Indignación, prepotencia, impunidad y propaganda en Venezuela

Como parte de su reformista política económica el presidente Nicolás Maduro ha venido desde 2018 anunciando un conjunto de medidas y planes que merecen ser estudiados a profundidad, ya que están relacionados al periodo 1979-1999 en que predominó el modelo capitalista neoliberal en Venezuela. Interesa estudiar estos años por cuanto en ese tiempo comenzó a ejecutarse este modelo en los gobiernos de Luís Herrera C. (1979-1984), Jaime Lusinchi (1984-1989), Carlos Andrés Pérez (1989-1993) y Rafael Caldera (1994-1999; sistema económico que sustituyó al modelo desarrollista predominante en nuestro país en las décadas de los cincuenta, sesenta y setenta del siglo pasado en los gobiernos de: dictadura del general Marcos Pérez Jiménez (1952-1958), contralmirante Wolfang Larrazabal (23-01-1958/14-11-1958) y Edgar Sanabria (14-11-1958/13-02-1959) presidentes de Junta de Gobierno, Rómulo Betancourt (1959-1964), Raúl Leoni (1964-1969, Rafael Caldera (1969-1974) y Carlos Andrés Pérez (1974-1979).

Antes de publicar un artículo referido al análisis de las medidas y planes anunciados por el presidente Maduro en comparación con el sistema existente y propuestas neoliberales hechas en los años ochenta y noventa del siglo pasado, importa exponer una situación que desde hace un tiempo atrás embarga al pueblo que siempre apoyó al comandante Hugo Chávez. Actitud que surgió en el momento de su aparición el 4 de febrero de 1992, se manifestó cuando lo eligió Presidente de la República (6 de diciembre 1998) y culminó hasta el final de su lamentable desaparición física el 5 de marzo de 2013. Mi interés en esta oportunidad está en exponer lo que ese pueblo siente y percibe hoy producto de la anunciada política económica gubernamental; sentimiento y percepción que ha sido maximizada al guardar estrecha relación esta política reformista con la apertura petrolera y privatización de empresas básicas del Estado tal como fue ejecutada en el segundo gobierno de Rafael Caldera; que en ambos casos produjo graves daños al patrimonio, la economía y soberanía Venezolana. El presidente Maduro decidió que el capital privado (trasnacional o local) pueda adquirir acciones de PDVSA y otras empresas básicas del Estado venezolano en la Bolsa de Valores. La experiencia histórica en Venezuela, América Latina y el mundo es que las bolsas de valores son instituciones dedicadas a especular y descuartizar empresas con problemas financieros por la intervención inmisericorde de fondos buitres y capitales golondrinas como una forma expedita para la reproducción y acumulación del capital invertido. Esta experiencia ha sido estudiada y denunciada y el presidente Chávez conocedor de la misma guiado por el propósito de transformar sustancialmente a Venezuela y crear una Nueva República decidió acabar de raíz esta expoliación capitalista, aprobando las leyes orgánicas que al efecto lo permitieran: un ejemplo de ello es la Ley Orgánica de Hidrocarburos (2006).

En este contexto relaciono indignación, prepotencia, impunidad y propaganda como un sentimiento y percepción que existe en el pueblo venezolano que siente a Chávez en lo profundo de su alma. Sentimiento que surge al considerar que hay un propósito para derrumbar y desfigurar el legado libertario y revolucionario de Hugo Chávez; sentimiento que se extiende por la prepotencia con que los anuncios son comunicados; sentimiento originado ante la impunidad imperante en Venezuela al estar libres todos quienes de manera criminal han conspirado y atentado contra la República y el pueblo desde hace veinte año; indignación provocada además por el carácter propagandístico con el que los medios oficiales de información difunden tales anuncios a la vez que impiden toda posibilidad para que cualquier persona exprese libremente una opinión crítica o exija alguna clarificación al respecto; aparte de que los medios oficialistas y funcionarios públicos responden utilizando el descredito y ofensa personal o social hacia todo planteamiento y actitud crítica a objeto de impedir que el pueblo asuma una legítima reacción frente una política económica que confronta al proceso revolucionario iniciado y liderado por el comandante presidente Chávez.

