Sanciones, diálogo, elecciones y las potencias capitalistas

A EU no le gusta Maduro, y sin entrar en detalles sobre el porqué, EU ha sancionado (a presionado) a todo el que pueda incriminar al jefe de Miraflores en alguna falta – para que así puedan recuperar su "pasaporte al mundo libre" –aportando evidencias, delatando, haciendo de testigos falsos o no, sumando traiciones para socavar la base política y moral del presidente y su gobierno. Es la forma "norteamericana" de presionar a los falsos socialistas, al gobierno timorato de Maduro, y a cualquier gobierno hostil o cualquier presidente indeseable por ellos, que no obedezcan a principios, o que no los defiendan. Casi todo el gobierno de Maduro y más allá: fiscales, contralores, magistrados, diputados, etc. funcionarios del Estado en general, está sancionado por Estados Unidos por corrupción o legitimación de capitales, censura, por colaboración con el gobierno "ilegítimo", violación de los derechos humanos, terrorismo, etc. En Washington cuentan con un repertorio "estándar" con el cual sancionan siempre a sus enemigos. Esto no indica que los castigados sean culpables, delincuentes o terroristas, pero siendo señalados en sus listas ya tienen un pie dentro de alguna de sus cárceles; si llegaran a entrar en su territorio, e inclusive estando fuera de él, como fue el caso de Alex Saab, les ponen los ganchos.

Esas sanciones tienen un efecto sicológico y político, sabiendo el imperio que muchos todavía idealizan su sociedad como la más importante y popular del planeta, que todavía sigue siendo "el sueño americano" para muchos de ellos y el objetivo de sus negocios, y sabiendo que pueden ejercer presión en casi todo el mundo capitalista que yace bajo su influencia política, económica y cultural, que pueden perseguir a sus presas más allá de sus fronteras. ¡Asustan hasta el más pintado del madurismo!… Hasta el punto de que el gobierno de maduro haya puesto como condición definitiva para seguir con el diálogo en México el que se eliminen las sanciones a sus funcionarios.

Las sanciones correlativas de la Unión Europea no son tan amplias, no toca tan de cerca al alto gobierno de Maduro, no preocupan mucho al gobierno como las sanciones de Washington, por eso Jorge Rodríguez viaja a París sin problemas, o a Noruega, etc., o Diosdado Cabello a Europa. Sin embargo ninguno lo hace a Estados Unidos, ni siquiera Maduro viaja a la ONU, por temor a ser secuestrado por el FBI.

Por otro lado está el asunto de las elecciones. Cuando Estados Unidos reclama elecciones libres en Venezuela, está diciendo que en las próximas debe ganar solo alguno de sus pupilos, uno que esté cien por ciento cuadrado con su política imperial, no nada más que sea capitalista, como pretende Maduro, entrampado entre su liberalismo colonial y su socialismo declarativo, de puras palabritas.

Pero el esfuerzo diplomático del madurismo prevé que se imponga ese resultado adverso, por eso condiciona el diálogo con la eliminación de las sanciones, quieren la garantía de recibir sus pasaportes (sus visas) al mundo libre de América y sus zonas de influencia, en caso de que "pierdan", es decir, de que pierdan el gobierno. Mientras las potencias presionan desde afuera al gobierno de Maduro, más presiona el madurismo hacia dentro, para ganar las elecciones o para asirse al poder como sea, arrecia la conducta fascistoide, la persecución, la descalificación, los arrestos por odio, y el odio.

Entre el socialismo dispéptico y la embriaguez neoliberal puede fallecer el madurismo de un síncope, más temprano que tarde. Si no toma partido, esperando definiciones y ofertas de las potencias, igual se lo engullen, lo mastican y lo escupen, a ellas no les importa las definiciones, lo que quieren es petróleo y recursos naturales, mano de obra esclava; las potencias capitalistas del mundo ya tomaron partido, no piensan ceder en su afán por aplastar a sus competidores en una guerra sin lealtades definidas, sin aliados definitivos, donde lo que vale son las oportunidades para obtener ganancias,… y en ese choque de titanes las ridículas indefiniciones del madurismo no cuentan, no significan nada, el disimulo es ridículo, los discursos se los lleva el viento.

Dignidad para el que es digno. Y como el madurismo no lo va hacer, nos corresponde a nosotros definirnos como socialistas, contrariar y contradecir con dignidad a todas las potencias del mundo capitalista. Hace rato leímos una carta enviada al presidente Maduro donde se lo invita a relanzar UNASUR. En tiempos de Chávez la Unasur no hubiese desaparecido tan fácilmente, pero un Chávez no hubiese esperado a que un grupo de ex presidentes e intelectuales le propusiera la idea de relanzar una idea que nació de la revolución bolivariana; o que fuera Obrador, el presidente de México, quien resucitara la CELAC… Ese oportunismo madurista, esa indefinición táctica, típico de cazadores furtivos, los está relegando a la posición de ser "víctimas naturales" de los capitalismos del planeta, no nada más de las potencias, sino de cualquier país un poco más determinado que el madurismo, que no tiene ideología, que no tiene ideas, sin estrategia política, sin rumbo definido,… que no sea el rumbo personal, mezquino y egoísta de cada uno de sus representantes.

Desde aquí nos corresponde a los socialistas relanzar el socialismo, definirnos y actuar con dignidad socialista frente al capitalismo hipócrita, a la mentira y la indiferencia de cara a las desgracias humanas. Debemos derrotar al capitalismo en todas sus "presentaciones", ruso, gringo, europeo, chino, los brics. No podemos confiar en él "ni tantico así". Para muestra está la conferencia climática, donde rusos y chinos no asistieron a firmar compromisos para reducir la emisión de CO2, y las potencias que sí lo hicieron, más descarados que los otros, fueron a repetir sus mentiras, a cagarse en el alma de los países pobres y más afectados por el cambio climático, lavándose la cara con discursos y riéndose de todo el mundo sin pudor.

Solo el socialismo real, la acción socialista clara, los asusta. El socialismo es la luz, la idea rectora de la revolución social mundial. Solo la revolución socialista les puede parar el trote a esos seudo líderes mundiales, hombrecitos sin carácter que se creen inmortales, esclavos de sus vanidades e insatisfacciones. Ahora necesitamos que vuelva Chávez encarnado en el más digno de sus hijos, que nazca Bolívar ahora, no podemos esperar otros cien años por él.

¡AVANZAR HACIA EL SOCIALISMO ES LA SOLUCIÓN, ES LA ESPERANZA PARA LA HUMANIDAD!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 767 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía