No podemos seguir en el fondo del barril

He notado que hay un montón de opinadores, analistas, expertos, vecinos, conocidos, familiares, etc., que han estado expresándose sobre el posible venidero referéndum revocatorio contra el actual jefe de Estado venezolano, donde algunos dicen una cosa, otros dicen otra cosa, de que el referéndum sería una buena idea, de que no sería una buena idea, porque sí, porque no, etc., como si hubieran muchas opciones, o como si hubieran un montón de consecuencias posibles dependiendo de por ejemplo quienes estarían al origen del impulso para llevar a cabo este referéndum, dque si fueran chavistas, o antichavistas, o adecos o copeyanos (partidos políticos tradicionales), o comunistas, o monstruos o marcianos o santos, y cosas así, sin embargo, en mi opinión, tomando en consideración todos los elementos y los factores actualmente disponibles, yo creo NO existen ningunas opciones practicas-reales excepto una, y esa única opción sería la siguiente:

De llevar a cabo el referéndum y de votar ciegamente contra el actual jefe de Estado venezolano sin importar ni quienes estarían impulsándolo ni quienes se batallarán después por el poder sobre el Estado venezolano una vez que el actual jefe de Estado venezolano sea destituido de su cargo (en mi estimación, él será destituido a menos que entregue su renuncia antes).

La razones son las siguientes:

Desde el 2013, o sea, desde hace unos 9 años, hemos estado viviendo aquí en Venezuela --- de manera progresiva --- lo peor de lo peor de lo peor imaginable, no solo a nivel personal, familiar, comunal, municipal, estatal, y nacional, sino también a nivel regional (LA y SA), y mundial.

(Ver los ejemplos más abajo.)

Hemos pasado de ser uno de los mejores lugares del mundo para vivir, a ser probablemente el peor lugar del mundo donde vivir aparte de algunos pocos lugares como Antártica, algunos de los países en guerra, pero no todos, y algunas de las regiones más subdesarrolladas del mundo, como Haití y el Congo por ejemplo, pero no todas, o sea, básicamente, no podemos llegar a un nivel de vivencia más bajo en términos de sociedad y Nación, una condición crónica que hemos estado viviendo de manera exacerbada como la es hoy desde por lo menos el 2016 (6 años), o sea, hemos llegado al fondo del barril y hemos estado viviendo allí en ese fondo de barril, hoy 99% vacío, allí, impotentes, mirando hacia arriba como tristes animalitos de compañía, viendo a su amo que se encuentra por fuera del barril burlándose de nosotros, y nosotros siempre esperando, con falsas promesas del amo y de sus colaboradores, que el barril empiece a llenarse otra vez para que podamos otras vez flotar orgullosamente y felizmente sobre la superficie de un barril lleno o casi lleno, como lo fue cuando Chávez gobernaba.

Desde cualquier punto de vista, y sin importar quienes nos gobiernen después de un referéndum contra el actual jefe de Estado venezolano, fundamentalmente, las dos únicas posibles consecuencias serían, en mi estimación, las siguientes:

1- que seguiríamos viviendo en el fondo del barril como hoy, o

2- que el barril empezara a llenarse otra vez aunque sea poco a poco o con petróleo de mala calidad.

(Si fuera de mejor calidad, bueno, ¡mejor todavía!)

¿Cuál opción sería la más sensata?

Bueno, la razón que lo digo de manera tan seca y fría es porque desde por lo menos finales del 2014, el actual jefe de Estado venezolano ha estado prometiendo de llenar lo que se habría perdido del barril, pero sin jamás haber cumplido, de hecho cada momento que ha pasado desde el 2013, sin importar cuales medidas el actual jefe de Estado venezolano haya propiciado o activado, el nivel ha ido bajando continuamente hasta llegar al nivel donde estamos hoy, el fondo del barril.

Si no creen que hemos llegado al fondo del barril, tomen en consideración los siguiente ejemplos (abajo), hechos que pueden ser fácilmente verificados y comprobados vía el internet ya que existen muchas estadísticas y estudios que corroborarían estos hechos.