Dado que esta política gubernamental ha generado plácemes y elegíos de la oligarquía internacional o local al presidente Maduro los medios oficialistas se han dedicado a propagar y difundir todo tipo de opinión; sin importarles que esas fuerzas imperialistas han exigido, aplicaron y propalaron las peores acciones contra la Nación y el pueblo venezolano durante todos estos años.

En relación con la historia de este periodo neoliberal en los veinte años de su aplicación podemos adelantar que ella revela y muestra en toda su extensión (en libros, revistas y prensa escrita) hechos, procesos, acciones y opiniones en dos sentidos: uno, en favor del modelo neoliberal, y otro, acciones y respuestas que en contra de su instauración fue asumida por destacados venezolanos y sectores políticos con auténtica vocación patriótica y revolucionaria. De ahí, que esta historia no puede ser ocultada o negada por más que lo quieran personajes interesados en que así suceda. Al ser un proceso eminentemente histórico tal intención no deja de ser un esfuerzo inútil e infructuoso.

Otras de las cosas que indigna es ver a personeros de la oligarquía: Fedecámaras, empresas transnacionales y organizaciones políticas vinculadas a ella expresando satisfacción por las concesiones dadas por el presidente Maduro independientemente de la vocación golpista asumida contra el pueblo y Venezuela. Se actúa con tal desfachatez que hasta Iván Duque, presidente de Colombia, asume la actitud del presidente Maduro en favor de tales sectores como una victoria producto de la presión diplomática ejercida contra él.

Para un pueblo que ha sufrido todo tipo de agresión, violencia, donde decenas de compatriotas fueron asesinados/as en el golpe de Estado del 11 de abril de 2002, en las guarimbas de 2004, 2014 y 2017, en la convocatoria que hizo Enrique Capriles para expresar su a…, como los miles de venezolanos/as que se han visto obligados a emigrar como consecuencia de una oposición que sin miramiento alguno planificó y ejecutó todos estos actos y llevó al deterioro y destrucción económica fuentes de empleo importantes, han sufrido todo tipo de vejaciones y muchos de ellos a costa de su vida; toda esta triste realidad sin que el Estado en sus organismos respectivos haya aplicado la debida justicia que el pueblo reclama por lo que ha sido un punto permanente de indignación; siendo así esta realidad resulta incongruente que en reciente encuesta el Ministerio Público se diga que tiene un 61% de aceptación, lo cual no deja de ser un indicador de dudosa credibilidad.

Por el camino que vamos el grotesco acto del 12 de abril de 2002 donde los conspiradores fueron al Palacio de Miraflores a decir te queremos Pedro, ahora, estos mismos personajes de Fedecámaras, Gente del Petróleo y representantes de la oligarquía dirán: te queremos Nicolás: ¡y el pueblo en las calles gritará: queremos a Chávez! Que significa pleno respeto a su legado revolucionario plasmado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), Ley Orgánica del Trabajo de Trabajadores y Trabajadoras (LOTTT), Ley Orgánica de Hidrocarburos (LOH), Plan de la Patria (2013-2019) y otros documentos más que no es necesario mencionar.

En siguiente artículo abordaré el tema: Capitalismo neoliberal y Socialismo del siglo XXI en el contexto actual de Venezuela.

El autor es Sociólogo (UCV). Profesor Titular activo de la Universidad de Los Andes. Dr. en Ciencias Humanas (ULA).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 735 veces.



Amado Moreno Pérez

Sociólogo (UCV). Profesor Titular activo de la Universidad de Los Andes. Dr. En Ciencias Humanas.

 amadoula@hotmail.com

Visite el perfil de Amado Moreno Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía