ejercer la democracia participativa y protagónica, el socialismo bolivariano, garantizando el autogobierno y la constitución de sistemas paralelos coordinados de nuestro Sistema de Gobierno Popular, así lo explica el Comandante en el Golpe de Timón: “A veces creemos que todo debe controlarse desde Caracas, no. Se trata de crear, como dice Mészáros, un conjunto de sistemas paralelos coordinados y de ahí la regionalización, los distritos motores. Pero no hemos creado ni uno todavía y tenemos la ley, decretamos uno, pero lo decretamos y ya, y dentro de los distritos motores las comunas.”

Por ello, con la Federación constituida haremos la solicitud a nuestro Gobierno Nacional Bolivariano, encabezado por el Presidente Nicolás Maduro, de la conformación del Distrito Motor de Desarrollo Agroindustrial, que debe ser el espacio de corresponsabilidad política/económica, expresión de la nuevas relaciones impulsadas por nuestro pueblo, que permita el despegue definitivo de nuestras potencialidades, siendo paso a los llanos, montañas y valles, con tierras de alta calidad y diversos pisos térmicos que nos hacen hoy en día importantes productores de diversos cereales, leguminosas, café, ganadería, con posibilidades reales del procesamiento industrial, que generará nuevas fuentes de trabajo digno y permitirá tener control territorial de las cadenas de producción y distribución, desde las materias primas hasta su transformación y comercialización. Estas son las condiciones que hacen a la Comuna El Maizal una de las de mayor capacidad de producción en el país, las que se deben potenciar y desarrollar en todas las comunas de la futura Federación Comunal.

En esta coyuntura que atraviesa nuestro país, hoy más que nunca, producir es hacer patria, es defender la soberanía conquistada y producir desde el pueblo organizado que construye el socialismo es honrar el proyecto estratégico que forjo en años de lucha el Comandante Chávez y su pueblo, y que identifican a la Revolución Bolivariana en todo el mundo, vacilar en este camino es perdernos. Aquí la garantía de hacer viable un tejido organizativo capaz de dar respuestas ante los ataques y amenazas actuales del imperio y sus lacayos, son falsas ilusiones que algunos desde el gobierno tratan de imponer el pensar que con los “empresarios” y latifundistas de siempre daremos las batallas para triunfar en esta actual coyuntura.

Por ello el impulso de nuestro Distrito Motor de Desarrollo Agroindustrial es el instrumento para consolidar la revolución política y económica en nuestros territorios, promoviendo la producción plena, asociando a los pequeños productores, construyendo planes viables y soberanos de siembra y procesamiento agroindustrial de nuestros productos, constituyendo mecanismos efectivos de control social y distribución de la producción, manteniendo una lucha frontal contra el latifundio, las tierras improductivas y los abusos de las empresas que hacen vida en el Municipio, garantizando trabajo digno y con relaciones justas, coherentes con el socialismo que construimos.

Lo Comunal como síntesis de una tarea estratégica que supera a los Consejos Comunales y Comunas

Es importante plantear que creemos necesario no limitar lo nuevo sólo a la tarea de los consejos comunales y comunas, sino que debemos impulsar lógicas, procesos y formas de gestión, que sumen a toda organización que impulse el socialismo y que no sea parte “formal” del gobierno, es decir al poder popular, a todos los revolucionarios y las revolucionarias.

Éstos deben, como pueblo organizado y sujeto revolucionario, contribuir de forma autónoma al desarrollo de un tejido político/económico/social que dé soporte a la inmensa tarea que tenemos por delante: consolidar y avanzar en la construcción del proyecto socialista que el Comandante Chávez nos encomendó.

Por ello lo comunal no puede ser pensada solamente como la que recibe el registro en el Ministerio de las Comunas, ni vista como sector, sino como síntesis de una tarea estratégica como es la construcción del Estado Comunal.

La construcción del Estado Comunal es una tarea ineludible de lxs revolucionarixs que militan en los diversos sectores: obrerxs, campesinado, estudiantes, mujeres, y en las expresiones territoriales de poder popular, entre ellas los consejos comunales y comunas (en cualquiera de sus posibles agregaciones o articulaciones), encontrándose todxs en una lucha común. Desde allí creemos que no solo los que hacemos vida en consejos comunales o comunas debemos reivindicarnos como comuneros o comuneras, sino que todo aquel que busca la construcción del bloque histórico de los oprimidos y oprimidas para la defensa de la vida y de lo común, necesario para el rearme hegemónico de la Revolución Bolivariana, es un comunero, una comunera. Con un claro énfasis de reconocimiento de cada particularidad y aporte histórico de las diversas luchas, no se plantea la priorización de un sujeto sino el trabajo articulado para la conquista de un objetivo estratégico.

Hemos tenido evidencia clara de esta afirmación en estos meses de lucha, donde los gestos de solidaridad han sido diversos, el nivel de identificación con nuestra lucha es la identificación con un proyecto estratégico, el cual comparten, sueñan e impulsan desde diversas trincheras y no sólo desde los Consejos Comunales y Comunas. Por ello el ser comuneros y comuneras nos da identidad propia desde el chavismo que construye el socialismo desde las claves de la democracia revolucionaria.

Un Movimiento Comunal para el Impulso del Estado que el Comandante Chávez nos encomendó

Desde ya estamos reorganizando nuestras fuerzas para asumir las tareas planteadas, ya realizada una evaluación de nuestros equipos territoriales, que han tenido bajo sus hombros las tareas que nos han llevado a tres contundentes victorias electorales (la constituyente, la de gobernación y las municipales), estamos legitimando nuestras vocerías para seguir impulsando lo acordado, comprometiéndonos en honrar la deuda aún pendiente con el Comandante, su imagen trazando líneas sobre infinitos mapas es la evidencia que veía vida en cada rincón de nuestro país y sus enormes potencialidades “para cambiar toda la relación geográfica-humano socioterritorial y cultural” en función de construir el Socialismo.

El Movimiento Comunero de Simón Planas, quienes logramos un triunfo electoral el pasado 10 de diciembre, cuando la gran mayoría del Municipio votara por nuestro camarada Ángel Prado de la Comuna El Maizal, al día de hoy seguimos en lucha por el reconocimiento del mismo. Claros de la tarea, también avanzamos a la par en nuestra estrategia ya definida: construir un Sistema de Gobierno Popular, donde las comunas, sus ciudades comunales y su Federación Comunal con su Distrito Motor de Desarrollo Agroalimentario definan nuestro futuro socialista en el marco de la profundización de la Revolución Bolivariana.

El tiempo es ahora.

¡Viva Chávez!"
¡Comuna o nada!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7743 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /economia/n321363.htmlCd0NV CAC = Y co = US