En solo 9 años, pasamos de ser:

1- el país con el cuarto nivel más alto de felicidad de toda la región y uno de los primeros del mundo (número 20) lado a lado con países como Luxemburgo y Bélgica, a ser uno de los países con el peor nivel de felicidad del mundo (número 107)

2- el país con el mejor salario mínimo de toda LA, más $300 al mes (casi $400), a ser el país con el peor salario mínimo de no solo la región, sino del mundo entero (donde existan salarios mínimos por supuesto), hoy en menos de $2 al mes

3- el país con las mejores pensiones de toda SA, más de $300 al mes (casi $400, la pensión pública es igual al salario mínimo básico), a ser el país con las peores pensiones del mundo (donde existan pensiones por supuesto), hasta $2 y $0 al mes (pensiones al parecer robadas por funcionarios públicos)

en solo 9 años …

Venezuela ha pasado de ser …

4- el país con uno de los mejores sistemas públicos gratuitos de salud y de alta calidad en toda SA (ejemplo), a ser el país con uno de los peores sistemas públicos de salud en toda SA (ejemplo*) y posiblemente en el mundo, donde los paciente hoy deben asumir casi 100% de los costos, a menudo bajo condiciones infrahumanas (ejemplo, fotos)

*no lo he leído

5- el país con uno de los mejores equipados sistemas públicos gratuitos de educación en toda LA, a ser uno de los países con posiblemente el peor sistema público de educación de la región, a menudo sin baños, agua, electricidad, internet, comedores, etc. (ver ejemplos), y posiblemente uno de los peores de todo el mundo excepto tal vez en comparación con algunos de los países más subdesarrollados del planeta en las regiones más lejanas del mundo

(ver ejemplo del Congo)

6- el país con el mejor sistema de internet de casi toda SA, a ser uno de los tres peores países del mundo

7- el país con las más grandes reservas de petróleo del mundo y con la más grande empresa petrolera de la región (y una de las más grandes y respetadas del mundo), a ser un país que ni siquiera aparece en la lista de los primeros 20 países productores de petróleo del mundo y que ha básicamente perdido a nivel mundial su anteriormente muy buena reputación, y, que es totalmente incapaz de proveer a su propia población el combustible necesario para su funcionamiento normal

8- el país con uno de los niveles más bajos de pobreza y pobreza extrema de toda LA, a ser el país con el peor nivel de pobreza y pobreza extrema de toda LA lado a lado con Haití, y uno de los peores del mundo (número 46 de 192)

9- el país con una de las mejores economías de toda LA, a ser probablemente el país con la peor economía de todo el mundo y con la más alta inflación del planeta (ejemplo).

La lista entera sería mucho más larga que eso, pero no quiero alargar más el artículo.

Sin embargo, sugiero que tomen en consideración, por ejemplo, el nivel de delincuencia (el más alto del mundo ahora), el sistema de distribución de la electricidad (un desastre total), el sistema de distribución de agua potable (uno de los peores del mundo ahora en mi estimación), el sistema de transporte (hecho pedazos y muy peligroso), el sistema burocrático (repleto de corrupción), y cualquier otra cosa que se les ocurra, y les garantizo que aparte de algunas muy poquitas excepciones que afectarían positivamente a solo una minoría de la población de Venezuela, como los casinos, los bodegones, los hoteles de lujo, las carreras de caballos, y los sitios turísticos de estilo privado, todas cosas promovidas directamente o propiciadas por el actual jefe de Estado venezolano, no existe absolutamente nada --- y repito, NADA --- que hoy sea mejor que antes, más bien, todo, aparte de estas y otras pocas excepciones, se encuentra hoy peor y mucho pero que antes, además de ser peor que casi cualquier otra cosa que fuera la peor cosa de otros países de LA, y en muchos casos, en todo el mundo, como por ejemplo la inaccesibilidad crónica a la nutrición básica y los medicamentos básicos, una condición que muy pocos países del mundo, aparte de Venezuela, viven a diario y de manera tan contundente, tan prolongada, y tan masiva que afectaría a la mayor parte de la población.

O sea, de cualquier manera que uno lo vea --- siendo honesto y lógico por supuesto ---, estamos, en el fondo del barril de la humanidad, y solo podemos ver hacia arriba ya que, básicamente, no queda nada por debajo.

En otras palabras, el referéndum contra el actual jefe de Estado venezolano servirá para empezar otra vez a llenar ese barril, y aunque exista el riesgo de que el petróleo nuevo que empezará a llenar el barril no sea de muy buena calidad (pero esperemos que sí), eso no importa por ahora, lo importante es de empezar a llenar el barril, pienso yo.

No podemos seguir en el fondo del barril.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1280 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor